Mientras escribo estas líneas el drama en Francia acaba de ser llevado a un sangriento clímax final con la muerte de los dos hombres que asesinaron al personal de Charlie Hebdo. Este desenlace era tan inevitable como el final de una tragedia griega. No había ninguna perspectiva realista de cualquier otra. Tres días de intenso drama que capturaron la atención del mundo han terminado con veinte muertos, un número aún desconocido de heridos y una nación en estado de trauma.

Entre los muertos estaba uno de los dos individuos armados que habían tomado rehenes, entre ellos mujeres y niños, en un supermercado judío el jueves, al parecer, en solidaridad con los asesinos de Charlie Hebdo. Estos últimos, después de una persecución de vastas proporciones que movilizó a toda la policía francesa y parte del ejército, fueron finalmente atrapados en una fábrica en la que, después de un asedio de ocho horas, cayeron bajo una lluvia de balas. Esto fue seguido inmediatamente por un asalto al supermercado en el que un hombre armado y cuatro rehenes murieron. El destino del acompañante del hombre armado era desconocido en el momento de escribir este artículo.

Como una roca pesada arrojada a un lago, los acontecimientos de Francia continúan enviando ondas de choque que se han extendido por toda Europa y más allá. Esto comenzó el 7 de enero, cuando dos hombres armados irrumpieron en las oficinas de París de Charlie Hebdo, un periódico conocido por sus polémicas caricaturas satíricas, y mataron a tiros a diez miembros de su plantilla. Dos oficiales de policía también murieron. Estas acciones provocaron una ola de ira y repugnancia, que fueron condenadas por su brutalidad y como un ataque deliberado contra la libertad de expresión.

Como marxistas condenamos esto sin reservas. Pero no vamos a participar en el coro hipócrita que está siendo orquestado por personas que no tienen derecho alguno a condenar el terrorismo asesino del que ellos mismos son responsables de forma muy significativa.

¿Qué defensa le fue proporcionada al personal de Charlie Hebdo? Era bien sabido que eran un blanco principal para un ataque de estas características. Sus abiertas críticas del Islam ya habían dado lugar a repetidas amenazas y su oficina ya había sufrido un ataque con bombas incendiarias en 2011. Sin embargo, en el momento fatídico en que sus asesinos se acercaron a la puerta, su única "protección" se componía de dos policías desarmados, los cuales fueron asesinados a tiros, uno de ellos rematado en el suelo donde yacía herido.

Sea quien sea quien lo organizara, no fue un ataque aleatorio. Los asesinos parecen haber tenido un conocimiento muy detallado tanto de la distribución del edificio como del día exacto y la hora en que el equipo de redacción estaría presente. Según los informes, llamaron de manera ofensiva a los dibujantes por su nombre antes de acribillarlos con un Kalashnikov. Escenas de vídeo mostraron a los asesinos gritando "Hemos vengado al profeta Mahoma" cuando salían del edificio.

Muy rápidamente se reveló que los asesinos eran dos hermanos Said y Chérif Kouachi, nacidos en Francia y de origen argelino. ¿Por qué se revelaron sus identidades tan pronto? Resulta que ellos eran bien conocidos por los servicios de inteligencia franceses. Chérif Kouachi fue condenado a 18 meses de prisión en 2008 tras ser declarado culpable de cargos de terrorismo por ayudar a combatientes de la insurgencia iraquí.

En mayo de 2010, la policía arrestó a Chérif Kouachi, Djamel Beghal y una serie de otros asociados en la sospecha de actividad terrorista. La fiscalía subrayó que Beghal había desempeñado un papel influyente en la radicalización de Kouachi, que fue caracterizado como un "pupilo" que había gravitado hacia Beghal. Las redadas policiales en la casa de Kouachi descubrieron videos con discursos de miembros de al-Qaeda. El historial de navegación de Internet de Kouachi reveló una serie de sitios islamistas y yihadistas relacionados.

Más tarde se reveló que los dos hombres también estaban en una lista de sospechosos de terrorismo en los EE.UU.. Pero a pesar de esto pudieron llevar a cabo su plan mortal con una facilidad sorprendente. Si los dos hombres eran sospechosos de un nivel bastante alto, ¿cómo pudieron llegar, armados hasta los dientes, a la puerta de una revista que se sabía que era un objetivo importante para los terroristas yihadistas? ¿Quién estaba a cargo de su vigilancia? Esto plantea muchas preguntas, pero hasta ahora no ha habido respuestas.

El presidente François Hollande declaró tres días de duelo nacional. Las banderas ondearon a media asta, y un minuto de silencio fue observado en todo el país. Las campanas de Nòtre Dame doblaron por los fallecidos e incluso las luces de la Torre Eiffel fueron apagadas. El presidente juró por lo más sagrado que los asesinos serían perseguidos y llevados ante la justicia, y ordenó una movilización total de las fuerzas del Estado para defender los edificios públicos, mezquitas y otros objetivos potenciales.

Sin embargo, todo esto llegó un poco tarde para las víctimas desafortunadas que fueron masacradas como ovejas el miércoles pasado. Uno se sorprende de por qué todas estas medidas no se tomaron antes. En un discurso en el que elogió póstumamente a los periodistas muertos, un Presidente lloroso los llamó "héroes en la lucha por la libertad de expresión". Es una lástima que ni él ni sus "sirvientes" en los servicios de Inteligencia y de la policía mostraran mucha consideración por la seguridad de estos héroes cuando estaban vivos.

¿Por qué lo hicieron?

¿Qué motivó a estos hombres que hacer una cosa así? Chérif Kouachi dijo hace algún tiempo que estaba indignado por la tortura de prisioneros iraquíes en la prisión estadounidense de Abu Ghraib, cerca de Bagdad. Ahora aparece en el papel de un verdugo jihadista. Que existe una relación causal entre los asesinatos en París y la Jihad extranjera no es un secreto. Muchos se han radicalizado y entrenado en Medio Oriente, Afganistán, Pakistán y Yemen.

En el período reciente, Siria se ha convertido en el principal destino para los aspirantes a yihadistas procedentes de Europa. Parece que el mayor contingente de combatientes europeos en Siria viene de Francia, lo que no es sorprendente, dada su población musulmana considerable. Todo esto está claro. Pero, ¿quién es el responsable? Se olvida convenientemente que hace sólo un par de años, Occidente (Francia incluida) presentaba a los yihadistas de Siria como "luchadores por la libertad" que llevaban a cabo una lucha heroica contra el régimen tiránico de Assad. Lo que ahora se llama el EI (Estado Islámico) recibió apoyo, dinero y armas de los norteamericanos, los británicos, los franceses, así como de los saudíes y qataríes.

Ahora, estas mismas personas están siendo denunciadas como bárbaros y salvajes ¿Por qué? Porque decapitaron a varios prisioneros occidentales. Sin embargo, estas mismas personas han estado matando, decapitando y crucificando en Siria desde hace años ¿Estaban los medios de comunicación occidentales "libres" tan ciegos, sordos y mudos, que no sabían nada de estas cosas? ¿O es que los luchadores por la libertad se convierten en salvajes sólo porque decapitan a ciudadanos de las democracias occidentales? Es suficiente plantear la cuestión para que quede expuesta en toda su horrible desnudez la hipocresía cínica y la doble moral de los imperialistas.

Recordemos que los señores Blair y Bush justificaron la invasión de Irak con el argumento de que se trataba de una "guerra contra el terror". Se suponía que el objetivo declarado era proteger a los Estados Unidos y Europa de ataques terroristas. Más de una década ha pasado desde la invasión de Irak y la amenaza terrorista, en lugar de desaparecer, es peor ahora que antes.

Se suponía que la invasión de Irak iba dirigida contra Al Qaeda, pero antes de que los estadounidenses entraran en Bagdad, no existía Al Qaeda en Irak. Ahora, gracias a la invasión y al caos que ha traído, Al Qaeda y otros grupos tienen un punto de apoyo muy firme en Irak, que están en el proceso de transformar en una base con la que se proponen organizar ataques terroristas en toda Europa y otros lugares .

La referencia de Chérif Kouachi a Abu Ghraib es altamente significativa. De acuerdo con Bush y Blair se suponía que la invasión de Irak representaba una victoria de la democracia sobre la tiranía. En su lugar, una tiranía fue reemplazada por otra aún peor. Los ocupantes extranjeros trataron a los iraquíes como a un pueblo conquistado. Fueron arrestados y detenidos sin juicio en agujeros infernales como Abu Ghraib. En esa prisión notoria los estadounidenses torturaron, humillaron y asesinaron a iraquíes. Las imágenes de estas abominaciones realizadas por los representantes de la civilización democrática, cristiana, y occidental fueron vistas en todo el mundo y, sin duda sirvió para enfurecer a muchos jóvenes musulmanes algunos de los cuales se arrojaron así en brazos de los yihadistas.

Tampoco se puede reducir esto a las acciones de un pequeño número de estadounidenses sin escrúpulos. Los británicos fueron igualmente brutales en su trato a los detenidos en Irak. En cuanto a los estadounidenses, lo que ahora es de conocimiento público, la CIA practicaba la tortura a una escala masiva ¡Una publicidad verdaderamente maravillosa de las bendiciones de la democracia occidental! No hace falta decir que nada de esto puede justificar el brutal atentado terrorista cometido el pasado miércoles en París. Pero no olvidemos que muchas mayores atrocidades han sido perpetradas por el imperialismo en Irak, Afganistán y otros países. Y todavía están siendo perpetradas al día de hoy

De esta manera, el imperialismo ha actuado como el sargento de reclutamiento más eficiente de los terroristas yihadistas. La responsabilidad del imperialismo no termina ahí. No se es consciente por lo general de que los talibanes y Al Qaeda fueron organizados, armados y financiados por los norteamericanos y sus títeres de Pakistán y Arabia Saudita, con el fin de luchar contra los rusos en Afganistán en la década de 1980.

Los crímenes del imperialismo

Las acciones del imperialismo han causado el caos y el derramamiento de sangre en todas partes: en Irak, en Siria, en el norte de Nigeria, en Afganistán y Pakistán. En todos estos países masacres y atrocidades mil veces peores que la perpetrada en París ocurren todos los días. Se han vuelto tan común, tan normal, que apenas se informa ya de ellas en la prensa occidental. Pero al desestabilizar Oriente Medio y el Norte de África, los imperialistas han creado monstruos, y tarde o temprano sus crímenes en tierras extranjeras estarían obligados a volver en su contra en su misma casa.

El imperialismo francés originalmente se mantuvo al margen de la guerra en Irak, persiguiendo su propio juego en Oriente Medio con gran molestia para los norteamericanos. Pero en los últimos años Paris se ha "subido a bordo" y ahora aspira a usurpar la "relación especial" de Gran Bretaña con los EE.UU. - que es la de actuar como el perrito faldero de Washington. Se ha sumado con entusiasmo a la coalición liderada por Estados Unidos que está bombardeando posiciones del ISIS en Irak. Antes de eso, respaldó el derrocamiento de Gadafi en Libia, que ha llevado a una situación caótica en la que diferentes grupos yihadistas han invadido gran parte de la región sahariana y subsahariana, y amenazan el norte de Nigeria. Esto ha convertido a Francia, con la mayor población musulmana de Europa (4-5 millones), en un objetivo prioritario para el terrorismo yihadista.

Ahora por fin los pollos han vuelto al gallinero, sólo que estos pollos particulares ponen bombas en lugar de huevos. Los servicios de seguridad de Francia y de toda Europa, se enfrentan a un escenario de pesadilla. Habiéndose convertido en expertos de todas las artes de la muerte, el asesinato y el caos, la ex "luchadores por la libertad" (ahora conocidos como "extremistas peligrosos"), están regresando a casa, inflamados por la sed de venganza y el odio a todo lo occidental. Se mezclan con la población y permanecen invisibles hasta que emergen, como lo hicieron en París el pasado miércoles, para dar a los ciudadanos europeos un poco del sabor de la vida en la actual Siria. Como una mujer francesa señaló, "Oriente Medio ha llegado a Europa".

El jefe de la Inteligencia Británica advirtió de una "mayor amenaza de ataques terroristas en Gran Bretaña" y admitió de manera fatalista que era "imposible impedir todos los ataques". Estas palabras no serán de ninguna comodidad para la gente común de Francia o Gran Bretaña, que no tienen responsabilidad por los crímenes del imperialismo pero que serán las principales víctimas de los atentados terroristas sangrientos que fluyen inevitablemente de ellos. Los terroristas elegirán naturalmente objetivos "blandos" que involucran objetivos civiles, no militares. Por supuesto, es mucho más fácil asesinar a la redacción de Charlie Hebdo que hacer estallar aviones o dirigirlos contra las Torres Gemelas.

¿Un choque de culturas?

A los periodistas occidentales les gusta ver este conflicto como un "choque de culturas", es decir, un choque entre los valores del Iluminismo democrático (occidental) y la oscurantista barbarie (islámica). Este pensamiento reconfortante les sirve como justificación conveniente para respaldar el debilitamiento o incluso la supresión de las libertades civiles en casa (esto se conoce como "la defensa de la democracia") y el lanzamiento de repetidas aventuras militares en el extranjero (conocidas como "la guerra contra el terror"). Por extraño que parezca, los yihadistas ven el conflicto exactamente de la misma manera, a excepción de que ellos se consideran en lo correcto y Occidente no.

Los medios de comunicación expresan conmoción y horror ante la barbarie del llamado Estado Islámico (EI) con su decapitación de prisioneros que se glorifica en vídeos enfermos y asesinos, y en la carnicería infligida sobre Afganistán y Pakistán por los talibanes. Todo esto se atribuye al fundamentalismo islámico. Pero el fanatismo religioso no es un monopolio del Islam ¿Los colonos judíos en Palestina no justifican sus provocaciones atroces citando textos religiosos?

Y hay un montón de fanáticos religiosos en el cristianismo cuyos crímenes son mucho mayores que los perpetrados por el EI o los talibanes. Se dice que Tony Blair y George W Bush se sentaron a rezar juntos antes de ordenar el bombardeo de Irak y luego se retiraron a dormir con la conciencia tranquila. Más que nadie estos dos hombres (ambos cristianos devotos, se nos dice) son responsables del sangrienta marasmo de Medio Oriente.

Las prostitutas a sueldo de los medios de comunicación, día tras día, repiten fielmente el mensaje transmitido por sus amos (esto se conoce como "libertad de prensa"), con sus titulares sombríos en televisión y los periódicos, y sus incesantes advertencias de amenazas terroristas, reales o imaginarias. Como resultado, la sociedad está tan atenazada por el temor que se convierte en una obsesión mórbida. En este contexto, los asesinatos de París naturalmente conducen a sentimientos de ira e indignación.

Los principales beneficiarios serán los partidos de derechas, anti-inmigración y racistas como el Frente Nacional en Francia, el partido de Wilders en Holanda y UKIP en Gran Bretaña. Como expresión del callejón sin salida del capitalismo, el sentimiento, sobre todo contra los inmigrantes - especialmente del tipo anti-musulmán- se está extendiendo como un vapor venenoso en toda Europa. Brutales atentados terroristas como el de París proporcionan alimento a esta enfermedad. A pesar de su aparente oposición, los nacionalistas de derecha y los islamistas se apoyan el uno al otro y se alimentan mutuamente. De hecho, son la cara y la cruz de la misma moneda reaccionaria.

La crisis del capitalismo ha llevado a una capa de jóvenes de origen inmigrante hacia los islamistas en el período pasado. La causa raíz tiene poco que ver con la religión, pero mucho que ver con la pobreza, la falta de perspectiva para el futuro y la decadencia general de la sociedad, agravada por los ataques racistas y el matonismo de la policía. Pero el factor más decisivo ha sido el fracaso total de la los sindicatos y la izquierda para ofrecer una salida a la juventud inconformista. Peor aún, los dirigentes reformistas han caído en la misma línea de los nacionalistas de derechas y han olvidado por completo una política de clase. El hecho de que los dirigentes del PCF estén abogando por la Unidad Nacional da testimonio elocuente de este hecho.

Decadencia capitalista y terrorismo

Vivimos en una época en la que el capitalismo está mostrando todos los síntomas de decadencia senil. Ya no es capaz de desarrollar las fuerzas productivas como lo hizo en el pasado, y ha llevado a la humanidad a un callejón sin salida. Las fuerzas productivas están estancadas o en declive. Millones de personas están condenadas a una vida de pobreza, hambre y desesperación, mientras los ricos se vuelven cada vez más ricos obscenamente. 85 multimillonarios poseen más riqueza que la mitad de la raza humana.

En su agonía, el capitalismo enfermo amenaza con arrastrar a toda la humanidad al abismo. Una guerra sigue a otra guerra. La EE.UU. gastan 640 mil millones cada año en armas mientras millones carecen de alimentos, ropa y vivienda, o incluso de agua limpia para beber. Este régimen de explotación criminal engendra guerras, como las guerras que han devastado Irak y Afganistán. Exacerba los antagonismos nacionales y fomenta el racismo, el chovinismo y la xenofobia. Es en este contexto que debemos ver la propagación del terrorismo como un fenómeno global que se asemeja a una pandemia aterradora para la que no hay antídoto conocido.

El marxismo explica que el terrorismo es un reflejo de las profundas contradicciones de la sociedad. En el siglo XIX los terroristas rusos realizaron una campaña de atentados y asesinatos dirigidos contra el régimen zarista. Sus métodos eran incorrectos y contraproducentes. Pero eran revolucionarios sinceros que estaban dispuestos a morir por sus creencias. Estos jóvenes idealistas no mataban mujeres y niños. Ellos seleccionaban sus objetivos con gran cuidado, apuntando con sus balas y bombas exclusivamente contra altos funcionarios zaristas, generales, jefes de policía, connotados torturadores y delatores.

A menudo, después de llevar a cabo una acción terrorista se entregaban voluntariamente a la policía. Se comportaban como santos revolucionarios. Pero aunque Lenin los elogió por su valentía, siempre condenó los métodos del terrorismo individual como contraproducentes e incompatibles con la lucha revolucionaria del proletariado. La historia demostró que Lenin tenía razón y los terroristas no.

En nuestra época, como en la Rusia zarista, el terrorismo es una expresión de las contradicciones insolubles que se han acumulado durante décadas. Pero el terrorismo moderno tiene un carácter totalmente diferente al de la vieja Voluntad del Pueblo.

El terrorismo hoy en día, como una gangrena que se forma en un organismo que se está muriendo poco a poco, no es una expresión de esperanza, sino de desesperación. No hace avanzar la conciencia revolucionaria de las masas, sino la retrasa. No une a los trabajadores en su lucha contra sus explotadores comunes, sino extiende la división y el odio de los trabajadores de una nacionalidad, idioma o religión, y los de diferentes nacionalidades o creencias. En resumen, no es progresivo sino retrógrado. No es revolucionario sino contrarrevolucionario.

No hay ni una pizca de contenido progresista en las acciones terroristas monstruosas de los yihadistas. Lejos de herir el imperialismo, ayudan a fortalecerlo. El presidente François Hollande no perdió tiempo en denunciarlo como "un ataque terrorista" de "extrema barbarie". No hay duda de que tratará de utilizarlo para impulsar el apoyo público para sus aventuras militares en Siria y África - aventuras que tienen como objetivo, no la defensa de los ciudadanos de Francia o de esos países, sino sólo aumentar el poder del imperialismo francés en esas áreas. Esta intervención proporcionará motivos para nuevos ataques terroristas y aún más mortales en suelo francés.  

Estas acciones terroristas han jugado a favor de los intereses de la derecha y proveen la ayuda más valiosa a los grupos de presión anti-inmigración y racistas. Ya hemos visto grandes manifestaciones anti-islámicas en Alemania. El peligro de una reacción violenta contra los musulmanes en Francia es demasiado real. Ya ha habido informes de ataques racistas en partes de Francia. Tres granadas fueron lanzadas contra una mezquita en la ciudad de Le Mans, al oeste de París.

También hubo una explosión en un restaurante de kebab cerca de una mezquita en la ciudad francesa oriental de Villefranche-sur-Saone en la mañana del jueves. En el barrio de Port-la-Nouvelle, cerca de Narbona en el sur de Francia, se efectuaron varios disparos en dirección a una sala de oración musulmana, poco después de las oraciones de la tarde. La sala estaba vacía y afortunadamente no hubo víctimas. Pero es sólo una cuestión de tiempo antes de que esta atmósfera de persecución conduzca a daños y muerte.

Mientras tanto hubo otro incidente en el que murieron dos policías; y un hombre armado, obviamente vinculado a los hermanos Kouachi, tomó rehenes en un supermercado judío en París. Todo esto también ha impulsado al populista Frente Nacional de Marine Le Pen, que no perdió tiempo en pedir un referéndum sobre la pena de muerte. Muchas encuestas sugieren que podría entrar en la segunda ronda de votación en las elecciones presidenciales de 2017. Esto proporcionará munición a cada partido racista y anti-inmigración en Europa. En Francia, la comunidad musulmana vive ahora bajo la sombra del miedo.

El marxismo contra el oportunismo

Algunas personas insensatas, que por alguna razón se consideran marxistas, no han comprendido la naturaleza reaccionaria real del terrorismo islamista. Se imaginan que porque los yihadistas maten a los estadounidenses significa que son "anti-imperialistas". Algunos han ido tan lejos como para coquetear con las organizaciones islamistas e incluso tratar de hacer el marxismo compatible con el oscurantismo religioso. Un buen (o más bien malo) ejemplo de esto es el SWP británico, una organización que detrás de una fina capa de pseudo-marxismo siempre se caracterizó por una falta total de principios y por un oportunismo extremo.

El SWP comenzó a coquetear con los islamistas y yihadistas durante el período en que el imperialismo de Estados Unidos lanzó su asalto contrarrevolucionario contra el régimen progresista que surgió de la Revolución de Afganistán de 1978. Con este fin, Washington movilizó a todas las fuerzas reaccionarias de la sociedad afgana: los terratenientes feudales, jefes tribales, prestamistas y, en particular, los mulás. Estos mafiosos contrarrevolucionarios fueron armados y entrenados por la CIA y la inteligencia militar paquistaní (ISI) y generosamente financiados por la monarquía saudita reaccionaria. Sin embargo, el SWP se tragó por completo cada línea de los medios burgueses de que eran "luchadores por la libertad". Eso fue una traición a los principios más elementales del socialismo y de la lucha anti-imperialista.

Posteriormente, el SWP apoyó a la Hermandad Musulmana en Egipto y continuó respaldándola hasta que fue derrocada por el movimiento de las masas egipcias en el verano de 2013. Esta capitulación ante el islamismo, que se puede ver en otros grupos de la izquierda, no puede justificarse sobre la base de la lucha contra el racismo. Es nuestro deber defender a los musulmanes contra los ataques racistas. Pero no es en absoluto nuestra obligación borrar la diferencia entre el marxismo y el oscurantismo religioso, y menos aún fomentar ilusiones en proporcionar cobertura a los islamistas reaccionarios como movimientos "anti-imperialistas".

El hecho de que un grupo yihadista pueda oponerse al imperialismo no necesariamente significa que sea progresista. Uno puede oponerse al imperialismo por todo tipo de razones. Los fascistas alemanes en la década de 1920 participaron en la lucha contra la ocupación francesa del Ruhr bajo la bandera del nacionalismo y la independencia alemana  ¿Eso los convertía en una fuerza progresista?

No hay nada nuevo en todo esto. Lenin se expresó muy claramente sobre el tema en su proyecto de Tesis sobre la cuestión nacional y colonial en el Segundo Congreso de la Internacional Comunista. Citamos los párrafos pertinentes:

"11) En relación con los estados y las naciones más atrasadas, en el que dominan las relaciones feudales o patriarcales y patriarcal-campesinas, es particularmente importante tener en cuenta:

"En primer lugar, que todos los partidos comunistas deben ayudar al movimiento de liberación democrático-burgués en estos países, y que el deber de prestar la asistencia más activa incumbe principalmente a los trabajadores del país del cual es colonialmente o económicamente dependiente la nación atrasada;

"En segundo lugar, la necesidad de una lucha contra el clero y otros elementos reaccionarios y medievales influyentes en los países atrasados;

"En tercer lugar, la necesidad de combatir el Pan-islamismo y tendencias similares, que se esfuerzan por combinar el movimiento de liberación contra el imperialismo europeo y norteamericano con un intento de fortalecer las posiciones de los Jans, los terratenientes, los mulás, etc." (El subrayado es mío, AW)

Uno podría pensar que todo esto estaba perfectamente claro. Sin embargo, al tratar de congraciarse con la Hermandad Musulmana y otros islamistas, el ideólogo del SWP Chris Harman realmente escribió un libro con el título de "El profeta y el proletariado" que intenta embellecer el islamismo radical. Aquí realmente sondeamos las profundidades de la degeneración oportunista. El SWP comete un pequeño error: confundir la revolución con la contrarrevolución. Por desgracia, no son los únicos.

¡No a la "unidad nacional"!

En un discurso televisado el 7 de enero, el presidente francés, François Hollande, llamó a la unidad nacional y designó el 8 de enero como día de luto nacional. Declaró que "toda la república está amenazada" por el ataque, pero prometió que "la libertad siempre será más fuerte que la barbarie". Nicolas Sarkozy, el ex presidente, denominó el atentado un "acto abyecto" y un "ataque a nuestra democracia". Así, todos los partidos del Establishment acordaron enterrar sus diferencias con el fin de combatir al "extremismo" y defender la democracia bajo la bandera de la "unidad nacional".

Se ha convocado una manifestación el domingo 11, que Hollande, cuando fue preguntado por Marine Le Pen si al Frente Nacional se le permitiría participar, insistió en que sería una manifestación de "todos los franceses".

La única solución del Establishment a los problemas de la sociedad es la represión, la represión y aún más represión. Los autodenominados parlamentarios democráticos - la "Izquierda", así como la Derecha - se unieron en su prisa por introducir más leyes que restrinjan los derechos de los ciudadanos y socaven la democracia en nombre de la defensa de la democracia. El actual coro ensordecedor de "defender la libertad de expresión" será seguido, como la noche sigue al día, con nuevas leyes que restringen la libertad de expresión y de muchas otras libertades, no sólo (y no principalmente) para los enloquecidos yihadistas, sino para el pueblo francés en general y para la clase obrera francesa en particular.

Los partidos y dirigentes políticos que ahora se visten con la bandera tricolor y cantan himnos a la "unidad nacional" son los mismos que han presidido el desempleo, los recortes y la austeridad. Los que gritan más fuerte sobre la democracia son los mismos que son responsables de una reducción continua de los derechos democráticos. En cuanto a la defensa de la libertad de expresión, eso también es cuestionable. El gobierno anterior proscribió a las mujeres que llevaban burka. El verano pasado durante la masacre en Gaza se prohibieron las manifestaciones de solidaridad con Palestina. En cuanto a la libertad de prensa, seguirá siendo una ficción, en la medida que la prensa es propiedad y está controlada por un puñado de propietarios ricos.

Para su vergüenza, los dirigentes del Partido Comunista han llamado abiertamente a favor de esta consigna reaccionaria. Eso es una indicación de cuán lejos se han apartado de las verdaderas ideas del comunismo y del leninismo ¿Qué unidad puede haber entre ricos y pobres, explotadores y explotados? ¿Qué unidad puede haber entre la clase obrera y los cínicos políticos egoístas como Sarkozy y Hollande? La idea de la unidad entre la clase obrera y la burguesía es como la unidad entre el caballo y el jinete que se sienta en su espalda y le clava las espuelas en los costados.

Si queremos ganar la confianza de los musulmanes, de los inmigrantes y de las capas desposeídas y alienadas de la sociedad, lo que se necesita no es la "Unidad Nacional", sino precisamente lo contrario: romper final y completamente con el podrido y desprestigiado Establishment que tiene ganado razonablemente el odio y la desconfianza de estas capas. No a manifestaciones de una falsa unidad, sino la movilización de la clase obrera bajo la bandera de la independencia de clase para una transformación radical de la sociedad.

Aquí es donde radica el problema. Los dirigentes oficiales del movimiento obrero no ofrecen ninguna perspectiva de cambio. Hace mucho tiempo que abandonaron cualquier perspectiva de socialismo. No tienen confianza en la clase obrera, y luego expresan su asombro de que la clase obrera no tiene confianza en ellos. En particular los jóvenes, que tienen que llevar todo el peso de la crisis y no tienen empleo ni perspectivas de futuro, se sienten ajenos a los partidos políticos existentes - no sólo en Francia, sino en todas partes.

Es el deber elemental del movimiento obrero luchar contra el veneno del racismo y tomar las medidas necesarias para defender a la comunidad musulmana contra posibles ataques de venganza. Para ello, los trabajadores deben depender sólo de sus propias fuerzas. Ninguna confianza debe depositarse en el Estado burgués, su policía y sus leyes. Por encima de todo, no debe haber apoyo a la consigna falsa y traicionera de la "Unidad Nacional" - la más vacía de todas las fórmulas vacías.  

Si los dirigentes del Partido Socialista francés fueran verdaderos socialistas no habría ningún problema. Si los dirigentes del Partido Comunista Francés fueran comunistas reales tampoco habría ningún problema. Darían a la juventud desposeída y alienada algo de por qué luchar, un verdadero objetivo, un propósito en la vida. Pero ya que ponen su respetabilidad por encima de todo; ya que se aferran con todas sus fuerzas al sistema capitalista, abrazan el mercado, incluso cuando está colapsando sobre sus orejas, y ya que se deleitan en marchar del brazo por los Campos Elíseos con los representantes políticos de los banqueros y capitalistas, no pueden ofrecer nada.

¿Es de extrañar entonces que la desesperación y la alienación de la juventud a veces encuentren otros lugares de expresión, más destructivos?  Los trabajadores franceses no deben dejarse avasallar por la actual ola de emoción con el apoyo a leyes que mañana se volverán contra ellos. Hoy, la televisión y la prensa apuntan su dedo acusador contra los extremistas islámicos como los enemigos de Francia. Mañana, cuando los trabajadores estén en huelga y se manifiesten para defender sus puestos de trabajo, los salarios y los derechos, el mismo medio de comunicación los señalará con el dedo acusador, describiendo a los sindicatos como "el enemigo interno".  

Para los gobernantes de la sociedad el terrorismo (incluso la amenaza del mismo) puede actuar como una forma útil de desorientar a las masas y desviar su atención de los problemas reales a que se enfrentan. El odio hacia los banqueros y los ricos se transfiere a un misterioso y aterrador "enemigo exterior". Esto también se adapta a los intereses de la policía y del ejército (conocidos como las "fuerzas del orden"). Desde la caída de la URSS han sido privados del viejo fantasma de la "amenaza del comunismo". Una alternativa había que encontrar para justificar las enormes sumas gastadas anualmente en armas (esto se conoce como "Defensa") y el aumento de los poderes del Estado (esto se conoce como "Seguridad"). Se ha encontrado en la forma de Islam.

La actual ola de emoción puede servir temporalmente para confundir y cegar a las masas, pero no va a durar. El capitalismo francés se enfrenta a una profunda crisis económica, social y política. La clase obrera pronto volverá su atención a los problemas más urgentes. Miró al Partido Socialista para resolverlos y ha sido decepcionada. El intento de Hollande de volver a ganar apoyo agitando la bandera francesa no tendrá éxito. El escenario estará preparado para amargas batallas de clase en Francia. Sólo una política de independencia de clase y la lucha por una transformación revolucionaria de la sociedad pueden conducir a la victoria.

Londres, el viernes 09 de enero 2015