Trabajadoras y trabajadores de Fama de América ven con preocupación la situación en que se encuentra su empresa, legado del comandante Chavez y uno de los bastiones históricos de la revolución en materia productiva. A la fecha contamos con una junta administradora que solamente ha comprado casi un 1% de la cosecha Nacional en lo que va de año, junta administradora que ha buscado y sigue buscando suprimir la organización sindical Botracafe mediante procedimientos en el ministerio público y en tribunales agrarios, procedimientos viciados para tratar de neutralizar la voz de las bases organizadas de la clase obrera, que también ha tenido que enfrentar las constantes amenazas verbales del presidente de la CVC Corporación Venezolana del Café Coronel José Alfredo Mora.


 
Fama de América, empresa socializada que durante todo un período fue sólida y estable, actualmente, debido a la gestión de la junta administradora dirigida por el Coronel José Alfredo Mora, está en peligro de un cierre técnico por falta de materia prima, así como debido a las trabas burocráticas que se imponen a la hora de adquirir repuestos para la maquinaria instalada. Se acerca una nueva cosecha, la cual empieza entre los meses de septiembre y octubre del presente año, sin embargo toda la clase obrera operativa ve sus puestos laborales en riesgo debido a que, si la junta administradora tan sólo compra nuevamente el 1% de materia prima o menos, la empresa no logrará mantenerse en el mercado. Creemos por lo tanto que existe una estrategia por parte de la burocracia reformista para tratar de llevar a las empresas estatales del café a empresas mixtas, como viene sucediendo con otras empresas hermanas, nacionalizadas por el presidente Chávez. La idea es argumentar la improductividad de la empresa y la consucuente quiebra inminente, para poder vender una parte de sus acciones a capitalistas "patriotas", interesados en "levantar la producción". En la práctica se trata de una política de privatización progresiva.
 
El llamado es al presidente Nicolás Maduro y al poder constituyente a que tomen cartas en el asunto. Muchas veces se argumenta sobre la supuesta falta de compromiso y conscienca política de los trabajadores en las empresas nacionalizadas, descargando sobre la clase obrera la culpa de la mala gestión y de los bajos niveles de producción en las mismas, pero la realidad es que la clase obrera jamás ha direccionado estas empresas socializadas, las direcciones burocráticas de las empresas han torpedeado y obstaculizado el control obrero sobre la producción. Estamos pasando actualmente por la 5ta junta administradora, y no se visualiza un crecimiento de la empresa, nuestra nómina operativa cada día disminuye más, las solicitudes de repuestos duran semanas para su aprobación, perjudicando las reparaciones oportunas de la maquinaria, esto debido a que solamente la firma del coronel Alfredo Mora es la autorizada, y como éste pasa gran parte de su tiempo cada semana, supuestamente viajando a visitar caficultores, entonces hasta que él no se encuentra en las instalaciones de la empresa no se le puede dar aprobación a nada (burocratismo). Fama de América es una empresa auto sustentable, pero sin materia prima se pretende asfixiar y estrangular su rentabilidad. Se está evitando que el pueblo pueda tener acceso a su café en las mañanas debido a los bajos niveles de materia prima que se han comprado hasta la fecha. Para finalizar debemos acotar que la empresa en lo que va de año, se ha mantenido solamente con un poco mas de 400 toneladas, que son apenas menos de 8 días de trabajo.
 
Trabajadores y trabajadoras de Fama de América