Edición inglesa de: «La revolución de España contra Franco: la gran traición»

En julio, Wellred Books lanzará en inglés el libro “La revolución de España contra Franco: la gran traición” (¡disponible para preventa ahora!) El autor, Alan Woods, participó en la última fase de la lucha contra Franco. Explica cómo un movimiento revolucionario de la clase obrera derrotó al régimen, y pudo haber ido más lejos, de no haber sido por las traiciones de los dirigentes obreros. Desde Lucha de Clases, esperamos tener lista la edición española de esta obra dentro de unos meses. El siguiente artículo de Alan proporciona una descripción general de los acontecimientos tratados  con mucho mayor detalle en el libro.

[FUENTE ORIGINAL]

La historia de la revolución española de la década de 1930 es bastante conocida por la mayoría de las personas de izquierda. Pero hay un sorprendente nivel de ignorancia con respecto a los acontecimientos que ocurrieron posteriormente. La historia no terminó con la victoria de Franco en 1939. Y la historia de cómo la dictadura de Franco fue finalmente derribada por el movimiento revolucionario de los trabajadores españoles en la década de 1970 es inspiradora.

En las condiciones más difíciles y peligrosas, los trabajadores españoles lanzaron un movimiento de huelga que no tiene paralelo en la historia. Nada remotamente parecido se puede ver en la Alemania Nazi o en la Italia de Mussolini. Comenzando con el movimiento heroico de los mineros asturianos en 1962, hubo ola tras ola de huelgas, huelgas generales, manifestaciones y protestas.

Esta fue una revolución genuina, que podría y debería haber ido más lejos de lo que lo hizo. Los trabajadores y jóvenes españoles hicieron todo lo posible para lograr una transformación revolucionaria de la sociedad. Si finalmente no tuvieron éxito, no fue culpa suya. La revolución española de la década de 1970 fue traicionada vergonzosamente por los líderes de los partidos comunista y socialista, que entraron en un acuerdo con ex fascistas como Adolfo Suárez para detener el movimiento revolucionario. El resultado de esta traición fue la llamada Transición Democrática, que era simplemente una hoja de parra para ocultar la continuación del antiguo régimen bajo el disfraz de una «monarquía parlamentaria».

La ignorancia de lo que realmente ocurrió no se limita a países fuera de España. Durante cuatro décadas, la clase dominante española, ayudada e instigada por los líderes reformistas y estalinistas que traicionaron la revolución, ha hecho todo lo posible para asegurarse de que la memoria histórica del pueblo español esté sepultada bajo un montón de mentiras, verdades a medias, distorsiones y mitos. El papel clave de la clase obrera en el derrocamiento de la dictadura se ha ocultado, mientras que los que conspiraron para preservar la dictadura del capital y las características más esenciales del antiguo Estado franquista han sido presentados cínicamente como los salvadores de la democracia española.

Tuve el honor y el privilegio de participar personalmente en la última fase decisiva de esta inspiradora lucha de clases y fui testigo de algunos de sus momentos claves. Siento que tengo el deber de informar a la nueva generación de lo que realmente ocurrió, tirar del velo grueso de mentiras que se ha utilizado para ocultar la verdad y recrear el maravilloso estado de ánimo revolucionario de aquellos tiempos inspiradores.

La larga noche del franquismo

El 1 de abril de 1939, el general Franco declaró la victoria sobre el pueblo de España. Comenzó una larga pesadilla que duró casi cuatro décadas. Nadie sabe exactamente cuántas personas murieron en los sangrientos tres años de la Guerra Civil. Las estimaciones van desde 200.000 a un millón. La verdadera cifra puede estar en algún punto entre estas estimaciones. Pero la matanza no terminó allí.

La represión salvaje que comenzó en las zonas nacionalistas durante la Guerra Civil continuó sin cesar después de la guerra misma. Los fascistas exigieron una terrible venganza contra los trabajadores. Cientos de miles de republicanos, comunistas y socialistas fueron arrestados e internados en campos de concentración, e innumerables personas fueron asesinadas o desaparecidas en las cárceles de Franco.

Las huelgas, manifestaciones, asambleas de trabajadores, sindicatos libres y partidos políticos fueron prohibidos. Bajo Franco, todos los trabajadores españoles estaban obligados a unirse al sindicato fascista, o CNS (Confederación Nacional Sindicalista)  – el Sindicato, o el «Sindicato Vertical», como lo llamaban los trabajadores. Siguiendo el modelo de los sindicatos de la Italia de Mussolini, la CNS organizaba a empresarios y trabajadores en la misma estructura. Los salarios eran fijados por los empresarios y funcionarios de la CNS. Los «representantes» de los trabajadores eran seleccionados por los burócratas del Sindicato de acuerdo con los patrones.

La Iglesia Católica Romana había apoyado a los fascistas durante la Guerra Civil, a la que describieron como una «cruzada». Bajo Franco, la iglesia disfrutaba de un monopolio absoluto sobre la vida religiosa, cultural y educativa. Los sacerdotes y obispos ejercían una dictadura espiritual sobre las almas de la gente, que coincidía exactamente con la dictadura física sobre sus cuerpos.

El despertar

Pasó mucho tiempo antes de que el proletariado español pudiera recuperarse de sus heridas. Pero se recuperaron. En la década de 1960, las primeras huelgas de mineros en Asturias anunciaron el despertar revolucionario de los trabajadores de España. Esta ola de huelgas sin precedentes data de la primavera de 1962. Este movimiento magnífico se desarrolló ante las fauces de las leyes de la dictadura fascista. El movimiento se enfrentó a una represión feroz.

El gobierno declaró un estado de sitio en las provincias afectadas por la huelga. Esto era equivalente a una declaración de ley marcial. Los activistas sindicales fueron arrestados y sentenciados por la corte marcial a penas de prisión de 5 a 18 años. Pero ya era tarde. El movimiento ya había ganado un impulso imparable.

Entre 1964 y 1966, se perdieron 171.000 días laborales debido a acciones de huelga. Entre 1967 y 1969, la cifra aumentó a 345.000 y en el período de 1970 a 1972, casi se triplicó a 846.000. De 1973 a 1975, fue incluso más alto, a 1.548.000. Tras la muerte de Franco, el movimiento de huelga alcanzó su apogeo. Desde 1976 hasta mediados de 1978, se perdieron 13.240.000 días de trabajo en huelgas. En 1970, hubo cuatro veces más huelgas que en 1969; y en 1971, dos veces y media el número en 1970.

Hubo muchas víctimas en esta lucha. Muchos trabajadores perdieron la vida en enfrentamientos con la policía y cientos más fueron detenidos o despedidos de sus trabajos por participar en manifestaciones, huelgas o reuniones ilegales. Pero la curva del movimiento de lucha se movía bruscamente hacia arriba. En 1973, se declaró una huelga general en Pamplona, que eligió un comité de huelga compuesto por representantes de las empresas más importantes.

Muchas de las huelgas no fueron causadas por demandas salariales, sino por una acción de solidaridad con los trabajadores de la misma empresa que habían sido despedidos, o en solidaridad con los trabajadores de otras empresas que estaban en lucha. Así, incluso bajo los fusiles de la policía armada, y a pesar de la red de informadores, espías de la policía y agentes provocadores, los trabajadores actuaban como una clase.

La muerte de un dictador

En el último período de su vida, Franco fue mantenido vivo artificialmente por orden de una camarilla gobernante que vivía con el miedo mortal a su fallecimiento. El hecho de que el régimen considerara que su destino dependía del cuerpo en descomposición de un anciano enfermo era una expresión gráfica de su extrema debilidad. En realidad, el régimen había perdido su base de masas en la sociedad. Bajo la influencia de las huelgas de masas de los trabajadores, prácticamente todos los niveles de la sociedad española se opusieron al régimen. No solo los estudiantes, sino también los abogados, doctores, profesores universitarios y editores de periódicos, actores, directores de cine y dramaturgos se opusieron a la dictadura.

El 20 de noviembre de 1975 se anunció finalmente la muerte de Franco. El régimen declaró un luto oficial, pero la noticia fue recibida con alegría en todos los barrios obreros. Las tiendas informaron que sus existencias de champán se agotaron rápidamente. La desaparición del odiado dictador abrió las compuertas de la lucha de clases, que alcanzó un nuevo nivel de intensidad.

El nuevo gobierno de Arias Navarro ofreció una «reforma», que en realidad era simplemente la continuación del franquismo bajo un nuevo nombre. Pero este truco no engañó a nadie. El régimen se dividió y luchó por su vida. Pero como un animal herido, eso lo hizo aún más feroz.

En Madrid

Me mudé a Madrid en enero de 1976 con mi primera esposa Pam y mis dos hijas pequeñas. Desde nuestro apartamento en el distrito obrero de Carabanchel, pudimos ver la famosa prisión donde el régimen encarcelaba a presos políticos y líderes sindicales. El ambiente en Madrid era eléctrico.

Había huelgas en el Metro, y en los sectores de correo y telecomunicaciones; la red ferroviaria (Renfe), los taxistas y cientos de otras compañías en el cinturón rojo de Madrid experimentaron acciones huelguísticas; Al igual que el sector del metal en Getafe: Pegaso, Standard, operarios de Chrysler y otros. El periódico de Madrid Informaciones (el 9 de enero) estimó la cantidad de trabajadores en huelga en la capital en 100.000, pero las estimaciones no oficiales dieron el doble de esa cifra.

El gobierno tuvo que llamar a los militares para mantener en funcionamiento el Metro y los servicios postales. En realidad, Madrid estuvo muy cerca de una huelga general. Los estudiantes también estaban entrando en acción. Las universidades se encontraban en un estado constante de fermento, con asambleas ilegales y agitación política que continuaban sin parar.

La represión policial fue dura. Ana Muñoz, quien estudiaba en la Universidad Complutense de Madrid, recuerda cómo vio a algunos estudiantes lanzarse a través de las ventanas de vidrio para escapar de las porras de la policía antidisturbios. Muchas personas fueron arrestadas, golpeadas y torturadas.

Fraga, el Ministro del Interior de la línea dura, lanzó una amenaza a los manifestantes: «la calle es mía». Pero los trabajadores y los jóvenes de España estaban desafiando esa afirmación audaz todos los días. El movimiento revolucionario que se extendió por toda España alcanzó su clímax en la ciudad vasca de Vitoria el 3 de marzo de 1976.

El 3 de marzo

El movimiento de huelga en Vitoria ya había comenzado a principios de año. Los trabajadores organizaron comités representativos elegidos democráticamente, que los empresarios describieron como «un soviet local». Viajé a Vitoria en un coche lleno de compañeros. Lo que encontramos fue algo parecido a una ciudad ocupada, repleta de policías armados y guardias civiles. De hecho, sólo escapamos por poco del arresto esa noche cuando el auto fue detenido en un puesto de control de la policía.

Asistí a una reunión de varios miles de trabajadores y sus esposas en la iglesia de San Francisco. En aquellos días, los únicos lugares donde se podía reunir eran iglesias y monasterios. Era, en efecto, un soviet. Lo que más me impresionó fue la disciplina estricta de la reunión y el fervor revolucionario de los discursos de los trabajadores, y en particular de las mujeres, mostraron una determinación férrea de llevar la lucha hasta el final.

Al día siguiente, los trabajadores marcharon en columnas ordenadas hacia el centro de la ciudad. Formaron algo como barricadas humanas en las calles y detuvieron el tráfico. Después de un rato, se escucharon las sirenas de la policía y se disolvieron las barricadas humanas. Pero los trabajadores seguían presentes: en las esquinas o en los bares. Era una especie de guerra de guerrillas. Después de un rato, alguien tuvo la idea de, en lugar de formar barricadas humanas, demoler las farolas o empujar autos para formar barricadas.

En algún momento, estábamos conduciendo por la calle, cuando un policía se apresuró hacia nosotros con su porra desenfundado, con la obvia intención de romper el parabrisas, aunque no estábamos haciendo nada. Obviamente, querían golpear a la gente, pero como el enemigo invisible desapareció tan pronto como llegaron, no había nadie a quien golpear. Estaban fuera de control, enloquecidos por la frustración y la ira.

Alrededor de las 5 de la tarde, los trabajadores y sus familias se reunieron una vez más en la iglesia de San Francisco. Sorprendentemente, la policía les permitió entrar. Pero una vez que estuvieron dentro, la policía rodeó la iglesia y bloqueó todas las entradas. Ordenaron a la gente que se dispersara, y cuando se negaron, lanzaron gases lacrimógenos y bombas de humo a la iglesia.

Las explosiones y el sonido de cristales rotos causaron pánico dentro de la iglesia, donde se reunieron una gran cantidad de hombres, mujeres y niños. La gente jadeaba por respirar y trataba de salir. Pero mientras se tambaleaban con la luz del sol, la policía abrió fuego con ametralladoras. Cinco trabajadores murieron y muchos otros resultaron heridos.

La idea de una huelga general

Los acontecimientos de Vitoria tuvieron un efecto electrizante en la conciencia de cientos de miles de trabajadores en todo el Estado español. En varias partes del país estallaron huelgas y manifestaciones espontáneas. Una clara situación pre-revolucionaria se había abierto en España. Todas las condiciones objetivas clásicas para la revolución socialista estaban presentes. En estas condiciones, la consigna de una huelga general se planteó a quemarropa. Los trabajadores ya habían organizado huelgas generales locales y regionales en toda España, acompañadas de manifestaciones masivas y protestas callejeras. Pero tales acciones tenían límites definidos.

Los obreros españoles habían demostrado su poder. Pero este poder todavía estaba presente sólo como un potencial. Para que ese potencial se convirtiera en una realidad, necesitaba organizarse y movilizarse. Lo que se requería era una huelga general en toda España para terminar la tarea. Esto era completamente posible. Todo lo que era necesario era que los dirigentes emitieran la convocatoria de huelga y fijaran el día. Pero la llamada nunca llegó. La razón de esto no se encuentra en ninguna falta de fuerza de voluntad por parte de los trabajadores. Habían demostrado una y otra vez su disposición para luchar y hacer sacrificios para lograr sus demandas. El problema era de liderazgo.

A través de sus huelgas y huelgas generales, los trabajadores habían demostrado su poder para paralizar toda la sociedad. Habían desafiado al Estado y sus fuerzas represivas con impresionante coraje y determinación. Sin embargo, en última instancia, todo esto no cuenta para nada. El futuro de España estaba determinado por un pequeño puñado de individuos que realmente no representaban nada más que a sí mismos. Políticos obreros reformistas y una pequeña camarilla de ex burócratas franquistas decidieron todo a espaldas de las masas.

El Partido Comunista era la fuerza más decisiva en la clase obrera en ese momento. Pero sus líderes se oponían implacablemente a la idea de una huelga general. Vieron el movimiento de masas sólo como una moneda de cambio en sus negociaciones con el régimen. No tenían absolutamente ninguna confianza en la capacidad de los trabajadores españoles para tomar el poder en sus propias manos y buscaban ansiosamente a alguien a quien entregar el poder que temían asumir.

Revolución y contrarrevolución

Antes de morir, Franco intentó garantizar la continuación de su régimen en forma de una monarquía restaurada. Durante algunos años, había estado preparando al Príncipe Juan Carlos para este papel, y como Rey, comenzó a hacer valer su derecho al poder. Arias estaba ahora completamente desacreditado, y Juan Carlos aprovechó la oportunidad en julio de 1976 para cesarlo y nombrar a un nuevo hombre en su lugar.

Adolfo Suárez era el secretario general del Movimiento Nacional, el único partido político permitido en la España de Franco. En julio de 1976, Juan Carlos, a quien Franco había nombrado su sucesor y rey de España, lo nombró presidente del gobierno. Pocas veces ha habido transformaciones tan notables en la historia.

El cese de Arias Navarro y el apresurado nombramiento de Adolfo Suárez fueron claros indicios de que el régimen estaba dividido por la mitad. Este movimiento no fue un reflejo de fuerza, sino de extrema debilidad. Pero en lugar de aprovechar esta debilidad para pasar a la ofensiva, los dirigentes obreros inmediatamente agitaron la bandera blanca y se apresuraron a hacer un trato.

El meollo del asunto es que tuvieron la intención de hacer esto todo el tiempo. Lo que esperaban era una oportunidad adecuada y un interlocutor cooperativo con el que negociar una traición. Esa oportunidad ahora se presentó en la persona de Adolfo Suárez, y lo abrazaron con todo el entusiasmo posible.

En enero de 1977, la situación en España alcanzó un punto crítico. Los elementos de ultra derecha, decididos a sabotear cualquier posibilidad de reforma, utilizaron los servicios de bandas fascistas para crear una atmósfera de terror en las calles. Se recurrió a acciones terroristas, secuestros y asesinatos para este propósito.

El asesinato de un joven estudiante llamado Arturo Ruiz fue recibido con manifestaciones masivas de estudiantes en las calles de Madrid. En una de esas manifestaciones, una joven, Mari-Luz Najera, fue asesinada cuando el policía disparó un bote de bomba de humo directamente contra su cara. El mismo día, en Atocha, en el centro de Madrid, pistoleros fascistas entraron en la oficina de un grupo de abogados laboralistas que trabajaban para Comisiones Obreras, dominada por los comunistas, y mataron a sangre fría a cinco personas.

Marx dijo una vez que la revolución necesita el látigo de la contrarrevolución. Las sangrientas provocaciones de los contrarrevolucionarios tuvieron los resultados opuestos a los previstos. Tenían la intención de asestar un golpe contra el Partido Comunista, pero sólo lograron aumentar su autoridad ante los ojos de las masas. Tenían la intención de crear una atmósfera de miedo, pero los asesinatos de Atocha causaron una ola de repulsión y rabia como nunca he visto antes ni después.

La iniciativa pasó ahora a la revolución. Existían todas las condiciones para convocar una huelga general indefinida. Pero una vez más, los líderes del Partido Comunista metieron los frenos. La manifestación masiva que llenó las calles de Madrid en los funerales de las víctimas fue fuertemente vigilada por los delegados del Partido Comunista que impusieron el silencio e impidieron la exhibición de pancartas o consignas.

Los líderes del PC vieron esto como una ocasión, no para liderar un movimiento de masas para derrocar al régimen, sino para apuntalarlo y entrar en negociaciones. Santiago Carrillo declaró públicamente que “debemos apoyar al gobierno”.

Pactos y consenso

En el libro del Génesis, Esaú vendió a su hijo por un plato de lentejas. Ese no fue un mal trato comparado con el que llegaron Carrillo y González, quienes entregaron el poder que había sido conquistado a través de la acción de la clase obrera a cambio de una democracia falsa. Aquí reside el secreto de la llamada Transición Democrática.

Un hombre sin perspectivas políticas amplias y con incluso menos principios, Suárez, fue sin embargo, un hábil manipulador político. Rápidamente comprendió el hecho de que, para sobrevivir, el régimen necesitaba hacer concesiones y hacer un trato con los dirigentes obreros. Ya que fracasó en derrotar el movimiento a través de la represión, intentaría descarrilarlo tomando el camino de las concesiones.

El nuevo presidente sabía que no podía gobernar sin basarse en los dirigentes de los partidos socialista y comunista. Se apoyó en ellos, y ellos se apoyaron en la clase trabajadora. Pero en lugar de basarse en el poder de la clase trabajadora, estos líderes fueron hipnotizados por el espectro del poder estatal, aunque ese poder se estaba desintegrando rápidamente ante sus propios ojos. Se comportaban como conejos asustados cegados por los faros de un automóvil.

Suárez debió quedarse sorprendido al descubrir que los líderes de socialistas y comunistas estaban ansiosos por hacer un trato. Particularmente importante fue el papel de Santiago Carrillo, el líder del Partido Comunista (PCE). La parte principal del programa de Carrillo, uno podría llamarlo una obsesión, fue la necesidad de ganarse el favor de los liberales, o incluso de la llamada ala reformista del régimen de Franco.

Tenían miedo de todo: del régimen, del ejército, de la Iglesia, de las masas e incluso del sonido de su propia voz. Ellos veían el movimiento de masas no como un poder, sino simplemente como una moneda de cambio en sus negociaciones con el régimen. Estaban listos y dispuestos a sacrificarlo a cambio de lo que se les ofreciera. Ni siquiera eran buenos negociadores en los estrechos términos sindicales. Al final, no quedó mucho de las demandas originales. La realidad es que los dirigentes de la oposición ya habían decidido rendirse antes incluso de haber cruzado la puerta de la oficina de Suárez.

A cambio de la legalización del Partido Comunista, Carrillo estaba dispuesto a aceptar casi cualquier cosa. Aceptó la reforma de Suárez en su totalidad, incluida la monarquía y su bandera. Esta fue una traición a los principios más fundamentales, no sólo del Partido Comunista, sino de los demócratas españoles en general. En este momento, la monarquía no tenía absolutamente ninguna base de apoyo en España.

Si hubiera habido un referéndum para decidir si España sería una república o una monarquía, el resultado habría sido abrumadoramente a favor de una república. Esto fue posteriormente admitido por el propio Suárez. Sin embargo, nunca se realizó tal referéndum, y el Partido Comunista prohibió la exhibición de banderas republicanas en sus actos, y golpeó a los que intentaban exhibirlas.

Aquí tenemos el rostro real y feo de la transición democrática en España. Debemos agregar que la conducta de Felipe González y el PSOE no fue una pizca mejor.

La «Transición Democrática»

Para justificar esta rendición abyecta, González y Carrillo intentaron argumentar que la alternativa habría sido la intervención del ejército y una sangrienta represión. Este argumento asume, increíblemente, que lo único que impidió tal represión fue la autoridad personal de Adolfo Suárez. Parecería que los generales españoles quedaron convencidos con un par de conversaciones con Suárez y el Rey. Aquí dejamos el reino de la realidad política muy atrás y entramos en el de un cuento de hadas.

En primer lugar, la temida represión había estado ocurriendo continuamente durante todo el período anterior. La brutal supresión de manifestaciones y huelgas, los asesinatos de Atocha, del 3 de marzo en Vitoria, y muchos otros casos de represión, son pruebas suficientes de que el régimen ya había agotado la vía de la represión, que no había logrado detener el movimiento revolucionario. La continuación de estos métodos estaba destinada a producir una explosión que arrasaría con el régimen en su totalidad. Por esa misma razón, el régimen se vio obligado a pasar de la represión a la concesión como medio de autoconservación.

En cuanto al uso del ejército, esa habría sido una estrategia extremadamente arriesgada. El ejército español en ese momento era un ejército de reclutas. Los acontecimientos de Vitoria expusieron la existencia de una tensión seria entre los soldados y la policía. Cualquier intento de usar las tropas contra los huelguistas se arriesgaba a romper el ejército en pedazos. Los generales eran muy conscientes de esto, y las divisiones también se abrían en la capa superior del ejército, e incluso dentro de la policía.

El hecho es que tanto los líderes comunistas como los socialistas, al no tener confianza en la capacidad de la clase obrera para cambiar la sociedad, habían decidido de antemano que la mejor manera de llegar a una democracia parlamentaria en la que se instalarían cómodamente en cargos ministeriales, era llegar a un acuerdo con el régimen. El Partido Comunista había decidido esto décadas antes, cuando aceptó el llamado Pacto de la Libertad. Ha mantenido esta posición desde entonces. La correlación de fuerzas no tuvo absolutamente nada que ver con eso.

La gran traición

El precio de la Transición fue pagado por las masas que habían luchado para derrocar al antiguo régimen. La llamada Transición Democrática ungió al antiguo régimen con un poco de óleo «democrático», pero lo dejó prácticamente intacto. Los cuerpos represivos permanecieron. La Guardia Civil siguió disparando a los manifestantes, y torturó y asesinó a prisioneros en las cárceles.

Ni una sola persona fue castigada por los crímenes, asesinatos y atrocidades de la dictadura. Los asesinos y torturadores caminaban libremente por las calles, donde podían reírse en la cara de sus víctimas. Una ley de amnistía aprobada en 1977 prohibió el enjuiciamiento de los delitos cometidos durante la dictadura. Se impuso un pacto de silencio que amordazó a los españoles durante décadas. Simplemente debían olvidar al millón de personas que murieron en la Guerra Civil y durante los 40 años de dictadura.

Los monstruosos privilegios de la Iglesia Católica Romana, ese baluarte de la contrarrevolución, quedaron intactos, una carga intolerable para los pueblos de España. Los vastos ejércitos de monjas y sacerdotes debían permanecer a cargo de sus escuelas, con sus salarios pagados por el contribuyente.

Los libros de historia fueron reescritos de tal manera que nada de esto debía haber ocurrido. Las fosas comunes, donde miles de cadáveres sin nombre yacían bajo olivares y puertos de montaña, debían dejarse intactas para permitir que los turistas admiraran la vista. Esto fue una traición a todo por lo que los trabajadores de España habían estado luchando. Cuatro décadas después, el pueblo de España sigue viviendo con las consecuencias.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *