La Revolución de Febrero de 1917

La Primera Guerra Mundial se estaba convirtiendo en una catástrofe para Rusia. Desde la línea de frente llegaban las noticias de una derrota tras derrota. El colapso de la economía produjo escasez de pan. Multitudes de mujeres hambrientas y desesperadas hacían cola fuera de las tiendas esperando pan que nunca llegaba. Pero en los estamentos superiores de la sociedad rusa las cosas eran muy diferentes.

Leer más: La Revolución de Febrero de 1917: Asaltando el Cielo

Este año se cumple el centenario de la Revolución de Octubre. Los apologistas del capitalismo, y sus fieles ecos en el movimiento obrero, tratan de consolarse con el pensamiento de que el colapso de la URSS significó la desaparición del socialismo. Pero lo que fracasó en Rusia no fue el socialismo sino una caricatura del socialismo. Al contrario de las repetidas calumnias, el régimen estalinista fue la antítesis del régimen democrático establecido por los bolcheviques en 1917.

Leer más: Qué consiguió la Revolución Rusa y por qué degeneró

El miércoles 9 de noviembre, el "mundo libre" se despertó y encontró que tenía un nuevo líder. Donald J. Trump había sido elegido presidente número 45 de los Estados Unidos de América. Ondas de choque fueron extendiéndose inmediatamente a través del mundo con  esta noticia, que contradecía las confiadas expectativas de los sondeos previos.

Leer más: Lo que significa Donald Trump

Shakespeare transformó la literatura inglesa, elevándola a alturas inauditas, y que no han sido alcanzadas posteriormente. Como un flameante meteorito a través del firmamento, arrojó una luz asombrosa sobre todo un período de nuestra historia. Su impacto en la literatura universal fue, sin duda, mayor que el de cualquier otro escritor. Sus obras han sido traducidas a todos los idiomas. Lejos de apagarse, su estrella brilla tanto como el primer día desde hace siglos.

Leer más: 400 años de la muerte de Shakespeare: un revolucionario en Literatura - I parte

Para los soldados, la guerra fue asemejable a una pesadilla sin fin; para los civiles en el frente interno, especialmente las mujeres, muy poco menos que eso. Al final, gran parte de las tierras de Europa quedaron devastadas, millones de hombres  murieron o resultaron heridos. La gran mayoría de las víctimas eran de la clase obrera. Los supervivientes vivieron con graves traumas mentales. Las calles de todas las ciudades de Europa se llenaron de veteranos mutilados. Las naciones quedaron en quiebra, no sólo las perdedoras, sino también las vencedoras.

Leer más: La I Guerra Mundial - Parte XIII y final: Cómo la Revolución puso fin a la Primera Guerra Mundial

La Madre Teresa (1910-1997) ha sido beatificada por el Papa Francisco I, después de una serie de milagros que fueron sacados de los registros actualizados de toda su vida provenientes de sus clínicas para los pobres en la India y donde el papel de la medicina moderna estaba convenientemente escondido debajo de la alfombra. Estos años de crisis y revolución han sido un periodo de escasez para la Iglesia Católica, la cual se ve forzada a producir una serie de santos para mantener su atractivo.

Leer más: “Santa” Teresa de Calcuta: una títere fanática de la clase dominante

La infancia se supone que es una etapa simple, feliz, los años ascendentes en la vida de un ser humano, cuando, de acuerdo con la visión tradicional burguesa del mundo, las posibilidades para el futuro son muy amplias. Después de haber vivido ellos mismos en la prosperidad relativa del boom de la posguerra, los padres del Baby Boomer—las personas nacidas entre 1946 y 1965—confiadamente aseguraban a sus hijos que podrían ser cualquier cosa que quisieran cuando fueran mayores.

Leer más: La infancia, la familia, y la decadencia del capitalismo

Reforma o Revolución

La revolución Bolivariana ha estado desde sus inicios, desde el proyecto bolivariano del MBR200 antes de la victoria electoral del 99, enmarcada en la disyuntiva entre reforma o revolución. El Chávez de aquella época pretendía que una serie de reformas legales bajo la democracia-burguesa podrían dejar encaminado un proceso de cambios que paulatinamente se iría “enderezado” por sí solo, a imagen y semejanza de las potencias industrializadas. Es decir, en sus inicios, el proyecto de gobierno con una visión limitada a reformas legales, no podía comprender que la política es, como explica Lenin, “economía concentrada”, y que las leyes dentro del marco de la sociedad capitalista tan sólo representan relaciones de poder. Es decir, las leyes por sí mismas no son sino un reflejo de las ideas de la clase dominante, y de las relaciones sociales que imperan en el momento. Por lo que para transformar la sociedad no basta con transformar las leyes, es necesario traspasar los márgenes de la propiedad burguesa sobre la que se asientan.

Leer más: Venezuela: Revolución, reforma y contrarrevolución

Las mujeres trabajadoras han estado luchando por la igualdad completa en los centros de trabajo, durante más de un siglo. De hecho, un hilo conductor en muchos países a lo largo del siglo XX fue la lucha de la “igualdad salarial por el mismo trabajo”, lo cual significa que un trabajador debería recibir el mismo salario por el mismo tipo de trabajo, independientemente de su sexo. Aún no hemos llegado hasta allí, y con la llegada de la crisis en 2008 las cosas han comenzado a empeorar.

Leer más: La crisis del capitalismo golpea más duramente a las mujeres trabajadoras: ¿Qué sucedió con la...

El 28 de junio de 2016, Bernie Sanders escribió un artículo de opinión en el New York Times titulado: "Los demócratas tienen que despertar." En el mismo, él destacaba los siguientes hechos: las 62 personas más ricas en el planeta tierra poseen tanta riqueza como los 3,6 millones más pobres; el 1% posee más que el 99%, y la décima parte superior del 1% posee casi tanto como la el 90%. Él escribió que su campaña era una lucha por una revolución política, para quitarles el poder político a los super-ricos, e identificó correctamente a Hillary Clinton como parte del establishment.

 

Leer más: Después de Bernie: ¿cómo avanzar hacia la revolución?