A continuación damos a conocer la declaración de los camaradas de Socialist Revolution (Revolución Socialista), la sección norteamericana de la Corriente Marxista Internacional, ante las recientes declaraciones del presidente de los EEUU Donald Trump, en los que planteó claramente la posibilidad de una intervención militar del imperialismo norteamericano para aplastar a la Revolución Bolivariana. 

 

Donald Trump ha prometido "fuego y furia como el mundo nunca ha visto" y no descartará un primer ataque contra la Corea del Norte, armada con armas nucleares. Al mismo tiempo, hizo la siguiente amenaza crudamente abierta contra Venezuela: "Tenemos muchas opciones para Venezuela. Y por cierto, no voy a descartar una opción militar. Tenemos muchas opciones para Venezuela. Este es nuestro vecino. Ya sabes, estamos en todo el mundo y tenemos tropas en todo el mundo en lugares muy, muy lejanos. Venezuela no está muy lejos y la gente está sufriendo, y está muriendo. Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una posible opción militar si es necesario ".

Donald Trump encabeza la máquina militar más poderosa que el mundo nunca antes haya visto, un aparato diseñado para matar y mutilar a escala industrial, que ha matado a no menos de 20 millones desde el final de la Segunda Guerra Mundial . Él gobierna el país con la población carcelaria más grande del mundo, una nación en la cual la pena capital y la brutalidad policial desenfrenada aterrorizan a millones. En el país más rico del planeta, millones no tienen acceso a la asistencia sanitaria básica, lo que lleva a miles de muertes evitables cada año. Donald Trump no se preocupa un poco por las "vidas perdidas" en Venezuela -que por cierto, se están perdiendo debido a la violencia directamente orquestada y aprobada por funcionarios estadounidenses que actúan en nombre de la contrarrevolución en Venezuela-.

Durante casi dos décadas, Venezuela ha sido un ejemplo de cómo las cosas podrían hacerse de manera diferente. Una y otra vez, las masas revolucionarias han asumido sus destinos en sus propias manos, desafiando al imperialismo, a la oligarquía, y luchando por reorganizar la sociedad a lo largo de líneas más democráticas y participativas. Mientras que en Venezuela la Revolución utiliza los ingresos del petróleo para eliminar el analfabetismo y proporcionar atención médica para todos, en los Estados Unidos, a los trabajadores se les obliga a pagar billones en impuestos para financiar las guerras en Irak y Afganistán y rescatar a los bancos y compañías de seguros. Esta es la conducta que sobre todo debe ser aplastada. Pero durante demasiado tiempo, el liderazgo de la revolución ha vacilado, comprometido, conciliado y tomado medidas a medias. A pesar de sus asombrosas reservas de entusiasmo revolucionario, esto ha llevado a un cierto e inevitable cansancio entre capas importantes de las masas.

Esta es la oportunidad por la cual los reaccionarios han estado trabajando sin cesar durante años. Para el imperialismo norteamericano y la oligarquía ¡basta es basta! ¡Basta de la gente común creyendo que tienen un derecho soberano a decidir colectivamente sus destinos! ¡Basta de inestabilidad y amenazas a la propiedad privada y a las ganancias! Ahora es el momento de desgastar y estrangular la revolución -y una vez de vuelta en el poder, ahogarla en ríos de sangre-. ¡Ésta es la verdadera cara del "humanismo" imperialista!

Muchos liberales se opusieron vehementemente a la intervención estadounidense en Venezuela cuando GW Bush estaba en el poder, sólo para callar misteriosamente una vez que Barack Obama fuera elegido. Pero seamos claros: tanto los demócratas como los republicanos son partidos del imperialismo y la intervención contrarrevolucionaria contra la revolución venezolana no se redujo en absoluto bajo Obama, aunque la retórica pública agresiva se atenuó. Junto con operaciones encubiertas destinadas a sabotaje y desestabilización, la administración Obama envió millones de dólares para "apoyar los esfuerzos de creación de la competencia política" en Venezuela, no menos de $ 5 millones en 2014 solamente. A pesar de todas sus lágrimas de cocodrilo por la intromisión rusa en las elecciones estadounidenses, los liberales no tienen ni una palabra que decir sobre la interferencia directa de la CIA y la Embajada de Estados Unidos en los asuntos políticos de Venezuela.

La revolución venezolana sólo tiene una fuente fiable de apoyo: la clase obrera mundial y sobre todo la clase obrera estadounidense. Las acciones de las masas en los últimos 15 años en Venezuela han sido una fuente de inspiración y entusiasmo para millones de estadounidenses, que no son en absoluto un "bloque reaccionario" como algunos de la izquierda han afirmado escandalosamente. No olvidemos que en el país del "Temor Rojo" y del McCarthysmo, millones de personas ahora favorecen al socialismo sobre el capitalismo y salieron en masa el año pasado para apoyar a un candidato que pide "una revolución política contra la clase multimillonaria". La completación de la revolución socialista en Venezuela -a través de la expropiación de la industria, los bancos y las tierras en manos de terratenientes, bajo el control democrático de los obreros y campesinos- tendría un efecto electrizante en las Américas, incluso en Estados Unidos. No es demasiado tarde para que los trabajadores venezolanos, los campesinos y los pobres lleven al mundo a un futuro socialista.

Ninguna revolución en América Latina o en todo el mundo estará a salvo hasta que el capitalismo y el imperialismo sean enterrados de una vez y para siempre. Si bien la revolución socialista será necesariamente un proceso mundial, la clase obrera estadounidense tiene un papel único e indispensable que desempeñar. Así como la guerra es una extensión de la política por otros medios, la política exterior es una extensión de la política interna -¡un gobierno capitalista en el poder significa políticas pro-capitalistas en casa y en el extranjero!- Debemos unirnos con nuestros hermanos de clase en lucha contra nuestro enemigo común: Trump y los capitalistas de todo el planeta. Sólo cuando los trabajadores estadounidenses tengan un control directo sobre la política y la economía del país, podremos relacionarnos con el resto del mundo sobre la base de la solidaridad, la fraternidad y la igualdad, y no sobre la base de la explotación, a la dominación y a la intimidación. Como parte de una Federación Socialista de las Américas, los pueblos de las Américas trabajarán juntos para eliminar la pobreza, el desempleo, la guerra, el analfabetismo, el hambre y las enfermedades.

Si queremos seriamente que Estados Unidos mantenga sus manos fuera de Venezuela, debemos luchar y ganar la lucha por el socialismo aquí mismo, en el vientre de la bestia.

Manos fuera de Venezuela!
¡Solidaridad con la Revolución Venezolana!
¡Por una Federación Socialista de las Américas y del Mundo!
¡Viva la revolución socialista mundial!

Firmado,

EE.UU. Manos fuera de Venezuela
Sección estadounidense de la Corriente Marxista Internacional
Juventud para el Socialismo Internacional

12 de agosto de 2017