Las Conquistas Soviéticas

Las democracias occidentales en su afán de generar estabilidad económica han creado fuertes desequilibrios en el campo político y social. El Mundo Capitalista fenece ante la mirada pesimista de analistas, políticos, académicos, periodistas y toda clase de gente que busca ofrecer una explicación racional al actual orden de cosas. Hace 10 años la crisis financiera del 2008 desato los demonios que harían estragos en el mundo moderno y provocarían las primeras grietas de un orden social profundamente desprestigiado.

Hoy el rostro de la humanidad se confunde con el espectro de la Guerra (Siria, Yemen,libia..), el desempleo , el acenso del fundamentalismo islámico, la criminalidad organizada, la lucha de clases y la represión salvaje e indiscriminada del gran capital contra las clases trabajadoras, las cuales persisten, con mayor o menos fuerza en pie de lucha. Todos estos rasgos de barbaridad generalizada son los productos tóxicos y destilados de la desigualdad social provocada por la explotación salvaje del sistema capitalista en el planeta. En este tipo de régimen socio-económicos unos pocos se encargan de ganar y otros muchos de perder (la contradicción latente entre Capital-trabajo), tal es la base donde se establece toda la superestructura de dominación burguesa e imperialista, cuya tarea busca perpetuar y legitimar ese orden de cosas como algo natural, que ha existido y ha de existir para siempre.

Para el contumaz Dogma liberal No puede existir otra alternativa viable a las “bondades del libre mercado”, el laissez faire, laissez passe y a la “mano invisible” que todo lo arregla. Para su anacrónico sentido común cualquier iniciativa al margen de estos principios económicos se traducen en una aventura condenable, predestinada al fracaso y una aberración malsana de “populistas inescrupulosos” que atentan contra “el sagrado derecho de Propiedad”. Sin embargo, en la actualidad, la realidad concreta choca una y otra vez con dichas premisas teóricas: El Capital se ha concentrado en pocas manos, la era de la competencia ha dado lugar al reino de los monopolios y la anarquía del mercado, lejos de regularse por si misma, ha creado una situación volátil e irracional en la producción de la vida material de las mujeres y de los hombres de esta época.

Ante un escenario como este, Lo más racional para una civilización inteligente es edificar un nuevo orden, sobre otras premisas y relaciones humanas. Los materialistas, somos conscientes que el hombre y la mujer son los sujetos que hacen su propia historia y pueden generan importantes cambios en el propio devenir civilizatorio. Pero no sin ciertos condicionamientos, las trasformaciones históricas se llevan a cabo bajo la pesada influencia del pasado, sujetos a ciertas limitaciones materiales características del desarrollo social y económico de la época que nos tocó vivir, depende mucho del estadio alcanzado por la humanidad. Podemos trasformar Muchas cosas en los diferentes ámbitos, Si por supuesto, pero no al antojo de nuestras fantasías y caprichos, sino bajo el dictamen de varias leyes históricas y naturales que determinan el desarrollo o el estancamiento de nuestra sociedad. en conjunción a ello se encuentra el papel que nos adjudica el proceso histórico. Comprendiendo a la estructura económica como la base del progreso de toda civilización, hoy debemos encontrar las posibilidades inherentes en el desarrollo productivo alcanzado, analizar las razones de su estancamiento, liberarlas del peso muerto y la camisa de presión que contienen a dichas fuerzas y construir a partir de allí una alternativa radical que le rinda un nuevo impulso a la humanidad en todos sus ámbitos y a niveles sin precedentes en la historia. Aunque esto no sea posible sin una lucha violenta y decisiva contra todos aquellos demonios que encuentran sus beneficios en el orden social imperante en este momento.

Con el colapso de la Experiencia soviética en la última década del siglo XX, la burguesía mundial, segura e embriagada por su su victoria, se apresuró a lanzar una campaña de desprestigio contra el marxismo, cuyas “doctrinas” deberían terminar enterradas de una vez y para siempre bajo los escombros del muro de Berlín. Mientras se condenaba al ostracismo a uno de los episodios más importantes de la historia de la humanidad: la revolución rusa de noviembre de 1917. Esta reacción ideológica, política y económica no fue una casualidad de los estrategas del capitalismo mundial. Sería una completa ingenuidad pensar que estos ataques son un mero producto de la prepotencia de los imperialistas occidentales. Este accionar Va mucho más allá, ellos siempre han tenido conocimiento de la debilidad de su propio sistema y que las mentiras sobre las cuales erigen sus fundamentos son débiles. Necesitan con urgencia un ejército de intelectuales, periodistas y habladores de oficio encargados en liquidar de la memoria colectiva aquellos sucesos donde los oprimidos comprendieron como vencerlos y formular con audacia un camino distinto. Los dueños de los monopolios, la banca y la tierra no tienen ninguna clase de problema en compartir algunas migajas con intelectuales y políticos dispuestos a prostituirse para mantener el clima ideológico cuyos dogmas esenciales dictan que el actual orden social y económico es el único de los mundos posibles. Allí la razón de nuestra resignación y el odio más profundo contra todo lo que se manifieste o se haga al margen de esto, aun siendo exitoso, es una aventura aberrante que debe ser asesinada y sepultada para siempre.
Quizás la revolución rusa sea una de las revoluciones más calumniadas por el establishment, cuya propaganda se ve nutrida por los abyectos crímenes de Stalin y de la nomenclatura burocrática. sin embargo, todas las difamaciones que arrojan contra esta titánica y esperanzadora experiencia no resiste el escrutinio más superficial. Gracias a La Economía Planificada la unión soviética fue capaz de desarrollar una base industrial poderosa la cual convertiría a Rusia en una economía moderna, derrotar definitivamente al ejercito de Hitler, lograr la hazaña de ganar la carrera espacial y pisarle los talones a la principal potencia del mundo capitalista.

Los Marxistas Revolucionarios tenemos la tarea de reconstruir la Memoria histórica tan necesaria para preparar las victorias del futuro. Para todos aquellos jóvenes y no tan jóvenes que aspiramos a un mundo mejor, más justo y desarrollado debemos analizar las experiencias revolucionarias concretas, por su carácter experimental y hallar respuestas a nuestras más profundas inquietudes. Para la izquierda de todo el orbe es Tan importante como ganar elecciones la tarea de reconstruir la memoria histórica y hacerla un patrimonio colectivo de los explotados y explotadas, es parte de una lucha incesante contra el olvido, un arma muy común para la reacción de estos tiempos.

A continuación, me permitiré mencionar y explicar brevemente algunos de los logros más destacados de la experiencia rusa, dejándole al lector la responsabilidad exclusiva de comprobar por sí mismo la veracidad de las aseveraciones aquí realizadas.

La Democracia soviética de los Primeros cincos años; La Democracia más avanzada

En 1918 La naciente República soviética sufrió la traición criminal de la socialdemocracia europea, cuyos principales dirigentes sacrificaron el camino de la revolución social en el altar de las reformas y los cambios progresivos, condenando al vulnerable estado obrero al aislamiento. No conforme con esto, una guerra civil y la invasión de 22 ejércitos imperialistas desangraban a la joven república soviética. Aislada del mundo, Cercada por el enemigo externo y hostigada por la reacción restauradora interna se generaron las condiciones objetivas para que la contrarrevolución emergiera con fuerza en el propio seno del partido bolchevique y atreves de la figura de Stalin la burocracia impusiera un régimen absolutamente totalitario. Una funesta caricatura de comunismo. Sin embargo, es muy común pasar por alto que en vida de Lenin el régimen soviético fue profundamente democrático. Podemos decir sin vacilación que no ha existido en la humanidad una democracia tan profunda, tan vibrante y participativa en la historia. Una democracia más avanzada que el ágora de Grecia o el foro romano, ni hablar debemos de la democracia burguesa de hoy, el disfraz de la dictadura del capital.
Ahora nos preguntamos ¿En qué consistía la democracia soviética tal y como la interpretaron los viejos bolcheviques? Pues no era otra cosa que un nuevo tipo de estado y de organización social, sin precedentes en la historia, donde la toma de decisiones fundamentales correspondía a la gran mayoría del pueblo trabajador, cuya composición de clase es la base de la sociedad moderna. Ese poder se expresaba en los soviets (Consejos) de obreros, campesinos y soldados distribuidos en todo el territorio soviético. Se encontraban constituidos en una estructura local, regional y nacional. Estos órganos, surgidos del movimiento de masas y que tuvieron su primera aparición en la revolución rusa de 1905, controlaban democráticamente todos los aspectos Políticos, productivos y de distribución de las fabricas nacionalizadas por el estado obrero. Lenin diría sobre el poder soviético que aun y con todas sus imperfecciones era mil veces mejor que cualquiera de las democracias burguesas, porque por primera vez en la historia los históricamente oprimidos le dan una vuelta a la pirámide para ponerse al frente de la sociedad.

El Desarrollo industrial soviético y el alcance de la economía Planificada

A Principios del siglo XX La Rusia Zarista era un país atrasado con una economía esencialmente agregaría. Tenía una población de 150 millones de personas de las cuales solo 4 millones eran obreros. Las pocas fabricas existentes eran capitales predominantemente ingleses y franceses levantadas principalmente en san Petersburgo y Moscú. El analfabetismo predominaba en amplias capas de la población, mientras que los medios de producción empleados por los campesinos eran considerados semi feudales.
Todo esto cambio Aceleradamente con la revolución de octubre. Los Bolcheviques aprovecharon el movimiento de masas para no perder el tiempo y expropiar a la burguesía, a los banqueros y a los terratenientes. Esto Posibilito que el estado soviético pudiera controlar las palancas fundamentales de la producción y poner en marcha una economía planificada y nacionalizada con un profundo sentido social. Más adelante con los planes quinquenales propuestos por trostky se lograron verdaderos saltos cualitativos.
Solo en el Primer Plan Quinquenal (1928-1932) cuyo objetivo principal era desarrollar la industria pesada se lograron crear 1.500 industrias y superar las metas de producción de materias primas como el petróleo. Se creó el Complejo químico de los Urales, La Estación Hidroeléctrica Dniéper ,complejos metalúrgicos, fábricas de maquinaria agrícola para el trabajo en el campo, fabricas de tractores y diversas industrias más. Cabe resaltar que este formidable crecimiento Productivo se suscitó justo en un contexto donde el capitalismo mundial atravesada la gran depresión de los años 30. Solo entre 1929 y 1933 la producción industrial americana cayo 48.7%. En Alemania el desempleo llego a alcanzar los 6 millones de parados forzosos. Mientras que la voracidad del libre mercado en occidente sumergía al mundo en la barbarie de la crisis , la URSS sobre las bases de la economía planificada logro suprimir por completo el desempleo. Esta Conquista ninguna economía capitalista por más desarrollada que sea, ha podido lograr.

Desde los Primeros días de la revolución hasta 1963 la Productividad soviética creció un 1.310%. En el mismo periodo la productividad de Estados Unidos y Gran Bretaña crecerá un 332% y un 73% respectivamente. Por otro lado La producción Industrial de la URSS creció más de 52 veces. Las tasas de crecimientos anuales antes de la II Guerra Mundial alcanzaron hasta 20 puntos. El número de técnicos se multiplicaron por 55, de Estudiantes a tiempo completo por 6 y la producción de libros por 13. Ante lo aquí expuesto no debe sorprendernos los alcances tecnológicos y científicos que sorprendieron al mundo y de los cuales trataremos más delante.
Todos estos objetivos se lograron con pleno empleo y una inflación controlada. Antes de la perestroika y la Restauración capitalista de los años 90 la última vez que aumentaron los Precios de la carne y los productos lácteos fue en 1962. El pan, el azúcar, la mayoría de alimentos en 1955.

Ya en los años 80 la Unión soviética era una formidable potencia industrial, económica y social., que se reconocía como la segunda más poderosa en todo el orbe, llegando a competir por la supremacía mundial contra EEUU. La URSS Termino en esa misma década de los 80 ocupando el primer puesto de sectores claves para la economía tales como la producción de Acero, hierro, petróleo, gas, algodón, producción de tractores y otras herramientas de acero.

Hay que añadir además que Estas sendas conquistas económicas fueron logradas en un periodo de tiempo relativamente corto. En apenas 60 años la URSS alcanzo y en algunos casos supero a las principales economías modernas del planeta. Una Hazaña que ninguna potencia capitalista tiene la posibilidad de presumir en la actualidad.

Asistencia Social

En cuanto asistencia social, la revolución llego a crear una vasta red de protección para los trabajadores, ancianos y personas con discapacidad. Los alquileres tenían una tasa fija alrededor del 6% de los ingresos Mensuales, mientras que la gran mayoría de viviendas urbanas gozaban de todos los servicios básicos: Agua, Gas, Calefacción, Electricidad entre otros. El número de Médicos se elevó a 205 por cada 100.000 habitantes, mientras que las camas en los hospitales se multiplicaron por diez. La Mortalidad infantil se redujo en un 90%.

La emancipación de la mujer

cualquier conquista lograda por los movimientos feministas contemporáneos palidece, tanto en metas como determinación, frente a los colosales esfuerzos bolcheviques para permitir no solo la igualdad formal de la mujer, sino en generar las condiciones objetivas para liberarla del yugo doméstico y garantizar todos sus derechos políticos y culturales, algo que en la vieja Rusia zarista y patriarcal parecía una tarea imposible de consumar.
La Primera Mujer en alcanzar un alto cargo público en la historia moderna de la humanidad fue la bolchevique Alexandra kollontai, quien tras la victoria revolucionaria de octubre asume la comisaria del pueblo para la protección social. Muy tempranamente se comienzan a crear decretos y leyes para equiparar los derechos de la mujer con los de sus hermanos obreros.

El aborto fue legal a partir de 1920, el divorcio se simplifico y se introdujo el matrimonio en el registro civil. La jubilación se otorgaba a los 55 años de edad. Antes del estalinismo Las prostitutas no eran castigadas con la prisión, se les buscaba incorporar a los procesos productivos por medio del convencimiento, mientas que los proxenetas eran capturados y procesados judicialmente. Las mujeres embarazadas gozaban de varios beneficios y protecciones laborales como los permisos prenatales de 56 días y posnatales de 56 días mas, ambos permisos eran remunerados.

Las mujeres llegaron a formar el 40% de la cifra total de estudiantes de educación superior en los años 70. El número de mujeres con doctorados en ciencias alcanzo 5.600 millones en 1984. La atención prescolar paso de 500.000 guarderías en 1960 a 5.000.000.000 en 1971.

En definitiva, La mujer fue reivindicada y ocupo puestos destacados en la vida social, cultural y económica de la república soviética. De hecho la primera mujer en ir al espacio fue soviética y su nombre pasara a la historia como Valentina tereshkova en 1963.

El código penal soviético aprobado en los años 20 no discriminaba ni siquiera a la homosexualidad, adelantándose a los movimientos de liberación sexual de los años 70. El instituto de higiene de Moscú sostenía: “La legislación soviética declara la absoluta no interferencia del Estado y la sociedad en las cuestiones sexuales”.

Los bolcheviques no comprendían la emancipación de la mujer como algo que se reducía a la igualdad formal ante la ley, tal cosa es una afirmación tan impotente como reaccionaria. Para los bolcheviques había que crear todo un sistema de protección social que incluyera comedores, guarderías, lavanderías, lugares de esparcimiento entre otros. De esta manera la mujer podría liberase de las ataduras domesticas e incorporase al proceso productivo y político nacional para desarrollar libremente todas sus posibilidades inherentes en aquellas actividades donde se sintiera mas a gusta y capaz de asumir. Lamentablemente con el estalinismo, profundamente conservador y el atraso económico no se pudo concretar este objetivo.

En cuanto a la Educación y los desarrollos e innovaciones Tecnológicos

En el ámbito educativo, Bien podemos decir que la URSS dedicaba un gasto por habitante cuatro veces superior al de Gran Bretaña. En 1970 había 4,6 millones de estudiantes, con 257,000 ingenieros titulados. En los años 80 la república soviética llegaba a registrar más de 80.000 patentes por año. Entre algunos de los inventos más destacados se encuentra el primer prototipo de telefonía inalámbrica (Predecesor del actual teléfono móvil) creada en los años 50 por el ingeniero electrónico Leonid Ivánovich Kupriánovich.
Es ampliamente conocido en la cultura universal que Estados unidos lanzo, en un acto criminal, la primera bomba nuclear para destruir los poblados de Hiroshima y Nagasaki. No obstante, en 1954 la URSS fue el primer país en utilizar la energía nuclear con fines pacíficos con la primera central nuclear de Óbninsk a las afueras de Moscú. Con un solo reactor de urania y grafito esta región de Rusia se convirtió en un foco importante para el desarrollo científico soviético.

Hasta el Popular videojuego “TETRIS” , cuyo diseño y programación estuvieron a cargo del ingeniero informático ruso Alekséi Pázhitnov, fue una lúdica invención soviética en 1984.

El Programa Espacial Soviético

La cima de las conquistas soviéticas en vano la encontraríamos sobre la superficie terrestre, hay que observar mucho más arriba, tendríamos que dirigir nuestras miradas al campo adonde las estrellas brillan con toda intensidad para admirar los alcances logrados por el programa espacial soviética. Hoy en día ciencias como la astrofísica tienen mucho que deber a este proceso.

El Primer satélite artificial enviado al espacio exterior fue el Sputnik en 1957. Una esfera de metal que emitía ondas radiales dirigidas la tierra. El primer trasbordador espacial tripulado fue el vostok, abordado por el conocido cosmonauta yuri Gagarin, quien observaría por primera vez, un 12 de abril de 1961, más cerca que nadie hasta ese momento la belleza del cosmos y las estrellas. Unos años antes, En 1957 se envió a la primera criatura viva , la célebre Perrita Laika,. Tiempo después, un 18 de marzo , alaxei leonov fue el primer cosmonauta en realizar una caminata espacial.

El 19 de Abril de 1971 la URSS colocaría en órbita la primera estación espacial sobre el planeta tierra y el 20 de febrero de 1986 el turno seria para la MIR, la Primera estación espacial permanente. Un laboratorio suspendido con módulos separados para el estudio de la astrofísica, ciencia de la materia y análisis de la tierra. Hay que recordar de que Estamos hablando de un país que en la primera mitad del siglo XX tenía una población mayoritariamente analfabeta y con rasgos predominantes de una economía semifeudal.

En aquel momento, nunca antes en la historia de la humanidad la exploración espacial y la posibilidad de su conquista para la supervivencia estuvo tan cerca para nuestra especie. Incluso, diferentes representantes del imperialismo norteamericano no han tenido otra opción que admitir que la URSS Fue la gran ganadora de la Carrera espacial.

Muchos elogian este indiscutible mérito de la ciencia e ingeniería soviética , pero son pocos los que se detienen a pensar como esos resultados fueron posibles en un país cuya economía era una de las más atrasadas al inaugurarse el siglo XX. Una Economía de campesinos analfabetos sometidos prácticamente a la servidumbre y obligados a labrar la tierra con instrumentos y técnicas semifeudales. Solo en la Economía nacionalizada y planificada instaurada por los bolcheviques al inicio de la revolución de noviembre pueden encontrase las respuestas de donde partir en nuestro análisis.

La Prueba de la II Guerra Mundial

La Mayor prueba para la fuerza alcanzada por el régimen soviético en su etapa de asenso fue aquella bárbara carnicería humana que impregno de oprobio al mundo moderno, me refiero ahora a la II Guerra mundial, la conflagración mundial donde los capitalistas decidieron resolver sus contradicciones.

Podrán decir lo que sea los apologistas del día D y adornar con solemnes cantos de heroicidad las batallas perpetradas por los aliados para detener al fascismo alemán. Sin embargo, la verdad yace sobre el frente oriental cuyo terreno fue el decisivo para la guerra. Con la resistencia combativa del ejército rojo y al espíritu de sacrificio del pueblo soviético, tras las batallas de Moscú, Stalingrado y Kursk se determinó el retroceso hasta Berlín de las fuerzas reaccionarias de la wehrmacht alemana.

La guerra se ganó a pesar de Stalin, Quien atreves de los infames procesos de Moscú purgo a una parte considerable de altos mandos militares del ejército rojo con la experiencia necesaria para guerra. Entre la victimas resulto asesinado el célebre héroe de la guerra civil, el mariscal Mijaíl Tujachevski. Hitler advierte la vulnerabilidad que esta brutal acción estalinista provoca en el alto mando soviético y violentado los acuerdos del tratado de Molotov-Ribbentrop decide poner en marcha la operación “Barba Roja” sobre Leningrado. Las bajas y daños en esta ofensiva son considerables. Muchas de las obras logradas en los planes quinquenales antecedentes fueron destruidas, importantes proporciones de tierras fértiles dañadas por la política de “tierra quemada” y más de un millar de viviendas fueron arrasadas. Al final de la guerra el pueblo soviético pago el precio de la victoria con 27 millones de vidas perdidas. La Derrota del primer estado soviético de la historia parecía inminente, precipitada por la brutalidad fascistas. Sin embargo, el ejército rojo logro sobreponerse y recuperar la iniciativa sobre el campo de batalla.

Cualquier persona inteligente se puede preguntar ¿cómo fue esto posible? En primer lugar, hay que reconocer como principal punto de apoyo los resultados de los planes quinquenales efectuados hasta ese momento y a la economía planificada sobre al cual estos planes se sustentaban. Como ya hemos dicho La URSS había creado una poderosa base industrial en un periodo de tiempo relativamente corto.

Además estas poderosas industrias se encontraban en manos del Estado soviético lo que permitiría, en pleno fragor de la invasión nazi, una ejemplar, masiva y épica emigración de la industrias cuya posición se encontraba directamente amenazadas por la wehrmacht alemana o por el valor estratégico que podrían tener para la guerra. Esta migración se dirigió hacia el este, los Urales, Siberia, el volga y otras partes del Asia Central.

Esta titánica hazaña no solo se dirigía a salvar una parte fundamental de la economía, también facilito que algunas industrias reconvirtieran su producción para cubrir diversas necesidades en el frente. Tales fueron los casos de las empresas automovilísticas y de aeronaves civiles. Ahora con esta base Productiva reposicionada en un lugar distante y seguro se pondría en fabricación las armas, municiones y equipos pesados necesarios para combatir al enemigo invasor. Los tanques blindados T-34, celebres por su capacidad de maniobra son algunos ejemplares de esta obra. En muchos casos la producción de armamentos soviéticos fue superior a las de Hitler, quien tenía a su disposición, en el punto mas álgido de la guerra, casi la totalidad de la capacidad productiva de Europa occidental.

Sin lugar a duda factores climatológicos, la genialidad de hombres como el general zhukov y la voluntad del pueblo soviético jugaron un papel importante en el conflicto, pero lo decisivo en esta contienda a muerte fue las ventajas ofrecidas por la economía planificada en el campo de la productividad y control sobre las principales industrias sobre las que se basaba la defensa y ofensivas del ejército rojo para mantenerse y avanzar.

Al finalizar la Guerra una parte considerable de la economía sufrio una regresión y varios de los avances de la sociedad soviética fueron destruidos. Pero desde las cenizas y contando prácticamente con sus propias fuerzas la URSS logro reconstruirse sin plan Marshall (Plan europeo de reconstrucción) y a pesar del totalitarismo burocrático (Del cual hablaremos más adelante en el presente escrito) recupero la senda del progreso con la multiplicación de su PIB por 5 entre los años 1945 y 1979.

En el ocaso de esta bárbara carnicería, depredadora de medio mundo, las fuerzas imperialistas norteamericanas al mando de Harry S. Truman decidieron lanzar un mensaje criminal contra Moscú y Leningrado. Se trata del ataque atómico dirigido al diezmado pueblo japonés. El mensaje era una demostración de poder, una advertencia pura y genocida contra “los Comunistas del Mundo”. Hoy este brutal ataque más que un acto de fuerza, podemos interpretarlo como una acción de profundo miedo y desespero aspiradas por las conquistas soviéticas y el mundo de la posguerra en cierne

Conclusiones

En palabras de Lenin la Unión de repúblicas soviéticas fue capaz de tomar el cielo por asalto y brindarle a la humanidad verdaderos avances en los campos de la productividad del trabajo, el desarrollo de la técnica, la ciencia y la cultura. Todo el siglo XX Esta marcado por las consecuencias de la Revolución de noviembre. En sus 22, 4 millones de kilómetros cuadrados brillo con obstinada efervescencia, no sin el asecho de la sombra, la luz de la esperanza, la razón y del nuevo mundo sobre la barbaridad capitalista. Las razones de su colapso no se deben explicar en las relaciones de producción establecidas por la revolución rusa, Todo lo contrario, la razón de sus éxitos y su dilatada existencia durante más de 70 años debemos considéralo como un producto íntegro de las potencialidades existentes en una economía planificada y dirigida de forma racional y democrática. Por primera vez en el mundo se demostró la posibilidad de gestionar a la sociedad sin patrones, banqueros y explotadores.

Lamentablemente el naciente estado soviético fue sometido a duras presiones Nacionales e internacionales que determinaron su desarrollo. Sus condiciones de atraso secular pesaban con fuerza sobre la economía y la cultura. El fracaso de la revolución en occidente condeno a un aislamiento malsano al nuevo estado soviético. Dadas esas condiciones la Contrarrevolución emergió en el propio seno de la URSS bajo el puño de hierro de la burocracia estalinista. Con el cuerpo macilento y desmoralizado de la clase obrera Las conquistas democráticas fueron liquidadas una a una y los viejos bolcheviques perseguidos hasta el asesinato bajo falsos cargos Presentados en los infames procesos de Moscú. No obstante, la economía planificada y las relaciones de producción derivadas de ellas, cuya esencia era tolerada por la casta burocrática en la medida que la enriqueciera, se mantuvieron por mucho tiempo, hasta que las fuerzas productivas se estancaron durante el periodo de Leonid brezhnev en la década del 70. Esto despertó la lucha entre diversas fuerzas vivas que ocasionaron finalmente la restauración capitalista y la disolución fatídica de esta colosal experiencia. El nacimiento de un mundo mejor termino como un lamentable aborto histórico, cuyas lecciones debemos analizar con profunda atención. Sin embargo, las razones de la degeneración estalinista en la unión soviética es harina de otro costal que bien podemos analizar en un próximo ensayo.

La Rusia postsoviética es un verdadero infierno para la clase trabajadora y la gente honesta. Ahora Rusia es un rico negocio de los zares de la mafia. El declinar de la cultura se expresa en la fuerza adquirida por los gánster, El machismo, la Homofobia y el cristianismo ortodoxo. La inflación y el desempleo carcome a la población. Las ansias imperialista de Rusia es otro factor de inestabilidad en importantes sectores del mundo.

El socialismo solo Puede existir con la condición de que se construya bajo una profunda democracia obrera, la democracia es el equivalente al oxígeno para el cuerpo humano en el proceso de transición al socialismo. Sin eso ninguna de las conquistas alcanzadas estarán garantizadas, ni mucho menos el socialismo (Cabe destacar que La URSS no Era una sociedad socialista, Era una sociedad en transición desde un capitalismo atrasado hacia el socialismo). Por otro lado, la revolución debe barrer al capitalismo del planeta y expandir sus fuerzas por todo el orbe, de lo contario se hundirá como un barco en un mar de capitalismo, no es este un sentimental caprichoso y romántico, es una necesidad estratégica.

El velo por fin se ha rasgado, la superioridad de una economía en transición al socialismo, para no hablar del propio socialismo, se ha demostrado en la práctica, como un hecho experimental. Esta verdad supera cualquier debate teórico y tratado escrito sobre el tema. Los representantes del Capitalismo mundial no tienen ni la moral ni la legitimidad para criticar lo sucedido en la URSS, pues su sistema mata a más de 8 millones de personas al año, sale de una crisis para entrar en otra, el desempleo es un mal endémico y la desigualdad crece todos los días a niveles dramáticos. Que el primer experimento más cercano al socialismo haya colapsado no es razón para dejar de observar este maravillo episodio de la historia humana. Lo que fracaso finalmente fue el control burocrático y totalitario del estado estalinista sobre el régimen soviético, es allí y en mas ningún otro lado donde debemos encontrar las razones definitivas de la debacle.

Haciéndonos Eco de las acertadas palabras del escritor Leonardo Padura debido a todas las implicaciones que tiene la caída de la URSS, dicho colapso podemos considerarlo como una desgracia para la humanidad y su constante consecución de la “utopía”.

Más Lamentables son los sectores del reformismo, las dirigencias sindicales y pequeños burgueses de izquierda que insisten en negar todo lo grande del régimen soviético, ellos se colocan al lado de la propaganda enemiga. Hoy, los reformistas que han llegado al poder evidencian en los resultados de sus prácticas, en el ámbito de la política y la economía, insuficiencia en algunos casos, desastres en otros. Las masas poco a poco sacaran cuentas y observaran hacia aquellas tierras lejanas donde el pueblo oprimido se puso en marcha y se atrevió a conquistar el cielo por asalto, entonces no tardaran en continuar las tradiciones revolucionarias y jugar el papel que la historia les ha adjudicado. Para ello hoy, los revolucionarios genuinos, debemos preparar los instrumentos para que las victorias por el poder estén garantizadas. Un Partido Revolucionario sin memoria histórica es un partido con poca memoria y sin experiencia, reconstruyamos entonces la verdad histórica para saber cómo vencer al olvido como arma de dominación.

¡Tomemos al cielo por asalto!

¡Otro Mundo Realmente es Posible!

¡organización Popular para el Combate!

¡Honor y gloria al Partido Bolchevique!

¡Honor y gloria a la clase trabajadora soviética!

¡Honor y gloria a Vladimir Lenin y a León Trotsky!

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *