¿Por qué la dirección del Psuv está tratando de anular la candidatura de Eduardo Samán? Declaración de Lucha de Clases Escrito por: Corriente Marxista Lucha de Clases

El clima político entre las bases del chavismo en la ciudad de Caracas, así como en otras ciudades del país, comienza a calentarse considerablemente. El día lunes 06 de noviembre fue dado a conocerse que Eduardo Samán se postuló para candidato a la Alcaldía de Caracas, apoyado por las tarjetas del MEP y el PPT. Ello, ha generado un revuelo importante entre los sectores de vanguardia del movimiento obrero y popular en la región capital, que están a la búsqueda de una alternativa por la izquierda, ante los candidatos tradicionales y gastados de la dirigencia del Psuv, que evidencian un franco proceso de burocratización y degeneración política.

Sobre la toma del Ministerio del Trabajo el 9 de noviembre: Crónica de una primera victoria proletaria Escrito por: Prensa Lucha de Clases - Caracas

El día jueves 9 de noviembre, un conjunto de organizaciones sindicales clasistas y de organizaciones políticas de izquierda revolucionaria, que vienen articulándose desde protesta Minptrass 1hace un mes en un frente de lucha unitario de la clase obrera en la ciudad de Caracas, efectuaron una contundente protesta en el Ministerio del Trabajo, llegando incluso a trancar durante aproximadamente tres horas los accesos del edificio sede de la institución.

La manifestación tuvo por objeto lograr la toma de medidas efectivas por parte de las autoridades del Ministerio del Trabajo, ante una franca política de ataques contra los derechos de los trabajadores, que desde la burguesía tradicional en el sector privado y la burocracia reformista en el aparato de estado burgués, se viene llevando adelante contra la clase obrera.

Las presiones de clase y las propuestas económicas del reformismo Escrito por: Corriente Marxista del PSUV - Lucha de Clases

El carácter pequeñoburgués de la dirección de la revolución, propio de dirigentes imbuidos por los prejuicios de la ideología capitalista, y acomodados a los privilegios y prebendas del estado burgués, ha facilitado el hecho de que las presiones ejercidas por la oligarquía en favor de sus intereses, encuentren cabida en ciertas decisiones gubernamentales. Si bien el gobierno en los últimos años viene cediendo cada vez más ante las exigencias de las clases dominantes, mediante la flexibilización paulatina de los controles en la economía nacional; también debemos reconocer que éste, hasta ahora, se ha negado a la posibilidad de avanzar de manera abrupta y acelerada hacia el desmonte total de las conquistas alcanzadas por las masas trabajadoras en revolución. Lo anterior nos demuestra que la presión de los desposeídos aún resuena e impacta en el liderazgo reformista bolivariano.

Venezuela: Revolución, reforma y contrarrevolución Escrito por: Deivi Peña

Reforma o Revolución

La revolución Bolivariana ha estado desde sus inicios, desde el proyecto bolivariano del MBR200 antes de la victoria electoral del 99, enmarcada en la disyuntiva entre reforma o revolución. El Chávez de aquella época pretendía que una serie de reformas legales bajo la democracia-burguesa podrían dejar encaminado un proceso de cambios que paulatinamente se iría “enderezado” por sí solo, a imagen y semejanza de las potencias industrializadas. Es decir, en sus inicios, el proyecto de gobierno con una visión limitada a reformas legales, no podía comprender que la política es, como explica Lenin, “economía concentrada”, y que las leyes dentro del marco de la sociedad capitalista tan sólo representan relaciones de poder. Es decir, las leyes por sí mismas no son sino un reflejo de las ideas de la clase dominante, y de las relaciones sociales que imperan en el momento. Por lo que para transformar la sociedad no basta con transformar las leyes, es necesario traspasar los márgenes de la propiedad burguesa sobre la que se asientan.

Como formar parte de la Corriente Marxista Lucha de Clases Escrito por: Corriente Marxista Lucha de Clases

ÚneteLucha de Clases, sección venezolana de la Corriente Marxista Internacional, es una organización política que se quiere posicionar como la Corriente Marxista del PSUV y de la juventud en las universidades y centros de trabajos, de tal manera que se puedan alimentar de la teoría Marxista y a través de las bases, desde abajo, consolidar una dirección verdaderamente revolucionaria con miras a la construcción del Socialismo Científico en el país, es por esto que estamos conformados en su mayoría por militantes del PSUV y de la JPSUV, aunque no estamos limitados a la participación y colaboración de camaradas de otros partidos y/o organizaciones, mientras asuman el compromiso de formarse continuamente bajo las ideas del Marxismo.

pintura_lucha_clases.jpgEste trabajo fue elaborado antes de los últimos acontecimientos que estàn sacudiendo la sociedad colombiana: agudización de la crisis económica y de las divisiones en el seno de la clase dominante, luchas de los corteros de caña, trabajadores del sector judicial e indígenas, huelga general, crisis de las pirámides financieras... Sin embargo, su análisis sigue siendo perfectamente válido para comprender el desarrollo de la lucha de clases en Colombia y las perspectivas para la misma. Su autor defiende un programa y métodos marxistas para las organizaciones revolucionarias colombianas: particularmente para el PCC, el Polo Democrático y la CUT.
Nota aclaratoria 
pintura_lucha_clases.jpgEste trabajo fue elaborado hace varios meses, antes de los últimos acontecimientos que están sacudiendo la sociedad colombiana: agudización de la crisis económica como resultado de la recesión en la economía mundial, profundización de la crisis política, luchas de los corteros de caña, trabajadores del sector judicial e indígenas, huelga general... Sin embargo, la tendencia general que señalan estos procesos está perfectamente prevista, analizada y explicada. En el trabajo, se utiliza el término “fascismo” para caracterizar al régimen de Uribe.
Con esto los autores quieren señalar que, en lo que respecta a su política represiva hacia el movimiento obrero y popular (asesinato de sindicalistas y luchadores sociales, vinculación indiscutible con las bandas fascistas paramilitares,...) y la forma en que ha logrado forjarse una base social entre capas de la clase media y sectores del lumpemproletariado, el uribismo tiene toda una serie de similitudes con el fascismo. Comprender esto es fundamental para no tener ninguna ilusión en la negociación o diálogo con estos sectores así como para dotarse de un programa, métodos y perspectivas que permitan  derrotar efectivamente contra la amenaza fascista. Este programa en sus puntos fundamentales es el mismo que elaboró León Trotsky en los años 30 y que se  recoge en El Programa de Transición y sus escritos sobre la Lucha contra el Fascismo en Alemania, así como en los escritos acerca de la revolución española.
Al mismo tiempo, es necesario dejar claro que hay una diferencia fundamental con el fascismo clásico. Esta diferencia es que -a pesar de la brutal represión ejecutada por la acción combinada del aparato del estado y los paramilitares fascistas contra el movimiento obrero-  no han logrado aplastar su resistencia y organización. El fascismo colombiano, por así decirlo, es desigual y no logrado cuajar plenamente.  El gobierno paramilitar de Uribe ha conseguido a lo largo de los últimos años confundir y desorientar con su demagogia a sectores de la clase media e incluso a capas atrasadas políticamente del pueblo. En determinadas ocasiones incluso ha movilizado en la calle a una parte de esta base social en su apoyo y ha utilizado este apoyo con el objetivo de criminalizar y aislar luchas populares y a sectores de la izquierda.
Los propios paramilitares se alimentan de sectores enloquecidos y fanatizados de la clase media (y de la propia oligarquía) así como de lumpemproletariado. Sin embargo, la oligarquía colombiana tampoco ha logrado otro de los objetivos tradicionales del fascismo: movilizar de manera masiva, permanente y organizada a las masas desesperadas de la clase media y del lumpemproletariado contra las organizaciones obreras y populares para aplastar cualquier embrión de la nueva sociedad por la que luchamos los trabajadores en el seno de la vieja sociedad. Al contrario, la clase obrera ha logrado mantener contra viento y marea sus sindicatos y expresarse políticamente a través de sus propios partidos. El Polo Democrático Alternativo, que agrupa a distintos movimientos y partidos de izquierda, se ha transformado en el primer partido de oposición al régimen uribista.  Todo esto significa, tal y como se explica al final del artículo (y como ahora estamos viendo), que la perspectiva para Colombia es la de una recuperación de la lucha obrera y popular. La clave para que esa recuperación termine en una victoria que envíe al basurero de la historia la violencia fascista y el dominio de la oligarquía y alumbre el camino hacia la transformación socialista de la sociedad (o, por el contrario, pueda ser aplastada sangrientamente una vez más) es la política, métodos y programa político que defiendan los dirigentes de las organizaciones de masas de la clase obrera colombiana, en primer lugar el PDA y la CUT.
LA LUCHA CONTRA EL FASCISMO EN COLOMBIA Y NUESTRAS PERSPECTIVAS: UN ANALISIS MARXISTA Por Julio Antonio (Corriente Marxista Internacional -Colombia)
El artículo siguiente pretende esclarecer algunas generalidades sobre el fascismo, buscando definir su carácter, en especial refiriéndonos a su desarrollo en Colombia. Recalcamos que no se trata de una investigación profunda, por su carácter limitado a Colombia, sin embargo, será útil para cualquier militante. Para ahondar el tema recomiendo los siguientes textos de suma importancia: ¿Por qué Hitler llegó al poder?, de Ted Grant, (http://www.tedgrant.org/espanol/1944/hitler-poder.htm) , La amenaza del fascismo. ¿Qué es? y ¿cómo combatirlo?, del mismo autor (http://www.elmilitante.org/content/view/4355/35/) , y La Lucha Contra el Fascismo, de Trotsky, con un excelente prólogo en la edición de la Fundación Federico Engels (http://www.engels.org/pdf/trotsky_lucha_fascismo.pdf).
Los textos anteriores dan una perspectiva histórica y de clase de cómo luchar contra el fascismo, explican porqué surgió, tratando el tema desde la situación Europea después de la revolución húngara en 1919, la alemana en 1918, que siguió desarrollando regularmente hasta el ascenso de Hitler, y la italiana de 1919 a 1920. No hay la menor duda que el fascismo en Europa no triunfó por sus propias fuerzas. La mezcla explosiva que le dio vida en Alemania, el país donde la clase obrera tenía las perspectivas y condiciones de ganar la Alemania de los Soviets más pronto que tarde, venía desde la pequeña burguesía desilusionada, hasta la traición de los dirigentes del KPD (Partido Comunista Alemán). Estas y muchas cosas más trataran de advertir los autores desde sus textos que abarcan el convulsivo periodo que surgió desde la primera guerra mundial (1914/1919)  y terminó con la llegada de “los 30 años dorados”, (1945/1975) cuando el capitalismo logró conseguir en Europa una estabilidad relativa.
El ascenso del fascismo en Colombia
El 7 de agosto del 2002 Álvaro Uribe Vélez asume el poder, y a escasas tres cuadras de la casa presidencial un cilindrouribe.jpg bomba estalla. Los acusados,oficialmente, de hacerla detonar son las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Caen dos decenas de personas, los asistentes se aterran. Era la señal: el fascismo se ha posicionado. Pero antes de explicar el ascenso del fascismo, es mejor contextualizarnos y entender algunas generalidades que están expuestas en los siguientes apartados. Es necesario esclarecer muchas cosas, como por ejemplo ¿qué es el fascismo? o ¿quiénes son los paramilitares? Así que empecemos con ello antes de pasar al ascenso del fascismo en Colombia.
¿Quién es Uribe?
Uribe Vélez nació en 1952, en Medellín, estudió en la Universidad de Antioquia y se graduó en Derecho. Cursó estudios en Administración y Negocios en Harvard. Fue director de la Aeronáutica Civil desde 1980 hasta 1982, en donde entregó numerosas licencias a pilotos que facilitaron al Cartel de Medellín el tráfico de drogas. Luego, como Alcalde de Medellín, en el transcurso de 1982 a 1983 se relacionó ampliamente con el famoso narcotraficante Pablo Escobar y apoyó varios de los proyectos del mismo, como “Medellín sin tugurios” y el proyecto de arborización de ésa ciudad. Prueba de ello y, de su corrupta actuación en la Aeronáutica Civil, de las raíces narco familiares de Uribe, entre otras cosas,  son las confesiones de Virginia Vallejo, amante de Pablo Escobar, que en su libro “Amando a Pablo, odiando a Escobar” escribe:“Le pregunto cómo hace, entonces, Pablo para tener pista propia y flota de aviones, sacar toneladas de coca, traerse jirafas y elefantes desde África y meter Rolligons y botes de seis metros de altura de contrabando (...)  Es que el negocio de él no tiene competencia. Y es el más rico de todos porque Pablito, mi vida, es un Jumbo: tiene al tipo clave en la Dirección de la Aeronáutica Civil, un muchacho joven, hijo de uno de los primeros narcos (...) un tipo Uribe primo de los Ochoa (...) Álvaro Uribe, me parece". (Virginia Vallejo, “Amando a Pablo, odiando a Escobar”, pág. 48.)
"En Colombia, todo el que sea alguien en una zona del país es primo hermano, segundo, cuarto u octavo del resto. Por eso no me sorprende cuando una noche, después de alguna de sus inauguraciones deportivas, Pablo me presenta al ex alcalde de Medellín, cuya madre es prima del padre de los Ochoa; éste lo llama el 'Doctor Varito' y a mí me simpatiza de inmediato porque pienso que es uno de los contados amigos de Pablo con cara de gente decente y, que yo recuerde, el único con gafas de estudioso. Fue director de la Aeronáutica Civil en 1980-1982 y ahora, a sus treinta y un años, todo el mundo le pronostica una brillante carrera política y más de uno se aventura a decir que, incluso, podría llegar algún día al Senado. Se llama Álvaro Uribe Vélez y Pablo lo idolatra (…) Mi negocio y el de mis socios es el transporte, a cinco mil dólares por kilo asegurado - me explica Pablo luego- y está construido sobre una sola base: las pistas de aterrizaje y los aviones y los helicópteros. Ese muchacho bendito, con ayuda del subdirector César Villegas, nos concedió docenas de licencias para las primeras y centenares para las segundas. Sin pistas y aviones propios, todavía estaríamos trayendo la pasta de coca en llantas desde Bolivia y nadando hasta Miami para llevarle la mercancía a los gringos. Gracias a él es que yo estoy enterado de todo lo que pasa en la Aeronáutica Civil y en el aeropuerto de Medellín, porque su sucesor quedó entrenado para colaborarnos en lo que se nos ofrezca. Por eso es que la Aeronáutica Civil es una de las cuotas de poder que nosotros y el “Santo” exigimos a ambos candidatos en las pasadas elecciones.
Su padre Arturo es uno de los nuestros, y si un día algo se nos llegara a atravesar a Santofinio y a mí en el camino a la presidencia, ese muchacho sería mi candidato. Ahí donde lo ves con sus gafas y esa cara de seminarista, es un peleador bravísimo". (Virginia Vallejo, “Amando a Pablo, odiando a Escobar”, Pág. 111.)Su padre, Álvaro Uribe Sierra, terrateniente, propietario de las haciendas: La Mundial, La Carolina, y Las Guacharacas, y dueño de 23 fincas más, muere en 1983, en los mimos años en que Uribe se encuentra en la Alcaldía. Estos hechos marcarían psicológicamente al joven, situándolo todavía más a la derecha de sus contemporáneos, ello debido a que su padre murió cuando las FARC intentaron secuestrarle.
Respecto a esto Virginia Vallejo anota: “Cuando las FARC mataron al padre de Uribe en un intento de secuestro, Pablo les envió un helicóptero para recoger los restos. El hermano, Santiago, se estaba desangrando. Se encontraban en una hacienda lejana de Medellín, donde no había ni helicópteros, ni estructura aeronáutica de ningún tipo. Pablo dio la orden de enviar el helicóptero. Me contó unos días después. Sintió mucho aquella muerte. Estaba muy triste.”Después de su paso por la Aeronáutica Civil y la Alcaldía de Medellín, Uribe llega a ser concejal de la misma ciudad (1984-1986) y en los años siguientes Senador de la República (1986-1994), haciendo formula con su primo Mario Uribe, que ahora se encuentra en la cárcel por sus presuntas relaciones con paramilitares.
Como Senador sólo basta con recodar que apoyó la Ley 100 de 1993, del Sistema de Seguridad Social, con el que se empezó el proceso de privatización de la salud y con el cual se quebró el anterior. Además, Uribe votó ampliamente los proyectos neoliberales del presidente de esa época: César Gaviria, superior ahora del Partido Liberal y ex director de la OEA. En esos mismos años (1991) se filtró información de la Defense Inteligence Agenda (DIA), que fue publicada inmediatamente por la revista de News Week. En el periódico apareció un informe sobre el narcotráfico y los principales cabecillas a nivel Americano, donde aparece Álvaro Uribe con el número 82, junto a Carlos Vives, el famoso cantante colombiano, y don Pablo Escobar. El gobierno de EEUU descalificó inmediatamente el informe en solidaridad con la oligarquía colombiana. Como hemos visto, las relaciones entre Uribe y el narcotráfico son evidentes por sí mismas.
En su prefacio a presidente de la República, Uribe llegó a Gobernador de Antioquia. Allí la burguesía departamental, y los terratenientes lo pusieron a prueba. En este tiempo, comprendido entre 1995 y 1997, Vélez y el Gobierno Nacional implantaron las Convivir, órganos  de seguridad privada, creadas por el gobierno nacional, mediante el decreto 356 de 1994 y la resolución del 27 de abril de 1995 de la superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada. Las Convivir fueron, y son, el verdadero germen potenciador del paramilitarismo y el fascismo en Antioquia. Con estos órganos de “seguridad privada”, Uribe, apoyado con dineros  de industriales, terratenientes, paramilitares, burócratas, y organizando  a el lumpemproletariado y a diferentes capas de la pequeña burguesía inauguró, con un sostén indudable de la oligarquía nacional y su gobierno, el “test fascista”.
No hay que prescindir del parecido indudable de estas formas organizativas fascistoides con las que surgieron bajo la presidencia de Luís Bonaparte en 1848, en la llamada “Sociedad de Diciembre”. A la vez la relación es evidente con las tropas de choque de Hitler y Mussolini para destrozar los sindicatos y clubes obreros. De dichas “cooperativas”, de 1995 a 1997, de 87 que operaron en ese tiempo, los paramilitares actuaron como responsables de varias de ellas: Salvatore Mancuso, Javier Piedraita, José María Barrera, Mario Prada Salomón, Jorge Luís Alfonso López, y Enilce López, entre otros conocidos paramilitares estuvieron a su mando. El hecho más contundente (en el sentido de correspondencia directa, no intelectual) que involucró a Uribe Vélez y a su hermano Santiago con el paramilitarismo y el fascismo fue su relación con el jefe “paraco” “Lucas”, director de la convivir El Cóndor, que mantuvo reuniones en la finca “Las Guacharacas”, propiedad de los Uribes. En tales reuniones se trató el tema de la creación del grupo paramilitar “Los doce apóstoles”, que sería dirigido por Santiago, hermano de Uribe. Los varios encuentros entre los paramilitares, representados por alias “Lucas”, llevaron a la ejecución de  campesinos en “Las Guacharacas”, y el establecimiento de una base de operaciones en “La Carolina”, ambas de propiedad de los Vélez.
En resumen tal es el perfil de Uribe. Sus relaciones más íntimas, con esto quiero decir sus relaciones familiares, están enlazadas con el narcotráfico, el paramilitarismo, y no siendo poco, su vida psicológica está afectada por la muerte de su padre a manos de las FARC. Además, Uribe está atado por la propiedad a la clase más reaccionaria que haya existido jamás en la historia: los terratenientes. En lo más íntimo de su ser subyacen las relaciones que han hecho de Uribe un digno representante de las clases reaccionarias, y lo reiteramos: estas son sus relaciones de propiedad. Y encima de todo ello, sus experiencias individuales, psicológicas, familiares, ideológicas, etc. Nos queda decir que Uribe está ligado a su clase: a los terratenientes, burgueses, oligarcas, de todo tipo, como Prometeo a la roca o como Sísifo a su cruel destino. Dicho de otro modo, Uribe es el termómetro de la oligarquía.
Pero antes: ¿Qué es el fascismo?
nopasaran.jpegSigamos ahora con la explicación del fascismo, palabra que aparece siempre como calificativo de Uribe, para luego continuar con la relación del fascismo y el paramilitarismo. En esta parte nos limitaremos a explicar qué es el fascismo en general. El fascismo no es una consecuencia inmediata y fortuita, sino histórica y necesaria, que en ciertas condiciones puede germinar. La pregunta ¿qué es el fascismo?, sólo se pude dilucidar con un  análisis del modo de producción imperante en la sociedad, un análisis histórico y de la lucha de clases. No obstante, empezaremos exponiendo las características generales del fascismo, para luego relacionarlas con la situación concreta de Colombia.
La farsa fascista “se diferencia de otras formas de reacción, como el bonapartismo, en que cuenta con  una base de masas. Por esa razón es muy peligroso para la clase obrera. Su base de masas le permite aplastar y atomizar al movimiento obrero de una forma que las dictaduras policíacas normales no pueden hacer.”(Alan Woods, Prólogo de “La Lucha Contra el Fascismo” de León Trotsky, Editorial Fundación  Federico Engels, Pág. 22.) Pero ¿cuáles son esas masas que organiza el fascismo? Y ¿cómo el fascismo gana a las masas? “La base social del fascismo siempre es la misma: la pequeña burguesía y el lumpemproletariado.” (Ibíd. Pág. 23.)
Estas dos clases parecen separadas por un mar de privilegios, así, los unos son arribistas-pesimistas en su esencia ideológica, por su misma naturaleza oscilante, entre la burguesía y el proletariado: La pequeña burguesía se siente tambalear en una cuerda de equilibrio según su situación económica y política. Y a veces desilusionada de tanta revolución se pasa al fascismo, que dice defender sus privilegios. Y los otros, el Lumpen, son la esfera más descompuesta de la sociedad, y en consecuencia, por la pura necesidad de sobrevivir, son los elementos más oportunistas en cuanto a tomar partido se refiere, además prestos a cualquier aventura. Es esta naturaleza incierta  la que une a estos dos polos íntimamente, sólo ésta la que los hace fácil caldo de cultivo para la charlatanería y el dinero  fascista.
Sin interesarnos mucho por el discurso fascista, lo esencial es lo anterior, la debilidad intrínseca de estas dos clases, su naturaleza incierta. Sin embargo, estudiemos un poco el discurso fascista, que nunca concuerda realmente con los actos del mismo en lo fundamental. Históricamente “para ganar a la masa de la pequeña burguesía arruinada, los nazis imitaron el lenguaje del socialismo. Utilizaron la demagogia anticapitalista e incluso se autodenominaban “nacionalsocialistas”. El tendero pequeñoburgués odiaba los grandes monopolios capitalistas que le arruinaban, pero también odiaba y temía al proletariado al que se veía abocado (…) Para ganar a esta capa los fascistas atacaron demagógicamente al “gran capital”, normalmente en forma de capital financiero. La nacionalización de los bancos siempre figura en el programa de los partidos fascistas (…) Esta concentración en el capital financiero les permitió atacar a los “malos” capitalistas judíos que se oponían a los “buenos” capitalistas arios. Hitler denunciaba a la gran burguesía por su “cobardía proverbial”, su “senilidad”, su “podredumbre intelectual” y su “cretinismo” (...)
Las masas plebeyas que siguieron a Hitler eran amorfas y desorganizadas. Con colosales sumas de dinero donadas por las grandes empresas, puso un uniforme al lumpemproletariado desclasado y a la pequeña burguesía arruinada dándoles disciplina, consignas y esprit de corps militar (...) El racismo, en forma de antisemitismo fue un elemento clave en el nazismo alemán, aunque al principio apenas jugó papel alguno en el fascismo. Sin embargo, no era algo original sino una tradición que se remontaba a la Edad Media, un período del que procedían la mayor parte de las herramientas intelectuales de los nazis. El odio a los pequeños prestamistas judíos sirvió como una forma de desviar la atención de las masas de los grandes capitalistas. A los plebeyos desclasados y a los comerciantes arruinados se les hizo sentir “superiores” a las “razas menores” de Europa —polacos, checos, yugoslavos, rusos y, por supuesto, judíos—.”(Ibíd. Pág. 23-24.)Como hemos podido ver, el Fascismo tiene una amplia base de masas, no obstante, se debe aclarar cuál es la etapa en que surge. Ya sabemos que se da en una fase de reflujo, de reacción, de contrarrevolución, aunque la madre del triunfo del fascismo es la desilusión de las masas más atrasadas y menos organizadas de la intentona revolucionaria y a la vez, la ardiente sed de venganza de la burguesía. 
Cuando la revolución no logra completarse, ni resolver las contradicciones imperantes en la sociedad, la burguesía aleccionada por la guerra civil, la lucha de clases y su bancarrota económica, no duda en poner a sus “gángsteres”, “paracos”, “narcotraficantes” y “nazis” en el poder. El viraje hacia esta forma de reacción para la burguesía es un mal menor. Su divisa es “bolchevismo o nazismo, paracos, gángsteres…”. Entregar el carro del estado a los fascistas no es gratuito para la burguesía, y ellos no saben qué se pueda esperar de ese efervescente remedio. Sin importar esto, la burguesía se encarga de domar a sus espíritus. Por otro lado, también brota la desilusión popular. A los miles de esfuerzos de la revolución, su cabeza, su dirección, el proletariado, se tambalea, pero sus hasta ahora seguidores de todo tipo, sus admiradores, caen en la apatía y buscan otras soluciones luego del intento revolucionario: pequeños burgueses de todo tipo cansados de tanta revuelta, lúmpenes, intelectuales agotados de pensar, los proletarios más atrasados, claudican y caen en la zozobra. Y a estas desilusiones hay respuesta. La gran burguesía ya tiene un plan para solucionar sus contradicciones y las de la sociedad, un plan escrito en sangre. El fascismo matará todo lo vital de una sociedad, acabará con el germen del socialismo dentro de ella, sindicatos, partidos políticos, clubes obreros, organizaciones sociales, milicias de autodefensas, garantías constitucionales, etc.
¿Por qué llegó Uribe al poder? Fascismo y Paramilitarismo
Para que el fascismo, esta forma de reacción, brotara se debían dar ciertas condiciones. Ya hemos explicado algunos fundamentos del fascismo y nos hemos detenido, en el caso concreto de Colombia, en la relación personal de Uribe con el paramilitarismo y el fascismo. Ahora, tendremos que aclarar la situación concreta de Colombia con todas sus particularidades tomando las ideas anteriores de qué es el fascismo y quién es Uribe, para llegar a una rica totalidad que nos mostrará el asunto profundamente, para inmediatamente pasar a explicar el ascenso del fascismo en Colombia. Los periodos en que se mueve la historia, en especial la historia de la lucha de clases no son lineales. Hay tiempos de reflujo y flujo, reacción y revolución, estancamiento y progreso, inflexión y ruptura. En el análisis del surgimiento del fascismo, este hace parte de las fases de reacción y el reflujo. En lo que se refiere Colombia, el fascismo está maduro en el período que Uribe asume el poder.
Pero vagamente se venía desarrollando desde hace muchos años, y exclusivamente en ciertas circunstancias podía eclosionar. En este país los gérmenes del fascismo son algo elástico, durante toda la historia legalmente estuvieron constituidos y apoyados por muchos sectores de la clase oligarca: “…a partir de la década de los sesenta del siglo XX (…) el Estado declaró turbado el orden público y en estado de sitio el territorio nacional. Ante esta situación, el 24 de diciembre de 1965 el Estado emitió el Decreto Legislativo 3398, el cual tenía una vigencia transitoria, pero fue adoptado como legislación permanente mediante la Ley 48 de 1968. Los artículos 25 y 33 del referido decreto legislativo dieron fundamento legal para la creación de grupos de auto defensa”. (DDHH en el Mundo, informes la DHEA, 1 Semestre, 2008, Nº, Pág. 51.) “Los paramilitares tienen su origen en los grupos civiles de "autodefensa", de carácter legal, creados por el ejército en las décadas de 1970 y 1980 para que actuaran como fuerzas auxiliares durante las operaciones de contrainsurgencia.
Aunque su base legal quedó suprimida en 1989, siguen expandiéndose”. (Amnistía Internacional, Colombia: La realidad del sindicalismo Datos y cifras, http://web.amnesty.org/library/Index/ESLAMR230152007, pág.2) “Se crean grupos de autodefensa Mediante el decreto 356 de 1994 y la resolución del 27 de abril de 1995 de la superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada. Así nacen legalmente las Convivir...”.Al leer lo anterior podemos comprender que  ninguna década está exenta de los gérmenes del fascismo. Aún así, esta información es sólo un pequeño ejemplo de lo presente en los archivos de historia. Sin embargo, antes de ahondar el tema de la relación del fascismo con el paramilitarismo, veamos que nos dice Mancuso, el jefe paramilitar, sobre el actual gobierno y el estado:
"La combinación de las conexiones de las autodefensas van a superar con creces el 50 por ciento del Congreso vinculado con estos fenómenos". (Declaración para RCN (Principal medio de comunicación televisivo del país) "...el 35 por ciento del Congreso fue elegido en zonas donde habían estado las Autodefensas (…) Todas estas personas que querían hacer política en la región tenían que venir y concertar con los representantes políticos que teníamos ahí”. (Ibíd.) "El paramilitarismo no es una responsabilidad personal, es una política de Estado (…) El Estado aprobó y apoyó la creación de grupos paramilitares”, (El Colombiano 2007, 16 de mayo, Medellín, pág. 9) “yo soy prueba fehaciente del paramilitarismo de Estado” (Ibíd. Pág. 9). Es prácticamente explicito que ahora podemos incluir la primera década del siglo XXI entre los 60s, 70s, 80s y 90s, aún sin querer hablar de los “chulavitas”, “pestes negras”, “chulos”, “pájaros” de los años 40s y 50s, por lo cual podemos reiterar que ninguna década está exenta de los gérmenes del fascismo.
¿Cuál es la relación, entonces, del paramilitarismo y el fascismo? El primero es el segundo sin desarrollarse, el primero es una pequeña reproducción a escala de fascismo. El paramilitarismo es una forma “organizativa” que intenta hacer lo que “las dictaduras militares no pueden”, acaba con el “monopolio de las armas del estado” y le da instancias jurídicas a “civiles” para conformar cuerpos armados. Traduciendo lo anterior obtendremos que: el paramilitarismo organiza a la pequeña burguesía y al lumpen militarmente para acabar con la revolución o sus gérmenes. Estos grupos, que estuvieron legalmente constituidos durante 8 décadas, fueron relevantes en la lucha de clases, pero no se desarrollaron para llegar a ser un elemento determinante. En este tiempo no se dio el fascismo como tal, sino dictaduras policíaco-militares que no contaban con un grueso apoyo de masas como con el que cuenta el fascismo. Para que estas masas saltaran al terreno fascistoide no bastaba con los decretos presidenciales, ni reformas constitucionales. Si bien el paramilitarismo movilizo grandes grupos, se trataba de experimentos aislados hasta  finales de los años 80s. Al igual que el socialismo no se decreta, el fascismo igualmente tampoco, de la misma manera un decreto sólo vale con fuerzas efectivas o un puño derriba y revienta cuando se tiene un brazo con músculos. Elemental.
¿Por qué llegó Uribe al Poder? Condiciones previas en Colombia
En cuanto a lo anterior, ¿qué condiciones fueron necesarias para que el fascismo ascendiera? Uribe subió al poder con el fascismo de la mano después de dos periodos de fuertes de convulsiones sociales, que empiezan a mediados de los setenta, con la fecha póstuma del 14 de septiembre de 1977 y se extinguen a finales de los 80s con la constitución del 91 y la caída de URSS. Estos periodos, con sus flujos y reflujos, fueron épocas de convulsión, donde las masas estaban más a la izquierda que en la década de los 90s (especialmente al finales de los 90s) y en los primeros años del siglo XXI. Los partidos políticos de los últimos años de la década de los setenta declaraban que: “Colombia avanza aceleradamente a la crisis más profunda de su historia y las condiciones son excelentes para la revolución”. (Aprendamos del Paro Cívico Nacional, Tribuna Roja Nº 29, primera quincena de octubre de 1977 , Declaración del Frente por la Unidad del Pueblo, Bogotá, septiembre 19 de 1977, Pág. 1) Respecto al paro del 77 escribían: “Este acontecimiento histórico obedeció a que el pueblo, en su infinita inteligencia, comprendió que el cese general de actividades de 24 horas decretado por las cuatro centrales y apoyado por el resto del movimiento sindical independiente, creaba las condiciones requeridas, mediante la unión de hecho de las corrientes contrarias al gobierno: para exteriorizarse en un gigantesco estallido de indignación”. (Ibíd. Pág. 1) Y en el mismo escrito declaraban: “El proletariado, cuya lucha registra un prodigioso avance, manifestado tanto en duras y prolongadas huelgas como en diversas movilizaciones, le hizo honor a su papel de vanguardia de la revolución.
El campesinado también se hizo sentir en esta gran batalla y aportó su cuota de sacrificio y abnegado respaldo”. (Ibíd. Pág. 1) No se pude negar, los últimos 5 años de los 70s eran efervescentes. En los años 80s, con el acuerdo de La Uribe, el lanzamiento de la plataforma política de las FARC y la fundación de la Unión Patriótica se demuestran, de un nuevo modo, cómo las masas levantan la cabeza. Ya en “1986 –la Unión Patriótica- se consolida como oposición política, en escenarios locales, regionales y nacionales. Su cubrimiento político fue bastante extenso gracias a las coaliciones hechas en los departamentos del Atlántico, Arauca, Bolívar, Caquetá, Cuca, Cesar, Córdoba, Huila, Magdalena, Meta, Nariño, Santander, Putumayo, Risaralda, Tolima, Valle del Cauca y Vaupés.” (Primer Congreso de La Unión Patriótica, Bogotá, 1985.) La UP canalizó muchas fuerzas de diferentes sectores sociales.
No entraremos a juzgar aquí si era correcto o incorrecto ello (ver el papel de la burguesía y la cuestión de la burguesía “nacional progresista”) ni si era valido el programa de la UP. El tema no lo trataremos en el artículo aunque responderemos a la cuestión del programa de la UP indirectamente. Sigamos. Tales fuerzas que encauzó la UP fueron: “Autodefensa Obrera, Movimiento Firmes, Juventud Comunista, Partido Comunista Colombiano, Partido Socialista Revolucionario, Frente Democrático, Sectores del Nuevo liberalismo, Sectores del Liberalismo Independiente, Unidad Liberal Popular, Movimiento de Convergencia Liberal, Nueva Fuerza Liberal, Sectores del Conservatismo, diversas organizaciones de carácter cívico obrero y popular. (Iván David Ortiz .P, El Genocidio Político Contra la Unión Patriótica, Pág. 27) En el terreno electoral, apenas luego de fundarse, la UP obtuvo 329.000 votos y eligió cinco senadores, 9 representantes, 14 diputados, 23 alcaldes y 315 concejales.
Otra vez se ve confirmada la tesis: aún siendo un partido apenas incipiente, ganó rápidamente fuerzas, fue un punto de inflexión bastante explosivo la fundación de la UP. Pasados pocos años, 3000 militantes del UP habían sido asesinados, y 7000 “sospechosos o colaboradores” desaparecidos. La UP parece que no tomó medidas estrictas para pasar a la clandestinid ad, sólo se apoyaba en medidas legales. El partido que en pocos años, casi por arte de magia, se había convertido en un partido de masas, fue exterminado por el estado. Unos sectores de la UP, al ser amenazados y atacados, volvieron a la lucha guerrillera o fundaron nuevas guerrillas (ver Guerrillerismo,  guerra de guerrillas y guerra campesina). En los noventas las fuerzas empezaron descender, las señales indicadoras fueron la constitución del 1991, que provocó muchas ilusiones dentro de diferentes movimientos, la caída de la URSS, y la desintegración de la UP. Las últimas fuerzas se canalizaron en la constitución de 1991, donde el grupo guerrillero M-19 participó al lado del partido Liberal y Conservador en la Asamblea Constituyente.
En la práctica, este grandioso papel no sirvió de mucho, aunque consignaba importantes reivindicaciones como el derecho a la Tutela, el papel se quedó allí. Otra vez la ilusión constitucional y legalista terminó con el asesinato de muchos militantes del M-19 que se habían desmovilizado, entre ellos su candidato presidencial Carlos Pizarro en 1990. La caída de la URSS fue la segunda señal, tuvo un efecto desmoralizador en las masas y en los militantes que aún no tenían claro la naturaleza burocrática de aquel país, y además, vino la caída acompañada de un desenfrenado ataque ideológico: “el fin de la historia”, “un nuevo paraíso”, “el fin de las guerras”… Todas las clases dirigentes parecían hablar del fin de todo. No obstante, a pesar del llamado fin de las gu
pcc.jpg
erras, de la historia y el comienzo del paraíso terrenal del que hablaban las oligarquías, en los años 90s y en los inicios del siglo XXI se desarrollaron muchos conflictos: aprietos en los Balcanes, en lo que era Yugoslavia; en África las guerras civiles y genocidios continuaron, la trágica situación en Haití permaneció idéntica, EEUU invade Afganistán e Irak, Israel le declara la guerra a Siria y al Líbano, Chávez, Correa, Evo Morales, asumen el poder, Cuba no se desmorona, y las ilusiones del capital se acaban pronto, no hay tal fin de la historia y de la  guerra.
Pero en esos años la curva descendente es definitiva: la militancia del Partido Comunista Colombiano (PCC) se reduce a la mitad. Los que eran oportunistas o flaqueaban se decepcionaron definitivamente y se pasaron a otros bandos, muchísimas sectas que abundaban en el país desaparecen, las juventudes del ELN, que eran un grupo con bastante fuerza en las universidades casi desaparece, el ambiente es de desmoralización y desilusión, muchos afirman, “ahora sólo toca luchar por la democracia”. “La afiliación sindical disminuye desde 1996” (Escuela Nacional Sindical de Colombia) y no se recupera por el momento. El asesinato y persecución de sindicalistas aumenta escandalosamente: del año 91 que murieron 83 sindicalistas se pasa al 92 con 135, al 93 con 196, al 95 con 237 y el 97 con 182. Las anteriores cifras se repiten los siguientes años con los mismos índices:
Año
91
92
93
94
95
96
97
98
99
00
01
02
03
04
05
06
Total
Núm.
83
135
196
104
237
275
182
101
80
137
197
186
94
96
70
72
2245
(Amnistía Internacional, Colombia: La realidad del sindicalismo Datos y cifras, http://web.amnesty.org/library/Index/ESLAMR230152007 , Pág.1)
Las masas se habían batido con valentía en los 70s y 80s. En los 90s se presenta un periodo de reacción, y en el 2002 triunfa el fascismo. En el tiempo en que la revolución levantó la cabeza no pudieron resolverse las contradicciones de la sociedad por diferentes razones que no trataremos aquí. Una y otra vez se luchó abnegadamente. Ahí viene entonces un ambiente de desilusión general y relativa, pero no el fascismo, la desilusión y la inmovilidad es parte de una de las condiciones relevantes en que nace el fascismo en Colombia, mas no es una condición general del fascismo. Por ejemplo, en Alemania el triunfo del fascismo fue más una culpa del cretinismo y oportunismo de la dirección del Partido Comunista Alemán (PCA) y la Socialdemocracia Alemana (SA). Cuando Hitler fue a tomar el carro del estado las cifras electorales eran las siguientes:
Partido Votos Porcentaje
Nacionalsocialista . . . . . . . . . . .11.737.000            33,1
Socialdemócrata . . . . . . . . . . . .7.248.000               20,4
Comunista . . . . . . . . . . . . . . . . .5.980.000               16,9
Centro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4.231.000               11,9
Nacionalista. . . . . . . . . . . . . . . .2.959.000                8,8
Pueblo Bávaro . . . . . . . . . . . . . .1.095.000                 3,1
Otros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2.635.000                 7,6  
(Alan Woods, Prólogo de La Lucha Contra el Fascismo de León Trostky, Editorial Fundación  Federico Engels, pág. 31)
Siendo esta la situación, las bases del PCA (KPD) y del Partido Socialista –SPD- sumaban juntas 13.328.000, y las masas de obreros que conformaban estos partidos estaban ansiosas por darle una lección a los nazis en las calles. En esos tiempos los militantes de estos dos partidos estaban organizados en milicias, los partidos tenían una organización militar, además de contar con el poder de la clase obrera en la sociedad: pueden los obreros parar la producción y organizarla a su antojo. La direcciones del PCA y la socialdemocracia en cambio estaban inculcadas en prejuicios, oportunismo y ultra izquierdismo: el SPD no dejaba de repetir “el fascismo aquí, pufs...”, y cacareaban: “el fascismo es para los países bárbaros como Italia, no para la moderna industria de Alemania”, según ellos, el fascismo no triunfaría pues “no era legal” (¡!). Al otro lado del río del oportunismo, el PCA hablaba de que “los fascistas tienen que asestar primero, luego nosotros”, tanto fue así que votaron en coalición con los nazis (¡!) en el trágico referéndum rojo para expulsar de Prusia al SPD, un partido con amplia base obrera como hemos explicado.
En eso tiempos se decía “el que tiene a Prusia, tiene a Alemania” y la tendrían los nazis luego, pues el referéndum no triunfó, a pesar del apoyo de los “comunistas al fascismo”. Los obreros y la masa popular predicaban otro lenguaje al del PCA y SPD, “enfrentar a los nazis en las calles”. Ya sabemos qué sucedió luego…En el caso de Colombia hemos expuesto que al momento del ascenso del fascismo no reinaba en las masas populares tal expectativa, ni siquiera el movimiento obrero estaba organizado en milicias de autodefensa y había una desorganización general en el sindicalismo. En el 2008 el Periódico “La Voz”, órgano del Partido Comunista Colombiano, dice al respecto: “Como corriente clasista hemos señalado que el movimiento sindical se encuentra en crisis (…) la debilidad política, la conciliación de clases y el burocratismo ha afectado la credibilidad del sindicalismo” (“La Voz”, Febrero 6 del 2008, Pág. 4)
Si esto era así en el 2008, como sería desde la debacle de 1996 hasta el 2002. El pueblo tiene que vivir, y se dedicó a alejarse de la política para internarse en la lucha individual por la supervivencia. Entonces, hay un ambiente general de decepción previo al fascismo desde comienzos de los 90s e inicios del siglo XXI. Y en consecuencia, muchos de los elementos de la sociedad giraron a la derecha, en especial la pequeña burguesía, algunos sectores populares ajenos a la clase trabajadora, el lumpen y la intelectualidad. Otra vez aburridos de tanta revuelta, decepcionados, miraron hacia otros horizontes. Tales son algunas de las condiciones en Colombia antes de que arribara Uribe, pero estas de ningún modo son las únicas, leamos los siguientes apartados que explican las otras circunstancias necesarias para el triunfo del fascismo.
 ¿Por qué llegó Uribe al poder? La maquinaria fascista
“Su padre Arturo es uno de los nuestros, y si un día algo se nos llegara a atravesar a Santofinio y a mí en el camino a la presidencia, ese muchacho sería mi candidato”  (Pablo Escobar, refiriéndose  a Álvaro Uribe (citado en el libro “Amando a pablo, odiando a Escobar” de Virginia Vallejo)
En el camino al poder Uribe no estaba solo, toda una maquinaria ideológica se había desplegado detrás de él. También las cuentas de solidaridad burguesa para el fascismo se dispararon. En este orden de ideas, explicaremos la maquinaria uribista, teniendo en balance varios aspectos de ella: Los medios de comunicación y la pequeña burguesía y los paracos, el lumpen y la casta política. Ya hemos estudiado la relación de las condiciones de la lucha de clases, los nexos personales de Uribe con el fascismo y paramilitarismo, también vimos qué es el fascismo, su relación con el paramilitarismo y ahora continuaremos con la maquinaria.
La maquinaria: Paramilitares,  Lumpen y casta política
debate-antioquia-5.jpg
Numerosas veces hemos citado en el artículo al germen del fascismo, el paramilitarismo, en esta cuestión el anterior de manos del narcotráfico, los terratenientes y los caudillos locales (gamonales, caciques, etc.) se encargó de organizar a los sectores más descompuestos de la sociedad, al lumpen. Cualquiera que conozca el narcotráfico, sabrá que tipo de personas subyacen detrás de éste. Ya dentro del narcotráfico estaban muy organizados estos elementos, contando con los ejércitos privados de los terratenientes, que atraen a sus mismos hombres y mujeres de hacienda. En los años noventas el gobierno apoyó fuertemente a los paramilitares. Estos lograron crear una dirección nacional en  el mismo periodo, en el 2001 organizaron una reunión nacional con la participación de una gran cantidad de políticos del país. Esta reunión es conocida como el pacto de Ralito. “A la reunión acudieron 11 congresistas, dos gobernadores, tres alcaldes, varios concejales y funcionarios públicos. En total 32 personas.” (Revista Semana, Febrero 5, 2007, Pág. 24)
“Los políticos fueron convocados por Salvatore Mancuso, jefe del Estado Mayor de las AUC, por “Berna”, inspector general de las AUC y “Jorge 40” comandante del Bloque Norte de esta organización, para sellar un acuerdo que buscaba refundar la patria y hacer un nuevo contrato social.” (Ibíd. Pág. 24.) Lo único relevante de tal pacto social es que predica preservar la propiedad a sangre y fuego. La revista “Semana” al preguntar al ex ministro del Interior del actual gobierno fascista sobre el tema consignó: “es lamentable oír al actual Ministro del Interior, Carlos Holguín Sardí, decir a los medios de comunicación que no hay nada impropio en el documento y que se le podría refrendar.” (¡!) (Ibíd. Pág. 28). Estos políticos fueron finalmente los mismos que apoyaron a Uribe en su elección del 2002, eran parte de la maquinaria fascista.
La siguiente tabla es ilustrativa respecto al tema, no sólo trata a los políticos que efectuaron el pacto de Santa Fé de Ralito, sino muchos más. La cifra de votos que obtuvo Uribe con base en el paramilitarismo son: 1.071.868. Hay que agregar que el paramilitarismo obtiene estos votos no haciendo campaña, sino bajo amenazas de muerte a la población que está bajo su control, ofreciendo prebendas u organizando papeletas fraudulentas. Nos falta únicamente mostrarle al lector que Uribe obtuvo en el 2002 7.307.835 millones de votos. Y en tanto, hay que restarle a esta cifra 1.071.868, cuyo resultado sería: 6.235.967. Además, cabe resaltar que la población con posibilidad de voto es de 26.700.000, en un país de 40 millones de personas. He aquí una de las partes integrantes de la maquinaria fascista:
Partido de la U (investigados o condenados por nexos con paramilitares)
Mauricio Pimiento. Ex Gobernador, Senador del Cesar. Obtuvo 52.485 votos. Actualmente en juicio. Está detenido.
Jairo Merlano. Senador de Sucre. Obtuvo 50.946 votos. Renunció a su investidura. Actualmente en juicio. Está detenido.
Jairo Fernández. Representante de Sucre. Llamado a indagatoria.
Carlos García Orjuela. Senador del Tolima. Ex Presidente del Congreso. Investigación preliminar.
Colombia Democrática, partido fundado por Uribe Vélez  (investigados o condenados por nexos con paramilitares)
Mario Uribe. Senador de Antioquia. Ex Presidente del Congreso. Renunció a su investidura. Preso. (Primo del Presidente)
Álvaro García Romero. Senador de Sucre. Obtuvo 55.573 votos. Renunció a su investidura. Llamado a juicio. Está Preso.
Miguel de la Espriella. Senador de Córdoba. Obtuvo 49.958 votos. Sentenciado a 45 meses. Está Preso.
Erik Morris. Representante por Sucre. Obtuvo 33.365 votos. Sentenciado a seis años de prisión. Está Preso.
Ricardo Elcure Chacón. Senador. Reemplazo de Mario Uribe. Obtuvo 4.017 votos. Investigación preliminar. Está preso.
Partido Conservador (investigados o condenados por nexos con paramilitares)
William Montes. Senador de Bolívar. Obtuvo 65.321 votos. Actualmente en juicio. Está Preso.
Ciro Ramírez Pinzón. Senador de Boyacá. Obtuvo 62.394 votos. Investigación preliminar. Está Preso.
Luís Humberto Gómez Gallo. Senador del Tolima. Ex Presidente del Congreso. Obtuvo 48.897 votos. Investigación preliminar. Está Preso.
Gonzalo García. Representante del Tolima. Obtuvo 17.199 votos. Llamado a indagatoria. Está detenido.
Alfredo Cuello Baute. Representante del Cesar, ex Presidente de la Cámara de Representantes. Llamado a indagatoria.
Eduardo Enríquez Maya. Representante de Nariño. Investigación preliminar.
Myriam Paredes. Representante de Nariño. Investigación preliminar.
Javier Darío Devia. Representante del Tolima. Investigación preliminar.
Alfonso Campo Escobar. Representante del Magdalena. Obtuvo 33.602 votos. Condenado a 6 años. Está detenido.
Luis Fernando Almario. Representante del Caquetá. Renunció a su investidura. Investigación preliminar. Preso.
Muriel Benito Revollo. Ex Representante a la Cámara por Sucre. Está presa cumpliendo condena.
Cambio Radical (investigados o condenados por nexos con paramilitares)
Nancy Patricia Gutiérrez. Senadora de Cundinamarca. Presidenta del Congreso. Investigación preliminar.
Reginaldo Montes. Senador de Bolívar. Obtuvo 38.948 votos. Actualmente en juicio. Está Preso.
Karelly Lara. Representante del Magdalena. Obtuvo 12.002 votos. Actualmente en juicio. Está detenida.
Óscar Wilchez. Representante del Casanare. Obtuvo 24.723 votos. Llamado a indagatoria. Está Preso.
Rubén Darío Quintero. Senador de Antioquia. Obtuvo 49.937 votos. Llamado a indagatoria. Está Preso.
Miguel Pinedo Vidal. Senador del Magdalena. Ex Presidente del Congreso. Obtuvo en su última elección 39.181 votos. Investigación preliminar. Está Preso.
Alonso de Jesús Ramírez. Representante reemplazo de Karelly Lara. Obtuvo 9.485 votos. Llamado a indagatoria. Está detenido.
Humberto Builes. Reemplazo de Rubén Darío Quintero. Obtuvo 21.033 votos. Llamado a indagatoria. Está preso.
Luís Carlos Torres. Senador del Meta. Apertura de investigación.
Alas Equipo Colombia (investigados o condenados por nexos con paramilitares)
Álvaro Araújo. Senador del Cesar. Obtuvo 75.068 votos. Renunció a su investidura. LLamado a Juicio. Está Preso
Álvaro M. Cuello. Representante del Cesar. Llamado a indagatoria. Está Preso.
Partido Liberal (investigados o condenados por nexos con paramilitares)
Juan Manuel López. Senador de Córdoba. Obtuvo 145.991 votos. Actualmente en juicio. Está Preso
Luís Fernando Velasco. Senador del Cauca. Obtuvo 40.644 votos. Llamado a indagatoria. Está detenido
Emilio Enrique Ángel Barco. Representante de Caldas. Obtuvo 21.069 votos. Investigación preliminar. Preso.
Dixon Tapasco. Representante de Caldas. Obtuvo 24.729 votos. Investigación preliminar. Preso.
Pompilio Avendaño. Representante del Tolima. Obtuvo 19.336 votos. Investigación preliminar. Está Preso.
Mauricio Parodi. Representante de Antioquia. Investigación preliminar.
Guillermo Gaviria. Senador de Antioquia. Ex Presidente de la Cámara de Representantes. Obtuvo en su última elección 43.470 votos. Llamado a indagatoria. Está preso.
Jorge Morales Gil. Representante a la Cámara por Antioquia. Investigación preliminar.
Convergencia Ciudadana (investigados o condenados por nexos con paramilitares)
Carlos Barriga. Senador. Investigación preliminar.
Oscar Reyes. Senador. Investigación preliminar.
Luís Alberto Gil. Senador. Investigación preliminar.
Alfonso Riaño. Representante por Santander. Investigación preliminar.
Eleonora Pineda. Ex Representante por Córdoba. Está Presa.
Rocio Árias. Ex Representante por Antioquia. Está Presa.
Luís Eduardo Vives. Senador del Magdalena. Obtuvo 54.609 votos. Está Preso.
Colombia Viva (investigados o condenados por nexos con paramilitares)
Dieb Maloof. Ex Senador. Renunció a su investidura. Obtuvo 44.764 votos. Condenado a 4 años y 9 meses por acogerse a sentencia anticipada. Preso
Jorge Castro. Ex Senador. Renunció a su investidura. Llamado a indagatoria.
Vicente Blel. Ex Senador de Bolívar. En su última elección obtuvo 32.989 votos. Llamado a indagatoria. Está Preso.
Apertura Liberal (investigados o condenados por nexos con paramilitares)
Héctor Julio Alfonso López. Representante de Bolívar. Renunció a su investidura. Llamado a indagatoria.
Jorge Luís Caballero. Representante del Magdalena. Obtuvo 45.090 votos. Renunció a su investidura. Condenado por concierto para delinquir agravado. Tiene una investigación en curso por homicidio. Está preso.
La maquinaría: medios de comunicación y  la Pequeña Burguesía
Antes de abordar el tema quisiera repasar un pequeño libro editado por el Ministerio de Comunicación e Información del Gobierno Bolivariano de Venezuela, que es bastante conciso en el tema de los medios de comunicación. El libro se llama “El rol de los medios en la Guerra Imperialista”, de Ricardo Horvath. El texto ya nombrado hace parte de la colección “Comunicación responsable”. Me refiero a este texto para ver las mecánicas generales en las que proceden los medios de comunicación ante la política (MC) y cómo y por qué hacen parte del sistema ideológico de dominación del capitalismo; además de la conexión entre fascismo y los MC. Los MC son parte del sistema de dominación de la burguesía, del gran capital.
A nivel nacional es evidente que los Santo Domingo (famosa familia burguesa colombiana), “estos decrépitos feudalistas del capital”, posen varias empresas nacionales o comparten su propiedades con el capital internacional por medio de paquetes de acciones. Por ejemplo: Caracol Televisión y el periódico El Espectador, la Cervecería Bavaria S.A., que se fusionó con la compañía surafricana SAB Miller, Reforestadora de la Costa, Caracol Radio, Celumóvil, Avianca, vendida al empresario Germán Efromovich, dueño del grupo Synergy, la empresa de telecomunicación Celumóvil, vendida a la americana Bellsouth y hoy en día propiedad de la española Movistar, la empresa de Internet y televisión TV Cable, cuyo actual dueño es el magnate mexicano Carlos Slim Helu, Sofasa, unas ensambladoras de automóviles Renault y Toyota, la sede colombiana de la empresa Aluminios Reynolds, y la empresa de transportes aéreos por helicóptero Helicol.
Como hemos podido apreciar, los oligarcas nacionales comparten felizmente la propiedad con el capital internacional por diferentes medios (un buen porcentaje de las acciones de estas empresas les pertenece o cuentan con varios ejecutivos en sus juntas), y además poseen los medios de comunicación (MC) más importantes a nivel nacional: Caracol, El Espectador y El Tiempo (fusionado con Editorial Planeta). Entonces, ¿qué tipo de actitud imparcial se pude pedir a estos medios frente a las guerras imperialistas, el fascismo y la política general? Ninguna, por el simple hecho de ser propiedad  de estos magnates explotadores nunca los MC dejarán de apoyar las guerras, el fascismo y todas las bestialidades que han ocurrido a comienzos de siglo.
En el plano internacional es igual, las empresas de la información son propiedad de grandes compañías, multinacionales, etc. (Se pude entrever como el gran capital extranjero se fusiona con empresas nacionales). Dos ejemplos: “El Capital Cites/ABC concretó en 1995 su fusión con Disney creando la compañía de entretenimientos más grande del mundo. Ya que a los parques de diversiones suma productoras de cine y Tv, y distribuidoras como Buena Vista y Miramax. Cities se había quedado con la ABC en 1985 (…) fundada por William Casey, luego director de la CIA. Disney está asociado con Coca-Cola, empresa que vendió sus acciones de la Columbia Pictures para aliarse a la empresa de dibujitos, que se fagocitó a Fox Family Wold Wide y pasó a ser ABC Family. A la vez se asociaron al grupo editorial brasileño Abril, para actuar en el sector TV por cable.
En 1999, la división interactiva de WALT Disney asume el control de Sccernetm, empresa dedicada a deportes, desde golf hasta futbol, con lo cual logra ampliar su servicio deportivo con ESPN.com. Al mismo tiempo, Disney y su socio Infoseek lanzaron el Go Network, un portal o centro de contenidos y servicios online para competir con sitios tradicionales como AOL o Yahoo.” (Ricardo Horvath, EL Rol de los Medios en la Guerra Imperialista, Serie Textos Breves, Ministerio de la Comunicación e Información, Gobierno Venezolano, Pág.32)“La cadena CBS fue adquirida por la multinacional Westinghouse Electric para hacer frente al poderoso rival de la NBC, filial del General Electric.
La CBS venía de perder puntos en 1995, en especial debido a que el famoso noticiero “60 minutos” había sido sorprendido en una maniobra que tendía a favorecer a la industria del Tabaco, ocultando su prejuicio a la salud. En 1999 se establece una relación con Viacom Inc. De televisión por cable. Westinghouse cuenta con el respaldo de sus asesores financieros JP Mogran Y Co y Chemical Banking y es la empresa que, en 1994 instaló  en el Ministerio de Economía el sistema de seguridad que antes había sido colocado en la de la Casa Blanca y en la Nasa. Todo un esfuerzo del primer mundo. Las tres empresas funcionadas constituyen un imperio que va desde las 15 estaciones de TV abierta a canales por cable infantiles o musicales como MTV y deportivas y fílmicas.” (Ibíd. Pág. 35)
A los ojos de cualquiera es indiscutible que no es posible armonizar los intereses del capitalismo y los trabajadores, de la misma manera no se le puede pedir a los propietarios de todas estas cadenas de TV, radio y periódicos, que sean parciales y considerados con la información que difunden. Los medios son los grandes distribuidores ideológicos del capital. Sin embargo, para  los escépticos hay aún más pruebas: “Según se lee en los documentos Santa Fe I y II, descubiertos y publicados en 1990, se trata de la SIP nuestra agencia para llevar la guerra cultural (se refieren a la Sociedad Interamericana de Prensa), a la cual se le debe aumentar el presupuesto en la lucha por mantener los pasos que están siendo dados por América Latina para logran un régimen democrático (…) El esfuerzo gramsciano por socavar y destruir la tradición democrática mediante la subversión o corrupción de las instituciones que contienen o mantienen esa tradición debe ser combatido.” (Ibíd. Pág. 20) De hecho, hasta las conclusiones de la inteligencia norteamericana son compartidas por periódicos como el New York Times en público. Respecto a la guerra contra el terrorismo consignó en primera página eL NYT: “…la guerra contra el terrorismo no se libra únicamente en el frente de batalla, sino también en la bolsa internacional y en el campo de la información” (¡!).
¿Acaso no pueden ser menos explícitos y un poco menos descarados? En el caso colombiano se procedió de la misma forma. El New York Times ya lo dijo, y los citamos anteriormente: El Tiempo, Caracol, RCN, los principales MC del país no dudaron en imitar al New York Times, y acataron los consejos de Goebbels: “una mentira repetida cien veces es una gran verdad”. El fascismo para posicionar su discurso y adoctrinar a la paciente pequeña burguesía en todas sus formas, se valió de la oración antiterrorista de Bush adaptándola a sus particularidades nacionales.
Así fue que se sirvió de las guerrillas colombianas, especialmente de las FARC y el ELN, casi convirtiéndolas en minorías étnicas nacionales. Uribe se preguntó, si Hitler tenía a los judíos, Bush a los terroristas y al extremismo árabe,  ¿por qué él no podía exacerbar el “nacionalismo” y el fascismo teniendo a los “vándalos terroristas de las FARC Y el ELN en su territorio”? Sí, tal era el fundamento Uribista. De este modo, el fascismo explotó los errores de las guerrillas colombianas, por los actos de secuestro, el reclutamiento de niños y niñas, el tráfico de drogas y el uso de minas, prácticas que por cierto compartían los paramilitares y más aún el estado en formas mil veces más atroces, desapareciendo niños y cortándoles el cuerpo con sierras eléctricas, o matando campesinos para decir que eran guerrilleros o violando a luchadoras sociales para “bajarles la moral” (ver los informes de Amnistía Internacional y Human Rights Watch).
La oligarquía culpó además a las guerrillas de la falta de inversión extranjera en el país, ocultando que Colombia es la  4 nación en que más se invierte luego de México, Brasil y Argentina a nivel latinoamericano y omitiendo que el capital era finalmente exportado a otros países. Dispuso estas  ideas y muchas más mediante los MC mostrando hechos mediáticos y a históricos. No obstante, hay que saber que este plan fascista mediático databa desde las negociaciones de paz del gobierno de Andrés Pastrana Arango en el 1999. Ya cuatro años antes se sabía que el fascismo tenía que ascender con Uribe a la cabeza (1995, época del test fascista en Antioquia y la preparación táctica de este a nivel nacional).
En los años 70s y 80s nunca se hablaba de la guerrilla en medios oficiales y grandes medios de comunicación, parecían que fueran fantasmas, pero dadas las nuevas condiciones, las clases dominantes hicieron un giro de 180 grados y empezaron a tratar el tema guerrillero constantemente. Pasaron de la indiferencia, a la extravagancia. Las noticias mostraban cada diez segundos tomas de pueblos, noticias sobre el reclutamiento de niños, etc. En esta época los medios tenían como estrategia demostrar que las guerrillas no querían negociar (1999), lo cual no era verdad, y el gobierno -a la vez que traicionaba la paz pactada con las guerrillas- “no brindaba seguridad” a los pequeños burgueses para asustarlos todavía más.  La pequeña burguesía escuchó el llamado de Uribe fácilmente.
Esta clase,  afectada en sus capas altas y medias regularmente por las guerrillas, se quejaba de la inseguridad, de los retenes y vacunas antes comentadas, gritaban ante los atentados a puentes y a torres eléctricas que afectaban sus actividades productivas normales. Y no siendo poco, adoctrinados por los MC, el heladero, el comerciante, los pequeños y medianos propietarios, los taxistas y buseteros, etc. miraron hacia la palabrería fascista. Definitivamente, el fascismo empezaba a levantar la cabeza. Gracias, por cierto, a la inmensa maquinaria propagandista de los medios de comunicación. Hasta aquí están vagamente expuestas las razones fundamentales de la subida de Uribe y el fascismo al poder. Ahora pasaremos a explicar el papel de la burguesía y el imperialismo y después expondremos el  panorama  de la situación social y económica en Colombia durante y luego del fascismo para entender el contexto económico y social en que se desarrollan los acontecimientos de los que hemos hablado.
El papel de la burguesía y la cuestión de la burguesía “nacional progresista” y el fascismo
(Incluimos esta parte para desmentir a aquellos que creen que la burguesía Colombiana y las burguesías en general no son fascistas, ni impulsan el fascismo y las tildan de “progresistas” y “nacionalistas”)
El mito de la burguesía “nacional”, de su progresismo, no es más que un vulgar prejuicio o un formalismo. La historia ha demostrado la trágica actuación de la burguesía “nacional” en Inglaterra, Alemania y Francia. Antes de tratar el tema particular de Colombia, para saber de qué forma actuó la burguesía ante el proyecto fascista,  démosle un repaso a la historia de la mal llamada “burguesía nacional” en  países donde se desarrolló el capitalismo en su forma más pura, por lo cual la burguesía era tres veces más rebelde que en la actualidad.
Veamos que anota Federico Engels sobre la burguesía en general y la burguesía “nacional” de su tiempo: “La particularidad que distingue a la burguesía de todas las demás clases dominantes que la han precedido consiste precisamente en que en su desarrollo existe un punto de viraje, tras el cual todo aumento de sus medios de poder, y por tanto de sus capitales en primer término, tan sólo contribuye a hacerla cada vez más incapaz para la dominación política. -Tras la gran burguesía está el proletariado-. En la medida en que la burguesía desarrolla su industria, su comercio y sus medios de comunicación, en la misma medida engendra al proletariado. Y al llegar a un determinado momento, que no es el mismo en todas partes ni tampoco es obligatorio para una determinada fase de desarrollo, la burguesía comienza a darse cuenta de que su inseparable acompañante, el proletariado, empieza a sobrepasarla. Desde ese momento pierde la capacidad de ejercer la dominación política exclusiva, y busca en torno suyo aliados, con quienes comparte su dominación, o a quienes, según las circunstancias, se la cede por completo.” (F. Engels, Prefacio a “La guerra campesina en Alemania”, Prefacio a la segunda edición de 1870)
“En Alemania, ese punto de viraje ya había llegado para la burguesía en 1848 (...) Y a partir de ese momento quedó embotado el filo de la acción política de la burguesía alemana. Esta empezó a buscar aliados y a venderse por cualquier precio; y de entonces acá no ha avanzado un solo paso.”(Ibíd.) “Todos esos aliados son reaccionarios por su naturaleza: el poder real, con su ejército y su burocracia; la gran nobleza feudal; los junkers provincianos de medio pelo y, finalmente, los curas. Con todos ellos pactó y concertó acuerdos la burguesía con tal de salvar su preciado pellejo, hasta que, por último, no le quedó ya nada con qué traficar.
Y cuanto más se desarrollaba el proletariado, cuanta más conciencia adquiría de su condición de clase y cuanto más actuaba en calidad de tal, más cobarde se hacía la burguesía.”(Ibíd.)Y luego anota para terminar de cómo “a Prusia le ha correspondido el peculiar destino de culminar a fines de este siglo, y en la forma agradable del bonapartismo, su revolución burguesa que se inició en 1808-1813 y que dio un paso de avance en 1848. Y si todo marcha bien, si el mundo permanece quieto y tranquilo y nosotros llegamos a viejos, tal vez en 1900 veamos que el Gobierno prusiano ha acabado realmente con todas las instituciones feudales y que Prusia ha alcanzado por fin la situación en que se encontraba Francia en 1792.” (F.Engels, Adición al prefacio a la edición de 1870 para la tercera edición de 1875).Del mismo modo como actuó la burguesía “nacional” alemana, procedieron durante siglos todas las “buenas” burguesías “nacionales” de todo el planeta, algunas más a la izquierda, otras más a la derecha, pero siempre tomando en cuenta que hacían todo lo que fuera sólo por sus mezquinos intereses.
Mientras la burguesía se fue desarrollando en sus primeros tiempos, y el proletariado y el movimiento del pueblo en general eran apéndices suyos, los burgueses actuaban de forma intrépida, retando a otros poseedores que obstaculizaban su desarrollo. Aun así, estos hombres y mujeres pactaban con los feudalistas. ¡Que más prueba de lo anterior que la actuación de la burguesía inglesa, que después de la revolución del siglo XVII, siguió servilmente dando concesiones a los monarcas y aristócratas como a la vez a la nobleza feudal¡.
Los burgueses ingleses únicamente pudieron acabar realmente con sus enemigos de clase cuando promulgaron las Leyes Cerealistas. Sin embargo, se advenía en esos mismos años el poderoso movimiento del proletariado inglés. Al otro lado del mar y en otros tiempos, en 1848 para ser exactos, en las explosiones revolucionaras de febrero de ese año, que se extendieron a Alemania, Austria, Hungría, etc. la burguesía nacional francesa y las de todos los demás países dieron muestra de su temor al proletariado en particular y al pueblo en general. En el caso de Francia, cuando los traicionó en las jornadas de Junio de ese año e inició la guerra civil proletariado vs burguesía. Luego de veintitrés años se proclama la Comuna de París (1871), y la burguesía “nacional” francesa entrega “su capital” y la república a Prusia. ¡¡Que nacionalismo innato de la burguesía francesa, la más burguesa de las burguesías que haya existido en la historia!! Terminó entregando la capital de su país y la república a los invasores ante la revolución.
Si esto es nacionalismo burgués y progresismo, no hablemos de los trágicos frentes populares apoyados por la “burguesía nacional” y los PCs, ni del Kuomintang, ni de otros trágicos casos de las “burguesías nacionales”.Espero que con lo argumentado quede claro el carácter reaccionario de la burguesía “nacional” en general y se la comprenda más como una pútrida oligarquía burguesa, añadiendo a la razón de estas conductas burguesas, que desde que el proletariado empezó a tomar conciencia de sí, y de su papel en la historia, como hemos visto, la burguesía más rebelde de todos los tiempos dejo atrás a Denis Diderot, Montesquieu y Rousseau. Pero ahora echémosle el ojo a nuestra propia burguesía: una de las más violentas y reaccionarias de la historia de la humanidad, y sabremos porque apoyó el fascismo. Colombia es una colonia. La oligarquía, o lo que es lo mismo: su “burguesía nacional” desde que se liberó del yugo español, nunca ha contemplado dar un paso atrás frente a las masas, ni uno adelante en el desarrollo del país. De hecho, cuando se produjo el proceso de independencia no se había desarrollado tal “burguesía libertadora” de la que hablan algunos historiadores.
En Colombia lo que imperaba era un régimen asentado en un aparato burocrático y un sistema de castas, parecido al feudal, que luego en sus luchas intestinas, por el empuje de la competencia y del imperialismo, adquirió rasgos burgueses. Y en consecuencia el rostro burgués tuvo que parir con sangre. La Gran Colombia, se desintegró rápidamente gracias a las aspiraciones locales y regionales de los caudillos, y es que cabe preguntarse ¿Cuáles lazos económicos serían los que atarían a la Gran Colombia? El aparato burocrático y el sistema de castas en descomposición, del cual los criollos eran el más alto estrato, después de la independencia se extinguió de golpe, cuando los mismos libertadores empezaron a pelear por sus terrenos, sus aspiraciones caudillistas, locales y regionales.
Esto no era lógicamente la base de la unidad “nacional”. Sin el efecto centralizador de la Corona esta sociedad se venía abajo. Lo anterior era exclusivamente el reflejo del endeble tejido económico que había quedado después de la Corona. De este gran aparato y de la sociedad permanecen después de la independencia más bien un montón pequeñas provincias belicosas. Es en este contexto que inician las guerras civiles del primer periodo que duran hasta el desarrollo regular del capitalismo en 1925 a 1945 y que dejaron un rastro sangriento incalculable. Inmediatamente, vendría la guerra civil del segundo periodo, más larga y prolongada, que se extendería de 1948 al 2008, mejor dicho, aun no ha terminado. El desarrollo del capitalismo en Colombia se procuró con un fuerte estimulo desde afuera, especialmente desde Inglaterra, EEUU, y las potencias europeas.
La ley del desarrollo desigual y combinado se expresó por la exportación de capital y el monocultivo de banano, añil, tabaco, café y luego níquel, etc. Por ello se fueron desarrollando los mercados locales, carreteras y rutas férreas (muchas de estas fueron obra de la inversión Inglesa), más no dieron a las masas mucho para vivir dignamente. Ahora el capitalismo no se pude mantener relativamente estable sin la subvención de EEUU, sin planes Cóndor, sin manuales de la CIA, sin escuela de las Américas, sin préstamos, sin financiación de paramilitares, etc.
 “No se pude asegurar la independencia porque somos dependientes (…) especialmente para mantener a la masa al margen del poder”, razonaría un oligarca. Es suficiente con esto para concluir primeramente que la oligarquía no pudo ni podía desarrollar el país, ni en tanto se lo planteó. La razón del desarrollo fue el imperialismo, afanoso de explotar a los trabajadores colombianos, pero a la vez la razón de la tragedia colombiana, ése es su carácter contradictorio. La podredumbre de la oligarquía es tan alta como la Torre de Babel, y tan débil como esta misma: el intercambio desigual, la invasión militar por el imperialismo, la explotación de los trabajadores por el imperio, la obediencia de la nación ante las órdenes foráneas. Todo ello demuestra lo reaccionario de la burguesía “nacional”.
Pero sigamos: aun hay más para los escépticos. En la guerra civil del segundo periodo, la oligarquía nacional pintó de sangre el país:bogotazo_copy.jpg “Entre 1965 y 2006 se han cometido más de 65.000 ejecuciones extrajudiciales, de las cuales 2515 SINDICALISTAS RESULTARON MASACRADOS; 10.000 personas han sido detenidas y desaparecidas y hoy sus cuerpos se encuentran en fosas comunes, más de 6 millones de hectáreas de tierras fueron arrebatadas a comunidades y a campesinos y hoy se encuentran en manos de narcotraficantes y paramilitares” (Revista Contorno Judicial, Octubre 2007, Pág. 59.) Actualmente hay más de 4 millones de desplazados en el país. Respecto al ataque sistemático a la oposición legal “sólo durante los años 1988 a 2003 arrojó un saldo de 12.398 personas ejecutadas y 2.121 de desaparecidos a manos de los paramilitares”. (Ibíd. pág. 59)
Las cifras son aterradoras, y hay quienes declaran, como  Uribe Vélez, que no hay guerra civil en Colombia y por ende conflicto armado. Nos preguntamos: ¿dónde podrán esconder los 4 millones de desplazados, a las víctimas anteriores, a las guerrillas, a los paramilitares y la inversión más alta en Latinoamérica del PIB para la guerra? La bancarrota de la burguesía nacional está demostrada, sólo resta citar a la revista “Semana”, el órgano más honesto de la oligarquía, que se lamenta del cretinismo de su base social y llora la mezquindad de sí misma: “Bavaria, Ola, Avianca, Promigas, Terpel, ahora ECOPETROL y el Éxito (empresas nacionales importantes) van pasando a manos de administradores extranjeros con la celebración y el beneplácito de los economistas (y burgueses) “nacionales” que de tales no tienen nada. La administración del sector empresarial privado de esas sociedades fracasó.
Los grandes grupos locales no aguantaron más de dos generaciones (…) Pronto veremos a nuestros jóvenes profesionales únicamente de vendedores y de codificadores de cuentas, puesto que, las juntas directivas y los ejecutivos altos serán siempre foráneos que protegen a sus casas matrices”. (Revista “Semana”, Enero 2 del 2007, Dominación Extranjera, pág. 7) En su angustia trágica la burguesía nacional no se ha cansado de llamar a la puerta de todos los posibles hombres y mujeres que le puedan ayudar, y bueno, ha golpeado en las puertas del imperialismo, de las dictaduras policíaco-militares, del fascismo y todos le han respondido a su manera.
El papel de imperialismo
El imperialismo, en la región andina en particular y en Latinoamérica en general, ha intervenido política, económica y militarmente durante casi dos siglos, tanto así que Simón Bolívar declaró que EEUU estaba destinado a ser el espíritu de la esclavitud de América. No nos detendremos mucho en el papel del imperialismo, exclusivamente revelaremos unas cifras y  unos detalles y seguiremos adelante.  El imperialismo, la clase dominante de EEUU y, también de la Unión Europea, ya han hecho gala de apoyar al Fascismo en Colombia.
Hay muchas analogías que nos llevan a decir que la actuación actual de la UE y EEUU es idéntica  al papel que jugó EEUU en el proceso de contrarrevolución en Nicaragua, donde se ayudó a reproducir la fuerza de los contras, que es equivalente al paramilitarismo en Colombia. Las cifras se ven reflejadas no exclusivamente en aportes, catalogados por el mismo EEUU de ilegales, que han hecho las multinacionales de diferentes países a la contrarrevolución en Colombia, como el caso de UNION FENOSA y Chiquita, sino también dineros entregados legalmente por EEUU mediante el Plan Colombia. Se han destinado 704 millones de dólares al ejército colombiano, 205 millones más para la policía y la armada, 410 para naciones que circundan a Colombia para operaciones conjuntas, y 325 para las mismas agencias de EEUU en Colombia.
bush-uribe.jpgLas autoridades oficiales promueven el plan a manera de una lucha contra el narcotráfico. No obstante, es singular el hecho de que a EEUU únicamente se exporte un 40% de la composición de la droga, o mejor: sólo se exporta la materia prima en muchos casos, que termina de procesarse en ese país añadiéndole un 60% de los químicos necesarios para su producción. Los consumidores de ese país, los banqueros e industriales y los gigantes paraísos fiscales parecen inmunes a los remedios de la lucha contra el narcotráfico. El Plan Colombia es simplemente parte de la estrategia de ocupación militar de EEUU. Contando con 17 bases militares en Latinoamérica, el Comando Sur de los EEUU, este país pretende dominar militarmente a los diferentes estados de Latinoamérica, además los recursos destinados al Plan Colombia han servido para patrocinar a las organizaciones burocrático-militares del sur y dotarlas de instrumentos de represión modernos para la lucha contra la insurgencia (FARC y ELN), y el adiestramiento y patrocinio de fuerzas En el mismo orden, EEUU y la UE se han dedicado hacer propaganda al gobierno Uribista.
Javier Solana, Ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Europea, declaró hace poco: “Todas las ideas que ponga Uribe en la mesa serán apoyadas por la UE. Tenemos plena confianza en él… y tiene todo nuestro apoyo”. Ya sabemos sobre la actitud de boicot de la UE hacia Cuba, por las supuestas violaciones de derechos humanos. Sin embrago, Amnistía Internacional afirma que Cuba es el país que menos viola los derechos humanos y que la nación colombiana es una de las que mayores índices de violencia, crímenes de lesa humanidad y desplazamiento se le atribuyen. Tanto es así que la ONG se ha llegado a burlar públicamente de las iniciativas del gobierno de poner fin al conflicto armado, que niega sorprendentemente al mismo tiempo (el gobierno fascista niega el conflicto armado o la guerra civil). También produjo unas caricaturas sobre la famosa ley de justicia y paz, que fue calificada de ley de impunidad.
Por ende, la actitud de la UE es inaceptable, sanciona a Cuba pero apoya el fascismo públicamente. El caso de EEUU es todavía peor, George Bush ha declarado que “Uribe es un aliado muy importante para EEUU, además de ser mi amigo personal.” (Estas declaraciones dan risa)  En el órgano principal del Partido Comunista Colombiano hace dos años pude leer respecto al Plan Colombia II que “el pasado 16 de marzo (2006) George Bush habló a la prensa de su estrategia de seguridad nacional y delineó planes que insinúan una mayor escala intervencionista en los asuntos de varios países latinoamericanos.
Esta incluye la amenaza directa a Venezuela y, el reforzamiento de la ayuda militar a Colombia, que este año es de 483 millones de dólares, sin contar con la ayuda militar directa por 250 millones de dólares y 26 millones adicionales para que la Armada Colombiana compre tres aviones DC-3 con destino a la supuesta lucha anti-terrorista” (Periódico “La Voz”, edición semanal, del 19 al 25 de Abril del 2006, Pág. 11). Y luego en “La Voz” se consignaban cifras alarmantes acerca del intervencionismo: “En cinco años EEUU ha entregado 4.729 millones de dólares mediante el Plan Colombia, que sumándole a la ayuda militar a través de la Iniciativa Regional Andina, asciende a la astronómica cifra de 7000 millones de dólares.” (Ibíd. Pág. 11) Este es el comportamiento pendenciero de los dos gigantes del norte frente a Colombia y Latinoamérica, no escribiremos más del tema, pero está claro que el imperio apoya y apoyó el fascismo tanto políticamente como económicamente.
Las condiciones sociales y económicas, antes y durante el fascismo
La situación de los trabajadores  en Colombia es deplorable, hasta en una situación económicamente favorable. La pregunta es: ¿y cuando la situación económica se traduzca en una crisis que sucederá?, ¡Si estamos mal, cuando económicamente estamos bien!, ¿qué será de los días de las vacas flacas? Detengámonos en cada uno de los apartados para apreciar las trágicas circunstancias colombianas. Esta parte sirve esencialmente para situarnos en las condiciones económicas generales de la sociedad colombiana y ver  el panorama de las clases sociales y el espacio en que se desarrolla y nace el fascismo, sabiendo que esta es la fórmula para poder mantener tal estado de cosas: malos salarios, desempleo, subempleo, prostitución, etc.
La situación de la clase obrera y los trabajadores en general antes y durante el fascismo
La situación de los trabajadores cada día es más insoportable. Desde fines de los ochenta estas circunstancias han ido empeorando. Según la Escuela Sindical Nacional la afiliación sindical disminuye desde el año 1996. Anterior mente habíamos citado al órgano del Partido Comunista que exponía: “Como corriente clasista hemos señalado que el movimiento sindical se encuentra en crisis (…) la debilidad política, la conciliación de clases y el burocratismo a afectado la credibilidad del sindicalismo” (La Voz, Febrero 6 del 2008, Pág. 4) El Presidente  de la CUT, Fabio Arias dijo que "antes de 1990 el porcentaje de afiliados al sindicato era del 14% mientras que hoy es de sólo el 4,5%, lo que demuestra las maniobras ejercidas contra este ejercicio, además se han cerrado empresas con el objetivo de acabar con los sindicatos y su convención colectiva, muestra de ello son la Caja Agraria, Telecom, Bancafe y el Seguro Social".
Durante el gobierno Uribe han sido asesinados más de 515 sindicalistas, a ello debemos sumarle la presión y constante amenaza a miles más y el miedo que se ejerce en las bases aun no sindicalizadas por el terrorismo de estado. El fascismo ha emprendido una campaña anti-sindical, le ha dado un duro golpe a la clase obrera. “La política del gobierno es la causa principal del debilitamiento de los sindicatos, que en los años 80 llegaron a afiliar al 14% de los trabajadores y que hoy, con una población económicamente activa, que supera los 20 millones de personas, apenas organiza a 850 mil trabajadores, es decir a un 4%. La negociación colectiva ha caído también dramáticamente y en el año 2006 representó el 18,4% de la registrada en 1996, con tan solo 47.280 trabajadores beneficiados. Entre el 1 de Enero y el 20 de Julio de este año, la cifra se redujo a niveles ridículos, que apenas beneficiaron a 17.051 trabajadores” (La Voz, Septiembre 5 del 2007, Pág. 4)
La ley de la máxima ganancia o beneficio se ha expresado en nuevas formas de emplear a los trabajadores y en la explotación de niños hasta de cinco años: “El método de trabajo temporal que se acrecienta  de modo rápido, pasando del 9% en el año 2003 al 18% en el 2005”. (Ibíd. Pág. 13) Ahora los trabajadores no pueden ni siquiera mantener una estabilidad temporal en su trabajo, se pasa de empleo en empleo o de empleo a desempleo. “La precariedad y la carencia de trabajo de los adultos trajeron como consecuencia el trabajo de niños. A principios de 2001 se vio obligado a trabajar un 14,5%  de niños entre los cinco y los diecisiete años” (Ibíd. Pág. 13). La situación de los trabajadores, los jóvenes y hasta los niños (¡!) se ha notado gravemente afectada. Lo aterrador es que la situación económica es buena y permitiría acabar estas monstruosidades, pero el capitalismo siempre es salvajismo y barbarie, exclusivamente sobre una economía planificada, y en una sociedad socialista, dirigida democráticamente por todos los trabajadores, organizados en consejos se puede volver la arepa a favor del pueblo.
 Desde los años 80s el mundo ha conseguido  avances tecnológicos y productivos con los que podríamos alimentar con sobras a 18.000 millones de personas, pero el capitalismo tiene 3.000 millones de personas bajo la línea de pobreza y a otros 2.000 millones con salarios mínimos o modestos y viviendo bajo una explotación extensa que no permite más que el estrés y la rutina, no la verdadera vida que va más allá de lo necesario. El socialismo es la única salida. Pero volvamos al tema, en Colombia “el 89% de la población económicamente activa corresponde a trabajadores informales o subempleados, y el 81.1% de los jóvenes del país son trabajadores, igualmente, informales” (Ibíd. Pág. 14), lo que implica malísimas condiciones de empleo, sin derechos laborales, sin contratos fijos o sin siquiera contratos, sin horarios legales de trabajo o lo que es peor con convenciones por “cooperativas” (las cooperativas se encargan de contratar para una empresa, así eludiendo variadísimas leyes de empleo).
Lo anterior está íntimamente ligado al desempleo, padre del subempleo, y a la acumulación de capital en manos de un puñado de personas que dirigen la sociedad: “La tasa de desempleo sigue alrededor del 11,5%, con más de 2,3 millones de desempleados, mientras el 73,8% de los nuevos ocupados llegaron en condiciones de sub empleo”. (Periódico de la Universidad Nacional de Colombia, UN Periódico, 9 de Abril del 2006, Pág.8-9)  “La distribución de los ingresos del 10% más rico concentra el 46,5% del ingreso, proporción superior al obtenido por el 80% de la población con menores ingresos, (37,7%) lo que demuestra el elevado coeficiente Gini de la economía Colombiana”. (Ibíd. Pág. 8-9)
En tanto, la masa de plusvalía relativa y absoluta debe ser altísima, más aun cuando la economía tiene buenos índices pero el empleo no mejora. Podríamos concluir que la masa de plusvalía relativa se traduce en la disminución del empleo. Hagamos una comparación a nivel latinoamericano respecto a la ocupación: Colombia en Junio del 2007 tenía un índice de un 11.1% de desempleados, el nivel más alto de desempleo en Latinoamérica (¡!), seguida por Argentina que registra un 9,8% en el primer trimestre del 2007, luego tenemos a Brasil con una cifra de 9,7% en Junio del 2007, a continuación está Perú, que indica un 8,3 en el segundo trimestre del 2007, que es equivalente al resultado de Venezuela de Junio del 2007.
Al instante encontramos a Chile y a México, el primero con 6,95% en el segundo trimestre del 2007 y el último llega a un 3,3% en Junio del 2007. Ahora comparemos los índices del desarrollo económico con el aumento del empleo en Colombia: (Crecimiento económico según el PIB, tasa de empleo según porcentaje  de desempleados actual en Colombia: 11,1%, cuando se dan cifras positivas se le resta al porcentaje, del otro modo se le suman) En el 2002 el tope económico fue de un 2,5, mientras el empleo bajó un -1. Para el 2003 el indicador más alto económicamente fue de un 6,0 y el empleo igualmente subió a esta misma cifra. En el 2004 la economía se mantuvo ente el 6,0 y el 5,0, pero el empleo estuvo en 0,3, al año siguiente el empleo subió hasta un 4 y el crecimiento de la economía bajó hasta el 2,0. En el 2006 y 20007 hay un divorcio total del crecimiento y el empleo: el ultimo baja a un deplorable -6,0, y el primero se eleva hasta un 8,0.
Ciertamente, Colombia presenta las tasas más altas de desempleo y explotación, elevada por medio del aumento de la plusvalía relativa y absoluta, y que confirman las buenas condiciones que dan los fascistas para que se produzca esto, aun frente a la buena situación económica. Dejemos entonces que los mismos oligarcas digan algo respecto a este análisis. El Citybank expone: “Una posible explicación para el auge sin trabajo de Colombia es que los actuales empleados trabajan más duro y las empresas no enganchan más trabajadores adicionales”  y El Tiempo afirma que, “además de máquinas y equipos que permiten producir lo mismo con menos trabajadores, las empresas prefieren poner a trabajar más tiempo a sus empleados que contratar más gente.” (El Tiempo, 5 de Agosto de 2007, Pág. 16) No olvidar que un salario se fija también por la lucha de clases)
La situación del campesinado antes y durante el fascismo
El campesinado en Colombia ha enfrentado la guerra civil durante décadas. La intensidad del conflicto se ha hecho notar en la ciudad comocortadores2_el_pais.jpg en el campo, sin embargo, es evidente que las campañas más brutales de la reacción han afectado a la población rural y a los habitantes de pequeños pueblos. Asimismo, en el campo se han presentado enfrentamientos históricamente entre guerrillas, paramilitares y estado, lo cual ha dejado su rastro sangriento en éste, además, no es nada nuevo el conflicto entre estado y guerrilla, inclusive podría decirse que  el conflicto data de la independencia al día de hoy. Aún así, la situación actual es completamente diferente al periodo de la colonia y al de la independencia. Hoy por hoy, a secas el 35% de la población se encuentra distribuida en el campo, la gran mayoría en cambio está en los centros urbanos, tanto en metrópolis, como pequeños caseríos, pueblos y semi-ciudades. Es un hecho reciente que la mayoría de los colombianos se ubiquen en el campo urbano y no en el rural.
El proceso de urbanización de la mayoría se dio en las últimas tres décadas. Es particularmente importante anotar estos procesos, sintetizados en dos puntos: la violencia  y guerra civil en el campo es bastante extensiva, por eso el movimiento de las grandes masas campesinas hacia las ciudades en las últimas décadas, con el incremento de la población aceleradamente por tal proceso y sumándole a lo anterior, el desarrollo demográfico normal que se da en las ciudades más rápidamente. A razón de ello, es lógico que el movimiento revolucionario preponderante está en las ciudades, y que la cuestión del campo es relevante, pero no en el grado de importancia dado en el pasado o en comparación con diferentes países, no obstante es curioso saber que las palancas económicas de Colombia están en buena proporción en el campo, de ese modo, el narcotráfico, la exportación de flores y café son fundamentales para la nación, aunque las dos últimas se desarrollan aquí en forma de explotación agroindustrial, y por lo tanto los trabajadores de estos lugares son más jornaleros que campesinos comunes. En efecto, veamos la siguiente tabla, que ilustra el grado de población urbana en diferentes ciudades, para luego pasar a hablar de la colocación de la población en el campo, tenido en cuenta que en Colombia hay 44 millones de personas y un déficit de vivienda de 3 millones. (¡!) 
             Ciudad                Población 
Bogotá
7.363.494
Cali
2.49.8074
Medellín
2.042.093
Barranquilla
1.429.031
Cartagena
1.001.044
Cúcuta
760.336
Bucaramanga
591.077
Pereira
460.271
Santa Marta
459.333
Ibagué
430.746
Bello
413.465
Pasto
400.068
(La primera es una metrópolis, las cuatro siguientes son ciudades, las otras dos son semi-ciudades, y por ultimo tenemos pueblos)

 

Pasemos entonces a la distribución de la tierra. El 53,5% del terreno del país está en manos de 2.428 propietarios, el porcentaje en hectáreas equivalente al 53,5% es de 82,1 millones, y la proporción promedio que les corresponde a estos terratenientes es de 18.093 hectáreas. Los 2.428 terratenientes dedican sus terrenos en un 70% al pastoreo exclusivamente y el otro 30% no tiene utilidad alguna (Cifras del Agustín Codazzi). Según los liberales más “radicales”, “es necesario retornar 9 millones de hectáreas que se están desperdiciando en un pastoreo improductivo”. Como sea, es evidente que la concentración de la tierra es desproporcionada.
Al pie de los terratenientes subyacen propietarios bastante modestos de minifundios, micro fundíos o de terrenos más o menos grandes, sin contar las fincas recreacionales de las capas más altas de los pequeños burgueses de la ciudad. Esta clase de pequeños propietarios es de 2 millones de personas, que se reparten el restante 46,5% de las tierras del país, que en hectáreas aproximadamente serían unos 77 millones. Y es indudable que mantienen estos hombres y mujeres en medio de todo lo poco que queda de la soberanía alimentaría y logran producir mil veces más que los ineptos terratenientes (tal vez es mejor decir mantenían la seguridad alimentaria, pues con las reestructuraciones económicas desde los 90s se ha producido un efecto de importación de grandes sumas alimentos en los últimos 8 años).
Únicamente mirando que el 30% de las tierras de los terratenientes se restringen al ocio y sabiendo que dedican 37 millones de hectáreas a la producción pecuaria de los latifundios, obteniendo una productividad más baja que la lograda por 4 millones de hectáreas bajo el arduo trabajo de los minifundios y pequeñas propiedades. Se puede deducir que: ¡Los terratenientes no son más que parásitos reaccionarios! Desde luego, la situación del campo es de extrema dureza, dentro de la clase de pequeños burgueses rurales se pude considerar que los estratos más bajos viven con 3 o 4 dólares diarios. En una cifra, el 68,2% es pobre. Pero, hay una clase de jornaleros, que sufren las consecuencias más duras, es una lástima que en este momento no poseo la cantidad de personas que conforman la clase de los jornaleros y peones, pero les puedo informar que muchos de los propietarios de minifundios hacen una labor múltiple, cultivando su territorio y trabajando como jornaleros en fincas de granjeros ricos. Por otro lado, hay una sorprendente cifra de hombres y mujeres sin tierra, desplazados, que son aproximadamente unos 2,3 millones, la situación de estas personas es insoportable, unos tomaran el camino del lumpen, mientras otros entraran hacer parte a la economía informal, y se enfocaran en ventas callejeras o el contrabando, de otra modo, entraran hacer parte  del sector de la construcción. Tal es la situación en el campo.
 
La situación económica antes y durante el fascismo
En los últimos 7 años la situación económica Colombiana ha sido estable, en comparación con los países desarrollados que su PIB no ha crecido considerablemente, esta nación ha tenido buenos índices económicos, de cualquier forma, entre los países emergentes, en los que encuentran China, India, Brasil, entre otros, el PIB alcanzado por Colombia, que se tambalea entre los 4,8, 5,1 y 6, es ciertamente menor que el de las otras patrias americanas. Con el desarrollo económico regular el gobierno ha lanzado gritos al aire de su excelente “economía política” (¡!). Pensado bien las afirmaciones del gobierno cualquier economista desde un punto de vista neutral y sensato, sabe que la política económica del fascismo no ha contribuido en nada, de hecho ha sido muy dañosa para la población. A Uribe le correspondió un ciclo económico bueno, largo y regular, mientras que a sus predecesores sufrieron las crisis de 1995, 1999 y 2001. La política de este gobierno es un agente pasivo en cuanto a la economía. ¡Hasta los liberales lo han reconocido! Si el capitalismo se pudiera controlar con la simple política económica hace siglos sería un sistema estable.
El capitalismo no puede dominarse fácilmente, la historia ha demostrado, que el keynesianismo, el reformismo, el “estado de bien estar”, tienen límites muy estrechos y relativos. En efecto, para controlar por lo menos un poco la anarquía del capitalismo sin acabarlo, como se hizo en la segunda guerra mundial o en algunos gobiernos socialdemócratas, se tuvo que nacionalizar gran parte de la economía y luego dirigirla por medio de un plan general y centralizado y, en otros casos se recurrió a violar las leyes del libre mercado más levemente, a darle al estado prioridades como la construcciones grandes obras públicas, el control sobre la política monetaria y políticas asistenciales.
La actividad consciente humana en el sistema socioeconómico capitalista es meramente un agente paciente, son las fuerzas ciegas del capital las que dominan conjuntamente con las fuerzas productivas el destino del hombre y la mujer. ¡Pero el gobierno no ha hecho nada por “controlar” el capital! Lo que sí ha logrado hacer es desmontar las pocas instituciones que permitían medio tomar ciertas decisiones en lo que se refiere a economía política, privatizar las pocas empresas del estado, ir minando lentamente el ECOPETROL, la empresa estatal más importante y con más activos del país.
En la situación favorable (económicamente) 20 millones de colombianos siguen en la pobreza o en la indigencia, y el gobierno no ha podido disminuir los índices aunque habla de su buena “política económica” y hace propaganda del “porvenir nacional”. Las circunstancias económicas actuales según la Universidad Nacional de Colombia de continuar iguales son insostenibles. Es ingenuo decir que pude ser de otro modo. Ya en las cifras de: La situación de la clase obrera y los trabajadores en general y La situación del campesinado, está evidenciado de un modo, si Colombia cae en una crisis se convertirá en un balde de dinamita. Ahora respondamos la pregunta siguiente, ¿En qué se ha sustentado el actual ciclo económico Colombiano? Principalmente la economía nacional, como eslabón del sistema capitalista global se ha nutrido de las condiciones generales que el mismo sistema le otorga en el mercado global y nacional, a saber, en el caso particular de Colombia, que es común a muchos otros son fundamentales seis puntos: “...el incremento de los precios internacionales de  los bienes básicos, la abundancia de dólares, la disminución de la tasa de interés, la expansión de la economía mundial, la recuperación de la economía venezolana,”(Periódico de la Universidad Nacional de Colombia, Un periódico, 9 de Abril de 2006, pág. 5-6) y finalmente la estabilidad del mercado interno, de la cual la economía colombiana se apoya en un buen porcentaje.
En concreto “la expansión internacional generó incrementos en los precios de los cuatro principales comodities del país: petróleo, carbón, níquel y café. Ello equivale a tener simultáneamente bonanza cafetera y petrolera, como nunca antes se había visto en Colombia, a las que hay que agregar la del carbón, el ferro níquel, y el oro, todos sumados aportaron, más de US$10.800 millones anuales, cifra impensable años anteriores. La recuperación venezolana (importante) explica el 37% de las nuevas exportaciones no tradicionales de origen industrial. Las remesas aportaron US$3.200.” (Ibíd. Pág. 5-6) Falta agregar los aportes de la exportación de cocaína y trata de personas, dos palancas fundamentales en la economía colombiana, que no obstante, nuca son expuestas por su carácter ilegal, ni por el gobierno ni por los críticos del mismo.
 La economía desde el 2007 ha tenido un buen comportamiento. “En el segundo trimestre del 2007 había superado el 7%, según estimaciones preliminares e independientes realizadas por Planeación Nacional y el Ministerio de Hacienda. El sector más dinámico sigue siendo el de la construcción, que registró el crecimiento del 17%, seguido de la industria con 12,4%. En tanto el sector financiero proporciono un 9%. El menor dinamismo se registro en servicios y agro, que crecieron un 1,6% y 1,9% respectivamente. (Periódico Portafolio, Economía Hoy, Agosto 24 de 2007, Pág.8)
No obstante, hemos hablado mucho sobre las vacas gordas que el fascismo cree alimentar, pero es hora de las vacas flacas. Con lo anterior retratamos los últimos periodos estables que ha registrado la economía en Colombia, puesto que desde el 2008 la situación mundial ha pasado a un periodo de aprietos económicos. Desde finales del 2007, específicamente a partir la crisis de verano de la construcción en EEUU y los fondos de alto riesgo, Colombia ha empezado a verse afectada gradualmente, y no es fortuito, el primer socio comercial de Colombia es EEUU, las remesas y la exportaciones se han visto gravemente afectadas y en el ámbito local el mercado nacional está agotando sus posibilidades La reacción de las clases poseedoras se ha escuchado a gritos en cartas y declaraciones públicas respecto a la tragedia económica. Inexmoda, Analdex, Automotores, entro otras empresas aúllan al cielo exclamando su inconformidad. 
En una carta los capitalistas que exportan café le han hecho saber al Ministro de Hacienda y Crédito Público que: “Puede resultar insólita esta denuncia cuando las cotizaciones internacionales del grano se encuentran en niveles relativamente altos en comparación con los de otros tiempos, como desde mediados de 2000 hasta 2004 cuando estuvo por debajo de un dólar, con una tendencia al alza consolidada a partir de noviembre de 2006.
No obstante, esto no es lo único que le ha sucedido al café. De igual manera esos ingresos se han visto afectados por la reevaluación del peso frente al dólar lo cual les ha significado a los 550.000 hogares que viven de este producto una reducción de más de 2 billones de pesos en los últimos cinco años.”“El precio interno actual es ruinoso ya que, adicional a la plaga macroeconómica de la reevaluación, se ha sumado la del alza en los insumos de producción, fertilizantes, pesticidas, herbicidas y mano de obra, entre los más relevantes. La relación costo-beneficio para los productores está operando actualmente en su contra; los estudios de las áreas técnicas de la propia Federación estimaron que para enero de este año era del 13,3%, con una tasa de cambio de $2.180 y con costos de entonces. Sin embargo en cuatro meses el dólar ha caído a $1.760 y la evolución de los costos ha cogido una espiral ascendente continua...” (Carta de cafeteros al ministro de Hacienda, Aurelio Suárez Montoya Presidente, Unión Cafetera Colombiana)
La economía Colombiana es sólo un marine en el barco estadounidense, y ahora el barco se hunde, y sus marineros se ahogaran probablemente. La manifestación del caos económico se ha divisado desde hace mucho tiempo, de hecho el grado de crecimiento colombiano venía acompañado de una especulación extrema, una inflación de los bienes no transables y alimentos, con altas tasas de desempleo.
En el caso particular de la inflación del 3,13% en este año, frente a un aumento salarial del 6,41%, demuestra que se puede deducir que ya la mitad de el incremento del pago está minando la mitad del aumento, sabiendo que el año pasado las familias normalmente destinan un 41% de su salario a la compra de la canasta básica y que casi ningún empresario cumple con los acuerdos salariales. El 2008 empezó precisamente con una debacle verdadera, la producción del cuarto mes bajo en 9% respecto a el mismo el año pasado, igualmente las aspiraciones al fascismo por la supuesta idea de que la inversión extranjera salvará el país es desmentida ahora, los capitalistas extranjeros exportan el capital y lo repatrían, no siendo peor, “el 75% de los ingresos de capital por tal concepto se destinan al sector petrolero y vienen a sustituir el ahorro doméstico, y el resto se orienta a la adquisición de empresas”.
El auge especulativo en diferentes ramas como  la  de la construcción, que era la cabeza económica, con índices de crecimiento de un 11% se ha visto abandonado por la especulación cuando los precios de los insumos cayeron en un 12%, al igual a sucedido con las actividades metalmecánicas que crecían con elevadas tasas, y ahora rozan la modestia. En estas secciones acerca de las condiciones sociales y económicas, antes y durante el Fascismo, nos restringimos a narrar las circunstancias que golpean al pueblo colombiano, aun en una situación económica favorable, que a fines de este año ha empezado a cambiar radicalmente. Y hemos puesto estas circunstancias al margen de la política y la lucha de clases en cierta forma y, al narrar los hechos sin una explicación de sus razones y sin una definición de su desarrollo complejo.
Esto se debe a que no nos podemos extender por el tema que nos corresponde, aunque deseamos mostrar las graves contradicciones de la sociedad colombiana, sus bases económicas, y el escenario general en el cual se ha desarrollado la lucha de clases y la reacción  fascista, que se pueden sintetizar en dos puntos: auge económico desde el ascenso del fascismo en el 2002, con graves indicadores sociales, de empleo y inflación (¡!) y el inicio de la recesión económica a fines del 2007 y principios del 2008 que hacen esperar un nuevo escenario en la lucha de clases, en cuyas perspectivas surgirían preguntas como, ¿Cuál será la reacción de la pequeña burguesía ante el alto grado de inflación?, ¿Cuál será la reacción del gobierno?, ¿Qué nuevas perspectivas se le abrirán a los trabajadores? Entre muchas más. Por último, la crisis podrá continuar o no por un tiempo, pero depende fundamentalmente su regularidad de si la curva de  desarrollo del capitalismo es ascendente o descendente, y por lo que vemos a nivel mundial la balanza apunta al descenso. 
Ahora sí, el ascenso del Fascismo en Colombia, su rastro sangriento fraudes y una mini-dictadura electoral 
Luego de saber ¿qué es el fascismo?, ¿quién es Uribe?, ¿por qué llegó Uribe al poder? etc. y tener un panorama de la lucha de clases,  de la maquinaria fascista y la situación económica, poseemos la información básica para entender el ascenso del fascismo en Colombia, y por ende, concebir su desenvolvimiento y su sangrienta política. Así que recordemos que el 7 de agosto del 2002 Álvaro Uribe Vélez asume el poder, y a escasas tres cuadras de la casa presidencial un cilindro bomba estalla.  El estado culpa a las FARC, caen dos decenas de personas, los asistentes se aterran, era la señal, el fascismo se ha posicionado. Uribe subió al poder en el 2002, pero fue reelecto en el 2006 para otro periodo, y en estos momentos plantea tanto otra reelección como también lograr imponerse dos años extras en lo que queda de esta legislatura.
En el 2002 por Uribe votaron 5.862.655 personas, mientras que en el 2006 logró una impresionante votación de 7.307.835, un récord histórico. Pero para desgracia nuestra, en los dos procesos electorales el fascismo hizo fraude. En el 2002 y en el 2006 hubo unos 1.071.868 votos aproximadamente derivados del paramilitarismo, que fueron captados con métodos de terrorismo y compra.
Rafael García, ex colaborador del DAS (algo parecido a la CIA o el FBI en Colombia) y amigo del ex director de esa institución: Jorge Noguera, confesó a la justicia la estrecha relación de sus amistades, en especial la de Noguera, con el capo paramilitar “Jorge 40”, y la ayuda que recibió tanto para asesinar sindicalistas en la Costa Atlántica como para acometer un fraude electoral de 300.000 votos a favor de Uribe Vélez. En el 2006 Uribe tuvo que recurrir a dádivas burocráticas para comprar su reelección, en estos dos últimos meses toda la población ha sabido de la compra de votos a través del escándalo de la Yidis Política. En cuanto a fraudes podríamos escribir unos cuantos grandes tomos, pero exclusivamente consideramos estos hechos simples en favor de la evidencia de estas estafas para los colombianos trabajadores. Por otro lado, la estrategia electoral de Uribe fue hacerse un verdadero dictador de partidos de bolsillos.
Vélez, a diferencia de otros tristes presidentes, en su primera elección representó al Partido Liberal. Sin embargo, luego de  unos meses dinamitó éste, que por cierto, ahora no cuenta con su antiguo poder, y se irguió fuera de él como un hombre de partidos, repartidos (¡!). Así hizo una coalición con pequeños grupos de bolsillo, coaliciones de gamonales y caciques, de mano del Partido Conservador. De ese modo resultó apoyado por un montón de partidos “uribistas” que en medio de todo abundan en contradicciones con el poder central del “dictador” y asociados. ¡La independencia cuesta señor Uribe! De este modo partidos como: Cambio Radical, Colombia Democrática, Alas Equipo Colombia, Colombia Viva, Convergencia Democrática, Convergencia Ciudadana, el Partido de la U, ahora se quejan de sus precarias condiciones, de la falta de atención, o de que sus directivas estén en la cárcel por ser miembros de grupos paramilitares. De este modo, Uribe carece de un partido unificado y coherente, a cambio de su dictadura personal. Tales son los dos rasgos respecto a lo electoral y la política de partidillos del uribismo durante los últimos años.
La brutal política de “Seguridad Democrática”
uribeysam21.jpgVélez, desde inicios de su presidencia, tuvo unas divisas muy concretas: “Mano dura, corazón grande” y “no negociar con el terrorismo”. Las últimas no las ha podido cumplir ciertamente, de hecho su discurso guerrerista inflexible que le proporcionó  gran apoyo electoral y confianza desde el 2005 ha ido mermando a posiciones menos radicales. Pero no es casual este lento giro, por lo menos en las frases. Uribe propuso varias veces rescatar a sangre y fuego a los secuestrados por la guerrilla y a la vez exterminar a ésta, pero lleva muchos años diciendo lo mismo y no bastan las palabras, por lo cual, ha tenido que planear sobre la opinión pública dando concesiones a su divisa “no negociar con terroristas”. Esto es realmente trágico para un dictador, pues siempre este señor ha hablado de sus inamovibles frente a la guerrilla y con sus concesiones de palabra demuestra la debilidad de Vélez ante los pequeños burgueses confundidos. No obstante, estas son únicamente las frases, la palabrería de Uribe que  no concuerda con sus acciones.
Mientras va de lado a lado declarando según las circunstancias sus posiciones políticas desde el 2005, su doctrina de seguridad democrática ha sido la misma. Pero ¿qué es la política de seguridad democrática? Es el estado de sitio con un nuevo nombre. Con la excusa de luchar contra las guerrillas Uribe lanzó esta plataforma de guerra, que trágicamente afecta a toda la sociedad.
 Carlos Gaviria, presidente del Polo Democrático Alternativo expone en los siguientes términos la seguridad democrática: “Fue diseñada sobre la base de seguridad nacional, es restrictiva de las libertades, muy poco respetuosa de los DD.HH, y concibe la seguridad como seguridad policíaca y militar” y, luego agrega algunos hechos concretos típicos de la política de seguridad democrática (PSD): “A la gente del gobierno no parece importarle que 102 campesinos de Quinchía hayan estado 22 meses privados de la libertad y a los 22 meses les digan que nada tenían que ver con la subversión” y generaliza el caso afirmado lo común de la PSD: “el gobierno ha venido haciendo redadas. (¡!) Y dentro de las redadas puede que haya un culpable o puede que no”. Sintetizando un poco al doctor Carlos Gaviria, veamos las cifras de la Comisión Colombiana de Juristas respecto a la PSD: “Se registraron 11.292 personas asesinadas o desaparecidas fuera de combate (o sea, en su casa, en la calle o en su trabajo), por violencia sociopolítica entre julio de 2002 y junio de 2006. Esto significa que, en promedio, más de siete personas (7,8) fueron asesinadas o desaparecidas forzadamente por fuera de combate por motivos sociopolíticos cada día en Colombia.” (COMISIÓN COLOMBIANA DE JURISTAS, Colombia 2002-2006: Situación de derechos humanos y derecho humanitario, pág.2)
“En cuanto a la presunta autoría de las violaciones ocurridas entre julio de 2002 y junio de 2006, el 75,15% de las muertes por fuera de combate en las que se conoce el presunto autor genérico se atribuyó a responsabilidad del Estado: por perpetración directa de agentes estatales, el 14,17% (908 víctimas); por tolerancia o apoyo a las violaciones cometidas por grupos paramilitares, el 60,98% (3.907 víctimas). A las guerrillas se les atribuyó la autoría del 24,83% de los casos” (1.591 víctimas). (Ibíd. Pág.3) La comisión agrega que la razón de la violencia sociopolítica “está directamente relacionada con la implementación de la política de seguridad democrática”. El Gobierno insistentemente ha señalado que la principal ventaja militar de los grupos subversivos son los vínculos que estos mantienen con la población civil, que adoptan la forma de complicidad u ocultamiento, y la mimetización de sus integrantes dentro de la población civil...” Y luego, mediante decreto 2002 del 2002, el gobierno le dio a sus razonamientos fuerza de ley, a razón de esto “la Corte Constitucional advirtió que ese decreto no podía ser considerado como un fundamento jurídico aceptable, por dos razones: i) aceptarlo como fundamento jurídico implicaría presumir la pertenencia de todos los habitantes civiles de Colombia, sin distinciones de ninguna especie, a dichas organizaciones armadas al margen de la ley, con lo cual se crea para todos una inseguridad jurídica generalizada; y ii) aceptarlo como fundamento jurídico representaría una negación absoluta del principio de distinción entre combatientes y no combatientes.” (Ibíd. Pág.4)
Es evidente que el gobierno al no poder expedir su decreto ha tenido que actuar contra la ley. De ahí la muerte de tantos civiles ante la brutal PSD. En el mismo orden se han presentado detenciones mediante secuestros, esta ONG nos expone que: “Entre el 7 de agosto de 2002 y el 30 de junio de 2006, por lo menos 6.912 personas fueron detenidas arbitraria­mente en Colombia (cinco personas en pro­medio cada día). Estas cifras son superiores a las ya que de por sí eran graves y que se registraron durante los seis años precedentes”. (Ibíd. Pág.14) Las anteriores cifras  traducidas al leguaje de la PSD  resultan en las famosas redadas gubernamentales, en donde se aplica el terrorismo de estado y el secuestro en masa ¡Y el gobierno se queja de la guerrilla por los secuestros, pero siempre ha secuestrado, torturado y desaparecido! ¡Qué falta de autoridad moral! ¿Qué más es la PSD? Esto y solamente esto.
Continuemos, con la carta que escribió el presidente de  la Human Rigths Watch a Uribe, se aclara la naturaleza del gobierno, especialmente respecto a la PSD a nivel de ejecuciones extrajudiciales, al mismo tiempo que desenmascara a el gobierno: “Su carta afirma que tan sólo 25 sindicalistas fueron asesinados en el 2006 en Colombia, y que, hasta el momento, este año sólo ha sido asesinado un sindicalista en Colombia (se refiere a  una carta que escribió el gobierno a la ONG). Sin embargo, la única manera de generar estas cifras artificialmente reducidas es excluyendo a los profesores sindicalizados de la categoría de sindicalistas. De hecho, de acuerdo a las cifras oficiales de su propio gobierno, si se incluye a los profesores sindicalizados, 58 sindicalistas fueron asesinados el año pasado, un incremento sustancial con relación a los 40 asesinados del año anterior (…) en realidad, los índices actuales de asesinatos de sindicalistas son similares a aquellos que fueron dados en el periodo de 1998 y 1999 (…)
El número de ejecuciones extrajudiciales cometidas por el ejército, por ejemplo, se está incrementando considerablemente –un hecho que su propio Ministro de Defensa admitió en una reunión conmigo y otros colegas-. Las Naciones Unidas tienen una lista de más de 150 casos de ejecuciones extrajudiciales de civiles perpetradas por el ejército en todo el país en los últimos dos años” En el caso de ejecuciones extrajudiciales el estado cada dos días asesina a alguien. Los militares afirman que es por presión del gobierno que les exige resultados contundentes, por eso muchas veces matan a personas inocentes con conocimiento de causa, a cambio de mantener sus cargos. Es particularmente inhumano que además el gobierno permita días de descanso o reparta pollos a los combatientes como incentivo por estos asesinatos.”Pero queridos compañeros aún hay más que tratar, la PSD es un tema bastante extenso tanto por sus crímenes como por sus víctimas. Una de las características de la PSD es que ni siquiera haciendo una denuncia pública, con apoyo de los medios de comunicación y con una petición directa a la presidente o sea en persona, se pude evitar ser asesinado por la PSD, y por ende, la PSD es por excelencia la política de total impunidad, pues finalmente, tal vez cualquiera sea miembro de la guerrilla, según la tosca demagogia del gobierno.
Este ha sido el caso de varios periodistas o luchadores sociales, que han tenido la oportunidad de presentársele al presidente en sus consejos comunales (actos populistas de Uribe, los hace en muchos pueblos y regiones ganando la confianza de la gente) y a los medios de comunicación, denunciando la persecución de los paramilitares y el estado, y luego han aparecido asesinados. El gobierno ha dicho al respecto, “no nos enteramos”, “la burocracia”, (es difícil saber a qué se refiere el gobierno con esto) “MMM”, etc. Esos son los casos de miles de personas, pero nombremos a ciertos individuos como Oscar Cuadrado Suárez, dirigente de la Asociación de Desplazados de la Guajira, Gustavo Espitia, guía de una organización de desplazados de Cotorra en Córdoba o a Yolanda Izquierdo Borrero, líder campesina. Todos ellos están muertos. Daniel Coronel, editor de Semana nos dice sobre el tema que: “la ultima victima (de la PSD) se llama Yolanda Izquierdo Berrio. Representante de 600 campesinos a quienes los paramilitares les habían robado sus tierras en Córdoba.
Ella misma había sido despojada de su parcela en Valencia (...) Con las escrituras que demostraban el engaño fue a Medellín, a la audiencia (audiencias oficiales que hace el gobierno para acusar a los paramilitares, que finalmente son un acto de pura propaganda) del jefe paramilitar Salvatore Mancuso. Quería probar que Vicente Castaño y Don Berna, entre otros, seguían engordando sus vacas en los terrenos robados a los más humildes. Muy rápido empezaron las amenazarla. (Recordemos que es una audiencia oficial, que se debe prestar protección a las víctimas de los paramilitares). Le pidió protección al estado pero no se la dieron. (El estado no le proveyó la protección)
La mataron fácilmente a la semana en Montería. Sus cinco hijos quedaron huérfanos, y su esposo herido en el atentado.” (Revista Semana, Febrero de 5 del 2007, Pág.9) Y en otra página de Semana reza lo siguiente en el momento en el cual le preguntan a Carlos Holguín, ex Ministro del interior, por lo sucedido: “El primer gran desplante (a la pregunta) vino por cuenta del Ministro del Interior, quien no tuvo otra opción que reconocer que la protección de Yolanda no se dio por algún tramite burocrático. La información de su solicitud no llegó donde debía llegar.”(Ibíd. Pág. 36) Alguno podría preguntarse y esto ¿qué tiene que ver con PSD?, simple, la PSD recorta muchos de los derechos constitucionales, y por lo tanto, el derecho a la protección debida a un testigo, víctima del paramilitarismo, en especial si se tiene en cuenta  la Ley de Justica y Paz.
Ahora pasemos al caso de Guillermo Baquero, y recuerden es un caso común, se cuenta entre miles. Él es miembro de la Juventud Comunista, y líder estudiantil perteneciente al ejecutivo nacional de la Asociación Nacional de Estudiantes ACEU, y valientemente denunció al presidente Uribe en la Conferencia para la Educación Superior en Latinoamérica y el Caribe de la UNESCO. Baquero desde la tarima al lado de Vélez le cantó las verdades, habló sobre las violaciones  de DD.HH por el gobierno fascista, demostró que en los últimos años habían sido asesinados diez compañeros universitarios por la fuerza pública, y como el gobierno estaba militarizando las universidades y quebrándolas. El presidente se limitó a burlarse del estudiante y a señalarlo diciendo que “conocía muy bien sus tendencia políticas”. En tanto Guillermo explica cual es la tragedia de él y sus compañeros estudiantes: “Hay que aclarar que desde hace tiempo hemos entregado documentos al Ministerio del Interior denunciando los casos de violaciones DD.HH. Incluso hay un caso donde por omisión del Estado fue asesinado Julián Hurtado; porque meses antes de su asesinato él entregó, junto con otros representantes estudiantiles de la Universidad del Valle, documentos que solicitaban protección por parte del Estado; petición que no fue aceptada.” Y además nos dice sobre Vélez, “Eso no lo dije por la constante interrupción del presidente en el debate.” (La Voz, Junio 11 del 2008, Pág. 8)
La PSD recorta derechos, y señala enemigos, podemos incluir al presidente entre los gestores intelectuales de asesinatos por señalar públicamente a personas como Guillermo Baquero. Por esta razón y muchas otras, hasta el vicepresidente del Parlamento Europeo y otros miembros del mismo, enviaron una carta a Uribe, por la intimidación, falta de derechos democráticos (en el sentido socialista, mas adelante explicaremos esto) y ataques a la oposición que es consecuencia directa de la PSD, la carta dice así:“El senador Gustavo Petro (senador por el Polo Democrático Alternativo, PDA) denunció la creación y el fortalecimiento de las llamadas “cooperativas de seguridad” en el departamento de Antioquia, y el hecho de que muchas de esta cooperativas fueron y son reconocidas por paramilitares, involucrados además en el narcotráfico.
Este martes 24 de Abril, en forma totalmente ilegal, una fiscal intentó realizar un allanamiento a la oficina del Senador de Petro, dentro del reciento del Congreso de la República. Hace tres días los hermanos y la madre del senador fueron amenazados de muerte. El lunes 23 de Abril dentro de un bus de transporte publico en Medellín, fue asesinada la líder social y dirigente del PDA, Yudith Astrid Correa, madre y cabeza de familia. Hace un año desapareció y fue asesinado en circunstancias no esclarecidas aún el señor Jaime Gómez, asesor de la senadora Piedad Córdoba.” (Senadora liberal de izquierdas) La carta en los siguientes párrafos acusa a Uribe de espiar a la oposición y perseguirla, para luego concluir de la siguiente manera: “En este contexto, nos alarma informaciones según las cuales hace pocas semanas usted señaló públicamente a miembros de la oposición política como “guerrilleros de civil”, en un país en el que ese tipo de señalamientos han costado la vida de miles de colombianos y colombianas a lo largo de 40 años...” (Carta del Vicepresidente del Parlamento Europeo a Uribe, miércoles 25 de Abril del 2007)
Una y otra vez la PSD está presente en todos los aspectos que trata Uribe, de hecho es la PSD su bandera principal de campaña y gobierno. Recordemos que el fascismo acaba con todos los gérmenes del socialismo en la sociedad, y exclusivamente este es su objetivo principal. Y sinteticemos otra vez, el
señalamiento a la oposición política legal de ser “guerrilleros de civil” es condenar a muerte a la oposición, y agregue a esto que el fascismo desde su mismo día de ascenso dijo por medio de Uribe, “los que estén conmigo, están contra los guerrilleros, y los que no están, están con los terroristas.”  Es por la misma razón que en mucha de la propaganda del gobierno de Uribe se tacha constantemente a la oposición como “guerrilleros de civil”. Un ejemplo universalmente conocido fue la publicación de un “supuesto testimonio de un ex miembro de la UP”, por la campaña presidencial de Uribe, que aparece integró en la página Web www.adelantepresidente.com. 
El hombre del video, dice: “Yo pertenecía a la UP, me parecía un buen movimiento, pero nos fuimos torciendo (...) matar por matar, violar la ley (...) y me concienticé, por eso yo le digo a usted presidente, ¡Adelante presidente!”(Periódico El Tiempo, Sábado 29 de Abril del 2006, Pág.6) Y vale explicar que muchos miembros del PDA fueron de la UP. Más pruebas, oigo un: ¡no por favor! Tomemos un último aspecto de la política fascista para terminar con esta parte, y concluir, y es el fin de la tutela, el medio por el cual la constitución del 91 garantizaba muchos de los DDHH de la población, he aquí hasta donde es capaz de llegar Uribe con su sangrienta guerra.
El movimiento social Convergencia Campesina Negra Indígena, se encarga de señalar este punto: “El Gobierno ha presentado un proyecto de ley de reforma constitucional que elimina la acción de tutela para defender los derechos colectivos, ambientales, sociales, económicos y culturales, De ser aprobado se volvería muy difícil impedir cualquier atropello contra el ambiente, la biodiversidad y las comunidades locales.”Resta decir que el fascismo es todo lo anterior, con un apoyo activo de una amplia base de masas. Creo que está suficientemente ilustrada la famosa política de seguridad democrática, que tantas personas hablan de ella como lo mejor que ha traído Uribe al mundo. Es lógico que  muchas capas de la pequeña burguesía creyeran que les favoreciera la PSD, y ni nombrar a las multinacionales y la oligarquía. Principalmente los sectores altos de la pequeña burguesía no tienen nada que temer gracias a la PSD, pues desde su punto de vista no serán ni secuestrados, no sufrirán los atentados de la guerrillas, como voladuras a puentes o a torres eléctricas, y podrán viajar por el país gracias a la seguridad que les brindan los retenes y las caravanas militares del gobierno. Realmente han sido secuestrados por el fascismo.
Ley de Justicia y Paz, las relaciones íntimas de dos gemelos: paramilitares y fascismo
Ley 975 del 25 de julio de 2005, Ley de Justicia y Paz, por la cual el gobierno inicia negociaciones con las Auto Defensas Unidas deuribe-usa.jpgxgp3iy.jpg Colombia (AUC). Por medio de la Ley de Justicia y Paz después de las negociaciones, supuestamente los paramilitares se desmovilizan, el gobierno explica a la opinión pública el logro del Uribismo: 35.000 paramilitares se reinsertan a la vida civil. El gobierno dice destinar grandes sumas de dinero para apoyar a los nuevos civiles, dándoles soporte psicológico, educación técnica y vivienda. Los grandes jefes paramilitares también se ampararon en la Ley planteada por el fascismo. Y en el marco de la misma, efectivamente confesaban todos los crímenes acometidos, puesto que sus penas serian reducidas a 9 o 8 años, sin importar que el crimen esté entre la categoría de lesa humanidad (lo cual violaría el mismo derecho internacional).
Los paramilitares empezaron a confesar sin chistear y el gobierno entonces gritó al cielo: “¡el paramilitarismo a llegado a su fin, ya no existe!”Todo resultó ser una vulgar farsa, al parecer el proceso de paz era una de esas obras de teatro melancólico y dramático donde los actores son tan mediocres que la tragedia de repente se transforma en comedia, en una tragicomedia. Inmediatamente la OEA corrigió al violento grito del gobierno, pues en sus informes estaba escrito que Frank Pearl, el encargado de la reinserción de “los paracos”, no tenía en lista a 4.731 de ellos, y de igual manera, en su informe estaba subrayado la falta de entregas de miles de armas, pues de las 35.000 aproximadamente, exclusivamente el gobierno recibió 17.540, y en consecuencia, los paramilitares según la OEA estaban contando con un grupo considerable todavía. Y para rematar, la Alta Oficina de DDHH de la ONU acabó con las ilusiones gubernamentales, considerando que “mandos medios de las AUC siguen participando en actividades delictivas y reclutando nuevas tropas”.
El gobierno aun  considera la inexistencia de las AUC. Pero de repente aparecen un montón de grupos que declaran ser paramilitares, unos “tales” Águilas Negras, que por ejemplo, ya han hecho exiliar a la familia de Gustavo Petro, senador del PDA que más ha contribuido a denunciar los nexos de paramilitares con el gobierno, y la farsa de Justicia y paz. En el mismo orden, la revista Contorno Judicial, la Comisión Colombiana de Juristas y varias ONGs han informado que: “Desde el Inicio del proceso los grupos paramilitares cometieron más de tres mil crímenes, pese al condicionamiento del “cese de hostilidades”. (...) La Corte Constitucional señalo modificaciones a la ley  orientadas a adecuar el procedimiento a los principios del derecho internacional en materia de verdad, justicia y reparación integral y garantías de no repetición.
Sin embargo, el gobierno nacional ha expedido una normativa reglamentaria de la ley, por medio de la cual se modifican algunas de las disposiciones contenidas en las mismas, y se implementan mecanismos dirigidos a dejar sin efectividad práctica los mandatos de la Corte, lo que evidencia la ausencia de una voluntad política del Estado. (...) Las estructuras paramilitares no se han desmontado. Hay continuidad en el rearme de las AUC o en la creación de nuevas estructuras paramilitares. Diversos informes y fuentes registran que actualmente en Colombia operan 65 grupos paramilitares en 26 departamentos del país, incluido Bogotá. (...) Dichas organizaciones aparecen con el nombre de Águilas Negras, Auto Defensas Campesinas de nueva generación (¡!), Coordinadora Colombiana de Autodefensas, etc.” (Revista Contorno Judicial, Octubre 2007,  Pág. 59, 60, 61)
No se puede cuestionar el hecho de la continuidad del paramilitarismo. Existen muchos informes y desaparecidos para preguntarse por ello. De cualquier modo, la Ley de Justicia y Paz contribuyó a exacerbar las contradicciones entre el poder judicial y el ejecutivo (lo anterior representa un conflicto tanto entre las diferentes fracciones de la oligarquía, como la lucha de algunos jueces honestos contra el despotismo uribista) y mediante estos conflictos evidenciar el carácter de Uribe y su sequito ante la opinión pública. Tales han sido los choques que el presidente ha declarado “a la corte sesgada por un corte ideológico”. La arremetida del ejecutivo contra el judicial ha sido impresionante, y por ende, la corte tuvo que redactar una carta abierta dirigida al presidente que afirma:“La Corte Suprema de Justicia, sin pasar por alto el derecho de los ciudadanos a disentir de las resoluciones judiciales, rechaza enérgicamente las recientes declaraciones del Gobierno Nacional acerca de la forma como esta Corporación cumple con su misión constitucional, pues tales manifestaciones constituyen una injerencia indebida e inaceptable en la actividad judicial, toda vez que con ellas no se pretende más que usurpar la facultad interpretativa de que gozan los jueces de la República e imponerles veladamente un determinado criterio para el pronunciamiento de sus decisiones. Esta actitud desconoce que los jueces de la República están sometidos únicamente al ordenamiento jurídico y quebranta la independencia de la función judicial, con lo que no sólo propicia una infundada desconfianza sobre esta Corporación, sino que busca deslegitimar, sin apoyo alguno, la actividad que la misma desarrolla con plena imparcialidad y objetividad, a la vez que la expone a serios peligros y amenazas.
Por tanto, la Corte rechaza enfáticamente los injustos calificativos empleados en su contra, pues, ni por asomo, puede siquiera insinuarse que exista un presunto sesgo ideológico en sus fallos, por cuanto éstos sólo han estado apoyados en el orden legal, como tampoco se le puede tildar de ser un obstáculo para el proceso de paz, ya que no puede olvidarse que la labor de la Rama Judicial del Poder Público consiste esencialmente en interpretar y aplicar las normas vigentes, sin que cuente con la potestad de elaborarlas o modificarlas, ni se le pueda atribuir la responsabilidad por los vacíos, flaquezas o deficiencias que las mismas puedan contener”.En cuanto a estos conflictos, causados por la misma iniciativa del gobierno de su política de paz, en medio de todo se convirtieron en su contrario, en un afán de legalizar el paramilitarismo, el régimen encendió contradicciones internas y externas con las que no contaba. Veamos algunos de los aspectos básicos: La Corte que se encarga del proceso de desmovilización, condena, etc. Ha tenido varios aprietos, por cuanto no tiene las posibilidades de examinar tantos casos con el poco personal y recursos asignados por el gobierno.
En el texto del PDA, titulado: Sobre el paramilitarismo y la para política, el hecho sale consignado en los siguientes términos: “El Tiempo del 24 de junio de 2007, titulado ¿Colapso anunciado?, alertó sobre el particular: “So pena de que colapse el proceso, el Gobierno y las autoridades judiciales están en mora de agarrar este toro por los cuernos y dictar medidas de emergencia. Resulta urgente asignar más fiscales, investigadores y presupuesto (…) Si esto no sucede, el país tendrá que contentarse con saber solo lo que los jefes paramilitares quieran contar, en medio del mar de inconsistencias y contradicciones que ya salen a flote. Y, en este caso, no habrá justicia, ni verdad, ni reparación, ni mucho menos reconciliación, que fueron precisamente los objetivos de este controvertido proceso con las AUC (los paramilitares)”
Y en otra pagina añade que: “desde que se inició el proceso de paz con los paramilitares era conocido que la Fiscalía no tendría la capacidad para atender los miles de complejos procesos que le llegarían. (Ya van 2.800 a su cargo, y eso que 28.000 de los paramilitares que se desmovilizaron hoy andan en libertad y no tendrán que darle ningún tipo de explicación a la justicia) A pesar de ello, el gobierno no le ha aumentado los recursos para que pueda atender sus nuevas responsabilidades, luego de cuatro años desde que la cúpula paramilitar se comprometió a desmovilizar sus tropas, y dos años a partir la aprobación de la ley diseñada en su beneficio. Ni que decir del jefe de la sección encargada por la Fiscalía para ese proceso, esta tiene solo 23 fiscales y 150 investigadores para atender por lo menos 2.800 casos”.Otro elemento importantísimo ha sido el intento del gobierno de huir de sus propias formulas. Al proponer la Ley de Justicia y Paz, el fascismo no pensó que el aparato estatal, bajo presión de la población y de los partidos y activistas de izquierda y de sus contradictores oligárquicos, fuera a ceder tanto que más o menos garantizará algunos principios de la infortunada Ley. Por esto y únicamente por esto, el gobierno empezó a lanzar formulas para salvar a sus compadres paramilitares del castigo de sus mismos espíritus. Tomemos dos ejemplos entre varios, que nos permiten aprender sobre esta materia: La revista contorno Judicial anota en el siguiente párrafo algunos proyectos del gobierno relacionados con Justicia y Paz, que: “El Congreso de la República aprobó en el 2007 el “Estatuto Rural”, impulsando y promovido por el Ministerio de Agricultura (...)
Del contenido de las disposiciones del proyecto de Ley presentado por el gobierno, especialmente de aquellas relacionadas con la titulación de predios, se destaca la propuestas de creación de una figura especial de prescripción adquisitiva de dominio para obtener la titulación de la tierra a favor de quien creyendo  de buena fe, (¡!) que se trata de tierras baldías,  posea durante cinco años terrenos de propiedad privada no explotados por su dueño en la época de ocupación. De esta forma se alcanzaría  la regulación de todos aquellos predios ocupados por el paramilitarismo, luego de forzar el desplazamiento de múltiples familias que los poseían legítimamente.” Estos son, en cuanto tal proyecto, los métodos que utiliza el gobierno para ayudar a sus amigos, y no destinar sus predios a la reparación de las víctimas. Del mismo  modo, el fascismo también ha llegado al extremo de pedir el indulto para los paramilitares. En palabras de Uribe: “Lo que sí creo es que sin amnistiar y sin indultar, en caso de delitos atroces, nos tenemos que preparar para darle el beneficio de la excarcelación a quienes confiesen la verdad” (Casa de Nariño, 22 de mayo de 2007). No creo que debamos seguir con el tema de Justicia y Paz, ya todo en lo básico está reseñado. (Otro tema importante es la parapoílitca, que está tratado en el apartado: La maquinaria)
La política Uribista en general
La política de Uribe es abiertamente neoliberal. No es coincidencia que Uribe y Bush se jacten no sólo de ser aliados, sino amigos íntimos. Desde el 2002 el país ha afrontado una arremetida violenta en muchos de los aspectos sociales, económicos, culturales y ecológicos. Algunos llaman a Colombia el Israel de América por obvias razones. Desde 1990 el neoliberalismo empezó a implantarse en Colombia, pero nunca como ahora. De hecho, es importante saber que la constitución de 1991 es una carta, que con todos sus aspectos positivos, es neoliberal y privatizadora. (Enrique Robledo, Senador de la República por el PDA y el Movimiento Obrero Independiente Revolucionario MOIR, ya hablado mucho de este contenido que no trataremos aquí)En el 2006, al subir Uribe por segunda vez, el plan de privatizaciones estaba al día, en dos años el gobierno vendió la tercera parte de las participaciones que tenía en diferentes empresas el estado, y para los dos años siguientes (2007 y 2008) planeaba deshacerse de aproximadamente 20 empresas de la nación.
El sector eléctrico particularmente, este y el año pasado, fue el más afectado, las empresas: Isagén S.A, Urrá, Gecelca, Central Hidroeléctrica de Caldas, Electrificadora de Santander, Centrales Eléctricas del Norte de Santander, Empresas de Energía de Boyacá, Electrificadora del Meta, Empresa de Energía de Cundinamarca, Electrificadora del Huila, Centrales Eléctricas de Nariño, Electrificadora de Caquetá, Distasa y Generar, fueron totalmente vendidas en Diciembre del 2007. Por otro lado, el Banco Popular, el Acueducto de Bucaramanga, las acciones estatales en Corabastos y Fondos Ganaderos y la Promotora Bananera, también están en manos de particulares en estos momentos.En su segundo mandato, especialmente en los primeros meses, Uribe tal vez ejecutó sus políticas más reaccionarias. Uribe empezó la venta real de ECOPETROL, la empresa que más activos rinde y la más importante del país. De las acciones puestas en la bolsa en el 2005, que habían sido de un 25%, se pasó a un alarmante 49%. A la vez líquido la Empresa Antioqueña de Energía, se incluyeron nuevos productos en  el IVA (Impuesto de Valor Agregado) hasta llegar a un tope de un 75% de los productos básicos familiares estuvieran en la lista del gravamen, y por la retaguardia, bajó el índice de retención en la fuente, y desde luego muchos trabajadores actualmente teniendo salarios muy bajos se les descuenta dinero de sus salario por las políticas ya nombradas.
Finalmente también se aprobó el proyecto de Ley del Menor, que en la práctica es una medida para poder acusar a niños de 14 años de terrorismo y poder juzgar a jóvenes de 16 y 17 de delincuentes. En la misma línea política criminal se ratificó el proyecto de reforma a las transferencias, (Acto Legislativo 011) que recorta la financiación de la educación pública, salud, saneamiento ambiental y agua potable, y para terminar presentó el Estatuto Rural, del cual ya hemos hablado, que no beneficia únicamente a los paramilitares, sino a multinacionales que cuentan con ejércitos privados con los que roban tierras a campesinos e indígenas. Ahora bien, con el pretendido estatuto se intenta legalizar estas “expropiaciones”, no obstante, la criminal burguesía colombiana también ha sacado tajada del pastel, pues muchos de los predios dedicados a el monocultivo para la exportación de Palma de Cera o Soja han sido adquiridos por estos medios, no es fortuito que la Corte Suprema esté investigando a muchos de estos empresarios. 
 
Dediquemos un poco de nuestro tiempo al caso de la reforma a las transferencias que es bastante importante para el pueblo colombiano, pero antes veamos las siguientes cifras para entender la criminal política Uribista en toda su dimensión, en especial la controvertida reforma a las transferencias. En Colombia el 70% de la población está en la pobreza, en cuanto a salud “18,6 millones de personas no tienen afiliación a ningún tipo de seguro social y los que tienen se ven sometidos a tours de la muerte” a causa de la precariedad del sistema público. A la vez podemos verificar las cifras de la Universidad Nacional que en el análisis del “componente de seguridad social y aseguramiento en salud y pensiones la cobertura sobre la población económicamente activa fue del 23,6% en pensiones (2003) y del 27,2% en salud”. En tanto, la educación presenta cifras equivalentes: “Únicamente el 35% de los niños mayores de 5 años tiene acceso a nivel preescolar. (¡!) Entre 1995 y el 2004, el gasto en educación preescolar básica y media pasó del 3,14% del PIB ¡un crecimiento del 1% en 10 años! (...) Únicamente el 60% de los jóvenes tienen acceso a la educación básica secundaria y el 40% a educación media (...) 5 de cada 100 jóvenes tiene acceso a la universidad, y de 100 niños 47 no culminan su ciclo educativo.” Y con ayuda del estatuto docente el gobierno Uribe ha logrado en un periodo de 5 años  recortar 25.000 puestos del sector educativo, reduciendo a la mitad el número de educadores oficiales en Colombia.
Por último pasemos a la cuestión del saneamiento y el agua: “En 16 departamentos, menos del 25% de su municipios ofrecen agua potable a sus pobladores con agua potable, (38%) por lo tano, es inferior el índice al de los países africanos: Ruanda (41%) y Kenia (57%). Y peor aún: 65 municipios consumen agua no apta para el consumo humano.”Como hemos explicado las transferencias son los dineros que entrega el gobierno nacional a los entes territoriales en concepto de salud, educación, agua potable y saneamiento. Depende de estas que los entes puedan dar condiciones básicas de vida a la población, y en Colombia, donde el nivel de vida es bajo. La reforma a las transferencias es determinante en estos términos.
“En el 2000 el porcentaje de las transferencias correspondía a un 8,6% mientras que para el pago de la deuda era un 15,6%. Para el 2006 % correspondió casi un 40% (en la deuda). Las grandes sumas de dinero que han dejado de transferir han servido para financiar los planes del gobierno contra el pueblo (...) el 60% del presupuesto nacional se destina a la compra de armas, organización y ordenamiento de aparatos represivos” La reforma a las transferencias juega un papel supremamente negativo en todas las condiciones de vida de toda la población. En la rendición de cuentas de Gloria Inés, senadora del PDA y el Partido Comunista, respecto a la reforma ella escribe que sus aspectos más nocivos son: “Recorte Presupuestal para los servicios de la educación, la salud y el saneamiento básico. Este recorte profundizó la crisis educativa de 11.925.488 niños y jóvenes, entre 5 y 17 años (...) Para el año 2006 hay 25.000 educadores menos que en el 2001 y la asignación que gira la nación por cada alumno se congelará. Las transferencias (otra vez gastos para salud, educación, etc.)  deberían estar en el 46.5% de los ingresos corrientes de la nación, con la reforma del 2001 bajaron al 33% y con la reforma aprobada este año se provocó una disminución del 28%.” (Rendición de Cuentas, Gloria Inés Ramírez Ríos, PDA, PCC)
Es alarmante el bajonazo índice de transferencias, de un 46.5% en promedio ideal para las transferencias tenemos un 28%. Definitivamente dentro del marco de las políticas fascistas, esta es una de las que más afecta, una verdadera política antihumana. Podríamos seguir enunciando las criminales políticas, pero no queremos una investigación, sino deslegitimar el capitalismo tanto como al fascismo, demostrar la política arbitraria e inhumana de Vélez y la burguesía nacional e internacional y hacer un análisis del fascismo en Colombia con unas perspectivas revolucionarias, que pongan el fascismo patas arriba y el socialismo al día. Uribe desapareció el seguro social, a acabado con las universidades, y piensa destruir todo el germen bello de donde nace el socialismo en esta sociedad. Lo verdaderamente importante es informar y explicar lo que sucede en Colombia y eso es lo que hemos venido haciendo, pero lógico también es indispensable saber qué hacer al respecto, ya sabemos un poco del fascismo, tal vez no mucho pero con lo fundamental nos basta, no somos unos académicos de universidad, sino mujeres y hombres que también queremos trasformar las cosas, no exclusivamente contemplar, como millones de personas lo hacen todos los días, pero que pronto dejaran de hacerlo. Una vez el filosofo, Teodoro Adorno, dijo: “No hay vida verdadera en la falsedad”, y luego Marx agrego, “El problema de si al pensamiento se le puede atribuir una verdad objetiva, no es un problema teórico, sino práctico. Es en la práctica donde el hombre puede demostrar la verdad, es decir, la realidad y el poderío, la terrenalidad de su pensamiento”. Y no hay vida más falsa que la de no vivir para trasformar el infierno del capitalismo en el cielo del socialismo, y no hay peor verdad que la de la contemplación, pues la vida es para vivirla.
¿Qué es la democracia? ¿Qué hacer, Guerrillerismo,  legalismo o comunismo? ¿Cómo combatir el Fascismo?
Para el socialismo la democracia no es más que la posibilidad de que la clase obrera se organice  dentro de la sociedad capitalista. Durante siglos se han producido organizaciones de clase que permiten cohesionar y educar a los trabajadores. Estos han hecho de los sindicatos, clubes, partidos, etc. El germen de un nuevo mundo en el mar del capital.
Sin los órganos que los proletarios constituyen a través de la  historia de la lucha de clases, es todavía más difícil que en condiciones normales la revolución pueda darse en circunstancias ideales. Además, estas organizaciones cuestan experiencia y fuerza y, finalmente las dos se cristalizan en estas formaciones, las cuales pueden preservar la teoría y la fuerza de clase relativamente, hasta en los peores momentos, son algo así como un maletín, que no obstante, en diferentes periodos de tiempo pierden su potencia, para luego volver con más poderío y de repente desaparecer o transformarse en estructuras completamente diferentes. De ese modo, una junta de huelga pude luego trocarse en un soviet o en un sindicato, o un comité internacionalista en una tendencia internacional y después en una verdadera internacional o al contrario un gran sindicato dialécticamente asume la forma de un grupo de burócratas o una aristocracia obrera, o una gran partido revolucionario de masas en un grupo de cuadros revolucionarios sin masas detrás.
La historia conoce todo tipo de trasformaciones, y es por eso que los capitalistas temen tanto a la clase trabajadora, al pueblo en general y a sus órganos de poder, porque ellos saben que unos cuantos hombres y mujeres, con la presión de las masas y la experiencia, en ciertas circunstancias, puede volver una situación aparentemente normal en una revolución triunfante o en su perspectiva.
No hay mejor ejemplo de ello que el caso de Chávez o Fidel Castro, forjan sus ideas al calor de la lucha, bajo la experiencia y la presión de las masas. El fascismo es el remedio a las desventuras del capitalismo (según las clases poseedoras), y persigue el “fin” de todas estas organizaciones, y por tanto, acaba con la democracia en el sentido socialista de la pablara. Temiendo a todo tipo de trasformaciones posibles en la sociedad las clases reaccionarias declaran la guerra abierta contra el germen socialista. Es importante aclarar lo anterior antes de empezar, pues muchas personas contraponen la democracia al fascismo de una forma bastante deficiente, la democracia es una oportunidad de organizar la revolución en condiciones favorables, nada más, no hay que atribuirle poderes mágicos, el fetiche democrático no es más que un prejuicio bastante popular. En cuanto lo anterior ¿Qué métodos debemos usar?, ¿Cómo en el periodo fascista podemos mantener nuestras filas intactas, para luego avanzar decididamente? y ¿Con qué métodos podemos lograr la revolución en el contexto del fascismo?
Guerrillerismo,  guerra de guerrillas y guerra campesina
farc.jpgLa política revolucionaria fuera del movimiento de masas es como tirarse de un trampolín a una piscina vacía. El enfoque general de todo revolucionario respecto a los miles de hombres y mujeres del pueblo, es que debe tener en cuenta sus prejuicios, sus experiencias, las conclusiones de estas y especialmente su estado de ánimo, en pocas palabras, se debe tener un contacto íntimo con las masas. Un revolucionario sin tal contacto no puede, ni podrá comprender la revolución, pues las revolución es obra de las masas, por eso Marx solía decir que “vale más un paso en el movimiento obrero, que mil manuales revolucionarios” y la “revolución será obra de la clase trabajadora misma”.
En el caso de la guerra de guerrillas, únicamente se pude plantear tal forma de lucha en una gran guerra campesina, equiparando este método con la guerra de los campesinos pobres y los jornaleros, teniendo en cuenta, y otra vez lo repito,  su estado de ánimo, prejuicios y las conclusiones de sus experiencias. De otro modo, sin tener en cuenta el balance de  lo anterior, sin que se produzca la guerra campesina, sucederá una catástrofe revolucionaria.
El movimiento inconexo de su base social campesina y jornalera se aislará, deformará y luego caerá, dejando detrás a grandes hombres heroicos como el Che Guevara o Carlos Mariaghela, entre muchísimos más. Por otro lado, la experiencia histórica de Latinoamérica en su aspecto negativo y de China y Vietnam en su aspecto positivo, ha demostrado particularmente que los estudiantes, intelectuales, entre otras  capas y clases sociales no pueden asumir el rol clásico del campesinado en la guerra de guerrillas, mientras que los campesinos pobres y los jornaleros son una clase bastante contundente, los débiles sectores sociales que representan a los estudiantes e intelectuales decididos y heroicos, que normalmente forman esta clase de guerrillas en Latinoamérica, no pueden darle la energía suficiente a tal movimiento.
 La cuestión es la siguiente, guerra de guerrillas o guerrillerismo. En su artículo poco leído, La Guerra de Guerrillas, Lenin explica desde un punto de vista marxista, de clase y consecuente, la guerra de guerrillas. Es sorprendente leer las ideas que tenían los revolucionarios de este tiempo en lo tocante a las guerrillas, por la pluma de Lenin podemos saberlo: “El mundo de los vagabundos, el lumpen proletariado y los grupos anarquistas han adoptado esta forma de lucha como la forma principal y hasta exclusiva de lucha social (...) El juicio habitual (el de los revolucionarios de este tiempo) sobre la lucha que estamos describiendo, se reduce a lo siguiente: blanquísmo, anarquismo, el antiguo terrorismo, actos de individuos aislados que desmoralizan a los obreros, que apartan de ellos a los amplios círculos de la población, desorganizan el movimiento y perjudican a la revolución (...) todos los días por los periódicos se encuentra, sin dificultad, estos juicios” (Lenin, La Guerra de Guerrillas, Parte II, III)
Sin embargo, Lenin siempre tan atento a las condiciones y a la relatividad de la verdad respecto a éstas nos aclara que, en ciertas circunstancias el juicio anterior es verdadero, empero, en otras no: “Nadie se atreverá a calificar de blanquismo, terrorismo, estas acciones de los revolucionarios letones (la lucha guerrillera). Pero ¿Por qué? Porque en este caso es evidente toda la relación de la nueva forma de lucha  con la insurrección que estalló en diciembre (en 1905, se dio la insurrección de Moscú) y que madura de nuevo. En lo que concierne a toda Rusia, esta relación no está perceptible, pero existe. La extensión de la lucha de guerrillas presuntamente después de diciembre, su relación con la agravación de la crisis no solo económica, sino también política, son innegables. El viejo terrorismo ruso, obra del intelectual conspirador no es como ahora, pues la lucha de guerrillas la mantienen por regla general el obrero combatiente o el obrero sin trabajo. Blanquísimo y anarquismo, se le ocurren fácilmente a gentes que gustan de los clichés, pero en la atmosfera de la insurrección, que de un modo tan evidente existe en la región de Lituania, es indudable que estas etiquetas aprendidas de memoria no tienen valor”.
Finalmente Lenin nos indica que sin el elemento aleccionador del socialismo y la clase obrera no se pude esperar mucho ni de la guerra campesina, ni las guerrillas: “Se dice que la guerra de guerrillas aproxima al proletariado consciente  a la categoría de vagabundos. Es cierto. Pero de todo esto sólo se desprende que el partido del proletariado no puede nunca considerar la guerra de guerrillas como el único, ni siquiera como el principal procedimiento de lucha, y sólo le sirve cuando es ennoblecido por la influencia educadora y organizadora del socialismo, entonces la guerra de guerrillas puede servir.” (Ibíd. Parte III) En el libro de Alan Woods, Bolchevismo Camino a la Revolución, se explica que “Lenin insistía en que la lucha armada debía formar parte del movimiento revolucionario de masas, y especificaba las condiciones en las que era permisible: 1) que se tenga en cuenta el estado de ánimo de las grandes masas; 2) que se tomen en consideración las condiciones del movimiento obrero local; 3) que se procure no dilapidar inútilmente las fuerzas del proletariado. Y también dejo claro que, lejos de ser una panacea, la guerra de guerrillas era un método posible de lucha permitido sólo cuando el movimiento de masas ha llegado realmente al punto de insurrección”. (Alan Woods, Bolchevismo Camino a la Revolución, Editorial Fundación  Federico Engels, Pág. 354.) En general son estos los aspectos que debemos tomar en cuenta en el tema de guerrillas.
Guerrillerismo en Colombia
Colombia posee una amplia tradición guerrillera, de la que no vamos hablar mucho. En 1964 se fundan las dos principales guerrillas del país, las FARC y el ELN, y luego, en 1970  se instituye el M-19, relevante guerrilla, aunque bastante oportunista. En Colombia actualmente hay 20 guerrillas, sin embargo, las FARC y el ELN son tanto las más antiguas como las únicas con un verdadero poder militar. Las Fuerzas Armada Revolucionarias de Colombia eran de tendencia liberal radical o socialista antes de 1964, y se habían integrado como un grupo en primer momento de autodefensa campesina, a raíz de la guerra civil de 1948, para pocos años después volverse móviles y en poco tiempo pasar a ser guerrillas autenticas. De otro modo, el ELN se fundó bajo la influencia del guevarismo y la revolución cubana en las ciudades, a razón de ello, su base social no era el campesinado (en un comienzo), sino diferentes sectores sociales bastante heterogéneos, como el sector estudiantil y la intelectualidad, que emigraron al campo a empuñar las armas. El caso del M-19 es bastante diferente, originalmente fueron la disidencia del Partido Comunista Colombiano, se embarcaron en una mezcla de guerrillerismo urbano, que es equivalente al viejo terrorismo ruso narodnik, con concepciones oportunistas y un envuelto de muchas cosas más. El M-19 se basaba en golpes propagandísticos para ganar a la población. Era realmente un grupo lejano en todos los sentidos, a las verdaderas tácticas, métodos y tradiciones revolucionarias tanto guerrilleras, como marxistas, aunque era la guerrilla donde más brillaba el heroísmo y la audacia.
A pesar de la gran intrepidez de los miembros de estos grupos guerrilleros, de su incansable valentía, no podemos dejar de criticar sus errores, en concreto, sus métodos, ideas y programas, en relación con lo anteriormente explicado, pero aquí nos limitaremos algunos aspectos elementales, pero antes contextualicémonos. En el 2002, con el triunfo del fascismo, todas las guerrillas han sufrido una enorme presión militar por parte del ejército. Las FARC han perdido 3 hombres del comité central, uno de los cuadros militares y políticos más importantes de las FARC, la guerrillera Karina, se ha entregado, las guerrillas en general se han tenido que replegar a sus zonas de influencia tradicionales.
En diferentes departamentos se han enfrentado intensamente las guerrillas y el gobierno en los últimos años, especialmente en Antioquia, Arauca, Meta, Cundinamarca, Norte de Santander, Caquetá, Tolima, Nariño, Cesar, Huila, Putumayo, Boyacá, Bolívar y Casanare, en el resto de los departamentos las acciones y enfrentamientos entre guerrilla y ejército son de menos 200 en los últimos 7 años, mientras que en zonas como Antioquia (1200 acciones), Arauca (700), Meta (700) y Cundinamarca (500) se han presentado bastantes operaciones militares de ambos bandos, (durante los últimos 7 años) y el panorama ha resultado bastante negativo tanto para las FARC como para el ELN. Hay que saber que si no fuera por las grandes inversiones de dinero del imperialismo estadounidense, europeo, y las ayudas también de Asia, para el Plan Colombia, entre otras formas de “ayuda”, la modernización de las fuerzas militares del estado colombiano y su entrenamiento y por tanto, sus victorias recientes no serían tan contundentes.
Además de ello, se debe sumar que el fascismo también ha contribuido a la derrota militar y moral de las guerrillas, mediante la movilización de sus decrépitas bases.De la misma forma, las guerrillas han recibido golpes tanto morales y económicos como militares. Por un lado, la presión de los medios de comunicación y la coacción militar; y, a consecuencia de ello, los errores de los propios dirigentes guerrilleros han fabricado una situación explosiva en cuanto a la percepción de la población hacia las FARC y el ELN, aunque en menor grado si nos referimos al ELN.
En especial esto ha sucedido a causa de los secuestros, la muerte de los once diputados, el caso de Emanuel, contando muchos más, que han resultado en la principal razón del golpe moral para las FARC y su poca popularidad dentro de la población. Se le puede agregar a esto las provocaciones planeadas por el gobierno respecto al acuerdo humanitario, que mientras habla de sus buenas intenciones, se dedica a bombardear los campamentos guerrilleros con secuestrados y hacer círculos de aniquilamiento a los mismos. Es una estrategia que le ha dado bastantes frutos al gobierno. Pero no debemos tampoco exagerar la política de seguridad democrática, aún con todas las inversiones y planes de guerra de la oligarquía el plan de guerra solo hasta el 2006 empezó a tener efectos reales en la guerrilla.
La revista de DD.HH,  Hechos de Callejón, del 7 de Abril del 2007 consigna en su sección sobre las guerrillas que: “Las FARC no han sido golpeadas de manera crítica. Básicamente los efectos de la seguridad democrática se han dado en Cundinamarca, donde los siete frentes que había fueron obligados a retirarse a otras regiones. Adicionalmente, las redes de apoyo logística urbanas fueron desmanteladas en ciudades grandes y pequeñas” (Pág. 7) Como sea, a esta arremetida las FARC, según sus documentos de la IX Conferencia Nacional y declaraciones de Carlos Lozano, (editor del semanario del Partido Comunista Colombiano) “pretende sostener su guerra de móviles, organizar una alianza clandestina con sectores políticos descontentos, hacer imposible la gobernabilidad y desmotivar a las Fuerzas Armadas a través de acciones militares”.
A diferencia de otros tiempos, estas tácticas implican un retroceso para la guerrilla, pues “si durante el gobierno de Samper las FARC practicaron una guerra de movimientos, y en el de Pastrana, una guerra de posiciones, en la administración de Uribe volvieron a la guerra de guerrillas móviles, en la que grupos muy pequeños producen escaramuzas. Es decir volvieron a su origen, a la tesis del Che, dice Carlos Lozano, director de semanario del PCC” (Hechos de Callejón, del 7 de Abril del 2007, Pág. 7). En todo caso, desde el 2006 las guerrillas han sufrido graves bajas y las amenazas de las FF.AA han dejado varias deserciones en sus filas.
En el caso de la financiación de las guerrillas tendríamos que estudiar más su situación en concreto y sus implicaciones. Es muy importante saber esto para entender la dinámica del proceso guerrillero. Así que veamos pues las diferencias de las FARC y el ELN en tal aspecto. Luego de haber pasado de ser un ejército de bases estudiantiles e intelectuales, el ELN logró desarrollar su capacidad política y sus bases sociales, y no se enfocó unilateralmente en el terreno militar, como las FARC. De hecho, casi todos sus ingresos se derivan de secuestros, de amenazas a multinacionales y “vacunas” y reciben apoyo tanto de la población campesina y de milicianos en las ciudades y pueblos, en el sentido moral y económico. Según diferentes estudios el ELN tenía  2.888 soldados en el 2006, que comparados con las cifras de 1999, daban unos 4.415 hombres y mujeres con fusil, (aquí no están contados ni los milicianos, ni miembros clandestinos) lo que demuestra un índice en pique en la fuerza armada del ELN.
Del mismo modo, las olas de secuestros, de las que el ELN obtienen la mayoría de sus ingresos ha bajado radicalmente, de 916 en el 2000, a unos 63 en el 2006, después de ser el grupo que más secuestraba pasó a ser el que menos lo hace. En cierto perfil, el ELN ha ido bajando la cabeza, pero el apoyó especialmente de sus bases le ha permitido mantenerse aún en la arremetida voraz. Sin ser de otra manera, el índice de desarrollo de esta guerrilla va a la baja, y más desde los enfrentamientos entre ésta y las FARC, desde el 2004, que hizo asumir una posición favorable hacia el narcotráfico en el 2005, forma de financiamiento que el ELN nunca había aceptado por razones de principios.      Contrariamente, -según diversas fuentes-  las FARC reciben del narcotráfico la mayoría de sus ingresos: “Las FARC reciben ingresos principalmente de la intermediación entre el capital comprador del narcotráfico y los productores básicos de cocaína. Entre el control del mercado local del PCB y los puntos de salida de droga procesada directamente al narcotráfico, que a su vez se relaciona con organizaciones en los mercados internacionales.” (UN periódico, Domingo 9 de Abril del 2006, Pág. 6)
Hay algunos que niegan el narcotráfico como la forma principal en que las FARC patrocinan su lucha, que es algo obvio para muchas personas, pero limitémonos a citar a Carlos Gaviria, presidente del Polo Democrático Alternativo: “Es evidente que las FARC trafican, que se han dedicado al narcotráfico pero es inadecuado tratar a las FARC como un cartel de drogas. Eso no es lo que ha justificado su razón de ser. (El narcotráfico)” Según estas fuentes, el narcotráfico ha tenido graves consecuencias en las FARC, que se patrocinan desde los años 80s con este tipo comercio. Entre más influye económicamente el narcotráfico en la guerrilla y por lo tanto, su poder militar aumenta, se desarrolla en una proporción inversa la percepción de la población hacia  la guerrilla, el índice de lumpenización y burocratización de la misma. Sea como fuere, si los dirigentes guerrilleros han recurrido al narcotràfico para financiar su actividad militar y hasta què punto lo han hecho, una cosa està clara. Muchos revolucionarios ya han hablado de lo presto que están los movimientos guerrilleros a las deformaciones. En las anteriores citas de Lenin está plenamente expuesto este aspecto general que les incumbe a todas las guerrillas. De hecho, Mao decía que la guerrilla debía ser como un pez en la pecera del pueblo, y sin este apoyo la “lucha popular prolongada es imposible”.
Teniendo en consideración las implicaciones de este tipo de financiación, tenemos que afirmar que es imposible tanto plantearse una lucha seria contra el fascismo como por una revolución socialista apoyándose en elementos que reemplazan la política y la lucha de masas, por la construcción de aparatos militarizados, que subyacen entre el lumpen y la burocracia, a sabiendas que la lucha guerrillera tiene que ser de una base ampliamente campesina y jornalera. La financiación por el narcotráfico es como el crédito en la sociedad capitalista, extienden la producción más allá de sus límites naturales, con lo que quiero decir que, el narcotráfico extiende más allá de sus límites naturales la lucha de clases y puede tener graves consecuencias para esta misma lucha. Antes de plantear las soluciones y las posturas que tienen asumir las guerrillas para poder ser un agente favorable en la lucha contra el fascismo y por la revolución y no ser un agente mas pasivo y muy poco favorable, debemos tratar dos temas muy importantes, que nos hace recordar el olvidado conflicto Chino-soviético, por un lado, y por el otro, que se refiere a la postura de la izquierda del Polo Democrático Alternativo ante las FARC y el ELN. “
Un enfrentamiento fratricida” y el PDA y las FARC
El día 19 febrero del 2007 en un comunicado el ELN afirma que los enfrentamientos desde el 2004 hasta la fecha, entre el ELN y las FARC, son un “enfrentamiento fratricida” agregando que “reiteramos el compromiso público de seguir en el empeño por resolver las diferencias ideológicas entre revolucionarios, con el intercambio de ideas y el debate, no por la fuerza”.Uno de los principios elementales  de cualquier organización revolucionaria consecuentes es la libre discusión entre revolucionarios. Igualmente, es imprescindible entre diferentes organizaciones revolucionarias el método de la lucha de ideas. Los métodos estalinianos que predican la imposibilidad de una verdadera y libre discusión entre revolucionarios y organizaciones revolucionaras, trae consecuencias como el uní lateralismo, el despotismo, el burocratismo, etc. En cambio la discusión enriquece, permite depurar las filas de las organizaciones, deja respirar a los militantes de las mismas, en realidad hace crecer al calor de la discusión a todo militante. Con esto exclusivamente pretendo desmitificar que la libre discusión implica algún tipo de “fraccionalismo” o “falta de disciplina”. Pero sigamos: las FARC en el 2006 escribieron un comunicado, luego de aproximadamente 3 años de enfrentamientos: (El cual citaremos completamente, para esclarecer la situación aun más)

10 de Junio de 2006
Comunicado a la opinión pública
(Farcep.org)


 El frente 10 de las FARC-EP, consciente del compromiso que hemos asumido frente a la defensa de los intereses de las masas populares, hemos venido desarrollando acciones que tratan de golpear a la burguesía y al imperialismo, con el fin de acercar a nuestro pueblo a la toma de poder para construir una sociedad más justa, donde la vida digna, permita a todas las personas disfrutar de las inmensas riquezas de nuestro país, que hoy sólo disfrutan unos pocos.


En el camino que hemos recorrido durante años de confrontación, hemos compartido con organizaciones hermanas, pero también hemos tenido que confrontar con quienes llamados revolucionarios actúan al servicio del enemigo.


# Desde las filas del ELN hemos recibido agresiones que sólo se esperaban del enemigo, hemos tratado en varias ocasiones de darles un tratamiento, de discrepancia entre revolucionarios, pero no hemos recibido una respuesta que ayude a construir relaciones fraternales, por ello manifestamos nuestra decisión de castigar a los responsables de las mismas.


# Somos revolucionarios responsables y tenemos claro que no vamos a golpear a las masas populares, independiente de sus simpatías por cualquier organización, el problema es con aquellos comandantes que nos dan tratamiento de enemigos, por lo que invitamos a combatientes y a mandos del ELN, que sean conscientes de la gravedad de las agresiones, a utilizar sus armas en beneficio de la revolución y no en contra de hermanos de lucha.

Reiteramos que esta confrontación es entre las FARC-EP y quienes nos han agredido y que respetaremos a civiles y a todos aquellos que no nos agradan, por eso invitamos a los campesinos araucanos a no involucrarse en las acciones que se desarrollan, a permanecer en sus fincas, pero si intervienen a favor de quienes nos han atacado recibirán una respuesta contundente de nuestra parte.


# Población civil, simpatizantes de las dos organizaciones, milicianos del ELN, les invitamos a permanecer al margen de un proceso que debe ser definido por las fuerzas armadas, quien no lo haga es consciente de las consecuencias que traerá su acción, no vamos a atacar indiscriminadamente, siempre tomaremos en consideración la responsabilidad individual.


Invitamos a mandos y combatientes del ELN a construir caminos de unidad, distanciándose de los agentes del enemigo que desde sus filas nos han agredido, distanciándose de los agentes del paramilitarismo y depurando sus filas de infiltrados.


Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo
Bloque Oriental FARC-EP
Montañas y sabanas de Arauca.

Por otro lado, el ELN a la vez publicó un comunicado, que no podemos citar íntegramente, pero lo incluiremos en su mayoría:

Comunicado público del Frente de Guerra Oriental del ELN, a la comunidad internacional, nacional y regional.
<!--[if !supportLineBreakNewLine]-->
<!--[endif]-->

Las FARC-EP son una de las alternativas revolucionarias en Colombia, conocida por todo el mundo y reconocida por el ELN, desde que nacieron públicamente el 28 de mayo de 1964 como guerrilla. Nacen otros movimientos entre ellos el ELN, con su propia visión de desarrollar la guerra y llegar a la toma del poder, con las demás organizaciones guerrilleras y el pueblo organizado. Hicimos parte de la conformación de la coordinadora guerrillera Simón Bolívar (CGSS) sin escatimar esfuerzos y convencidos de que es una necesidad.


Las FARC en su ideario político no contemplan a los demás movimientos guerrilleros ni sociales, que piensen diferente a ellos.

Como insurgentes, a todas las expresiones revolucionarias las han agredido militarmente, a todas las guerrillas las han tratado como se les provoca, los mas damnificados por el accionar de las FARC han sido el Ejército Popular de Liberación (EPL), que después de darse por exterminados, retumbo y renació con la acción contra una comisión mixta en Hacari, Norte de Santander, donde perdieron la vida 10 detectives del DAS y 8 militares.

Desde 1999 las FARC desatan una ofensiva de exterminio contra el ELN, en todo el territorio nacional, ahora después de tantos intentos, inician la ofensiva contra el Frente de Guerra Oriental del ELN, a finales de noviembre del 2005 y principios del 2006. Declaran objetivo militar a la estructura guerrillera y dicen que con el pueblo no se van a meter.


Entonces, ¿cómo se puede llamar a las acciones que cometieron del 22 al 30 de marzo del 2006, donde saquean cooperativas, droguerías, asociaciones y particulares, en donde sus bienes superan los 1000 millones de pesos?


Estos particulares y agremiaciones le han demostrado al estado y dicen estar en condiciones, ante el mundo de certificar su propiedad como población civil, recursos logrados con mucho sacrificio, desde la colonización, para que hoy las FARC autónomamente se hayan apropiado de ellas y declaren a sus dirigentes y a quien se atreva a denunciarlos, objetivo militar.


Lo curioso es que sacan comunicados públicos, diciendo que el ELN está maltratando y acosando a la población civil, ¿será que le creen esa falsa mentira?

El Frente de Guerra Oriental aclara a las FARC:


- que nuestra identidad de lucha y nuestros objetivos de Liberación Nacional y construcción del socialismo no han cambiado, sino que siguen vigentes hoy más que nunca.


- que las bajezas políticas en sus comunicados públicos, no hacen más que hacerle el juego al enemigo.


- que el rechazo de la población civil sobre sus acciones y actitudes, no son responsabilidad del Frente de Guerra Oriental del ELN, por citar solo un caso, su acción equivocada contra el acueducto de Saravena.


- que hemos tenido la voluntad y la seguimos teniendo sobre una búsqueda de fortalecer esfuerzos conjuntos, en contra del estado narco paramilitar de Colombia, sin claudicar.


- los invitamos a la sensatez, a dejar a un lado la arrogancia y a tomar el legado de nuestro libertador Simón Bolívar, “todos los pueblos del mundo que han lidiado por su libertad, han exterminado por fin a sus tiranos.


Reafirmamos y seguirá la orden de no agresión a los demás revolucionarios, lo que no impide, que ejerzamos la legítima defensa universal de los pueblos, por quienes seamos agredidos. Reiteramos en que la población civil no puede pagar los costos por la arrogancia de las armas, siempre hemos respetado y respetaremos toda forma de hacer revolución dentro del marco revolucionario. No nos creemos los únicos y estamos claros, que nadie sin el apoyo del pueblo, puede cumplir sus objetivos y quien se lo eche de enemigo pierde la guerra, quien ignore que el pueblo y las masas son definitivos para la toma del poder, ignora la realidad de los procesos y transformaciones dadas por el hemisferio.

Camaradas: ¿por qué sendero luminoso, Tupac Amaru, en el Perú fracasaron? Y, ¿por qué Vietnam derrotó a las potencias, que intentaron someterlos? El pueblo jugó un papel decisivo en ambas experiencias.


El pueblo en general y el Frente de Guerra Oriental del ELN, está en disposición de buscarle una salida, a los diferentes conflictos, sin claudicación ni rendición.


Se despide en nombre de todas las fuerzas combativas de la región, el mando político militar estratégico.

Montañas y sabanas del oriente colombiano.
Mayo 18 de 2006.

Los dos comunicados expresan el conflicto desde los puntos de vista de estas organizaciones, y las actitudes que las guerrillas han tomado ante el anterior. Como hemos podido leer, la guerra entre el ELN y las FARC se ha prolongado desde 1999, y no siendo menos, han existido antecedentes fratricidas anteriormente, entre el EPL, las FARC y el ELN. De ello se desprende, la veracidad de los argumentos de Lenin respecto a la guerra de guerrillas: “El peligro de la degeneración inherente a esta actividad se convierte en una realidad absoluta en el momento en que los grupos guerrilleros se quedan aislados del movimiento de masas”. (Alan Woods, Bolchevismo Camino a la Revolución, Editorial Fundación  Federico Engels, Pág. 355.) Reflejo fiel de las graves deformaciones se expresan en las batallas que se han dado a nivel nacional entre las guerrillas. Lo que demuestra el carácter no accidental de los enfrentamientos.
En los lugares donde se han dado diferentes combates han sido en el departamento de Bolívar, especialmente en San Jacinto, entre el frente Bateman del ELN y los frentes 35 y 37 de las FARC, al mismo tiempo en el departamento del Norte de Santander se han presentado a la misma escala conflictos, especialmente en zonas cercanas a El Tarra, El Carmen, Teorema, entre la compañía Compañero Diego, el frente Armando de Cauca Guerrero y el frente 33 de las FARC, también en el departamento del Chocó, cerca de el Alto Baudó, Bogadó, Istmina, Bajo Baudó, entre el frente Manuel Hernández, con el frente 57 de las FARC.
De la misma forma, en Arauca se lleva a cabo una verdadera guerra, en esta zona que es tradicionalmente un territorio de influencia del ELN, ha habido bajas de ambos bandos, en zonas cercanas a Saravena, Faortul y Tamo, entre frente Domingo Laín, la compañía Simacota del ELN y los frentes 10 y 45 de las FARC, igualmente en Cauca, en El Tambo, Argelia, El Dorado, Balboa, entre la compañía Milton Balboa y los frentes 8 y 60 de las FARC.En cuanto a lo anterior se han presentado varias reacciones en la sociedad y los diferentes partidos ante estas disputas y respecto al papel de las guerrillas en general, y también se ha planteado la función que deben desempeñar estos grupos en la lucha contra el fascismo, en nuestro caso expondremos nuestras propuestas al final. En el cuanto a las posiciones del PDA, donde se aglutinan casi todos los partidos de izquierda, que se autodenominan “izquierda democrática”, ante las FARC, el ELN, el guerrillerismo, sus diferentes fracciones dieron respuesta evidenciando contradicciones en sus puntos de vista.
En la ala derecha del PDA (hay que acordarse de que el PDA congrega diferentes grupos de izquierda, desde el PCC,  sectores socialdemócratas, hasta los trotskistas posadistas) después de estos procesos, personajes como Gustavo Petro, Navarro Wolf, Samuel Moreno, incluyendo a muchos más, que comúnmente pertenecieron o pertenecen al Polo Democrático Independiente (uno de los partidos que está dentro del PDA) y participaron en el M-19, han querido emprender una lucha activa contra la guerrilla, en el terreno político.
En su carta a Carlos Gaviria, Gustavo Petro, senador de la república y uno de los hombres que más se ha hecho notar en la lucha contra la parapolítica propone:“El asesinato de los Diputados del Valle del Cauca en manos de las FARC, cualquiera que hayan sido las circunstancias que lo rodearon, nos obliga ante el país a actuar de manera más decidida contra una absurda política adelantada por los violentos, la cual está a punto de hundir la Constitución del 91, razón de ser de nuestro Partido. Es la realización del Estado Social de Derecho lo que está en juego (...) De la misma manera, creo que para la opinión pública no es suficientemente clara nuestra posición respecto a las FARC. Pese a que en nuestros estatutos condenamos la violencia como forma de resolver los conflictos sociales y políticos del país, la sociedad colombiana no encuentra definidos totalmente los hechos que nos separan de las FARC.
A pesar del alto número de militantes de la izquierda democrática asesinados por esa guerrilla, la ciudadanía no percibe nuestro absoluto y categórico rechazo a ese movimiento (...) Álvaro Uribe, las FARC, y otras minorías, temerosas de la justicia y de la verdad, se oponen a esta medida (...) Creo, además, que se debe realizar un debate por parte de la bancada parlamentaria del Polo sobre las FARC. Estoy decidido a plantear el debate en las próximas sesiones sobre las relaciones FARC con la clase política del Caquetá, para lo cual espero el apoyo de todo el Partido. Las FARC deben entender que ningún militante de la izquierda democrática de Colombia y el mundo les apoya si continúan su marcha de violencia y de muerte.” (Julio 3 de 2007, Berna, Carta al Doctor Carlos Gaviria, Presidente Polo Democrático)
En la entrevista para el periódico de El Tiempo, Gustavo Petro expone nuevamente sus ideas sobre las FARC, sintetizadas en 5 puntos por elpetro_con_santos.jpg periódico El Tiempo. Estas ideas representan la posición de derechas frente las FARC y la guerrilla en el PDA: “1. Es el país el que no debe cerrar las puertas de un dialogo. El Polo no es el que tiene que dialogar con las FARC son ellas las que tiene que dialogar con la sociedad colombiana, y eso no se está dando. Las FARC están en un proceso profundo de la degeneración de la política, que es lo que he dicho públicamente. 2. Eso está claramente definido en los estatutos, (del PDA) que no pueden ser simpatizantes de las FARC, ni de cualquier otro grupo.
En los estatutos hay una autorización expresa, que es la expulsión y no se permite la presencia de gentes que tengan vinculaciones con grupos ilegales. 3. No veo por qué, no es cierto ¿Quiénes están intentando acabar con el Polo? Las FARC quieren dividir al Polo para destruirlo. No les conviene porque saben que es la posibilidad de gobierno democrático que les haría perder su razón de ser.” (El Tiempo, 12 de Septiembre de 2007, Pág. 2)En el mismo orden han repuesto Samuel Moreno, (actual gobernante de Bogotá, por el PDA) Navarro Woolf (actual gobernante de Nariño, por el PDA) y compañía, pero sorprendentemente sus posturas son aun más derechistas. 
Samuel Moreno ha declarado varias veces que “Si las FARC estuvieran en disposición de llegar a un proceso de diálogo ya habrían liberado a las personas que mantienen secuestradas desde hace más de seis años y dejarían de atacar cobardemente a quienes sí se decidieron por la opción política y democrática”, (por ejemplo, el caso de Sélfides Fernández, concejal del PDA, asesinado por las FARC) Aunque si bien es cierto que las FARC han atacado al ELN y han asesinado a diferentes líderes de izquierda en estos últimos años estas posiciones no son correctas, especialmente el método y con los términos que se exponen.
De una forma parecida, Navarro escribió una carta a diferentes partidos de derechas, donde aparecen los nombres de los  “Doctores”: César Gaviria del Partido Liberal, Carlos Holguín del Partido Conservador, Samuel Moreno del Polo Democrático Alternativo, Juan Manuel Santos del Partido de la U, Germán Vargas Cambio Radical, Luis Alfredo Ramos de ALAS-Equipo Colombia, Alexandra Moreno del MIRA, en la cual consigna que: “El asalto de las FARC contra el Consejo de Rivera, Huila, y el asesinato de ocho de sus concejales, ayer, es parte de una inaceptable escalada de agresiones de esta organización contra la población civil, que en lo que va corrido del año supera ya las 30 víctimas mortales (...) Es un hecho: mientras que las mayorías en Colombia tenemos una voluntad de cambio, pero de cambio pacífico, los actores armados buscan imponernos su voluntad a punta de bala. Y no es posible que a la gente la sigan matando sin que nos solidaricemos, sin que salgamos a protestar a las calles. Quedarnos callados ante este espiral de violencia, permitir que nos doblegue el miedo o -peor aun- la indiferencia, es cerrar el paso a la democracia, es robar el futuro a nuestros hijos, es condenarnos a otros cien años de soledad y desesperanza.
Por ende, los convoco a ustedes, en su calidad de dirigentes políticos, candidatos y precandidatos presidenciales, a que reaccionemos colectivamente promoviendo una movilización nacional contra las agresiones de los actores armados a la población civil inerme, a que encabecemos una movilización masiva, vigorosa, fruto de un acuerdo suprapartidario por el respeto a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario. Impulsemos conjuntamente una gran movilización en Bogotá, el jueves 9 de marzo a partir de las cuatro de la tarde (y simultáneamente en otras ciudades, si ello fuera posible): una manifestación de camisas blancas y pañuelos blancos, sin color político, para defender el derecho a la vida.”
La anterior es la declaración más oportunista de las tres anteriormente citadas, lo que Navarro está pidiendo es una supuesta  coalición  contra las FARC, con apoyo de los partidos fascistas, infestados de parapolíticos, como el partido Alas Equipo Colombia, el Partido de la U o Colombia Democrática. Tal coalición “supraapartidista” por los DD.HH resulta un engaño a las masas  y más cuando este señor habla de la voluntad de las “mayorías en Colombia tenemos una voluntad de cambio, pero de cambio pacífico, los actores armados buscan imponernos su voluntad a punta de bala. Y no es posible que a la gente la sigan matando sin que nos solidaricemos.”Así que una coalición con los partidos fascistas, que en realidad no buscan ningún “cambio pacífico”, y si intentan imponerse a las “mayorías... a punta de bala”. Las masas deben confundirse más y más con las declaraciones del señor Woolf, en particular y sus compañeros en general.
De denunciar al canalla de Uribe pasan a llamar a su puerta para a hacer una colación por los “derechos humanos”. El problema aquí no es tanto criticar a las FARC, sino el proponer una coalición con nuestros  enemigos  de clase. La posición contraria en el PDA ha sido sostenida por miembros del PCC y el MOIR, que representan la izquierda frente a las posturas políticas con la guerrilla. No obstante, estos sectores no muestran con toda claridad la cuestión guerrillera a pesar de ser la izquierda en este punto. Tomemos una entrevista hecha por El Tiempo a Jorge Enrique Robledo, senador por el Polo Democrático, y miembro del MOIR, en la cual se sintetizan en unos puntos la postura izquierdista ante las FARC: “El programa del Polo consagra que somos partidarios de una solución política, dialogada, con los alzados en armas. Debe ser conversaciones entre el Gobierno y los insurgentes. 2. Para ser del Polo hay que aceptar su programa y sus estatutos, y en ellos se dice que no usaremos ni alentaremos la violencia para conseguir nuestros fines. 3. El Polo es por completo independiente de las FARC y de toda organización. Hay que temerle más al uribismo., que nos empuja a la derecha”
La diferencia esencial es que mientras cada vez la derecha se aleja más de proponer un proceso de paz y una solución política al conflicto armado, la izquierda, en contradicción, se mantiene en sus posturas de solucionar el conflicto armado por la vía de lo social y política, mediante un acuerdo de paz. Al parecer a muchos no parece importarle la cuestión de la paz, sin embargo, entre el programa político de todo partido colombiano se debe destinar varias hojas para las propuestas sobre la paz en Colombia. Finalmente el programa para la paz es determinante para la política en nuestro país, y por ende, en las consignas, la propaganda y la agitación tiene que reforzarse especialmente en esta materia.
Hay que explicar de qué forma se puede construir una paz verdadera, y desenmascarar a todos los enemigos de la paz que se disfrazan de blanco con armas en las manos. En cierta forma, ello implica comprender ya la grandes diferencias entre la izquierda y la derecha del Polo, que a algunos les parecerán pequeñas y reconciliables, pero en verdad la zanja luego irá creciendo: las dos alas en lentamente se irán contradiciendo. Teniendo en cuenta las dos fracciones una se deja llevar cada vez más por la presión de las clases poseedoras y los medios de comunicación, y sus propuestas terminaran minando la paz por las fuerzas de las clases oligarcas que los empujan, mientras la izquierda tendrá la posibilidad, tal vez, de radicalizarse más al ver la escisión fuerte, producto de la derecha.
En esta cuestión lo determinante es quien tienen el plan correcto para una de las reivindicaciones simples e históricas de la sociedad colombiana, y como llevarla a cabo. Aunque, en muchos casos Petro tenga razón respecto a la deformación política de las guerrillas, especialmente de las FARC, no se pude concluir que necesariamente se deban acabar con ellas  con las  fórmulas del fascismo, apoyando relativamente sus consignas guerreristas, que es en lo concreto en lo que termina las posiciones derechistas en el PDA.
Hay que promover un acuerdo negociado al conflicto armado teniendo en cuenta la historia de las guerrillas, los fines políticos que persiguen, y las relaciones entre sus reivindicaciones en el plano político con el pueblo, en base con estos resultados de un eventual proceso de paz. La postura de Carlos Gaviria, presidente del Polo, es relativamente correcta, cuando responde a la pregunta “¿Qué hacer con las guerrillas? Propiciar un acuerdo nacional para dos cosas. Uno, yo parto del reconocimiento de que existe un conflicto armado, (el gobierno siempre lo niega) de que tiene sus causas, y que dentro de las causas está la pobreza, la distribución inequitativa de la riqueza. Por tanto, un gran acuerdo nacional para hacer reformar sustancialmente el Estado en esa materia...” Aunque es imposible tal acuerdo nacional, la izquierda en el PDA tiene un punto a favor, que no por tal acuerdo y tales concepciones tiene algo en común con las propuestas del fascismo, no llama a su puertas a hacer acuerdos “suprapartidarios” con el mismo.
Hay que trabajar en tales aspectos (política de paz, acuerdo humanitario, etc.) para ganar posiciones favorables del ala izquierda, desenmascarar a la derecha y explicar a todos los trabajadores estos procesos. En todo lo que a la posición de nosotros frente a la guerrilla y sus  acciones  contra  el  fascismo incumbe, tenemos en cuenta que hay que estudiar las condiciones que Lenin estableció frente al particular, que ya hemos citado anteriormente. En nuestro caso concreto, el ELN está más cerca a estas posturas, puede intentar volcar su organización en milicias campesinas y obreras en auto defensas, lo cual es fundamental para la lucha contra el fascismo, en especial en los periodos en que este posee más fuerza e intentar subordinar su movimiento al de los trabajadores de las ciudades y semiciudades, donde se agrupa la gran mayoría de la población, y en la cual el ELN aun cuenta con apoyo de milicianos.
Del mismo modo lo debe hacer las FARC, aunque si  las posibilidades son pocas para el ELN, de asumir estas posiciones, para las FARC es mil veces más difícil y esto se debe finalmente a sus graves deformaciones políticas, burocráticas y de lumepenización. Las guerrillas deben de dejar de estar aisladas del movimiento de masas e integrarse a la lucha contra el fascismo apoyando la autodefensa obrera y campesina activamente, teniendo en cuenta las iniciativas de las masas, y acabar de una vez por todas con las acciones terroristas, el secuestro, el narcotráfico y el reclutamiento de niños.
Ilusiones democráticas y “legalismo”
Las ilusiones democráticas son “justas” en Suecia o Dinamarca, pero claro, son justas si retrocedemos el tiempo 20 años y si sufrimos de amnesia histórica. Pero el fetiche democrático, las ilusiones constitucionales, en la “izquierda democrática” de Colombia son un absurdo. Si hay una idea que tener clara cuando se lucha contra el fascismo es que precisamente aquel no es muy “democrático”, ni estos métodos sirven para combatirlo. Trágicamente, aun así, con fascismo, con la despótica historia de guerra que nos precede, hay muchos dentro del PDA como Carlos Gaviria, Gustavo Petro, entre muchísimos más, que comparten el fetiche democrático, las ilusiones constitucionales y el “legalismo”.
No es fortuito que el PDA se maneja bastante en líneas que dirigen la lucha más al terreno electoral y parlamentario que a la luchas en las calles, fabricas, universidades, colegios y campos, donde en verdad se decide en lo fundamental la lucha de clases y se miden las fuerzas entre revolución y la reacción fascista. Ya esto se ha probado en la actuación del paro nacional indefinido del 23 de Mayo del 2007 al 1 de junio (paro educativo), cuando el polo pidió a sus “bases” terminar la protesta y concertar con el uribismo estas medidas, puesto que el gobierno había dicho que la única manera de negociar era poniéndole fin al paro. Y ¿qué significa esto en concreto el desarme de las protestas? Se significa algo similar a que un ladrón al momento de robarnos nos diga, ¡dame tus cosas, y veremos luego si te las robo o no! Veamos que se escribe en relación a ello en el órgano del Partido de los Trabajadores: “(...) los partidos que forman parte del PDA y su dirección han cambiado la lucha directa y la movilización por la lucha parlamentaria, apoyándose en las derrotas, y cambiando la ilusión en que por esta vía será más fácil derrotar a las política neoliberales. El PDA en alianza con el Partido Liberal está realizando una campaña para recolectar 3 millones de firmas, de las cuales necesitan 1,5 millones, que se convoque un referendo para que la reforma a las trasferencias quede anulada (...) Con el referendo se generan expectativas en un mecanismo parlamentario que difícilmente será efectivo, en la medida en que el texto final de una ley si se gana el referendo, finalmente, lo tiene que redactar el parlamento de mayoría uribista (...) Los estudiantes secundarios con las tomas de colegios, y la participación en el paro empezaron a hacer suya la política de echar “al gobierno paramilitar”. Así se empezó a radicalizar el paro y a cuestionar no sólo al gobierno de Lucho Garzón en Bogotá, por acatar la orden de Uribe de desalojar los colegios a la fuerza.” (Unidad Docente del PST, Septiembre 2007, edición mensual, Pág. 2, 3,4)
Tal ha sido la actuación del PDA y sus ilusiones legalistas y constitucionales en diferentes etapas del desarrollo de la lucha de clases. Sin embargo, detengámonos en un sólo texto que ilustra en general las concepciones que reinan en las cabezas de los miembros de la dirección. En esta oportunidad estudiaremos el texto publicado en la página web del PDA, De acuerdos y soberbias, escrito por Gustavo Petro, donde podremos saber cuan criminal se volverán en ciertos momentos las políticas de estos señores. En una comparación bastante burda, la dirección del PDA actuará como procedió Mártov en el ala izquierda y Dan en el ala derecha del menchevismo en la revolución Rusa o el Partido Comunista en Mayo del 68, o Baduel y Heinz Dieterich en Venezuela (comparaciones se pueden hacer por miles). Ahora citaremos el texto e iremos anotando los errores consignados por Petro:“Cuando explote la narco burbuja, la sociedad colombiana experimentará un guayabo atroz. La historia económica no lo llamará el "efecto tequila", como en México, o el "efecto Menem", como en Argentina, sino que le pondrá un nombre mucho menos gratificante para nuestra dignidad nacional (...) Ese será el momento del Acuerdo Nacional porque la mayoría de la población lo respaldará como su formula. Como por arte de magia, uribistas y miembros de la oposición, fuerzas sociales diversas se juntaran en ideas comunes.
Lo que yo llamó los mínimos fundamentales por los pocos acuerdos pero fundamentales porque serán los imprescindibles para sacar a Colombia de la guerra y el guayabo.”De lo que primero nos habla Petro es de lo que será probablemente una situación revolucionaria o pre revolucionaria. “Cuando explote la narco burbuja, la sociedad colombiana experimentará un guayabo atroz.” Ya por estos meses se han sentido muchas tensiones en especial en las toldas de las clases dominantes, que se están agarrando en lo alto de sus palacios, a la vez, la situación económica del país apunta a una recesión, la inflación se está dando con unos bajísimos índices de empleo y con una recesión de la economía, una estanflación, también el pueblo en general a empezado o empezará a hacer oídos sordos a Uribe, no se puede vivir de palabras. De pronto a esta situación se refiere es señor Gustavo. Según Lenin, una situación pre revolucionaria, se caracteriza por una crisis en las alturas, un incremento de la miseria y la pobreza a niveles inimaginables y una inconformidad por parte de las masas, y es esto lo que está comenzando suceder embrionariamente, no inmediatamente, pero estas condiciones se están empezando a dar. Luego Petro escribe que “Ese será el momento del Acuerdo Nacional porque la mayoría de la población lo respaldará como su formula. Como por arte de magia, uribistas y miembros de la oposición, fuerzas sociales diversas se juntaran en ideas comunes”.
De modo que “como por arte de magia” el señor Petro nos dice lo que realmente el espera hacer cuando estalle la revolución en Colombia o se de la situación pre revolucionaria, según el senador, ese es el momento más indicado para logar un acuerdo... ¡Pero cuidado, Petro tiene una idea más monstruosa todavía! No se trata de la vieja fórmula de acordar con las supuestas burguesías progresistas, ni con los sectores de la pequeña burguesía, sino con “uribistas y miembros de la oposición, fuerzas sociales diversas que se juntaran en ideas comunes”. A razón de ello, lo que busca el señor Petro es convertir abiertamente esta situación prerevolucionaria, no en una perspectiva ni siquiera para que el Polo tome el poder, sino para un supuesto acuerdo nacional de salvación. Lo anterior es equivalente a que Fidel Castro en 1959, en el mes del triunfo hubiese propuesto un “gran acuerdo nacional”, para los grandes pero “mínimos acuerdos fundamentales”, y claro, contando con las toldas de Batista (uribistas), las comparaciones e pueden hacer por montones, pero en esencia el problema es el mismo, ¿es una situación revolucionaria un momento para acuerdos mínimos? No, no y no. La situación revolucionaria, como indica su mismo nombre es para la revolución no para conciliadores, ni derrotismo.
Continuemos: “Como por arte de magia, la inmensa mayoría de la población reconocerá que para acabar el hambre y disminuir la pobreza se deberá bajar el precio de los alimentos, y que eso se logrará produciendo más en más tierra, y subsidiando estatalmente a los productores. Y de pronto descubriremos que solo producimos alimentos en dos millones de hectáreas, pero que tenemos quince millones disponibles en tierras fértiles, solo que están allí improductivas porque son señoríos de las mafias, y que si utilizamos racionalmente esas tierras lograríamos nutrir toda la población urbana, y además exportaríamos más de 40 millones de toneladas a un mundo hambriento, y que además se podríamos democratizar el crédito a partir del incremento de la cartera agraria, y el saber de las universidades dedicadas a la investigación sobre el sector, y la industria en la forma agroalimentaria (...) De pronto entenderíamos que la paz y el fin de la guerra consistía simplemente en integrar a nuestros campesinos a las decisiones políticas y al progreso económico, entregarles las tierras de las mafias y convertirlos en prósperos granjeros con subsidios de toda la sociedad que valen menos que la guerra. Que la paz no era recibir manos sino entregar tierras y tractores.”En este caso se dejan ver más y más ilusiones, en consecuencia, deberíamos crear un término específico para este síndrome, que va más allá de los sueños democráticos y de todos los grandes delirios de los hombres a través de la historia.
Este molesto “ilusionismo” de Petro hace creer que de algún modo pacífico, mediante un acuerdo mínimo, conseguirá repartir las tierras que no ponen a producir los terratenientes entre los desplazados y los campesinos. Pero es imposible, el capital de los burgueses reposa en manos de los terratenientes y viceversa, su fusión es cuento viejo, no siendo poco, el capital extranjero también se ha fundido paulatinamente con la oligarquía (el caso del Tiempo o Babaría). Súmesele a lo anterior, la sangrienta lucha histórica que los terratenientes han hecho en contra del pueblo, ellos son los principales instigadores del paramilitarismo, más que los EE.UU. Históricamente, hasta se enfrentaron en el siglo XIX con los “burgueses” (artesanos, pequeños burgueses y trabajadores, más que burgueses) radicales a sangre y fuego (77 guerras civiles), que peculiarmente no predicaban la reforma agraria, no obstante, les declararon la guerra los hacendados.
Igualmente sucedió con la doctrina del New Deal, que rechazaron los propietarios de tierras, ni tampoco hicieron caso a EE.UU de repartir sus tierras para evitar la revolución, para rematar, cuando López Pumarejo en los 30s y 40s propuso la reforma agraria y negocio con los terratenientes, se llegó a un acuerdo, no se repartiría ni un ápice de tierras. ¡Ah! pobre Petro, el ilusionista. Prosigamos con el texto: “Tal es el talante del Acuerdo Nacional que me he atrevido proponer y que se aleja un tanto de la alianza simplemente anti uribista que propone Lucho, jalonada por el Partido Liberal y con él en su interior, o de la candidatura solitaria del Polo propuesta por Robledo y Carlos Gaviria a los que les atemoriza un poco juntarse con los diferentes a ellos mismos.”Aquí, Gustavo tilda a Lucho Garzón, un tipo que es  derecha dentro del PDA, de anti-uribista. Y a Carlos Gaviria y Robledo, de temerosos; los que representan la izquierda dentro del PDA. Este párrafo nos explica muy bien hacia qué tipo de política avanzan muchos sectores del Polo frente al fascismo.
Hay que recordar que Lucho Garzón y Petro hacen parte de un numeroso sector dentro de la anterior organización. En tanto, leamos lo siguiente: “Hoy dada la soberbia que inunda las toldas uribistas, el Acuerdo Nacional no es posible pero podemos dar pasos hacia él, si convocamos una gran convergencia democrática de diversos partidos y fuerzas políticas y sociales en pie de igualdad, un arco iris donde todos los colores son importantes pero ninguno domina a los demás.”Para terminar, el “ilusionista” realmente muestra lo peor de su gran Acuerdo Nacional, diciendo que: “Hoy dada la soberbia que inunda las toldas uribistas, el Acuerdo Nacional no es posible pero podemos dar pasos hacia él”.
Lo que quiere decir la anterior oración es que si bien el fascismo no quiere participar del proyecto “democrático” de Petro, por culpa de la soberbia del uribismo, tendremos que esperar... y luego podremos dar pasos hacia él en un futuro distante. Creo que este es el punto más alto a donde pueda llegar la política conciliadora y de colaboración de clases. ¿Esperar a que las toldas uribistas estén desilusionadas?, y pronto, ¿hacer una gran coalición con las mismas justamente cuando este desilusionadas? No sé que hubiera sido de Mao sin hubiera tenido al lado a Petro.
La conclusión es la siguiente: con los métodos ilusionistas y “legalistas” no se puede más que esperar una nueva arremetida en la lucha de clases. En las próximas oportunidades, las  clases  poseedoras puedan que nos envíen ya no al fascismo, sino a la dictadura policíaco militar, o a la escuela del reformismo sin reformas, que incluye represión. Si esa situación llegara no dudarían en utilizar a dirigentes como el propio Petro o Garzón. Lo que obtendremos serán políticas bastante parecidas a las de Lula, Bachelet, etc. En tiempos revolucionarios hay que decirles a los trabajadores, a los estudiantes, a los soldados de las capas bajas, a todo el pueblo, que la lucha no está en referéndums, acuerdos nacionales y votaciones, sino en la empresa, en la escuela y la universidad, en el cuartel y en las calles.     (El anterior texto fue extraído de la pág. Web del PDA. Lunes 23 de junio de 2008, http://www.polodemocratico.net/De-acuerdo-y-soberbias )
¿Cómo combatir el fascismo?
cut-colombia.jpgAcerca de a la  lucha contra el fascismo Ted Grant escribió que con “el resurgimiento de los fascistas, la tarea principal del movimiento obrero es educar y explicar a los trabajadores la naturaleza de clase del fascismo y su función como una fuerza de combate contra las organizaciones de la clase obrera. Pero explicar las raíces de clase y la función del fascismo no es suficiente. La clase obrera debe participar en el combate activo a los fascistas allí donde estos levanten la cabeza. Por eso es necesario que las organizaciones de la clase obrera agrupen a sus militantes alrededor de un programa de lucha contra las reuniones y propaganda antisemita, anti obrera, contra la prensa y otras actividades amenazadoras de los fascistas. (Ted Grant, La amenaza del fascismo. ¿Qué es? y ¿cómo combatirlo? http://www.elmilitante.org/content/view/4355/35/)
Al mismo tiempo Ted Grant expone que el primer paso real para la lucha contra el fascismo es el de “unir a todos los sectores del movimiento: laborismo, sindicatos, Partido Comunista, trotskista, cooperativas, en un frente único común de la clase obrera. Esta es la clave para una lucha triunfal contra la amenaza del fascismo. Diferencias fundamentales separan a estas organizaciones entre sí, pero frente al fascismo es, y debe ser, posible llegar a un acuerdo común en las formas de lucha, manteniendo el derecho a la libre crítica. Una tarea necesaria es la de organizar contra manifestaciones, reuniones y campañas de propaganda antifascista conjunta. El fascismo no hace distinción entre las opiniones de la clase obrera y la democracia. Busca destruir todos los partidos obreros de oposición ya sea laborista, comunista o comunista revolucionario. Defender y proteger las reuniones y locales de la clase obrera, a los judíos y otras minorías contra las provocaciones y ataques fascistas; crear un cuerpo de defensa de los trabajadores, basado en las organizaciones sindicales, culturales y políticas de la clase obrera. Esa es la tarea.” (Ibíd. www.elmilitante.org/content/view/4355/35/ )
Vale aclarar nuevamente que estas coaliciones no excluyen la crítica, ni la libre propaganda y agitación, y  por otro lado, no es una gran coalición con otros sectores de la burguesía, o algunas capas altas de la pequeña burguesía. El frente único dista muchísimo del famoso frente popular, que es fundamentalmente la coalición con los burgueses, nacionalistas, liberales, etc. Mientras que uno permite cohesionar a la clase obrera entorno a un objetivo común, el otro subordina el movimiento obrero a la burguesía. La justeza de estos métodos ha sido definitivamente demostrada por la historia.
En el libro la Enfermedad Infantil del Izquierdismo en el Comunismo,  Lenin explica el alcance real de esta política basándose en la historia del bolchevismo. En la misma forma, los diferentes órganos de la Internacional Comunista, antes de ser tomada por los estalinistas (1924), demuestran nuevamente la efectividad del frente único obrero, en especial en la lucha contra el fascismo. Ahora citaremos algunas declaraciones de la internacional para entender el carácter del frente único: “Solamente en la lucha por los intereses más simples, más elementales de las masas obreras podremos formar un frente unido del proletariado contra la burguesía. Sólo con esa lucha lograremos poner fin a las divisiones en el seno del proletariado, divisiones que constituyen la base sobre la cual la burguesía consigue prolongar su existencia. Pero ese frente del proletariado se tornará potente y apto para el combate únicamente si es sostenido por los partidos comunistas cuyo espíritu debe estar unido, ser firme y la disciplina sólida y severa. Por eso el tercer Congreso mundial de la Internacional Comunista, a la vez que lanza a los comunistas de todos los países al grito de “¡Hacia las masas, formad el frente único del proletariado!” les recomienda: “Conservad vuestras organizaciones puras de elementos capaces de destruir la moral y la disciplina de combate de las tropas de ataque del proletariado mundial, de los partidos comunistas.” (Los Cuatro Primeros Congresos de la Internacional Comunista, Grupo Germina en defensa del marxismo, Ediciones Internacionales Sedov, Pág. 113)
“El gobierno obrero (eventualmente el gobierno campesino) deberá ser empleado en todas partes como una consigna de propaganda general. Pero como consigna de política actual, el gobierno obrero adquiere una mayor importancia en los países donde la situación de la sociedad burguesa es particularmente insegura, donde la relación de fuerzas entre los partidos obreros y la burguesía coloca a la solución del problema del gobierno obrero a la orden del día como una necesidad política. En esos países la consigna del “gobierno obrero” es una consecuencia inevitable de toda la táctica del Frente Único.
Los partidos de la II Internacional tratan de “salvar” la situación en esos países predicando y llevando a la práctica la coalición de los burgueses y de los socialdemócratas. Los más recientes intentos realizados por algunos partidos de la II Internacional (por ejemplo en Alemania) negándose a participar abiertamente en un gobierno de coalición de ese tipo para a la vez hacerlo solapadamente, no son sino una maniobra tendiente a calmar a las masas que protestan contra esas coaliciones y un engaño sutil de que se hace víctima a la masa obrera A la coalición abierta o solapada de la burguesía y la socialdemocracia, los comunistas oponen el Frente Único de todos los obreros y la coalición política y económica de todos los partidos obreros contra el poder burgués para la derrota definitiva de este último. En la lucha común de los obreros contra la burguesía, todo el aparato de estado deberá pasar a manos del gobierno obrero y las posiciones de la clase obrera serán de ese modo fortalecidas.” (Ibíd. Pág. 139)
Hemos podido leer que en las tácticas autenticas no hay un átomo de oportunismo, ultra izquierdismo y “legalismo”. En cuanto a tales métodos, después de aclara su valor, pasemos a comprender algunas de nuestras particularidades en el proceso de lucha contra el fascismo en Colombia, para explicar que debemos hacer, con supremo tacto: En el tema referido a la táctica en Colombia, es muy importante descifrar los papeles de las organizaciones guerrilleras y el Polo Democrático Alternativo, y del mismo modo, en el programa, la agitación y la propaganda se debe tener en perspectiva el programa para la PAZ, a esto nos referimos por la importancia de poner fin al conflicto armado, y realizar el acuerdo humanitario. Evidentemente todo esto lleva al socialismo, sin embargo, hay que encontrar las consignas más claras y oportunas respecto a ello en el contexto colombiano y leer que psicológicamente las grandes masas exigen la paz, y en consecuencia, no podemos alejarnos de sus anhelos y peticiones, sino elevarlas a un nivel político, en el cual, propondremos una paz duradera y sincera: con pleno empleo, con tierras para los desplazados, jornaleros y campesinos, con nacionalización de los bancos y la industria, bajo control obrero, campesino (no incluimos la nacionalización de pequeñas y medianas propiedades, restaurantes, tiendas, etc.) y una salida renegociada al conflicto armado. Ahora bien, ya hemos dado nuestras perspectivas respecto al papel de las guerrillas: las anteriores tienen que actuar como apéndice del movimiento obrero, tratando de movilizarse como grupos de autodefensa obrera y campesina, y de una vez por todas acabar con prácticas que implican graves deformaciones burocráticas, y procesos de lumpenización, que están extremadamente ligados al narcotráfico y al terrorismo (en el sentido marxista de la palabra, no en el sentido “bushiano” y burgués). En tanto pasemos al papel del PDA y nuestras perspectivas frente a él.
Si el PDA es un partido que tiene una influencia grande en las masas y agrupa a estas bajo un programa que representa un cambio, en la psicología de los trabajadores, es justo trabajar en él. Aunque aquí surge la pregunta ¿Pero el PDA es un partido que nació hace tres años? Aun en estas circunstancias el PDA ha alcanzado acumular 18 congresistas, y ha ganado dos veces la capital en las elecciones. Y no siendo poco hacen parte de él varios sindicatos, movimientos sociales, y artistas de izquierda.
Sin embargo, veamos que grupos políticos, movimientos y sindicatos, integran el Polo: Fundado el 26 de Noviembre del 2005, en estos momentos y hasta ahora el Polo está integrado por el Frente Social y Político, que agrupa a al Partido Comunista, al Movimiento por los Derechos del Pueblo, a Dignidad Obrera, a Presentes por el Socialismo, a el Movimiento Popular de Mujeres, a el Colectivo Guillermo Marín, a el Partido del Socialismo Democrático, a la Federación de la Comuna, a la central obrera CUT , al sindicato UNEB, al sindicato ANTHOC y a la central Obrera USO, también el FSP reúne a artistas y ONGs. Por otro lado, el PDA está integrado por el Polo Democrático Independiente,  y el AP, que reúne al Movimiento Independiente Obrero, a la UD, a la Oposición de Colombia, y al AICO. A la vez hay un sin número de grupos pequeños que ejercen su influencia dentro del PDA.
De cierto modo peculiar el PDA ha logrado constituir el frente único, pero dentro de él existen elementos bastante externos y heterogéneos, provenientes más de la burguesía liberal, de las capas altas de la pequeña burguesía, que juegan un papel negativo en la coalición y por otro lado, elementos conciliadores de casi derecha como Garzón, que además no representan ninguna alternativa real y tienen detrás una base de medianos empresarios perfectamente inútiles. De lo anterior se desprende que cualquier movimiento, especialmente los más pequeños, que no se unan a la dinámica del PDA estarán en la bancarrota. El PDA está aglutinado a la izquierda, y los trabajadores no tienen a donde más mirar. En los próximos periodos el PDA será la única salida, el partido Liberal ha desparecido, y casi todos los demás restantes están el bolsillo del uribismo.
En una perspectiva bastante corta, el PDA se pude convertir en un fuerte partido de masas, sino es por decir que ya lo es, pues ha alcanzado cifras históricas en votaciones y en movilización. Que estos procesos se mantengan depende tanto de la influencia de los marxistas que se encuentran dentro de él, como de que se excluyan toda esa mano de sectores alabadores del uribismo y poco próximos a las aspiraciones más diáfanas de las masas. A razón de lo argumentado, la labor dentro del PDA debe ser de un carácter doble por no decir que triple: primero tenemos que organizarnos a fin de ser la corriente marxista del PDA, y organizar a la vez la Corriente Marxista Internacional en Colombia.
Tenemos que hacer un trabajo para luchar contra el fascismo, dando a conocer nuestras ideas y planes de acción y por supuesto actuando, y al mismo tiempo ir ganado a las masas del PDA, que exigen lógicamente del mismo más que fraseología democrática. En este sentido el PDA parece poseer un extraño carácter dual, puesto que a pesar de ser una coalición de partidos en la lucha contra el fascismo, se está convirtiendo en un partido único y de masas, que es lo más importante para los marxistas. De ahí extraemos la conclusión de trabajar en él, haciendo agitación por un programa socialista, por un trato implacable y certero contra el fascismo y Uribe, e ir lentamente  ganando a las masas que se estarán aglutinados en torno a este partido. En conclusión, hay que acabar con el fascismo y el capitalismo. Pero a la pregunta de ¿cómo hacerlo?, hemos dado la respuesta desde el aspecto general y a partir de nuestro modo particular: ¡El fascismo sólo se pude derrotar en las  calles, en la toma de fábricas, en los cuarteles y en los campos! Nuestra misión es explicar, explicar y explicar, y a la vez, actuar, actuar y actuar, sobre la base de la experiencia y la psicología de las masas, especialmente los trabajadores.
La situación en Colombia explotará pronto, probablemente en unos dos o cinco años estemos en una situación pre revolucionaria. Si estamos preparados daremos pasos de gigantes. Los marxistas tenemos  que lograr organizar una corriente de masas que se convierta en el ala izquierda del PDA y desde allí luchar decididamente con la bandera de las ideas de los marxistas, los trabajadores y la juventud revolucionaria. Si cumplimos el objetivo, estaremos preparados para nuevas etapas en la lucha de clases.
¡Por una política más decidida del PDA frente al fascismo!
¡Por una crítica severa de la izquierda contra elementos conciliadores del PDA!
minga20colombia.jpg
¡Por unificar más aún las luchas dentro del PDA para que lo más pronto posible se organice una huelga general!
¡Muerte al Fascismo! ¡Que viva el Socialismo!


Últimas Publicaciones