Turquía ataca el norte de Siria: ¡hace falta un contraataque revolucionario!

Después de una conversación telefónica con el presidente de Turquía, Recep Tayyib Erdogan, el domingo pasado, Donald Trump declaró de inmediato que habían acordado la retirada de las tropas estadounidenses de las zonas kurdas del norte de Siria y dieron la luz verde a una incursión turca. A partir de ayer por la tarde, esta invasión ha comenzado.

Según los informes, la ofensiva comenzó con ataques aéreos y el bombardeo de las ciudades de Ras Al Ayn, Tal Abyad, Ayn Issa y Mishrafa, pero desde entonces se ha extendido a otros objetivos. También se ha informado que ha comenzado la siguiente fase, con incursiones en territorio sirio por parte de las fuerzas turcas, junto con grupos mercenarios islamistas de Siria.

Las fuerzas kurdas del YPG que han controlado el área están decididas a resistir amargamente. Pero es innegable que estarán en una posición muy desventajosa contra el ejército turco, que es el segundo ejército más grande de la OTAN.

Ya, el bombardeo ha resultado en docenas de muertes. Si los kurdos no logran repeler el ataque, no hay duda de que las fuerzas invasoras no mostrarán piedad. Tal como lo hicieron durante la invasión de Afrin el año pasado, los fanáticos islamistas, que actúan como tropas de choque turcas, violarán, quemarán y asesinarán donde sea que vayan.  Miles de personas serán asesinadas y decenas de miles de hombres, mujeres y niños serán expulsados de sus hogares.

La ofensiva solo es posible como resultado de un movimiento sorpresivo del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien después de una llamada telefónica con el presidente turco, Recep Tayyib Erdogan, el domingo, prometió retirar las tropas estadounidenses del área.

¿Qué quiere Erdogan?

Erdogan, por lo tanto, no perdió tiempo en comenzar la ofensiva para crear lo que recientemente llamó su «corredor de paz». Este plan, que también presentó en la reciente Asamblea General de la ONU, implica la invasión turca de una franja ancha de 48 (o potencialmente hasta 160) kilómetros del norte de Siria, el área actualmente habitada por los kurdos de Siria, que Turquía controlaría a través de sus fuerzas marionetas del llamado Ejército Nacional Sirio: una fuerza rediseñada que consiste en mercenarios islamistas, anteriormente parte del llamado Ejército Sirio Libre. Aquí, unos 2 millones de los 3,6 millones de refugiados sirios que viven en Turquía en la actualidad serían reasentados.

Por supuesto, no hay nada pacífico en la invasión de Erdogan, que si se lleva a cabo hasta su objetivo final declarado, tendrá un costo de miles de muertos y el desplazamiento de millones de kurdos comunes, que viven en la zona. En realidad, Erdogan está tratando de rediseñar la composición étnica del área para instalar un protectorado con base árabe, que se supone que actúe como un «amortiguador» contra los kurdos. Esto también le permitiría obtener un mayor control sobre el área al incitar a la lucha étnica nacional entre árabes y kurdos.

Cuando llegó al poder, Erdogan se apoyó en los kurdos contra la tradicional burguesía kemalista turca. Criticó la opresión nacional de los kurdos y abrió conversaciones con el líder del Partido de los Trabajadores Kurdos (PKK), Abdullah Ocalan. Pero esto cambió rápidamente cuando el Partido Democrático Popular (HDP), vinculado al PKK, ingresó al parlamento con el 13,1 por ciento de los votos en 2015, convirtiéndose así en un punto focal para la creciente lucha de clases y el estado de ánimo anti-Erdogan en Turquía.

Al mismo tiempo, el partido hermano del PKK, el PYD (y su brazo militar, el YPG) se alzaron para tomar el poder y establecer lo que se conoce como Rojava, en el vacío dejado en el norte de Siria después de que Bashar Assad se viera obligado a retirarse frente un movimiento revolucionario con raíces en el oeste de Siria. Los valientes combatientes del YPG, que luchan por la emancipación de la opresión nacional, por una patria, y sobre la base de ideas izquierdistas y socialistas, se convirtieron rápidamente en los combatientes anti-Estado Islámico más eficientes en Siria. Esto los enfrentó directamente contra Erdogan, que estaba armando y apoyando al ISIS – y a otros grupos islamistas – para prepararse para sus propias ambiciones imperialistas en Siria. Al mismo tiempo, la independencia de facto kurda en Rojava se convirtió en un poderoso faro para los kurdos dentro de Turquía. Por lo tanto, el surgimiento del movimiento de liberación kurdo se convirtió en una amenaza existencial para Erdogan en todos los sentidos. Mientras tanto, a medida que la economía turca comenzó a estancarse y la estrella de Erdogan se desvanecía lentamente, se volvió cada vez más dependiente del nacionalismo turco rabioso y de los sentimientos anti-kurdos para mantener el poder. Esa es la base de la hostilidad de Erdogan hacia los kurdos, y su determinación de eliminar su región autónoma en el norte de Siria.

En las elecciones locales anteriores, Erdogan vio sus mayores reveses en sus casi 20 años de estar en el poder, perdiendo las elecciones en las principales ciudades como Estambul y Ankara. La economía turca está bajo una grave tensión y Erdogan está perdiendo terreno muy rápido a medida que se intensifica la lucha de clases. En este contexto, la cuestión de los refugiados sirios se ha convertido en un tema candente en Turquía, donde los patrones a menudo usan sirios desesperados para socavar los exiguos salarios de los trabajadores turcos. Esto ha sido utilizado por la oposición para agitar la xenofobia y el odio hacia los sirios. Muchos están enojados porque Erdogan ha gastado miles de millones en su intervención en Siria, mientras que los niveles de vida están cayendo bruscamente en Turquía. Al abandonar a los refugiados sirios en las zonas kurdas, puede resolver simultáneamente el problema económico de cuidarlos, silenciar a sus críticos en casa y conseguir una importante victoria militar en una aventura imperialista, que hasta ahora solo le ha provocado reveses y humillaciones. Si logra mantener un protectorado en el norte de Siria, puede usarlo para impulsar el nacionalismo turco y agrupar a las capas más reaccionarias en torno a sus planes neo-otomanos. En realidad, sin embargo, lo que esto revela no es la fuerza de Erdogan, sino el proceso de su debilitamiento, que hemos observado en los últimos años. Desesperado por apuntalar su posición, se ve obligado a correr riesgos, que pueden ser contraproducentes, al igual que han fracasado todas sus ambiciones de intervenir en la región.

Trump y la crisis del imperialismo estadounidense

Después de su declaración sobre la retirada de las tropas estadounidenses, Trump emitió una serie de tuits y declaraciones contradictorias en las que pretendían justificarse y disculparse por sus acciones. Al principio, defendió su decisión afirmando que Turquía es un importante socio comercial y miembro de la OTAN. Luego dijo que seguiría apoyando a los kurdos y que «si Turquía hace algo que yo, en mi gran e inigualable sabiduría, considero que sobrepasa los límites, destruiré totalmente y arrasaré la economía de Turquía (¡lo he hecho antes!)». Luego dijo que la presencia de Estados Unidos en Oriente Medio fue el error más grande en la historia de la nación, y que «ahora estamos llevando lenta y cuidadosamente a nuestros grandes soldados y militares a casa». ¡Nuestro enfoque está en la GRAN IMAGEN! ¡ESTADOS UNIDOS ES MAYOR QUE NUNCA ANTES! ” Ayer, parecía defender sus acciones porque los kurdos aparentemente no ayudaron a Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial…

Por supuesto, estas declaraciones maníacas dicen algo sobre el estado mental de Donald Trump, pero también reflejan las divisiones internas dentro de la clase dominante estadounidense y la crisis del imperialismo estadounidense. Estas divisiones ya se habían revelado anteriormente, en la Guerra Civil Siria, donde, por ejemplo, las fuerzas islamistas apoyadas por la CIA y las fuerzas kurdas respaldadas por el Pentágono se enfrentaron en las ciudades de Azaz en 2016, y en muchas otras ocasiones. Pero este conflicto había sido enterrado y había existido un «alto el fuego» actual entre las dos alas del establishment, que duró, mientras no se moviera nada en Siria. Pero tarde o temprano, se tuvo que tomar una decisión: o EE.UU. se atrincheraba más en Siria, a costa de un mayor conflicto con Turquía y probablemente una derrota más adelante, o se retiraría, a costa de fortalecerse Rusia e Irán. Nunca había una cosa «correcta» que hacer desde el punto de vista de los imperialistas. Sin embargo, el conflicto ha estallado nuevamente.

Mientras Trump declaraba que Estados Unidos se retiraría de Siria (aunque no da un plazo firme para tal retiro), el Washington Post informó que «Detrás de la escena, los funcionarios del Departamento de Defensa y del Departamento de Estado se apresuraron a tranquilizar a otros aliados estadounidenses que operan en Siria, principalmente Francia y Gran Bretaña: que solo un puñado de tropas estadounidenses se estaban moviendo y que la presencia y la misión de la fuerza total de aproximadamente 1.000 estadounidenses en el norte de Siria permanecería sin cambios”. El Pentágono, que quiere usar las fuerzas kurdas como baluarte contra la propagación de la influencia rusa e iraní, también ha estado saboteando la retirada y prolongando el asunto lo más posible.

Además, los políticos de ambos partidos estadounidenses en el Congreso han estado criticando a Trump. El derechista Republicano Lindsey Graham se ha unido a los Demócratas para impulsar un proyecto de ley que sancione al ejército de Turquía e incluso a Erdogan mismo. Otros halcones, como Marco Rubio y Adam Kinzinger, criticaron fuertemente la decisión. En el contexto de un juicio político inminente y las elecciones presidenciales del próximo año, el apoyo de estos Republicanos es crucial para Trump. Desde el punto de vista de estas personas, una retirada de Siria será una admisión de derrota ante Rusia e Irán. También sería una humillación internacional, abriendo el imperialismo estadounidense para el ataque, tanto de enemigos como de aliados, que ya no pueden confiar en que el imperialismo estadounidense los respalde.

Tienen razón. Pero como Trump también señaló correctamente, Estados Unidos ha gastado billones de dólares y miles de soldados muertos en guerras en Oriente Medio luchando por otros, como los gobernantes europeos y del Golfo. La campaña en Siria no es diferente. También señaló que Estados Unidos retiene a decenas de miles de prisioneros del ISIS que de otro modo escaparían a Europa, pero las potencias europeas solo colaboran con la intervención estadounidense en Siria de forma muy limitada. Ahora, esos prisioneros del ISIS probablemente serán liberados y, según Trump, serán el problema de Europa. Mientras tanto, todas estas guerras han dejado a la clase dominante de Estados Unidos con una deuda pública multimillonaria y una profunda crisis política y social. Las masas estadounidenses están cansadas de la guerra, y Trump prometió retirar a las tropas estadounidenses de Oriente Medio en su campaña electoral, algo que intenta cumplir en el período previo a su reelección.

Trump no puede ver mucha utilidad en los kurdos, que ocupan una tierra árida con una economía subdesarrollada, y que son de poca importancia internacional. Por otro lado, ve cómo la presencia de Estados Unidos en Siria está empujando a Turquía, un aliado clave de la OTAN, en el que Estados Unidos tiene armas nucleares y una base aérea, a los brazos de Rusia e Irán. En los últimos años, Erdogan ha estado desviando su camino del imperialismo estadounidense. Esto fue particularmente claro durante el surgimiento del ISIS en Siria e Irak. Estados Unidos vio a la organización como una amenaza para la estabilidad de la región, mientras que Turquía y otros aliados estadounidenses en el Golfo le brindaron apoyo financiero y logístico para intentar derrocar a Assad y desalojar la influencia iraní de Irak, después de lo cual pensaron que podían barrer e instalar regímenes amigables de títeres.

Pero, incapaz de desplegar cantidades significativas de tropas para luchar contra el ISIS, el imperialismo estadounidense se vio obligado a apoyarse en otras fuerzas. En Irak, por ejemplo, se vio obligado a apoyarse en la red de milicias de Irán. Pero al ver cómo eso le alejaba de sus aliados del Golfo, Estados Unidos comenzó a apoyarse en las milicias vinculadas al PKK en Siria, como un contrapeso a Irán, y más tarde a Rusia. Pero esto lo enemistó con la clase dominante turca, que ve una amenaza existencial en cualquier independencia kurda potencial y que también tiene grandes planes imperialistas para el norte de Siria e Irak. La crisis que siguió puso a Turquía y a Estados Unidos en dos campos opuestos en la Guerra Civil Siria, y finalmente también llevó a Turquía a formar vínculos más estrechos con Rusia e Irán. Trump cree que, al retirarse de Siria y dejar caer a los kurdos, puede forjar una alianza con Erdogan.

Sin embargo, el Congreso de los Estados Unidos cree que esto es una admisión de derrota, una concesión a Rusia e Irán, y una humillación internacional. Tienen razón. Rusia y el régimen de Assad, flanqueado por Irán, están listos para movilizarse, desarmar a los kurdos y expandir su influencia en Siria. Una influencia que los rusos en particular están utilizando para convertirse en un poder decisivo en la región a costa de los Estados Unidos. Pero esa no es la decisión de Trump. Trump simplemente está aceptando la realidad, al igual que Obama cuando hizo un acuerdo nuclear con Irán, de que el imperialismo estadounidense está en crisis y ha alcanzado un límite. Su crisis económica, política y social no le permite intervenir militarmente como lo desea.

Al mismo tiempo, por supuesto, también está claro que se ha llegado a un acuerdo entre Trump y Erdogan: un quid pro quo de lo que aprenderemos en el próximo período. Al estar extremadamente aislado en la clase dominante de Estados Unidos, Trump siempre está buscando puntos de apoyo, como el que tiene con el príncipe heredero saudita Muhammad bin Salman y con Benjamin Netanyahu (aunque parece que Netanyahu está a punto de tener sus alas cortadas).

Hipocresía

Independientemente de lo que uno piense acerca de Trump, de todos los políticos burgueses, es el más honesto sobre sus objetivos e intenciones reaccionarios, y es precisamente por su honestidad que la burguesía le odia tanto. Todo lo que hablan los políticos occidentales sobre los derechos democráticos del pueblo kurdo no es más que una tapadera para su propio interés estrecho. Hace solo unos años, las mismas fuerzas kurdas fueron etiquetadas como terroristas. De hecho, el PKK, que es la organización hermana del PYD, sigue en la lista de organizaciones terroristas de Estados Unidos y de la UE.

Los reaccionarios gobernantes sauditas, junto con sus títeres egipcios, han salido en contra de la operación turca. Pero, como la mayoría de la gente sabe, esto no se debe al interés particular de Muhammad bin Saman o Abdelfattah a-Sisi en los derechos democráticos de los kurdos, sino porque los saudíes vieron a los kurdos como un potencial representante anti-iraní. Ellos, junto con Israel, incluso recientemente, usaron bases aéreas kurdas para atacar a las milicias respaldadas por Irán en Irak. Además, los sauditas ven a Turquía como un competidor en ascenso por la supremacía en la región, en particular por el dominio de las áreas con base sunita. Al-Sisi, por supuesto, está más impulsado a luchar contra el imperialismo turco debido al apoyo que brinda a sus enemigos de la Hermandad Musulmana en casa.

Aparentemente, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas también se reunirá para debatir sobre Siria hoy, a petición de los cinco miembros europeos: Gran Bretaña, Francia, Alemania, Bélgica y Polonia. Pero, ¿qué más que palabras traerán a la mesa estas damas y caballeros? Como Donald Trump ha señalado muchas veces, si los europeos realmente están preocupados, son más que bienvenidos para aumentar su presencia militar en el área y asumir el trabajo que los Estados Unidos han estado haciendo. Pero, por supuesto, los líderes de la UE preferirían mantener una distancia segura de las guerras y el derramamiento de sangre de los que se benefician. Su patética hipocresía e impotencia es quizás la más vil de todas. Fue solo en 2016 que la UE acordó pagar miles de millones de euros a Erdogan, a cambio de que Turquía bloqueara el flujo de refugiados sirios que cruzan de Turquía a la UE. Hoy éste advirtió que, si la UE designara su operación como una invasión, abriría las vías fluviales y permitiría que millones de refugiados ingresen de su territorio a Europa.

La difícil situación del pueblo kurdo

Los intereses de las clases dominantes, independientemente de dónde se encuentren, son diametralmente opuestos a los de las masas pobres y oprimidas. Como siempre, las naciones «pequeñas» son moneditas de cambio en los juegos y las luchas entre las grandes potencias. Una vez que terminan de usarlas, no tienen reparos en aplastarlas o permitir que otros lo hagan. Estados Unidos, la UE, Rusia, Irán, el régimen de Assad e incluso Erdogan han prometido a los kurdos alguna forma de apoyo en un momento u otro. Pero todos han traicionado a los kurdos tan pronto como les conviene.

Estas son lecciones que las masas kurdas están aprendiendo de la manera más difícil posible. Pero sería un error aún mayor para los líderes kurdos continuar por este camino de basarse en el apoyo de las fuerzas imperialistas. En los últimos días, se han acercado a todas las grandes potencias capitalistas posibles para obtener apoyo. Al principio, se acercaron a Rusia y al régimen de Assad para obtener apoyo contra Turquía. Por supuesto, estos poderes estarían más que felices de «ayudar», con la condición del desarme del YPG, el desmantelamiento total de todas las estructuras autónomas y de los logros democráticos que los kurdos han logrado en Siria. No sería más que una rendición total.

Al mismo tiempo, Ilham Ahmed, copresidenta del Consejo Ejecutivo de Rojava, viajó a Europa, donde realizó una conferencia de prensa en el Parlamento Europeo, instando a la UE a no «abandonar» a los kurdos, y pidiéndole «establecer una zona de exclusión aérea para castigar a Turquía por violar el derecho internacional». Pero los líderes de la UE no están interesados en los derechos de los kurdos, ni en ninguna otra cosa, excepto en los intereses de su propia burguesía. Fue solo en 2015 que Turquía hizo un trato sucio con la UE para mantener a los refugiados fuera de las fronteras de la UE a cambio de una enorme suma de dinero, y que la canciller alemana, Angela Merkel, visitó Turquía y apoyó la campaña electoral de Erdogan mientras realizaba una sangrienta guerra contra los kurdos en la propia Turquía.

No han pasado ni dos años desde que Turquía invadió el cantón de Afrin en Siria, que estaba en manos de las fuerzas del PYD. En aquel entonces, el Pentágono declaró «no consideramos [a los kurdos] como parte de nuestras operaciones ‘Derrotar al ISIS’, que es lo que estamos haciendo allí, y no los apoyamos. No estamos involucrados con ellos en absoluto». Más tarde agregó que «Esperamos que la operación en Afrin termine rápidamente y hemos dicho que sabemos que Turquía hace todo lo posible para limitar las víctimas civiles». No tenemos ninguna duda sobre los esfuerzos en ese sentido». ¡Es decir, el Pentágono esperaba una victoria rápida para Turquía! La UE, por supuesto, lloraba lágrimas de cocodrilo como de costumbre, pero el entonces Ministro del Exterior británico, Boris Johnson, insistió en que «Turquía tiene derecho a querer mantener seguras sus fronteras». Mientras tanto, Alemania continuó suministrando armamento avanzado a Turquía y Rusia, que había sido una fuerza de «mantenimiento de la paz» en Afrin y que luego se retiró rápidamente y abrió el espacio aéreo sirio para que los aviones turcos llovieran destrucción sobre las cabezas de decenas de miles de personas inocentes. Mientras tanto, las fuerzas kurdas mal equipadas, que lucharon valientemente, no tuvieron ninguna posibilidad contra la máquina militar turca en una batalla frontal. La única solución hubiera sido construir un movimiento en Turquía y apelar al instinto de clase de los soldados turcos, intentando romper el ejército turco en líneas de clase, pero ese parece ser un libro cerrado para los líderes del PYD y del PKK.

Y aún así, incluso después de estas experiencias, los líderes kurdos han continuado su dependencia de varios poderes capitalistas. Por supuesto, no hay nada de malo en un movimiento revolucionario que explota las divisiones entre los imperialistas. ¡Pero es un error fatal basarse en estos poderes e invitarlos a entrar!

De hecho, esta táctica nunca ha traído mucho al movimiento kurdo. En cada etapa, los principales pasos adelante del movimiento de liberación kurdo se han basado en el movimiento revolucionario y de clase de las masas y no en la colaboración con los imperialistas. En Turquía, el movimiento ganó terreno cuando el HDP adoptó un programa para toda Turquía (es decir, que no se limitó a las áreas kurdas), y se basó en discursos radicales y demandas basadas en la clase. Por primera vez desde la década de 1980, comenzó a cerrar la brecha que la clase dominante había inculcado entre los trabajadores kurdos y turcos, y eso fue lo que la convirtió en una amenaza potencial existencial para Erdogan. También en Siria, como hemos dicho antes, fue la revolución siria, que de hecho fue más fuerte en el oeste del país, lo que creó un vacío de poder, lo que permitió que el PYD se hiciera cargo de la zona.

El atractivo del movimiento kurdo, basado en estructuras democráticas y una perspectiva revolucionaria, se extendió mucho más allá de las áreas kurdas e inspiró a millones de trabajadores, pobres y jóvenes en Oriente Medio y más allá. Pero en lugar de basarse en este potencial revolucionario, los líderes kurdos intentaron basarse en maniobras entre una potencia imperialista tras otra. Y al hacerlo, tuvieron que dar concesión tras concesión.

En Irak, donde cientos de miles de jóvenes vieron el movimiento del PKK y la estructura del consejo de Rojava como referencia política, está claro que el liderazgo del PKK llegó a un acuerdo de facto con Irán, lo que significa que el PKK no gasta recursos para construir una organización de masas allí (un «entendimiento» que más o menos también cubre Irán). De hecho, en el Kurdistán iraquí, el PKK ha apoyado a las organizaciones reaccionarias liberales y burguesas en lugar de luchar con un programa audaz e independiente.  Su organización de milicias iraquíes, la YBS, también recibió fondos y salarios del gobierno central iraquí. Al menos en un momento se contaba como miembro de las Unidades de Movilización Popular: un órgano de control dominado por Irán, compuesto principalmente por milicias reaccionarias chiítas.

También en Turquía, el HDP, dominado por el PKK en las áreas kurdas de Turquía, tenía el poder de facto en una serie de regiones y en grandes ciudades como Cizre, Silopi, Hakkari y Sirknak. Cuando Erdogan comenzó su guerra contra los kurdos en 2015, las masas de la zona se levantaron y estaban dispuestas a luchar hasta el final, pero los líderes del PKK, que tenían muchas armas, recursos y experiencia de la guerra en Siria, se negaron a armar a la población o incluso a convocar una huelga general, por temor a enemistarse con sus aliados, principalmente con los Estados Unidos. También empujaron al HDP a una línea nacionalista más kurda, que solo sirvió a los intereses de Erdogan de impulsar el nacionalismo para cortar la creciente lucha de clases en Turquía. Al final, la guerra de Erdogan provocó el desplazamiento de decenas de miles de kurdos turcos debido a la guerra y la demolición de grandes áreas, con pueblos y aldeas enteras arrasadas. Esta fue una derrota significativa para el movimiento de liberación y condujo a una gran desmoralización entre los kurdos.

También en Siria, las múltiples concesiones de los líderes del movimiento lo han socavado. En Afrin, como ya hemos explicado, los líderes pensaron que Rusia los protegería, pero Putin los vendió sin dudar. No le importan los derechos de las minorías nacionales en Rusia, y mucho menos en Siria. Los líderes del PYD también otorgaron varias otras concesiones al imperialismo estadounidense, como aliarse con las reaccionarias fuerzas tribales Shammar y otros grupos reaccionarios que los llevaron a las Fuerzas Democráticas Sirias (el principal ejército oficial de Rojava) y diluir la Constitución de Rojava en varias ocasiones. Líderes, como Ilham Ahmed, han visitado el Congreso de los Estados Unidos, comprometiéndose con reaccionarios Republicanos como Paul Ryan, e incluso han contactado a Arabia Saudita para colaborar en varias ocasiones. Además de esto, se han frenado las actividades revolucionarias del PKK en Turquía, Iraq y otros lugares para no molestar a sus aliados. Todo esto solo sirve para socavar la autoridad revolucionaria del movimiento ante los ojos de las masas de Oriente Medio: los únicos aliados reales del pueblo kurdo. ¡Incluso en junio pasado, a pedido de los Estados Unidos, acordaron retirar su artillería pesada de las áreas fronterizas con Turquía y permitir patrullas conjuntas entre Estados Unidos y Turquía en el área! Pero como admitió un funcionario del Pentágono: “Hemos dedicado un tiempo y esfuerzo considerables para construir la zona segura con la idea expresa de que apaciguaría a los turcos y evitaría una incursión. Los turcos lo usaron como una forma de realizar un reconocimiento para su operación. Eso fue completamente engañoso por su parte». Solo un tonto se sorprendería por el engaño de Erdogan.

En su apogeo, el movimiento PKK controlaba una gran franja de tierra, cubriendo la mayor parte de la frontera sur de Turquía. Yendo desde Afrin, interrumpido por fuerzas afines a los turcos, luego continuando desde Manbij a través del norte de Siria, el sureste de Turquía y el norte de Irak, donde la organización ha controlado las principales áreas de la región de Dohuk y las montañas Qandil que limitan con Irán. Esta podría haber sido la plataforma para una lucha revolucionaria, en primer lugar para la liberación kurda (un llamamiento que habría ganado un gran eco en todas las áreas kurdas) y más aún para un levantamiento de todos los pueblos oprimidos de Siria, Turquía, Irán e Irak, donde se encuentran los kurdos. Pero como hemos visto, usando las excusas de «estamos demasiado ocupados en Siria» y «no queremos abrir demasiados frentes» y basándose en la idea de simplemente luchar por la «autonomía» (lo que sea que eso signifique), dentro de los Estados (capitalistas) existentes, la organización se ha negado a hacerlo. Sin embargo, en realidad esto simplemente esconde el deseo de los líderes del PKK de llegar a un acuerdo con la burguesía. Pero los intereses de la burguesía son diametralmente opuestos a los de los millones de kurdos pobres y oprimidos. Ninguna cantidad de maniobras inteligentes puede cambiar eso. Los que están siendo engañados no son la burguesía, sino los líderes kurdos, que pensaron que habían descubierto la clave de su reconocimiento a través de acuerdos con los capitalistas.

Por una guerra revolucionaria contra la agresión de Erdogan

Pero ahora están siendo vendidos, junto con el resto del pueblo kurdo: un acontecimiento totalmente predecible. Ahora, la tragedia espera una vez más a los kurdos, como ya han  probado tantas veces en los últimos 100 años. La única forma de evitarlo es no celebrar conferencias de prensa en los edificios de la administración de la UE, sino volviendo a las tradiciones revolucionarias del pueblo kurdo y apelando a la solidaridad de clase de las masas en la región e internacionalmente. Primero, se debe hacer un llamamiento a una huelga general en las áreas kurdas de Turquía, junto con el armamento popular y de sus organizaciones en los comités de autodefensa de trabajadores y barrios. La guerra debe llevarse a Turquía, de forma revolucionaria y de clase, y no a través de ataques terroristas contraproducentes, que solo sirven para fortalecer el control de Erdogan sobre la sociedad turca. Luego, los kurdos deben romper públicamente con el imperialismo estadounidense, que es odiado en toda la región. Luego deben apelar a los sindicatos y las organizaciones obreras en toda Turquía para unirse a su huelga por el fin de la guerra, pero también hacer una declaración para unirse a una lucha más amplia contra el régimen de Erdogan, por salarios, empleos, atención médica, educación y otras reivindicaciones económicas y  sociales. Esto seguramente encontrará un amplio eco en Turquía, donde la calidad de vida está disminuyendo rápidamente bajo el impacto de una crisis económica.

También deben hacerse llamamientos y pasarlos clandestinamente a los cuarteles y campamentos militares turcos para una lucha conjunta por la coexistencia pacífica, exponiendo la naturaleza reaccionaria de Erdogan y sus ataques contra los trabajadores y pobres turcos. Está claro que Erdogan está muy nervioso por el despliegue de soldados turcos en la batalla, por temor a que la ira y la insatisfacción general en la sociedad turca también se reflejen en el ejército. Es por eso que toda la lucha inicial parece ser llevada a cabo por mercenarios yihadistas. Esto reafirma que Erdogan es débil en casa y que hay un camino hacia el ejército turco, que solo puede ser derrotado por los kurdos si se rompe en  líneas de clase. Sobre una base revolucionaria, frente a la resistencia armada de las masas en Siria y en Turquía, el ejército se vería sometido a una enorme presión y surgirían las condiciones para los motines de clase.

Las mismas acciones deben tomarse en toda la región, en particular en Irak, Irán y Siria, donde la llamada a una lucha unida contra los odiados regímenes encontraría un eco amplio. En Irak, la semana pasada ya ha habido protestas masivas radicales contra el régimen. También en Irán, las masas están hartas del régimen mulá.

Además, las huelgas de los estibadores en Europa contra los envíos de armas a Arabia Saudita muestran que existe el potencial para la acción de solidaridad de la clase trabajadora en occidente. Los sindicatos y los partidos obreros deberían comenzar inmediatamente a organizar boicots y huelgas contra los envíos de armas y recursos utilizados para alimentar la máquina de guerra turca.

Si se toma tal curso de acción con audacia y decisión, los kurdos pueden vender al ejército turco. Pero si los líderes kurdos siguen mirando hacia los imperialistas y los burgueses, la derrota está garantizada de una forma u otra. Las masas kurdas han demostrado una y otra vez que están dispuestas a luchar hasta el final. Es hora de llevar esa lucha a su conclusión, llevándola a los regímenes capitalistas que los han estado oprimiendo durante los últimos 100 años.

  • ¡Abajo la guerra de agresión turca contra Rojava!
  • ¡Abajo los imperialistas, todos cómplices de esta atrocidad!
  • ¡Viva la solidaridad internacional de la clase trabajadora, organizar boicots-huelgas contra los envíos de armas!
  • ¡Por una transformación del ataque imperialista en una guerra revolucionaria de liberación!
  • ¡Por un Kurdistán socialista independiente como parte de una Federación Socialista de Oriente Medio!
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *