bannerpartclass4En estos días se realiza en Italia el 8º Congreso del Partido de la Refundación Comunista (PRC). El documento (moción dos) presentado por nuestros camaradas de FalceMartello (Hoz y Martillo), tendencia marxista en el PRC, obtuvo en este Congreso un extraordinario 14% del voto de las bases, con un significativo apoyo de la militancia obrera y juvenil.

Los Congresos del PRC se celebran aproximadamente cada 2 años y en ellos la base es llamada a discutir sobre documentos que obtengan un mínimo del 3% de apoyo entre los miembros del Comité Central del Partido o, en su caso, un número correspondiente de firmas entre la militancia de base. Durante el plazo de aproximadamente un mes son convocados congresos en cada célula de base del partido (“circolo”), en que se debaten y votan los documentos presentados y se eligen los delegados a los Congreso Provinciales donde a su vez se eligen los delegados al Congreso Nacional.

Realmente el resultado obtenido por el documento “Per il partito di classe” (Por el partido de la clase) presentado por los camaradas de FalceMartello es extraordinario. En ello se refleja la voluntad de las capas más avanzada del proletariado italiano de romper con la política de alianzas con los partidos burgueses que han llevado el PRC al borde de la catástrofe, haciéndolo desaparecer del parlamento, y al mismo tiempo la intención de reconstruir una fuerza comunista de masas, con sólidas bases obreras, que organice la oposición social a la política de sacrificios impuesta por los organismos financieros internacionales en esta crisis. Reconstruir esta fuerza comunista de masas a partir del PRC que, a pesar de su redimensionamiento, sigue siendo la principal y más enraizada organización comunista en Italia.

A continuación un extracto traducido al castellano de un artículo del camarada Alessandro Giardiello, miembro de la Dirección Nacional del PRC y presentador del documento Por el partido de la clase, en este 8º Congreso.

 

 
Aunque sigan celebrándose algunos congresos de las células de base, el 95% de ellas ya se ha pronunciado y es posible realizar un primer balance del 8º Congreso del Partido de la Refundación Comunista. El segundo documento (Por el partido de la clase) obtiene aproximadamente 2.250 votos, un porcentaje próximo al 14%. Un afiliado cada 7 ha apoyado la opción del “partido de clase”. Un crecimiento espectacular si lo comparamos con el último congreso, cuando nuestro documento obtuvo el 3,32% de los votos de la base.

Cuadruplicamos nuestra presencia en el partido, un dato sin precedentes en la historia de Refundación Comunista. Los votos a nuestro documento se incrementan un 60% (en el anterior Congreso obtuvimos 1.401 votos). La mayoría del partido en cambio, el documento 1 presentado por el primer secretario Ferrero y por Grassi, pasa de 17.500 a no más de 13.500 votos, a pesar de haber sumado en esta batalla congresual a otras áreas como RPS (Refundación Por la Izquierda, un área vinculada a una escisión de derecha que sufrió el partido en el último congreso, NdT) y Sinistra Comunista (Izquierda Comunista, una de las diferentes áreas estalinistas del partido, NdT).

Este Congreso ha demostrado que el Partido de la Refundación Comunista está hoy constituido por una base mínima de unos 7 mil militantes activos. Un dato respetable que demuestra que seguimos siendo la más importante fuerza política de la izquierda italiana y seguramente la que tiene más raíces en el movimiento obrero y en la sociedad, a pesar del número infinito de escisiones que el partido ha sufrido en sus casi 20 años de historia. Al mismo tiempo, evidencia las dificultades en la construcción de una fuerza anticapitalista y clasista en Italia.

Análisis del voto

Obtenemos votos en 112 de las 120 Federaciones Provinciales del Partido a nivel nacional (en el último congreso fueron 64). En las grandes ciudades nuestro documento obtiene mayor apoyo sobre todo en el Norte de Italia y en las zonas más industrializadas del país (donde estamos próximos al 25%). Globalmente nuestro documento obtiene un 20% en el Norte de Italia, más industrializado, el 12,8% en el Centro Italia y el 7,5% en el Sur.

En el futuro tendremos que invertir más en la construcción de nuestra presencia en el sur, formando cuadros que puedan capitalizar de la mejor manera el trabajo político que los militantes de nuestra tendencia desarrollaron en la lucha de la planta de la FIAT en Pomigliano (Pomigliano es una ciudad cerca de Nápoles. La lucha de los obreros de la FIAT de esta planta contra el chantaje patronal que impone una reducción de salarios y derechos sociales para salvaguardar los empleos representa la primera y más importante señal de contraofensiva del movimiento obrero en los últimos años, convirtiéndose en un símbolo nacional, NdT).

Hemos competido hasta el último voto la mayoría del partido en las federaciones de Génova y Módena (dos centros industriales en el norte y centro de Italia. En estos mismos meses Génova es escenario de una importante lucha obrera contra el cierre de FINCANTIERI, la principal compañía italiana de astilleros, NdT). Mientras en Génova la competición fue leal, no lo fue para nada en Módena, donde la mayoría del partido recurrió a graves violaciones del Estatuto. El último día habilitado y sin ninguna consideración de la autoridad del ejecutivo de la célula de Módena, camarada de FalceMartello, la mayoría incorporó la afiliación de 49 nuevos militantes gracias a los cuales, y por solo 16 votos, ganaron el Congreso Provincial.

Sin embargo lo mismo no ocurrió en el congreso de la ciudad de Módena. Entre los 49 nuevos afiliados había 15 camaradas del PKK (el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, que lucha por la independencia del Kurdistán, territorio dividido por el imperialismo entre Turquía, Siria, Irán e Iraq. Por esta razón el PKK es un partido clandestino en esos países y gran parte de su militancia está en Europa, NdT) los cuales, cuando entendieron que se los quería utilizar en una maniobra burocrática contra FalceMartello decidieron correctamente no participar con su voto, dando a todo el partido una gran lección de dignidad y moralidad políticas.

Aparte de Módena y Génova los mejores resultados de nuestro documento lo obtuvimos en Milán (21%), Brescia (34%), Crema (41%), Varese (25%), Trieste (21%), Udine (26%), Trento (29%), Boloña (31%), Parma (33%), Reggio Emilia (28%), Arezzo (27%), Ancona (23%), Ascoli (23%), Frosinone (33%), Caserta (41%), Agrigento (43%), Trapani (31%), Sassari (31%).

Un voto de “clase”

El voto obrero es el que más nos ha apoyado, desde los camaradas de la FILCAMS (Federación Italiana de los Trabajadores del Comercio, Albergues y Comedores, ndt) de Trento, a los metalúrgicos de Brescia, Módena y Boloña, los trabajadores de la Indesit, de la Irisbus etc. Ganamos el Congreso en 11 de las 28 células de fábrica del partido y globalmente en estas células obtenemos un 42% de los votos. Ganamos el congreso en la célula de la FIAT de Pomigliano, Transporte de Turín y Milán, Correo de Milán, Aster e Industria de Génova, Bonfiglioli de Boloña, Terim de Módena y Napoletanagas. Entre los militantes que son dirigentes sindicales nuestro documento contó con el apoyo público de Mariano Massaro, dirigente siciliano de ORSA (sindicato de los maquinistas ferroviarios, NdT), de Valentino Arcangelo de la CUB (Confederación Unitaria de Base) de la BOSCH de Bari y de los afiliados a la CUB en la empresa de Correo de Milán.

Varios activistas sindicales hicieron público su apoyo en las columnas de Liberazione (el diario del PRC, Ndt). En muchas ocasiones hemos escuchado trabajadores decirnos en los congresos de base que “de no ser por ustedes de FalceMartello nunca más hubiera regresado a una sede de Refundación Comunista”. Es nuestra tarea hacer que esta presencia obrera pese en las decisiones del partido y en sus organismos dirigentes.

Como es nuestra tradición confirmamos la tendencia a duplicar entre la juventud los resultados que obtenemos en el partido. De las únicas tres células universitarias que quedan del PRC ganamos con el 100% en Nápoles y obtenemos un 40% en Boloña. Finalmente se destaca nuestra victoria (con el 75% de los votos) en la célula de Bussoleno en Val Susa, zona al confín con Francia donde las comunidades siguen hace algunos años en pie de lucha contra la construcción de un tren bala que devastaría este hermoso valle y profundizaría la privatización del transporte.

La debilidad de la mayoría del partido ha sido demostrada por una serie de medidas burocráticas como el limitar la publicación de nuestras contribuciones al debate congresual en las páginas de Liberazione, contra la tradición misma del partido, o el no haber publicado en nuestro mismo diario los documentos presentados por la minoría en la última reunión de la Dirección Nacional. El hecho es que la caída del gobierno de Berlusconi por las presiones financieras internacionales y la posesión del gobierno por parte de Monti, expresión de aquellos mismos banqueros y especuladores culpables de la crisis, ha liquidado en los hechos la propuesta de la mayoría del partido de hacer un “Frente Democrático” principalmente con el PD (Partido Demócrata, el principal partido de oposición parlamentaria a Berlusconi, NdT) que apoya ahora al gobierno de Monti.

La fase política que enfrentamos

En el Congreso Nacional en Nápoles nuestro sector se presentará con un pelotón de 70 delegados. Discutiremos con todo el partido cómo organizar la oposición política y social al gobierno de Monti. Sobre este punto exigiremos al partido romper con cualquier ambigüedad que pueda hacernos subalternos al PD que apoya al gobierno Monti.

Si la idea de la mayoría del partido es bambolear esperando que este “gobierno técnico” dure poco y luego podamos volver a plantear una alianza con el PD, estaremos firmemente en la oposición. Si, en cambio, se piensa girar el rumbo organizando seriamente la oposición a Monti, nuestros cuadros militantes estarán en la trinchera de esta batalla. Estamos en la peor crisis del capitalismo desde hace 80 años, los procesos son rápidos y violentos, no se puede pensar de poder estar a la altura del choque de clases con tácticas de corto plazo y maniobras políticas de corto alcance.

Desde España y Grecia el mensaje es que es la oposición paga y que la gente quiere propuestas claras, soluciones radicales y coherencia. Una línea de ruptura con el cuadro político existente es la única vía para derrotar a la anti política y dar respuestas a los movimientos de lucha que se propagan en la sociedad. Es necesario tomar decisiones valientes, vincularse a los movimientos reales y construirnos como partido de clase, que ponga en el centro de su programa los intereses de las clases subalternas.

A los camaradas de la mayoría del partido decimos con claridad: si quieren la unidad del partido esta es la base sobre la cual podemos construirla, caso contrario seguiremos en la oposición en el partido y la sociedad.

Web de la tendencia marxista del PRC FalceMartello: www.marxismo.net