Los trabajadores comunes y la juventud griega verdaderamente necesitan algo para celebrar ya que sus condiciones de vida están a años luz del espectáculo de fuegos artificiales de ayer. Sin duda muchos jóvenes desempleados o trabajadores mal pagados

Ayer 4 de Julio toda Grecia era una gran fiesta. Su selección nacional de fútbol, los desvalidos y extraños a los que se les daba una oportunidad de ganar de 80 a 1 consiguieron lo que a muchos ha debido parecerle un milagro, ¡la victoria en la final de la Euro Copa! Eran la cenicienta del campeonato que supuestamente iban a ser eliminados a las primeras de cambio. Sin embargo, en esta ocasión han sido los grandes favoritos como Alemania, Francia, España, Italia e Inglaterra los que se fueron a casa.

Los trabajadores comunes y la juventud griega verdaderamente necesitan algo para celebrar ya que sus condiciones de vida están a años luz del espectáculo de fuegos artificiales de ayer. Sin duda muchos jóvenes desempleados o trabajadores mal pagados disfrutaron de la idea de ganarles a todos estos poderosos países. Sin embargo, junto a éstos también estaba el recién elegido primer ministro de Grecia, Kostas Karamanlis, gritando junto al resto de la fanaticada griega. Estaba sentado en los asientos especialmente reservados para la elite y sin duda estaría pensando que este resultado le puede ser bastante útil para desviar la atención de las masas de los verdaderos problemas de la vida cotidiana.

No queremos empañar el ambiente de júbilo y esperamos que la gente se lo haya pasado de lo mejor la pasada noche, pero no podemos evitar indicar que todo esto también tiene un aspecto reaccionario. El fútbol moderno es el equivalente al antiguo “panem et circensis” (pan y circo) de la antigua Roma, donde los ricos pagaban por un gran espectáculo para así mantener contentas a las clases bajas. ¡La idea es mantener a la gente contenta para que no se queje!

Por ahora Karamanlis y la clase dominante griega puede estar pensando que lo tienen todo a su favor. En seis semanas también van a tener los Juegos Olímpicos. Pero nada de esto servirá para que desaparezca la verdadera situación a la que se enfrenta la clase obrera griega. La euforia puede durar unas semanas, pero después, la situación real volverá a aparecer para perseguirla. Problemas sociales y económicos, desempleo, bajos salarios, inflación, etc. Aunque todavía continúe la fiesta, veamos lo que está ocurriendo en el mundo real de Grecia.

La derrota del PASOK en las últimas elecciones

En las elecciones generales celebradas a principios de este año el PASOK fue finalmente sacado del poder, pagando cara su adhesión a políticas antiobreras. Simitis, el primer ministro del PASOK, era considerado el Tony Blair griego. Así, la situación en Grecia tiene algunas importantes lecciones para los trabajadores británicos, pero también para los alemanes y para todos aquellos países donde está ahora la Social Democracia en el poder y está aplicando política de derechas.

La dirección del PASOK intentó hacerse un lavado de cara a último minuto cambiando a Simitis y su reemplazo por George Papandreu. George es el hijo del famoso Andreas Papandreu, quien lanzó el PASOK a mediados de los años setenta con un programa que sonaba muy radical y de izquierdas. La idea era intentar traerlo de nuevo a la memoria y sacarle ganancias. Desgraciadamente para ellos, la memoria del pasado reciente era mucho más fuerte, por lo que el cambio de dirigente no los salvó.

Las recientes elecciones europeas en Grecia confirmaron el resultado de las elecciones generales de marzo, pero con una diferencia mayor (+6%) entre el PASOK y el ND (Nueva Democracia) dirigida por Kostas Karamanlis, el sobrino del famoso Karamanlis del pasado.

Este resultado en parte se puede explicar por la baja participación electoral (para los niveles griegos) en las elecciones europeas que sólo fue del 62%. Los elevados niveles de abstención fueron casi en su totalidad la consecuencia de que no asistieron a las urnas los votantes del PASOK, es decir, el voto de la clase obrera. Muchos analistas griegos han comentado esto y han dicho que fue una forma de “castigar” al PASOK. La clase obrera griega no está contenta con el comportamiento de lo que perciben como su partido, pero tampoco está dispuesta a apoyar a Nueva Democracia. Los trabajadores no estaban contentos con el gobierno PASOK y tampoco lo están ahora con la tímida oposición que está haciendo al nuevo gobierno del ND.

Para empeorar las cosas vemos los vaivenes de Papandreu en un corto período de tiempo. Antes de las elecciones hizoo todo tipo de declaraciones contradictorias que iban desde reformas para los trabajadores a una política abiertamente “neoliberal”, es decir, planes de privatización y recortes en el gasto social. Además, Papandreu colaboró públicamente con destacados políticos burgueses y luego éstos fueron situados entre los primeros puestos de la lista de candidatos del PASOK. Incluso fue más allá y declaró abiertamente que su modelo para el PASOK era el del Partido Demócrata de EEUU. Papandreu de hecho estudió en los EEUU, habla muy bien el inglés, tiene muchos vínculos con prominentes políticos burgueses estadounidenses y está muy bien visto por la administración norteamericana. Colin Powell le ha dedicado muchos cumplidos.

Incluso parte del voto del ND procedía de votantes del PASOK que expresaron claramente en las encuestas que hacían esto para “castigar” al PASOK y no como una recompensa para el ND. En las zonas obreras el voto de izquierda siguió siendo fuerte, a pesar de la abstención, con un 60-68% que votó por el PASOK, el KKE (Partido Comunista) o por el Synaspismos (una alianza de partidos de izquierda, la mayoría procedente de las filas del KKE).

El PASOK perdió votos principalmente entre los pensionistas, su electorado de clase media y los campesinos. Por supuesto que el ND tuvo un aumento masivo de votos en las zonas ricas, en las que consiguió un 10-15% votos más que antes. Esta es una prueba clara de que los ricos se están alineando para luchar contra la clase obrera.

Esto confirma lo que hemos dicho en artículos anteriores: los trabajadores de Grecia no han girado a la derecha. Sólo un observador superficial podría llegar a esta conclusión. Lo que está ocurriendo en realidad es un profundo y extendido proceso de radicalización.

Polarización entre las clases

De hecho, lo que vemos es el contorno de una polarización de la sociedad, tanto a la derecha como a la izquierda. Lo vemos en los resultados del pequeño partido LAOS, dirigido por Ghiorgos Karatsaferis. Este partido es una escisión de derechas del ND. Al principio tuvo muy poco éxito y sigue siendo una fuerza pequeña pero tuvo algo de éxito en las elecciones generales de marzo y ahora ha conseguido llegar al Parlamento Europeo. Por ahora no representa un riesgo para el ND, pero en el futuro el desencanto inevitable de los seguidores del ND hará que algunos de éstos giren hacia el LAOS. Por lo tanto, vemos que las futuras líneas de batalla están siendo dibujadas para enfrentamientos entre las clases.

Sin embargo, por ahora debemos recordar que el ND sólo lleva en el gobierno pocos meses. Todavía no les ha enseñado los dientes a los trabajadores griegos. Todo lo contrario, ha prometido todo tipo de mejoras, siendo la principal de ellas la promesa de garantizar un contrato fijo a todos los trabajadores temporales y a destajo. Recientemente rebajó esta promesa diciendo que sólo el 10% de los 250.000 trabajadores que están en estas condiciones son los que conseguirán un contrato permanente. Originalmente había prometido que esto beneficiaría a todos los trabajadores temporales. Con estos métodos el ND pudo arrancarle algunos votos a las capas políticamente más atrasas de la clase obrera y clases medias. Pero esto no puede durar para siempre. El ND tendrá que moverse rápidamente y revelará sus verdaderas intenciones. Ahí veremos cuan efímero es realmente su apoyo electoral.

Por los momentos muchas personas han encontrado trabajo para los próximos Juegos Olímpicos y la economía todavía está creciendo, pero todo aquel que tenga ojos para ver comprende que la situación cambiará dramáticamente en el futuro próximo. El gobierno del Nueva Democracia no podrá cumplir ninguna de sus promesas. Es en realidad el partido de los empresarios griegos y sufre la presión para que pase rápidamente a la ofensiva y ataque a los trabajadores. Está llamado a hacer todo lo que el gobierno del PASOK no pudo terminar.

Hay un detalle muy importante que diferencia al Nueva Democracia del PASOK. Este último, a pesar de sus dirigentes de derechas, es visto por muchos como el partido de los trabajadores. Tiene vínculos orgánicos con los sindicatos y por lo tanto pudo utilizarlos cuando estuvo en el gobierno. También esto se convirtió en su ruina. Aunque intentó implantar el programa que pedían los patronos, no pudo hacerlo sino hasta cierto punto. Sus vínculos con los sindicatos también le obligaron a llegar a compromisos y dar ciertas concesiones. Esto se pudo ver cuando fue forzado a llegar a un acuerdo sobre las pensiones después de una masiva huelga general. Y eso explica por qué los empresarios griegos decidieron que había llegado el momento de prescindir de los servicios de Simitis, Papandreu y compañía. ¿Para qué mantener al PASOK en el gobierno si no podía contener lo suficiente a los sindicatos para poder llevar hasta el final su programa?

Como hemos mencionado anteriormente, Papandreu piensa que la solución a esto es transformar completamente el PASOK en un partido burgués al estilo del Partido Demócrata estadounidense. El problema es que el PASOK está enraizado en la clase obrera. Tiene vínculos muy fuertes con los sindicatos. Por lo tanto, en el próximo período sufrirá fuertes presiones opuestas. Los conflictos internos son inevitables ya que la base obrera intentará reclamar para sí el partido.

Futuro económico sombrío

¿Qué ocurrirá a partir de ahora? Para comprender esto necesitamos ver la situación social y económica general del país.

Hasta hace poco, a pesar de algunos movimientos importantes de la clase obrera, existía una relativa estabilidad. Esto se puede explicar porque durante los últimos diez años la tasa media de crecimiento anual fue del 3%. El año pasado llegó incluso al 4%. Pero esto oculta los verdaderos procesos que se están desarrollando.

La principal fuente de crecimiento de la economía griego ha sido el sector servicios. Éste representa ahora el 71% de todo el PIB. La industria sólo representa el 20%, mientras que la agricultura todavía es relativamente alta, contribuyendo un 9% del PIB. Esta no es la estructura de una economía fuerte. Es verdad que el peso de la agricultura ha bajado del 20% que era hace unos años y que el objetivo es reducirlo hasta el 6%, pero esto es a costa de crear más desempleados, a los que no les queda otro remedio que irse a la ciudad en busca de trabajo. Y la producción agrícola, como porcentaje del PIB, es todavía mucho más elevada que en los países capitalistas desarrollados. Esto es un indicativo de la naturaleza subdesarrollada de la economía griega.

La agricultura griega es muy primitiva y con bajo empleo de tecnología, todavía muchos campesinos trabajan la tierra con métodos muy poco productivos. La tendencia ahora es que la tierra se está concentrando en manos de grandes terratenientes. También está el fenómeno del intermediario que compra productos a los campesinos a precios bajos y después los vende por un precio inflado a los trabajadores en las ciudades.

La tasa oficial de desempleo es del 9%, pero todo el mundo sabe que la cifra real probablemente sea el doble. La cifra del 9% es similar a la de muchos países de la UE, pero si miramos otros datos veremos la verdadera situación. El nivel medio de población activa en la UE es del 64%. En Grecia la población activa es sólo el 57%. Lo peor es que una parte importante de los desempleados se están volviendo estructurales (permanentes). Actualmente el 60% de los desempleados se encuentra en esta situación.

De hecho existe una contradicción obvia entre el aparente crecimiento de la riqueza, de la economía y del poder adquisitivo con los crecientes niveles de pobreza. Actualmente el 22% de la población vive por debajo del la línea de pobreza y otro 14% está apenas por encima de ella. Eso significa que el 36% de la población vive en situación de marginalidad.

Sin embargo, esta aparente contradicción pronto desaparece si miramos las cifras de préstamos bancarios. Vemos que se está desarrollando el mismo fenómeno en Grecia que en otros países como Gran Bretaña o EEUU, el enorme crecimiento del endeudamiento personal. La cifra total de préstamos personales, excluidas las hipotecas, está ahora en 47.000 millones de euros, que es el 8,2% del PIB. Esto es enorme para los niveles griegos. Significa que las familias están manteniendo su nivel de vida endeudándose y no porque crezcan sus ingresos reales.

Grecia es en realidad una potencia capitalista débil. Su base industrial es muy endeble. Ya hemos mencionado que sólo representa el 20% del PIB, lo cual es una indicación de su atraso. Pero la industria griega va de mal en peor. Muchas fábricas han cerrado. Esto en parte se debe a su incapacidad de competir con empresas más poderosas de los principales países europeos, tales como Alemania y Francia, pero también con países como Italia o España. En realidad, muchos productos de consumo comprados en Grecia proceden del extranjero. Esto significa que la economía griega es muy vulnerable y depende mucho de lo que ocurre en la economía mundial, en particular de la economía de la UE.

Se ha producido también una mudanza parcial de la producción hacia países vecinos de Grecia, como Bulgaria, Macedonia y Albania. La razón de esto es la mano de obra extremadamente barata disponible en estos países. Los capitalistas griegos han invertido en minería, en la industria petroquímica y en el sector minorista en estos países.

Se puede clasificar a Grecia como una potencia imperialista débil en la región. Un importante indicativo de su debilidad es el tamaño de su sector servicios y agrario. Pero sus servicios no son como los centros financieros de Londres. La mayor parte del sector servicios está referido al turismo.

Tampoco es suficiente con simplemente mirar las cifras de crecimiento. Tomadas por sí solas parecen bastante impresionantes, pero cuando se examinan más de cerca vemos otra situación. Tres de los cuatro puntos porcentuales del crecimiento del PIB se debe al dinero gastado en los Juegos Olímpicos y otras obras de infraestructura, como el puente cerca de Patras, que une la península de Peloponesia occidental con Grecia. Mucho de este dinero procede de ayuda de la UE y está a punto de agotarse.

Ahora la mayoría de estas obras están prácticamente terminadas. Pero mientras esto ha estimulado la economía durante un período, también ha contribuyeron a un crecimiento masivo de la deuda pública que está ahora al 102% del PIB. Igualmente se espera que los Juegos Olímpicos generen pérdidas. Hay muchas entradas sin vender. Hay mucha publicidad sobre ser un patriota y apoyar a Grecia comprando entradas y asistiendo al acontecimiento de este verano. Y muchas de las estructuras construidas demostrarán ser muy caras de mantener y en el futuro se convertirán en una carga en lugar de una fuente de ingresos.

Cuando este gasto público se agote veremos cuál es la verdadera situación de la economía griega. Sumado a esto, se prevé una ralentización en la economía en los próximos dos o tres años. Y por supuesto, si se produce una recesión económica mundial seria afectará muy gravemente a Grecia.

La ofensiva de los patronos

Todo lo que hemos dicho arriba indica claramente que el próximo período en Grecia no va a ser como los últimos años. La situación está cambiando dramáticamente. Incluso los analistas burgueses serios pueden ver esto. Sin embargo, su solución es continuar por el camino de las privatizaciones, desregulación, temporalidad laboral, etc.

Bajo el gobierno del PASOK hubo varias privatizaciones parciales. Consiguieron vender bastantes empresas públicas aunque en la mayoría de los casos no directamente a empresas privadas. Hubo algunas excepciones, como los astilleros, en la que una se vendió a una empresa alemana y otra a una griega. También vendieron algunas aciones del sector del agua y telecomunicaciones, pero el Estado todavía conserva la mayoría en sus manos y tiene por lo tanto el control.

El ND quiere seguir adelante y vender el resto de las empresas públicas a compañías privadas. Esta es la parte principal de su programa. Quieren ir más allá de las medidas parciales del PASOK y llevar adelante una completa “liberalización” thatcherista. Esto implicará un serio enfrentamiento con los trabajadores preocupados y revelará la verdadera cara del nuevo gobierno del ND.

También les gustaría recortar las pensiones. En el 2001 el gobierno del PASOK intentó atacar las pensiones pero se enfrentó a una huelga general y tuvo que llegar a un acuerdo. El ND fue muy cuidadoso en su propaganda electoral y no tocó el tema de las pensiones. Pero será presionado para volver a esto, los empresarios no van a esperar mucho. Lo mismo vale para la educación. El PASOK pudo evitar hacer recortes serios en el sistema educativo gracias a la reducción del gasto militar, producto de las mejores relaciones con Turquía en el último período. Turquía ha estado bajo mucha presión para que mejorara sus relaciones con Grecia si quería entrar en la UE en el futuro. Sin embargo, ahora el ND inevitablemente impondrá severos recortes en educación y también aplicará medidas de privatización en este sector. Así que en esta nueva situación podemos esperar importantes movimientos de los estudiantes, tanto en las escuelas como en las universidades.

Todo esto significa que el plan de Papandreu de transformar el PASOK en un Partido Demócrata al estilo del de los EEUU se convertirá en un mero sueño utópico. Esto no excluye la posibilidad en el futuro de escisiones de la derecha del PASOK, pero el grueso del partido va a estar bajo enormes presiones de la clase obrera. La situación que hemos descrito más arriba está preparando el terreno para un período de intensa lucha de clases. Ya con el gobierno del PASOK pudimos ver varias huelgas generales. Esto no será nada comparado con lo que veremos con el gobierno del ND. Los sindicatos serán presionados para que den la pelea. Los dirigentes sindicales deben estar atemorizados al ver la situación que se está desarrollando. Con el PASOK podían usar la excusa de: “No podemos provocar una situación que permita el regreso al gobierno del ND”. Bueno, ahora el ND está en el gobierno así que no hay excusas. Los trabajadores exigirán que sus dirigentes luchen. Si no lo hacen, podemos esperar batallas dentro de los sindicatos con el surgimiento de dirigentes a la izquierda.

Mientras tanto, el PASOK continúa perdiendo elecciones. La única forma de que el PASOK pueda recuperar el terreno perdido será girando a la izquierda, siquiera en palabras. La actual dirección del PASOK, derechista y socialdemócrata, sufrirá enormes presiones. Algunos de ellos son claramente representantes de la burguesía. Cuando estos elementos vean que no pueden utilizar el partido para llevar a cabo su programa puede que decidan irse a otra parte. En determinado momento, todo estará preparado para un giro masivo a la izquierda dentro del PASOK. Todavía estamos en los primeros días, pero este proceso emergerá con toda su fuerza en el futuro.

Por lo tanto, el PASOK en la oposición estará bajo enormes presiones de la clase obrera. Al mismo tiempo, el ND se revelará a sí mismo como un gobierno muy débil a pesar de su mayoría electoral. Como hemos dicho anteriormente, no le presentó su verdadero programa al electorado. ¡El ND incluso intentó presentarse como un partido pro-obrero! Prometió grandes pensiones, contratos fijos, etc.

Como hemos dicho, rápidamente ha tenido que bajarle el tono de sus promesas. Pero este asunto del trabajo temporal es bien importante en Grecia. En un país con aproximadamente diez millones de habitantes, 250.000 trabajadores con trabajo temporal o a destajo es una cifra importante. Muchos de éstos perderán su empleo en el período venidero, especialmente cuando terminen las obras para los Juegos Olímpicos. En los últimos meses se han producido tres movilizaciones grandes y militantes de estos trabajadores. En algunos casos los trabajadores han obligado a los empresarios a darles contratos fijos, pero en general los empresarios se resisten con todas sus fuerzas. Va a ser una batalla amarga y dura. Esta cuestión será el punto central de enfrentamiento entre la clase obrera y el gobierno del ND.

El gobierno del ND quiere mantener la paz social al menos hasta que terminen los Juegos Olímpicos. Pero los trabajadores temporales no pueden esperar. Eso explica por qué se movilizan ahora. Lo irónico de la situación es que según las directrices de la UE no debería haber trabajadores temporales en servicios permanentes. Pero en Grecia el 90% de los trabajadores temporales están en este tipo de empleos.

Lo quiera o no, el gobierno del ND pronto tendrá que atacar a los trabajadores. La burguesía griega ya se está quejando de que el gobierno del ND no está tomando medidas serias, que está perdiendo tiempo. La confederación empresarial griega exige una acción inmediata y toda una serie de contrarreformas. Quieren que se vendan todas las empresas públicas, quieren una ofensiva en la cuestión de las pensiones, quieren leyes que faciliten emplear trabajadores temporales, quieren poder despedir a los trabajadores más fácilmente, quieren un recorte general del gasto social, etc., etc.

Por lo tanto, el gobierno del ND no podrá seguir en esta situación por mucho tiempo. La presión de los empresarios ya está ahí. Deben pasar a la ofensiva. Pero, como hemos dicho, el gobierno del ND no es fuerte. No fue elegido por este programa. Es un gobierno débil que no tiene el apoyo en la sociedad para aplicar un programa de este tipo.

Así que cuando comience con estas tareas provocará un enfrentamiento con la clase obrera. Esto provocará divisiones dentro del gobierno y dentro de la propia clase dominante. Ya tenemos un pequeño ejemplo de esto que podemos citar. El Viceministro de Sanidad planteó recientemente la idea de que ¡los sobornos a los médicos en el servicio sanitario deberían legalizarse y transformarse en una especie de fondo! Esto demuestra las verdaderas intenciones de este gobierno, su verdadero carácter de clase. Pero el Ministro de Sanidad rápidamente intervino para decir que esto era ridículo, una prueba clara de que es más sensible a las opiniones reales de las masas sobre estos asuntos que el viceministro.

¿Qué está ocurriendo en el movimiento obrero?

Esto nos lleva a lo que ha estado ocurriendo dentro del movimiento obrero griego. Una vez más, una mirada superficial no es suficiente para entender lo que está sucediendo. La última movilización importante de la clase obrera la vimos en el otoño de 2003. Vimos movilizaciones en el sector público y con los trabajadores de la construcción y más recientemente de los trabajadores temporales. Las huelgas han sido sobre todo convocadas por la ADEDI (la confederación sindical del sector público). Resulta increíble que dirigentes de la GSEE (la confederación del sector privado) se opusieran abiertamente a la huelga de los trabajadores del sector público argumentando que su objetivo era echar abajo al gobierno del PASOK. Esto confirma lo que hemos dicho anteriormente sobre la relación entre los dirigentes sindicales y el PASOK. Al final, los trabajadores del sector público sólo consiguieron una victoria parcial debido a la ineficaz movilización de los dirigentes sindicales.

Hubo un intento del gobierno del PASOK de privatizar el sector bancario del servicio postal. Los empresarios estaban deseosos de ponerle sus manos a esto ya que el servicio postal tiene sucursales en cada vecindario y pueblo del país y muchas personas depositan allí sus ahorros. Pero el gobierno del PASOK fue forzado a dar marcha atrás debido a la reacción de los trabajadores.

También estuvo la lucha de los trabajadores de la aerolínea Olympic Airways. Fue una huelga que duró tres meses, comenzando en noviembre pasado y terminó el 12 de febrero. La empresa exigía más horas de trabajo a su personal y finalmente tuvo que llegar a un acuerdo gracias a la huelga.

Este nivel de militancia es consecuencia del nuevo despertar de la clase obrera, algo que ya pudimos ver en la enorme huelga general. En el período venidero el nivel de movilización será mucho más elevado. Las elecciones generales se celebraron el 13 de marzo y ya el 31 de ese mes la GSEE había convocado una huelga general por cuestiones salariales. Los dirigentes no movilizaron seriamente por esta causa y no resultó en un gran éxito. Pero aún es muy temprano. Lo que es significativo es que acabando de llegar el ND al gobierno y vemos una movilización de este tipo. Es tan solo una muestra de lo que está por venir.

Un problema que está afectando seriamente al movimiento obrero griego es la división existente dentro de los sindicatos, entre el PAME y el PASKE dentro de la GSEE. Son dos sectores de la misma organización, siendo el PAME dominado por el KKE y el PASKE por el PASOK. El PAME ha adoptado una posición ultraizquierdista, llamando a sus fuerzas separadas a las del PASKE e incluso ha convocado en muchas ocasiones actos separados el mismo día de movilizaciones. Lo más significativo de la movilización de 31 de marzo es que el PAME y el PASKE convocaron a sus fuerzas al mismo acto. Pero desgraciadamente el PAME retrocedió a sus tácticas divisorias el 1º de Mayo, convocando un acto separado. Bajo el gobierno del PASOK los dirigentes del PAME pudieron justificar sus tácticas separatistas, pero ahora la presión es hacia la unidad contra el gobierno del ND.

Esta posición de los dirigentes del PAME explica un fenómeno interesante en la izquierda. En las elecciones generales de marzo el KKE creció muy poco, un simple 0,3%. Es un crecimiento muy bajo si consideramos el desencanto general de los votantes del PASOK y la clara indicación de radicalización hacia la izquierda que se está produciendo en Grecia. Con sus tácticas ultraizquierdistas en el frente sindical, el PAME (KKE) ha alejado a muchos seguidores potenciales que podía haberles arrancado al PASOK. Para empeorar las cosas, el KKE mientras adopta tácticas ultraizquierdistas en el frente sindical con frecuencia toma posiciones oportunistas en otros asuntos Por ejemplo, en algunas ocasiones ¡se ha alineado con el ND contra el PASOK! Este fracaso del KKE de aprovechar para si lo que ha perdido el PASOK ha provocado un gran cuestionamiento dentro del partido, sobre todo entre los jóvenes.

A pesar de esto, el KKE sigue siendo una de las dos principales organizaciones de masas tradicionales de la clase obrera griega. En Grecia existe una larga y enraizada tradición comunista, que se remonta a la guerra civil de los años cuarenta e incluso más atrás, cuando las ideas de Lenin dominaban el movimiento. Por esa razón el KKE, especialmente su organización juvenil (KNE), ha atraído una capa importante de trabajadores y jóvenes que quieren luchar contra el capitalismo. Por ejemplo, han participado muy activamente en el movimiento contra la guerra de Irak y eso explica por qué en las elecciones europeas el KKE consiguió unos resultados algo mejores que en las generales.

Como hemos explicado muchas veces, el proceso de radicalización de la clase obrera comenzará primero en los sindicatos. Hay que resaltar que entre 1998 y 2004 los sindicatos experimentaran cierto crecimiento, de 760.000 militantes a 840.000. En el próximo período veremos la continuación de este proceso, con incluso una mayor afluencia hacia los sindicatos. Ésta será una nueva generación de trabajadores jóvenes que quieren luchar y pondrán a prueba a los dirigentes sindicales.

Por eso la perspectiva para el movimiento obrero en el próximo período es un regreso a los sindicatos que desencadenará una lucha contra la actual dirección reformista. Con cada oleada sucesiva de la lucha de clases podemos esperar un cambio en la dirección en un sindicato tras otro.

Esto a su vez tendrá efectos dentro del PASOK. En una etapa posterior veremos que la lucha dentro de los sindicatos se repetirá dentro del propio PASOK. Sin embargo, esto tardará algún tiempo. Por ahora el PASOK no está atrayendo a los trabajadores militantes y a los jóvenes más radicales. Todavía es demasiado pronto. El PASOK estaba en el gobierno hace tan sólo unos meses, cumpliendo los deseos de los empresarios. Muchos jóvenes especialmente lo ven como uno de sus enemigos. El voto al PASOK en las elecciones europeas indica que al menos durante un período el partido experimentará un declive aún mayor. También está el factor adicional de que a pesar de todo Papandreu todavía tiene apoyo popular en las filas del PASOK y entre una amplia capa de sus votos duros. Costará un tiempo para que todos los sectores de la clase obrera comprendan quién es realmente Papandreu.

En el PASOK existe un ala de izquierdas, conocida como “Iniciativa de Izquierda”. En ella se aglutinan militantes de la base que se opusieron a la privatización y no aceptan las políticas antiobrera. Pero al mismo tiempo este sector está realmente muy confuso. Por ejemplo, apoya la Unión Europea y la creación de un ejército europeo, aunque al mismo tiempo tiene una tendencia a caer en el nacionalismo griego. La verdadera cuestión es que se trata de una izquierda muy suave. La verdadera izquierda del PASOK llegará en el futuro bajo la bandera de la lucha de clases.

Aparte del PASOK y el KKE hay otras pequeñas fuerzas de izquierda. El Synaspismos es una de ellas. Procede de una anterior escisión del KKE y la unión de pequeñas fuerzas de izquierda. También tenía un ala de izquierdas y otra de derecha. El ala de derechas se escindió recientemente y giró a una mayor colaboración con el PASOK. Esto significa que el ala de izquierdas se ha convertido en mayoría dentro del partido. A pesar de perder su ala derechista o más bien gracias a esto el Synaspismos no ha perdido apoyo público. Sin embargo, es cierto que el Synaspismos está a la derecha del KKE en muchos puntos. Debido a que es visto por algunos jóvenes como un partido menos burocrático, menos estalinista, ha atraído a una capa de jóvenes, pero no ha conseguido emerger como una alternativa fuerte de masas bien frente al KKE o al PASOK. También está el DIKKI, que se formó hace unos años a partir de una pequeña escisión por la izquierda del PASOK y está dirigido por Tsovolas. Su voto había caído a cerca del 1,5% y ahora su dirigente ha decidido abandonar el partido y regresar a su carrera de abogado. El DIKKI fue una escisión prematura, sin ningunas diferencias de principios con el PASOK. Ha podido jugar un papel en la construcción de un ala de izquierdas dentro del PASOK. En su lugar emprendieron el camino de la aventura. Más aún, sólo podrían haber conseguido un éxito razonable si hubieran defendido un programa socialista verdaderamente revolucionario, algo que sus dirigentes fueron incapaces de hacer.

Todas estas escisiones del pasado del PASOK y el KKE son anticipaciones de lo que ocurrirá en el futuro. Reflejaron el ambiente que había entre una pequeña capa más avanzada de trabajadores y jóvenes que buscaban una alternativa a la política oportunista de su dirección. El problema fue que las masas siguen unidas al PASOK y el KKE. Las masas no rompen tan fácilmente con sus organizaciones tradicionales. Aprenden de los acontecimientos. La derrota del PASOK es una lección importante para ellas. Otra gran lección vendrá de la experiencia del gobierno del ND. Tendrán que luchar contra este gobierno y en este proceso pondrán a prueba a sus dirigentes sindicales.

El período en el que ha entrado Grecia es uno de intenso conflicto de clase. Los trabajadores y jóvenes se movilizarán una y otra vez. Esto abrirá las puertas para las verdaderas ideas del marxismo. Cuando éstas se conviertan en las ideas de las masas no habrá fuerza sobre la Tierra capaz de detener a los trabajadores griegos. El capitalismo sólo ofrece un futuro sombrío a los trabajadores griegos. La única salida es el socialismo. Eso es lo que los trabajadores griegos han estado esperando durante décadas. Entonces Karamanlis ya no será vitoreado.

5 julio de 2004

Traducción de Greece – euphoria over football, but the economic and social situation is grim

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *