Cumplido un mes luego de la heroica muestra de voluntad revolucionaria de los trabajadores y pobres de Venezuela, quienes con su masiva movilización y participación en los comicios del 30 de julio depositaron, sobre un mar de expectativas, un nuevo voto de confianza hacia la dirección reformista de la revolución, atestiguamos un clima de creciente descontento y rabia en las calles del país ante la inacción, y hasta cierto punto, indiferencia, del gobierno bolivariano, y la plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente, de cara a la agudización de la crisis económica y la resultante pauperización en los niveles de vida de las grandes mayorías.

Las decisiones adoptadas por la ANC en su primer mes en funciones, han girado en torno a temas de orden político, jurídico e institucional, mientras los trabajadores esperan con impaciencia medidas contundentes que solucionen los graves problemas de escasez de productos básicos, e inflación. Recientemente el ministro de educación, Elías Jaua, declaró que la ANC no cuenta con una varita mágica para resolver los complejos problemas económicos que atraviesa el país (1). Ante el clamor de las masas pobres, nos preguntamos: ¿En qué consiste el carácter plenipotenciario y supraconstitucional de la Asamblea Constituyente? ¿No se tiene una varita mágica o es ausencia de voluntad política?

A continuación se examinarán brevemente algunas incidencias que vienen afectando los niveles de precios, relacionadas con las políticas económicas emprendidas por el reformismo. Queda para un futuro escrito estudiar la influencia que ejercen en el mercado los monopolios y oligopolios que controlan diversos sectores de la economia nacional.

Algunas causas de la hiperinflación en Venezuela

El recién finalizado mes de agosto fue testigo de aumentos increíbles en los precios, que en el caso de los bienes de primera necesidad, llegaron a situarse en el orden del 40 y hasta 50%, según el producto requerido. El kilogramo de arroz, por ejemplo, pasó de 12.000 a 18.000 Bs, sólo durante la primera semana del mencionado mes. En la actualidad el precio de este rubro ya alcanzó los 20.000 Bs.

De manera similar, el cartón de huevos y el kilogramo de queso duro, productos indispensables en la dieta de las familias venezolanas, aumentaron, en el transcurso de las 2 primeras semanas de agosto, de 11.000 y 14.000 Bs a 20.000 y 22.000 Bs respectivamente. En la actualidad ambos bienes alimenticios registran costos que rondan los 25.000 y 26.000 Bs.

Si bien, tales alzas de precios suelen ser atribuidas al aumento de la tasa de cambio paralela (ilegal), que durante los primeros 5 días del mes de agosto pasó de 11.000 a poco más de 17.000 Bolívares por Dólar, responsablemente debemos referir que la causa más importante de la escalada inflacionaria acaecida en el país en los últimos años, constituye el crecimiento desproporcionado de la masa monetaria circulante en la economía nacional, combinada con la brutal reducción, por un lado, de la oferta de productos en el mercado, y por otro, de las reservas internacionales.

Hay que recordar que ante el desplome que han registrado los precios del barril de petróleo en los últimos años, los ingresos del estado venezolano se han reducido drásticamente, pasando de un aproximado de US$ 40.000 millones en 2014 y US$ 13.000 millones en 2015, a poco más de US$ 5.000 millones en 2016 (2). En el punto más álgido de la crisis (primer trimestre del 2016), los costos del crudo venezolano llegaron a caer cerca de un 75% en relación a 2014.

Para tratar de paliar el crecimiento del déficit presupuestario (situado en un 15% del PIB en la actualidad), el gobierno, a través del BCV viene implementado una política monetaria expansiva que no se ve respaldada, ni por aumentos de la producción de bienes y servicios para el mercado, ni tampoco por un repunte en las reservas de Dólares.

Emisión monetaria y caída de la oferta

Siguiendo el desarrollo de la política monetaria implementada por el gobierno: según la información estadística ofrecida por el portal web del BCV, el agregado monetario M2 aumentó en el último año (desde julio del 2016) un 395%, y un 165% desde el 1 de enero del presente año. Así mismo, desde el 23 de junio hasta los días finales de julio, éste tuvo un crecimiento de un 35%, dato que explica, en parte, los saltos de los precios del mercado nacional del mes de agosto.

Sin perder de vista los números anteriores, a la profunda recesión económica que atraviesa nuestra nación, estimada en una caída del 7,2% del PIB para el cierre del año en curso, según la CEPAL (3), hay que añadir el asombroso descenso en las importaciones, que el propio presidente Maduro ubicó en más del 50% en 2016 respecto al año anterior (4), y que en parte obedece a que un alto porcentaje de los ingresos del estado se vienen destinando al pago puntual de la oprobiosa deuda externa, a expensas del abastecimiento de alimentos y medicamentos que el pueblo tanto demanda.

Recientemente el presidente Maduro reconoció que Venezuela ha cancelado en un lapso de 2 años, la suma de US$ 65.000 millones (5), cifra que supera en un 44% las importaciones totales del año 2013 (6), e incluso las cifras de ingresos acumulados por la nación en los años 2015 y 2016 (US$ 17.000 millones) en más de un 282%. 

Si combinamos el crecimiento desproporcionado de la emisión monetaria con la reducción significativa de la oferta de productos en el mercado, por los factores antes mencionados, tenemos como resultado una enorme presión inflacionaria que no puede ser represada por controles en el marco de la propiedad privada burguesa, como los que se han aplicado hasta ahora, que además provocan, tanto la aparición de mercados negros (bachaqueros) que comercializan productos altamente escasos, y por ende muy rentables, como también la puja de la burguesía para que se eleven los precios de sus mercancias, y así preservar sus ganancias.

En detrimento del aminorado poder adquisitivo de la clase trabajadora en los últimos años el gobierno bolivariano ha venido cediendo ante las presiones del empresariado, en su tratativa de ir construyendo lazos de confianza con éstos, mediante el otorgamiento de un sin número de concesiones, entre las cuales se destacan los aumentos permanentes en los llamados "precios justos" de los bienes que se comercializan en el mercado nacional. La unica salida a la crisis en favor de los trabajadores, consiste en una politica de control obrero y popular de la producción, la distribución y el abastecimiento, que derive en la expropiación de las palancas de la economía del país, bajo control democratico de la clase obrera. Sin embargo, el caracter reformista de la dirección del proceso revolucionario niega esta vía. ¡Urge un nuevo liderazgo!

Devaluaciones y Dólar negro

Por otro lado, si se combina el incremento de la masa monetaria circulante (más Bolívares) con la reducción de las reservas internacionales (menos Dólares), las cuales han caído en más del 60% desde enero del 2015, debido a su empleo para los pagos a la deuda externa, tenemos una situación en donde nuestra moneda nacional pierde valor en relación a la divisa estadounidense; en pocas palabras, se produce una presión hacia la devaluación del Bolívar, que supera la contención ejercida por el estado, a través del control cambiario y los tipos de cambio fijos.

El gobierno ha venido flexibilizando las tasas de cambio mediante la aplicación de variadas formulas y modalidades de flotación, en donde se han producido devaluaciones escandalosas, que aún así no han podido mitigar la presión ejercida por el llamado “Dólar negro”: El SIMADI, que comenzó a operar en febrero de 2015 con un tipo de cambio situado en el orden de los 170 Bs por $, para el 26 de abril del 2017 registró una tasa de 716 Bs por $ (7), lo que representó en su momento, una depreciación del Bolívar de más del 321% en poco más de 2 años. Así mismo, la primera subasta de la nueva fase del DICOM, realizada en mayo del presente año, se ubicó en 2.010 Bs por $ (8), equivalente a una devaluación de más del 180% en relación al mes anterior. Para el último cierre consultado (31 de agosto), el Dólar DICOM se cotizó en 3.250 Bolívares, lo que supone una depreciación de nuestra moneda calculada en un 60% en tan solo 3 meses.

Los informes presentados regularmente por los directivos a cargo del DICOM, dan cuenta de las asignaciones de divisas hacia sectores como el agroalimentario y el farmacéutico, en otrora priorizados dentro del rango de tipos de cambio protegidos, que nos demuestran que las épocas de las tasas preferenciales para la importación de productos de primera necesidad son cosa del pasado. El tipo de cambio de 10 Bs por $ (DIPRO), el cual ni siquiera es empleado para la importación de los productos CLAP (9), es mantenido, entre otras razones, para que PDVSA siga vendiendo al estado la mayor parte de las divisas que obtiene del comercio de crudo.

Desde el 15 de enero hasta la fecha, la tasa de cambio paralela ha saltado de una cotización de 3.500 a 17.700 Bs por Dólar, resultando en una devaluación fáctica del Bolívar, situada en 405% en dicho lapso, y un 45% sólo en el último mes. Es necesario destacar que el tipo de cambio marcado por el portal Dólar Today, fija los precios con los que se comercializa un gran porcentaje de productos, como consecuencia inevitable de la rebelión de las fuerzas productivas ante los controles introducidos por el gobierno bolivariano en el pasado, que no permiten el libre funcionamiento del mercado capitalista en beneficio de la burguesía y el imperialismo.

La rápida depreciación de los medios de intercambio en un país cuya economía depende en más de un 70% de las importaciones de maquinarias, materias primas y bienes de consumo, desembocan, indefectiblemente, en aumentos de las estructuras de costos, y como consecuencia, de las tasas de inflación.

Según un informe presentado por la consultora Torino Capital (firma cuyo jefe cuenta con un basto historial de proximidad hacia el gobierno), la inflación del país cerrará el año en un histórico 717% (10).

Hay que entender que las presiones inflacionarias y monetarias, en buena medida derivan de la naturaleza misma del capitalismo. En última intancia, las famosas leyes del mercado no hacen otra cosa más que reflejar, a cada paso, las aspiraciones e intereses de la burguesía en su afán de maximizar sus ganancias procedentes de la explotación del trabajo de la clase obrera. De tal manera que esta realidad siempre se impondrá a cualquier intento de reformar y controlar la anarquía en la que se desemvuelve la producción capitalista, la cual descansa sobre la propiedad privada de los medios de producción.

En el pasado reciente en nuestro pais, los altos precios del petróleo y la holgura financiera resultante, crearon la ilusión de que se podía implantar un modelo de justicia social, basado en todo tipo de controles, sin trascender los límites del sistema capitalista. Hoy, cuando la mazo de la crisis golpea los escombros del castillo rentista derrumbado, las presiones inflacionarias, las devaluaciones, los mercados negros de productos básicos y de divisas, nos recuerdan que el capitalismo no puede ser regulado. ¡Debe ser transcendido!

Es necesario expropiar, bajo control obrero y campesino, las industrias, bancos privados y latifundios, para que de la mano con la instauración de un monopolio estatal sobre el comercio exterior, se pueda instituir una economía planificada, al servicio de las necesidades de las grandes mayorías. Así mismo, se deben suspender los cuantiosos pagos de la deuda externa, en aras de destinar dichos recursos para la importación de los alimentos y las medicinas, que vergonzosamente el reformismo ha negado al pueblo para privilegiar las ansias de lucro de los buitres especuladores.

No hay salida bajo el capitalismo

Mientras la situación empeora para los trabajadores, la dirección reformista de la revolución se dispone a proseguir con su política de conciliación de clases, ahora de la mano con los 5 representantes empresariales de la recién electa Asamblea Constituyente.

En la primera sesión de trabajo conjunto entre la ANC y el CNEP (Consejo Nacional de Economía Productiva), celebrada el 9 de agosto, el constituyente por el sector empresarial, Oscar Schemell, aseguró que “Hay que revisar los controles”... “Hay que trabajar con las leyes económicas, no se puede ir en contra de estas” (11). A través de comentarios como el anterior, la burguesía, con su insaciable hambre de beneficios, presiona a la dirigencia Bolivariana aspirando a que ésta termine de finiquitar lo que por la fuerza de los hechos y de la crisis se ha venido imponiendo de manera fáctica, pero a cuentagotas: La eliminación total del control cambiario y de todas las regulaciones de precios, como parte de un paquete de medidas mas amplio, que entierren, de manera definitiva, las conquistas alcanzadas por las masas pobres en revolución que aun quedan.

Ante tales insinuaciones, la clase obrera no puede permitirse otro retroceso más. Ésta debe despertar del letargo de pasividad en el cual se ha mantenido hasta el momento, para hacer valer sus intereses de cara a las amenazas que se ciernen sobre sus derechos y conquistas. La organización de consejos de trabajadores en cada fábrica y centro de trabajo, orientados hacia el control obrero de la producción, así como de comités comunales de abastecimiento en los barrios y poblados del país, deben ser la anunciación del surgimiento de un nuevo liderazgo revolucionario que ofrezca una salida socialista al atolladero rentista que representa el capitalismo venezolano.

Notas
(1) http://vtv.gob.ve/opinion-elias-jaua-milano-constituyente-y-economia/
(2) http://www.bancaynegocios.com/ingresos-en-divisas-cayeron-en-60-durante-2016/

(3) http://www.analitica.com/economia/la-cepal-proyecta-una-caida-de-7-2-del-pib-venezolano-en-2017/
(4) https://www.voanoticias.com/a/venezuela-maduro-importaciones-reduccion-deuda-soberana/3669882.html
(5) http://rnv.gob.ve/venezuela-ha-cancelado-mas-de-65-mil-millones-en-compromisos-internacionales/
(6) http://www.eluniversal.com/economia/140328/importaciones-de-alimentos-subieron-20-en-valor-en-2013
(7) http://www.finanzasdigital.com/2017/04/tasa-simadi-cerro-7166266-bsus-26042017-subio-bs-01054/
(8) http://minci.gob.ve/2017/05/nuevo-dicom-adjudico-primera-subasta-241-millones-dolares/

(9) http://eltiempo.com.ve/venezuela/alimentos/faria-los-productos-distribuidos-en-los-clap-se-compran-a-tasa-dicom/237139
(10) http://www.elmundo.com.ve/noticias/economia/politica/torino-advierte-incremento-de-inflacion-para-cierr.aspx
(11) http://www.panorama.com.ve/politicayeconomia/Oscar-Schemel-El-control-cambiario-no-ha-servido-para-controlar-el-precio-del-dolar-20170809-0056.html