¿Cuántos corazones tiene una vaca?

La respuesta a la pregunta que da título a este artículo parece sencilla, pero, si además de observar el hecho de que las vacas tienen 4 estómagos, nos paseamos por cualquier mercado municipal de la capital venezolana seguramente seremos atacados por la duda.

Para ponernos en contexto y explicar la situación de los mercados, hay que señalar que hace poco más de dos meses salió en Gaceta Oficial la lista de los “precios acordados”, en la que conocidos empresarios estamparon sus firmas. Al día siguiente, cada uno de esos productos desapareció de los anaqueles, entre ellos la carne de res cuyo precio fue acordado entre 80 y 90 Bs.S (o su equivalente en Petros). Sin embargo, como los comerciantes no pueden dejar de vender por mucho tiempo y los funcionarios de la Sundde tampoco pueden dejar sus oficinas baldías, poco a poco fueron surtiéndose las neveras de los vendedores de carne con productos no regulados como patas (280 Bs.S), panza (420 Bs.S), pulmones, hígado y corazón; por su puesto ningún lomito asomaba por el lugar.

Lo que vemos, es otra demostración más de que el capitalismo, por más que se tengan buenas intenciones (lo cuál no creemos que sea el caso actualmente), no puede ser regulado. Así, cuando un gran ganadero no ve posible satisfacer su tasa de ganancia entonces evade los controles impuestos para obtener el beneficio deseado por otras vías. Al mismo tiempo, se observa la incapacidad del gobierno para hacer valer sus acuerdos con la burguesía en tiempos de crisis, ya que no cuenta con dólares que le permitan importar y competir en términos capitalistas con los burgueses.

Los liberales, en este punto acuerdan con nosotros: “el capitalismo no puede ser regulado”, sin embargo, mientras nosotros defendemos al trabajador, ellos defienden al “pobre productor que sufre las imposiciones de un régimen totalitario” que, “para no quebrar vendiendo sus productos por debajo del precio entonces deja de vender”. Pero… ¿es que acaso una vaca puede vivir sin el corazón? Quizá pueda vivir sin una pata, pudiera ser posible que tras una complicada operación pueda vivir sin uno de sus 4 estómagos, o sin la lengua, pero… ¿sin el corazón?

El hecho de ver en un refrigerador más de 4 corazones, uno al lado del otro, hace que uno se pregunte la forma de vender el corazón de una vaca sin necesidad de sacrificarla, entonces, o es que el capitalismo encontró la forma de hacerlo (a un costo menor que sacrificándola), o es que los comerciantes y “el pobre productor” nos están tomando el pelo para evadir los “precios acordados” mientras desvían los productos cárnicos de los mercados hacia la frontera o hacia refrigeradores más “sofisticados”.

Estoy seguro que en este punto ya hay una duda razonable para aquellos que, alienados por el capitalismo, siguen defendiendo a los “pobres productores”, sin embargo, si desechamos toda creencia en supuestos capitalistas vegetarianos o burgueses revolucionarios, dependiendo del color de la camisa que tengan, la siguiente pregunta será ¿Los ricos y altos burócratas también se preguntan, cuántos corazones tiene una vaca?

News Reporter
Miembro del Comité Central de @LuchadeclasesVE | Diploma en Liderazgo Político #UNIMET (2016) | Diploma del IPLAC (Cuba) en Formación Política Ideológica (2014) | Secretario General de @AsobecUSB (2013-2014) | Diploma en Derechos Humanos @Defensoria_Vzla (2012)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *