Diego Escobar es un representante local de ASONAL Judicial (un sindicato que organiza a los trabajadores del sistema judicial en Colombia). También es el Secretario del Departamento de Solidaridad en la CUT (Central NOTA: La presente es una entrevista que le hicieron nuestros camaradas de In Defence of Marxism al compañero Diego Escobar, un representante local de ASONAL Judicial y de la CUT, cuando éste se encontraba en Londres el pasado mes de Junio.

La hipocresía del imperialismo, y en particular del imperialismo americano, apesta hasta el cielo. Mientras están usando todos los medios posibles para desestabilizar a Venezuela y quitar un gobierno democrático, como lo es el gobierno de Hugo Chávez, su actitud hacia la vecina Colombia es completamente diferente.

Uno de los lugares más peligrosos en el mundo para ser un sindicalista es Colombia. Durante los últimos años un gran número de activistas y delegados sindicales han sido encarcelados o ejecutados por el gobierno colombiano. En muchos casos, los paramilitares apoyados por el gobierno, han estado haciendo el trabajo sucio de sacar del medio a los activistas sindicales más militantes. Su crimen fue el haber luchado por mejores condiciones para su clase. Nos gustaría expresar nuestro respeto por la valiente lucha de estos sindicalistas en Colombia, quienes están pagando con sus vidas su compromiso por la lucha de la clase obrera.

Sin embargo, los imperialistas no hacen nada para detener esto. ¿Por qué deberían hacerlo? Después de todo, el régimen colombiano está de su lado. Incluso les echan una mano colaboradora enviando paramilitares a Venezuela para hacer parte de sus trabajos sucios.

Diego Escobar es un representante local de ASONAL Judicial (un sindicato que organiza a los trabajadores del sistema judicial en Colombia). También es el Secretario del Departamento de Solidaridad en la CUT (Central Unitaria de Trabajadores, la Confederación sindical colombiana) en El Valle del Cauca. Diego sabe muy bien lo que significa ser perseguido por la viciosa clase dominante colombiana. In Defence of Marxism lo entrevistamos mientras asistía a la Conferencia de Delegados UNISON 2004.

¿Qué está haciendo en Gran Bretaña?

Fue una idea de Guerra contra la Necesidad (una ONG) que está vinculada a SINTRAEMCALI (Sindicato de Trabajadores Oficiales de empresas municipales de Cali, un sindicato colombiano vinculado a la CUT). Yo soy el coordinador del comité a cargo de conseguir solidaridad con nuestra causa en el extranjero. Vine aquí para denunciar las condiciones reales en mi país. La situación para la clase obrera y los campesinos es realmente penosa. Estamos en una situación de empobrecimiento general. También estoy aquí para denunciar la falta de respeto por los derechos humanos básicos, sobre todo en el sector judicial, que es donde yo trabajo.

¿Qué espera de la clase obrera británica?

Nosotros queremos profundizar la hermandad y solidaridad entre la gente, no sólo en Europa sino por todo el mundo.

Nosotros pensamos que ya que el imperialismo y el capitalismo están organizados internacionalmente nuestra lucha también debe ser internacional. ¿Cuál es su opinión?

Sí, claro, debemos luchar de una manera global pero también de una manera genuina. Necesitamos construir un cuerpo internacional para coordinar la lucha de los trabajadores, un cuerpo internacional libre de burócratas. Ayer, en el encuentro internacional de UNISON, propuse la idea de la creación de un foro internacional para coordinar la lucha de la clase obrera a escala internacional. Este foro debe provenir de los sindicatos mismos.

¿Cuál es su experiencia como sindicalista en Colombia?

La situación para los sindicatos en Colombia es sin duda muy complicada debido a la alianza entre la oligarquía nacional, los corredores de la bolsa y las corporaciones multinacionales. Para ellos es muy importante controlar Colombia como un primer paso para controlar el resto de América Latina. Digo esto debido a la tradición militante de la clase obrera colombiana, los estudiantes, los campesinos y las comunidades. Ellos han mantenido brutalmente atenazados a estos movimientos, pero todavía tienen el problema de la guerrilla. Su estrategia es presentar a los sindicatos como el brazo social y político de la guerrilla dentro de la sociedad civil. Así, la clase dominante amenaza y ataca a los sindicalistas, usando a la guerrilla como excusa.

¿Por qué usted piensa que el imperialismo quiere aplastar todo tipo de oposición en Colombia?

Colombia siempre ha sido un blanco del imperialismo. Una de las razones es que nosotros tenemos el grupo guerrillero más antiguo del mundo. A finales de los años noventa y a comienzos del 2000, Lucio Gutiérrez llegó a la presidencia en Ecuador, luego Lula lo siguió en Brasil y Chávez en Venezuela. Así que el imperialismo tiene enfocada su atención en estos países. Ellos lograron convertir a Lucio Gutiérrez y otros a las políticas neo-liberales al servicio del FMI.

Sin embargo, para los EEUU es todavía necesario exterminar los grupos guerrilleros colombianos. De hecho Colombia se alimenta de las insurrecciones y movimientos sociales que tienen lugar en toda la región. Cuando la oligarquía colombiana ve que el área es inestable se apresuran a llamar a “Papá” EEUU para calmar las cosas. Y por supuesto que ellos siempre vienen corriendo.

¿Qué piensa sobre los eventos que están teniendo lugar en Venezuela?

En Venezuela nosotros hemos visto que los movimientos sociales están a la vanguardia del proceso revolucionario. La Revolución venezolana es bastante única porque su fuerza viene de abajo. Hay un fortalecimiento del “pueblito”. Por los momentos Chávez es la persona que le está devolviendo los derechos sociales al pueblo. Dentro de la administración pública, él ha sido el único en toda América Latina que ha pasado leyes a favor del pueblo. Por ejemplo, están la Ley de Pesca, la Ley de Tierras, el proceso de re-nacionalización de compañías anteriormente privatizadas… Está haciéndole ver a la gente que ellos tienen derechos. El mejor ejemplo es la nueva Constitución Bolivariana.

¿Cuál es su opinión sobre esta declaración de Chávez: “Cada campesino, cada pescador, cada estudiante y cada miembro del pueblo debe aprender a usar las armas”?

Debido al “enredo” en el “traspatio” hay el peligro de una intervención norteamericana. Por consiguiente, el consenso nacional da dos opciones. 1) Tomar las armas para defender las conquistas logradas hasta el momento. 2) Permiso del Estado para dar una oportunidad a la oposición de tomar el poder a través de los medios democráticos.

Yo personalmente pienso que Chávez tendrá éxito en el referéndum. Sin embargo, hay muchos peligros en la situación. Por ejemplo, muchos patronos han puesto presión sobre sus trabajadores para votar contra Chávez. Camilo Torres dijo que “los que cuentan los votos son los que ganan las elecciones” y ahora los Bolivarianos están controlando el proceso. No obstante, la revolución no puede detenerse por medios legales. Por el contrario, el proceso revolucionario debe fortalecerse.

Yo pienso que un aspecto importante es el hecho que Colombia está siendo usada contra Venezuela a través del Plan Patriota. Patriota era el nombre que se dio a Simón Bolívar y su ejército. Por eso los imperialistas usan este nombre. Ellos quieren confundir y cubrir la naturaleza militar y opresora de este plan norteamericano usando este término que pertenece a las masas latinoamericanas.

¿Usted piensa que la Revolución Bolivariana debe romper con el capitalismo para poder avanzar?

El objetivo principal de una revolución socialista es romper los medios de acumulación de riqueza y los medios que generan desigualdad. También debe detener la expropiación del pueblo por manos extranjeras. Significa la libre autodeterminación de los pueblos. Para mí lo fundamental es que el Capitalismo debe ser aplastado en cada proceso revolucionario.

Junio de de 2004

Traducción de “The fundamental thing is that Capitalism must be smashed in each revolutionary process”: Interview with Diego Escobar, a Colombian Trade Unionist

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *