Columna: Juventud Marxista n° 5

JMPSUVLa escuela de formación de cuadros de la juventud

Se establece el Sistema de Formación Socialista del PSUV como órgano adscrito a la Dirección Nacional del partido, encargado de la formación político-ideológica de toda la militancia, el cual se organizará en colectivos de gestión estadal, municipal y comunal. Las modalidades de formación serán: la autoformación, la formación en las patrullas y la Escuela de Cuadros” Libro Rojo (Documentos Fundamentales del PSUV)

Como lo indica nuestra cita tomada del Libro Rojo con la que iniciamos esta columna, el PSUV establece en sus estatutos la conformación de una escuela de formación, y que todos los miembros del partido tienen el deber de formarse dentro de esta escuela.

Muchos han sido las propuestas de los militantes y/o dirigentes honestos del partido que desean llevar a cabo esta tarea tan importante para la vanguardia y en especial para la juventud. Sin embargo, es de entenderse que esta tarea revolucionaria no va a ser llevada a cabo por la burocracia del estado ni por la del partido. Como explicábamos en una columna anterior. La burocracia que posee beneficios y privilegios, no va a atentar contra sus propios intereses. Formar una vanguardia juvenil renovadora, que le de una nueva dirección a la revolución, representa disminuir e incluso eliminar muchos de los privilegios que posee esta burocracia, y que les permite no padecer las necesidades que el que el pueblo llano afronta a diario: Alimentación, Salud, Educación, Vivienda, Transporte, etc.

No es extraño entonces que aún no se hayan materializado los tantos proyectos propuestos para la conformación de la escuela, incluso, de llevarse a cabo, si la formación es dirigida o coordinada por esa misma burocracia, al igual que la sobrevalorada educación formal en las universidades tradicionales, esta formación parcializada iría dirigida a formar a la militancia con la intención de conservar las cosas justo como están.

Este tampoco es el fin deseado, no se trata de una formación política cualquiera, sino de una formación encaminada hacia el entendimiento del socialismo y permitiendole a la juventud las herramientas para construir un verdadero mundo socialista. Lo que se necesita entonces, es una educación política revolucionaria, solo así podemos llevar a cabo la revolución dentro de la revolución, y dar ese “golpe de timón” que nos ofreció el comandante Chávez en su último discurso público.

La educación formal esta sobrevalorada, ya que no nos enseña a cuestionar el orden “natural” de las cosas, por el contrario, nos forma para adaptarnos al sistema Capitalista y ser una pieza “útil” dentro de el. Por el contrario, la educación individual o personal, esta sumamente desprestigiada y mitificada, recordemos que la mejor educación de Bolívar, vino de una escuela de carácter feudal, de ser así nunca hubiera entendido la importancia de hacer la revolución independentista, y de hacerla no hubiera estado cargada de los valores revolucionarios que recatamos y defendemos en la actualidad. Su educación estuvo alejada de las estructuras alienantes de la clase dominante del momento.

Es por esto que la burguesía nos ha hecho creer, que la educación que recibimos por nosotros mismos, leyendo un libro, cuestionando las cosas, no tiene el más mínimo valor, y la única que realmente importa es la que nos dan en las escuelas, liceos y universidades.

Esto es fácil de entender, cada clase dominante, ha aprendido y perfeccionado la forma de dominación, una de las mas sutiles es a través de la “educación”. Cuanto entramos a formar parte del sistema educativo tradicional, recibimos una educación “para hacer y no para ser”. Esto significa que la educación formal no nos enseña a ser mejores personas, ni a un crecimiento personal en beneficio propio, todo lo contrario, nos enseña a hacer nuestro trabajo mejor, para funcionar mejor dentro del sistema, lo que lleva a ser mejor explotados por los capitalistas.

Por esto la tarea primordial en todo joven, es también la autoformación, la capacidad de lectura y discernimiento que el militante pueda tener, de cuestionar, y que le permita contraponer las “verdades” asumidas como ciertas, contra la realidad objetiva de la sociedad. En especial en relación a los conocimientos recibidos de las instituciones tradicionales.

Es una tarea fundamental de la Juventud Marxista poder aprender-desaprender-aprender. Esto es, aprender toda la formación recibida de la educación formal y tradicional; desaprender toda la información destinada a hacernos parte del sistema capitalista y solo conservar lo verdaderamente útil; y aprender ahora, las nuevas herramientas que nos permiten entender a la sociedad como realmente es, y dar el salto cualitativo para convertirnos un cuadros revolucionario que puedan asumir las riendas de una revolución.

Esto solo es posible a través del estudio del Marxismo y de sus tres partes fundamentales, la Dialéctica, el Materialismo Histórico, y la Teoría del Valor, o en otras palabras de la Filosofía, el estudio de la Sociedad Humana, y de la Economía Política.


Únete a la Juventud Marxista

<<<Anterior

Siguiente>>>

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *