Declaración de solidaridad con los trabajadores del Ministerio del Trabajo

Por medio del presente comunicado, la militancia de Lucha de Clases, Sección venezolana de la Corriente Marxista Internacional, queremos expresar nuestra solidaridad con los trabajadores del Ministerio del Trabajo, quienes en los últimos días han sido objeto de atropellos y amenazas por parte de la dirección el ente.

Rechazamos contundentemente el intento de involucrar al trabajador William Toro en un hurto que no ocurrió (y cuyos detalles se dan en el comunicado conjunto más abajo). Así mismo, rechazamos los métodos gansteriles de acosos y las amenazas de que fue víctima por parte de la dirección de seguridad, a la vez que exigimos sea restudio en su puesto de trabajo y sean destituidos sus agresores.

Por otro lado, nos hacemos solidarios también con el trabajador, y delegado electo por los trabajadores del ministerio, Ángel Arias, quien, al denunciar los atropellos en contra de William Toro, fue víctima de amenazas por las redes sociales. Queremos denunciar los viles métodos que han usado quienes pretenden frenar la lucha de los trabajadores, escondiéndose tras las redes sociales para amenazar a los familiares y seres queridos de quienes luchan.

Estos métodos gansteriles son inadmisibles en cualquier puesto de trabajo, más aún en un Ministerio que dice ser el defensor de los derechos de los trabajadores. Lo que se ve demostrado son los mecanismos coercitivos de una burocracia que cada día está más distanciada de los intereses de la clase obrera.

Este no es un caso aislado, es un síntoma del fortalecimiento del Estado burgués. El caso de la detención de Elio Palacios, las detenciones de los trabajadores de Lácteos los Andes y los recientes atropellos a los campesinos en distintas regiones del país, por parte de cuerpos de seguridad del Estado; se enmarcan en esta tendencia.

Ante estos hechos, la clase trabajadora del campo y la ciudad debe mostrarse unida, estrechando lazos de solidaridad. Los trabajadores sólo podemos confiar en nuestras propias fuerzas.

A continuación, reproducimos un comunicado conjunto con otras organizaciones:

 

PRONUCIAMIENTO CONJUNTO DE LOS SINDICATOS Y TRABAJADORES ORGANIZADOS

RECHAZAMOS LOS ATROPELLOS Y EL DESPIDO INJUSTIFICADO AL COMPAÑERO WILLIAM TORO

¡Exigimos la restitución del compañero en su puesto de trabajo!
¡Queremos una investigación seria y con participación de los trabajadores!
¡Los responsables deben responder por los hechos!

En estos días los trabajadores y trabajadoras del Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social de Trabajo (MPPPST) hemos quedado estupefactos y profundamente indignados, por la violación de los derechos humanos y laborales a que ha sido sometido nuestro compañero de trabajo, William Toro.

El compañero ha sido acusado de un “hurto” que nunca se cometió, y sin que haya mediado ningún tipo de averiguación, investigación ni procedimiento administrativo, fue sometido a agresiones psicológicas y físicas, trato humillante, amenazas de “batazos”, le fue roto su carnet de trabajo, se le impide la entrada a su lugar de trabajo y se le quiere obligar a renunciar.

Todo el “fundamento” es que en el mismo lugar donde se resguardan sus implementos de trabajo estaba también un motor de una nevera en desuso, algo que estaba allí desde hace años, desde gestiones anteriores, no era un secreto que eso estaba allí. Esto ha sido el argumento para que los directores de Seguridad y de Servicios Generales, junto con otras personas (algunas de las cuales no se sabe si son trabajadores del ministerio ni cuál es su función), abordaran al compañero de manera agresiva, le dijeron que “si se rebotaba” le iban a “dar hasta con el bate”, lo forzaron entre varios para esposarlo, sacándolo así, rodeado por varias de estas personas, hasta la Dirección de Seguridad, donde le quitaron el carnet de trabajo y se lo destruyeron, lo amenazaron, le manotearon la cara, etc. El trato agresivo siguió el día siguiente cuando el compañero fue a tomar una foto para dejar constancia que el aparato en cuestión estaba allí en el ministerio, en manos de la Dirección de Servicios Generales, fue objeto nuevamente de amenazas por parte del director de esa unidad.

Desde este lunes 03 no lo dejan ingresar al ministerio, impidiéndole ejercer su trabajo, y lo están presionando para que renuncie.

El propio compañero ha ido por su cuenta hasta el CICPC y la Fiscalía a denunciar lo sucedido y a pedir que investiguen los hechos.

¿Dónde quedan los procedimientos legales? ¿Por qué no hay ninguna investigación?

Todo esto se hace sin que haya ningún tipo de procedimiento administrativo ni legal, con lo cual el ministerio está actuando totalmente al margen de la ley, violentando los más elementales derechos del compañero. ¿El ministerio que se supone es el garante de los derechos laborales los viola flagrantemente?

El art. 49 constitucional (CRBV) establece el derecho al debido proceso en “todas las actuaciones judiciales y administrativas”, y el numeral 2 reza: “Toda persona se presume inocente mientras no se pruebe lo contrario”. Por otro lado, la legislación laboral establece claramente cuáles son los procedimientos que corresponden en caso que un trabajador cometa alguna falta o se sospeche de esta. ¿Por qué se pasan por alto todo eso?

El impedirle entrar a su lugar de trabajo es un despido indirecto, injustificado, porque no hay ningún tipo de procedimiento. El compañero está siendo despedido en los hechos por una circular de la Dirección de Seguridad. Preguntamos nosotros: ¿esos son los mecanismos de la institución ahora para despedir trabajadores? ¿Qué papel cumplen las instancias el ministerio que deben averiguar, investigar, abrir procedimientos? ¿Todas esas funciones las asume ahora la Dirección de Seguridad? ¿Cómo quedan en este caso las oficinas que se “asesoran, orientan y defienden los derechos de los trabajadores”?

Los trabajadores somos los más interesados en que se despeje toda la verdad sobre esto:

  1. Exigimos que se abra una verdadera investigación sobre el supuesto hecho, una investigación en la que queremos que haya participación de los trabajadores del ministerio.
  2. Mientras tanto el compañero debe ser considerado inocente y debe cesar la violación de sus derechos, se le deben restituir inmediatamente sus derechos, lo que incluye que cese el hostigamiento para obligarlo a renunciar y que se le permita reincorporarse a su puesto de trabajo.
  3. Queremos de parte del Ministro una explicación clara y satisfactoria sobre la presencia en el ministerio de personas sin identificación como trabajadores y que cumplen con estas “labores” hostiles contra los trabajadores. ¿Son trabajadores del ministerio? ¿Cuál es su función? ¿Las funciones de seguridad no les corresponden a los compañeros vigilantes?
  4. Exigimos que los responsables de los atropellos al compañero sean sancionados según corresponde. ¡No queremos impunidad con los abusos contra los trabajadores! ¡Exigimos respeto!El 46 constitucional establece que “Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral”, y taxativamente prescribe en su numeral 4 que: “Todo funcionario público o funcionaria pública que, en razón de su cargo, infiera maltratos o sufrimientos físicos o mentales a cualquier persona, o que instigue o tolere este tipo de tratos, será sancionado o sancionada de acuerdo con la ley”.

SUNBOTRAMPPST, SUODE, VOCEROS DEL MPPPST, INCRET Y TESORERÍA, COMITÉ PROMOTOR, CORRIENTE MARXISTA – LUCHA DE CLASES.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *